Volver a Empezar (Una perspectiva nacionalista de los resultados del 22M)

Desgraciadamente mi análisis electoral previo ha sido el correcto, por lo tanto las implicaciones a corto, medio y largo plazo también son correctas. Pueden cambiar los matices, pero lo que viene es el expolio masivo de nuestros recursos, cultura y oportunidades de futuro, eso sí, suavizado con algunas prebendas y algunos ases que se guardan en la manga.

El descalabro del “pseudonacionalismo” ha sido brutal. Nueva Canarias ha entrado en el parlamento regional pero a costa de perder las alcaldías de Telde, Ingenio, San Bartolomé de Tirajana y el Cabildo de Gran Canaria. Es una victoria pírrica. Han conseguido tres sillones en el parlamento que de poco les van a servir, y dos concejales en la oposición en el Ayuntamiento de Las Palmas de GC que le van a servir aún de menos.

Sin esas alcaldías y sin el Cabildo no van a poder financiar su estructura de partido, por mucho que sigan recibiendo “fondos reservados” del PSOE vía maletines de coche oficial a coche oficial y de la metrópoli vía bancos mauritanos. Han dinamitando sus bases y sus fuentes de “financiación”. Esto los deja en una posición extremadamente precaria y débil.

Por su parte, Coalición Canaria va a tener que pactar si quiere conservar la base real de su poder, es decir, las alcaldías de Santa Cruz de Tenerife, Aguere (La Laguna) y el Cabildo de Tenerife. Mantienen pequeñas alcaldias rurales del norte como La Matanza o el Sauzal, pero de las alcaldías del sur de Tenerife  como Adeje, Arafo, Granadilla, Fasnia, etc… han sido literalmente barridos. Teniendo en cuenta que más de la mitad del PIB de la provincia viene de esas alcaldías del Sur, empezamos a entender la verdadera dimensión del descalabro del "pseudonacionalismo" de CC.

Han perdido también la mayoría absoluta en el Cabildo de La Palma y del Hierro. La pérdida de votos de Coalición ha sido también brutal en Tenerife, La Palma, Gomera y el Hierro.  Solo han subido en Gran Canaria y Lanzarote, mientras que se mantienen en Fuerteventura. Teniendo en cuenta el hundimiento del PSOE, el que solo se hayan mantenido y no hayan podido "rascar" votos es un rotundo fracaso.

Puedes ocultar y manipular la realidad durante un tiempo, pero tarde o temprano termina saliendo a la luz exponiendo la basura que hay debajo de la alfombra y salpicándote la cara. En los mercados financieros tenemos una expresión para esto; “reckoning day”, el día de enfrentarse a la cruda realidad y asumir el precio de los errores.

Coalición, al tener que pactar en las alcaldías claves y en el Cabildo de Tenerife y La Palma, tiene también una posición muy debilitada a la hora de negociar. Algo que Anita Oramas lleva intentando en Madrid desde hace semanas. Se han enrocado en su juego de bisagra que les deja un espacio cada vez mas estrecho. No han hecho caso y han preferido hundir el barco antes que cambiar. Ahora venderan las joyas de la corona con tal de tratar de mantener el barco medianamente a flote. Recordemos que todo aparato burocrático tiene como finalidad última su propia supervivencia, al precio que sea, ... y ese precio puede ser nuestro petróleo.

Por supuesto que si el PP es inteligente no los borrara del mapa del todo. Mejor mantener un “enemigo” debilitado e inofensivo que darle la oportunidad de que se reagrupe, reorganice y fortalezca. Querrán mantener a flote un barco podrido por la carcoma a sabiendas de que es incapaz de ir a ningún sitio. Una especie de “paciente terminal” mantenido vía presupuestos intravenosos que pueden desconectar cuando quieran.

Como decía Jose Carlos Mauricio, el pueblo no tiene memoria. La victoria del españolismo ha sido rotunda. Han ganado por goleada y en todos los frentes. Ahora nos toca cortar por lo sano, aligerar peso, reorganizarnos, exigir responsabilidades y regenerar el movimiento nacional desde la base. Hay que entender que la lucha por la construcción nacional no va de ideologías, ni siquiera de nacionalismo, sino de entre todos evitar el expolio y pelear para ofrecer un futuro de oportunidades a nuestra gente y nuestra tierra.

La batalla de ayer estaba perdida antes de empezarla,…. pero la guerra no ha hecho más que comenzar. Lo ocurrido el domingo es la constatación del agotamiento del modelo político. Las bases de los partidos nacionalistas han hablado a las cupulas y a las viejas momias. Han mandado un mensaje bien claro.  Cambiemos. Ustedes no ilusionan a nadie, mandense a mudar....... a pulpiar a la marea. Hay que podar el almendro para que vuelva a florecer.

No es el principio del fin, pero si el fin del principio.