Que hay detrás de la ideología de género (III); un fraude moral e intelectual



En anteriores artículos hemos visto como la ideología de género se ha utilizado para la construcción de redes clientelares a través del presupuesto público y de como la ideología de género se ha utilizado por la élite gobernante como instrumento de control e ingeniería social. En este articulo profundizaremos un poco más en el fraude moral e intelectual que supone la ideología de género.

La ideología de género se ha inculcado en la opinión pública por parte de la élite dominante a través del sistema educativo, de los medios de comunicación de masas e incluso, a través del sistema sanitario y el ámbito del derecho. Lo que se ha hecho es institucionalizar una ideología que sirve los intereses de la élite.

¿Y cómo se ha hecho creer a gran parte de la población unos dogmas de fé que no aguantan el mínimo análisis crítico?....Bueno, durante las últimas décadas hemos sido testigos no solo de un enorme avance tecnológico sino también un enorme avance en el estudio de las ciencias que estudian el comportamiento humano como la psicología, la sociología, la psicobiología, la neurociencia, etc... está combinación de tecnología y conocimiento del comportamiento humano ha hecho que las posibilidades y la eficiencia en manipulación de la opinión pública sean hoy mucho mayores que en cualquier otro momento de nuestra historia.

Pero si bien la construcción de los mensajes y la comunicación los principios generales en los que se basa la manipulación y la política son conocidos desde siempre por las élite; 

Si quieres enriquecerte tienes tres posibilidades, el primero es crear un nuevo producto o servicio que mejore la vida de los demás. El segundo es mediante la consecución de privilegios, corrupción, contratos públicos, concesión de monopolios, exensiones fiscales, subvenciones, etc...  El tercero el fomentar y aprovecharte de las debilidades de carácter de los demás alimentando sus egos, su narcisismo, su vanidad, su envidia, su ira, su cobardía, su pereza, etc...

Pues en política funciona igual, crea una ideología que sea emocionalmente satisfactoria, crea un cabeza de turco al que echarle todas las culpas, alimenta los egos, aprovéchate de la codicia, la envidia, al ambición, la miseria humana y el ego de la gente  y genera los mecanismos para que puedan liberar ansiedad y frustración. Usa sus debilidades y fallos de carácter para enfrentarlos los unos contra los otros. Ya lo contó Maquiavelo hace siglos,...y lo que dijo no era nada nuevo. 

Si los fascistas gritaban aquello de "muera la inteligencia" los postmodernos dicen "muera lo racional" y es que ambos comparten ese gusto por lo emocional y el desdén hacia el espíritu crítico. Y claro, sin la molestia de la carga racional de la prueba y del filtro del espíritu crítico, cualquier tontería emocionalmente satisfactoria se da por válida. Y es que en la postmodernidad se confunde lo pre-racional con lo post-racional.

Y no es que la postmodernidad no tenga también algunos valores positivos como la conciencia ecológica o el poner en evidencia los limites de la racionalidad, eso nadie lo niega, pero el problema es que en el mundo de la postverdad todo es posible y los sesgos cognitivos nos dejan a merced de las mentiras de los políticos y de los ingenieros sociales.

Y es que 100.000 lemmings tirándose de cabeza al océano ártico no pueden estar equivocados, ¿o sí?. Y así al matar lo racional y el espíritu crítico - al confundir lo post racional con lo pre racional -descendemos al razonamiento nivel "cuñao" o "portera", y es que ya lo dijo Nassim Taleb, la sociedad actual está plagada de intelectuales idiotas, aquellos que solo entienden la lógica de primer grado, lo obvio, lo evidente, pero están ciegos a la lógica de segundo y tercer grado (los efectos colaterales y derivados de las acciones) lo que les hace incompetentes en sistemas complejos y proclives a caer en falacias lógicas y eslóganes fáciles y emocionalmente satisfactorios.

Y es que uno de los problemas del mundo siempre ha sido que los necios y los fanáticos siempre están seguros de sí mismos, mientras que los sabios siempre están llenos de dudas. Esto es algo que la ciencia ha comprobado, se llama el efecto Dunning-Kruger, dicho de otra forma, cuanto más imbécil seas más seguro estarás de que estas en posesión de la verdad. 

Así los dogmáticos y extremistas tienen dificultades cognitivas para darse cuenta de que están equivocados y asumir sus errores... y más aún cuando desde la cultura postmoderna se fomenta el narcicismo con aquello de que todas las opiniones son validas y todas las opiniones valen lo mismo... échale gasolina al fuego.

Y así el feminismo culturalista detrás de la ideología de género es un fraude intelectual producto de una forma de pensamiento, el posmodernismo y la filosofía francesa de la diferencia que, al igual que el fascismo, rechaza la inteligencia y que cada dia más es considerado una especie de sofismo, es decir un argumento o razonamiento falso, formulado con la finalidad de inducir al adversario en error. Así frente a una postmodernidad filosóficamente muerta cada vez hay más voces apostando por una vuelta a la realidad teniendo en cuenta nuestros sesgos cognitivos... porque si bien toda realidad es construida culturalmente y dependiente del contexto, como afirma la postmodernidad correctamente, también es cierto que hay contextos universales y por tanto realidades universales.

Incluso los "descubrimientos" del psicólogo y sexólogo John Money, creador de la ideología de género y vendedor de best sellers hasta que se ha demostrado científicamente que sus postulados no solo eran falsos sino también fraudulentos.

En nuestra sociedad se ha impuesto como dogma absoluto que la causa de la violencia en la pareja es el machismo, el género o el patriarcado. La mayoría de la población desconoce que hay una extensa literatura sobre esta cuestión que no corrobora esta afirmación. Nadie que estudie en serio la violencia de pareja defiende una explicación “todo machismo” de la misma. Tal y como muestran diversos estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En realidad la violencia no se explica por un único factor sino por la confluencia de varios factores.

La propia OMS, en su informe sobre la Violencia y la Salud, dice;
"Ningún factor por sí solo explica por qué algunos individuos tienen comportamientos violentos hacia otros o por qué la violencia es más prevalente en algunas comunidades que en otras. La violencia es el resultado de la acción recíproca y compleja de factores individuales, relacionales, sociales, culturales y ambientales. Comprender la forma en que estos factores están vinculados con la violencia es uno de los pasos importantes en el enfoque de salud pública para prevenir la violencia…El modelo explora la relación entre los factores individuales y contextuales y considera la violencia como el producto de muchos niveles de influencia sobre el comportamiento."
Luego añade; 
“En el primer nivel se identifican los factores biológicos y de la historia personal que influyen en el comportamiento de los individuos y aumentan sus probabilidades de convertirse en víctimas o perpetradores de actos violentos. Entre los factores que pueden medirse o rastrearse se encuentran las características demográficas (edad, educación, ingresos), los trastornos psíquicos o de personalidad, las toxicomanías y los antecedentes de comportamientos agresivos o de haber sufrido maltrato.”
En toda sociedad hay psicópatas y gentes con trastornos mentales, pero esto la ley parece olvidarlo. En toda sociedad hay gentes con toxicomanías, incluido el consumo de alcohol y se ha demostrado que este último juega un papel estadísticamente muy importante en los casos de violencia de pareja.

Pero claro, se gastan 30.000 millones en combatir el "machismo" que causa menos de 50 muertes al año en lugar de combatir el alcoholismo que es un factor en esas muertes y que causa 37.000 muertos al año.

El feminismo culturalista detrás de la ideología de género es también un fraude político; o comulgas con la ideología de género y su explicación de que la violencia de pareja es causada por el machismo, el patriarcado, etc..., o eres co-responsable de esa violencia. O aceptas nuestras creencias o eres un asesino. Es un argumento no solamente falaz, manipulador y torticero que busca arrogarse una superioridad moral, sino que es también perjudicial para el objetivo final de reducir la violencia. La realidad es justo la contraria como hemos visto en el punto anterior.

 Los eslóganes y las manipulaciones del lenguaje el feminismo lo han convertido en una ideología totalitaria que reclama para sí el monopolio absoluto de la verdad y la absoluta restricción de los derechos más elementales, como la libertad de expresión, para aquellos que osen contradecir alguno de los disparatados planteamientos que ofrece.

Y es que el fascismo no es que vuelva, es que ya volvió. Ni todos los tíos son violadores y asesinos en potencia ni todas las mujeres son "seres de luz". Los cuentos infantiles y la mitología, recipientes de una sabiduría milenaria, están llenos de ejemplos de lo contrario; la bruja de Blancanieves, las hermanastras de Cenicienta, Hera, Perséfone, Kali. Todo tiene una sombra, un lado oscuro, lo femenino también, incluso el arquetipo sagrado de la madre como bien demostró Carlo Jung. Pero ver el mundo en blanco y negro, en buenos y malos, es muy cómodo.

Esta película ya la hemos visto antes, mi religión es la única y verdadera, mi raza es la raza superior, mi ideología está en posesión de la verdad y quien la cuestiones es un enemigo del pueblo, etc, etc, etc... Pensar que se pertenece a una raza superior es muy cómodo, evita la necesidade de superiorizarse individualmente. Pensar que se pertenece a un genero superior y bueno, como hacen algunas, aparte de narcisista también es muy cómodo, elimina la necesidad de desarrollo personal y espiritual, elimina la necesidad de desarrollo de la consciencia.

Pero quizás el mayor fraude sea el moral y social. Se nos quiere hacer creer que la causa del problema está en el género cuando en realidad está en el nivel de conciencia de hombres y mujeres. Pero claro, elevar el nivel de conciencia no es algo que favorezca al gobierno ni a la concentración de poder. En una socidad con alto nivel de conciencia el Estado perdería su razón de ser, custodiar y garantizar la ley y el orden, o al menos su papel se vería muy reducido. La realidad es que tanto la ideología de género como la interpretación que hace la mayor parte de la sociedad de sus postulados responden a un nivel de conciencia bastante bajo (nivel egocéntrico o etnocéntrico en la mayoría de los casos).

Y es que siguen repitiendo mantras falsos hasta la saciedad. Por lo visto no pueden ir tranquilas por la calle sin temor a que las asesinen... curiosamente España es uno de los países con menores tasas de feminicidios de todo el mundo y de la Unión Europea. Las tasas de feminicidios en España (0,441 por cada 100.000 habitantes) son la mitad o la tercera de la tasa de países como Alemania, Francia o Reino Unido.

Repiten hasta la saciedad que existe una cultura de la violación. España se sitúa entre los países europeos con menos denuncias por violación. Por ejemplo en Suecia, paraíso de la igualdad con leyes de género desde hace décadas se denunciaron 56,8 violaciones por cada 100.000 habitantes en el años 2015, 20 veces más que en España, donde se registraron 2,65.

Solo ocho países europeos registraron menos violaciones que España: Chipre (2,36 por cada 100.000 habitantes); Eslovenia (2,04); Bulgaria (1,65), Eslovaquia (1,60), Grecia (1,12); Serbia (0,86) y Montenegro (0,80).

Repiten hasta la saciedad la reivindicación de la igualdad salarial. Que a igual trabajo igual sueldo. Otra mentira, cualquiera que sepa como funciona las inspecciones de trabajo sabe que si una empresa paga menos a una persona por igual puesto o trabajo tiene que cerrar en tres meses porque las multas y la presión de los sindicatos lo hunden. 

Pero si esto es así, ¿por qué la ideología de género está tan arraigada sociológicamente en España? Eso lo dejamos para el cuarto y último artículo de esta serie, mientras tanto despedimos este afirmando que lo que hay detrás de la ideología de género es un fraude moral e intelectual que se ha vendido a parte de la sociedad, aprovechándose de su narcicismo, de su ego y de su nulo espíritu crítico.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

Comentarios