La reforma de la ley electoral canaria o el fin del derecho de pernada

La semana pasada asistí a la mesa redonda organizada por Demócratas para el Cambio sobre la ley electoral canaria. Participaron Roman Rodriguez por NC, Fernando Rios Rull por la CoCa, Emilio Mayoral por el PSOE, Miguel Jorge Blanco por el PP y Germán Santana por IU.

No se perdieron nada, PP, PSOE y la CoCa cada uno de ellos arrimando el ascua a su sardina. La CoCa con su propuesta bicameral quiere cambiarlo todo para que nada cambie y así mantener su DERECHO DE PERNADA. PP y PSOE solo acceden a cambiarlo dentro de un acuerdo más global,.. lo que se traduce que no tienen ninguna intención de cambiar el régimen para incluir más democracia sino solo si les favorece patidistamente en la matemática electoral.



La propuesta de NC de reducir los topes del 30% al 5% es la única razonable pero se queda corta, muy corta, tal y como le dijo el representante de IU. En algo tiene razón Román Rodriguez, ... con el actual arco parlamentario nada va a cambiar con lo que la única opción es un acuerdo de mínimos y concreta que demande la ciudadanía, porque soluciones maximalistas y optimas van a ser bloqueadas.

La solución de mínimos sería reducir del 30% al 3% las barreras electorales e incrementar en 5 diputados tanto a Gran Canaria como a Tenerife es una opción aceptable. No es la mejor, no es la óptima, pero es aceptable y cambiaría muchos incentivos perversos de la actual ley electoral como los monopolios caciquiles.

Una ley actual que se basa en los mismos principios que el caciquismo de León y Castillo durante el siglo XIX, sobreponderar el ámbito rural donde el voto puede ser controlado por caciques locales y infraponderar las ciudades robando los derechos políticos de una gran parte de la ciudadanía. Ese fue también el mecanismo por el que se mantuvo la segregación racial en los Estados del Sur de USA tras la guerra de secesión y hasta 1965 que fueron derrocados por el movimiento por los derechos civiles encabezado por Martin Luther King.



Reducir del 30% al 3% las barreras electorales e incrementar en 10 diputados el numero de escaños no arregla la desproporción en la representación pero la mejora, reduce el umbral efectivo e incrementa la magnitud media. En otras palabras introduce pluralismo y abre una puerta para acabar con los chiringuitos de caciques de diferente color como Casimiro Curbelo (PSOE) en la Gomera, o el sempiterno Castro Cordobez en La Palma. Tan solo por ello dicha reforma debería contar con el apoyo de los ciudadanos canarios de las islas periféricas, porque también les favorece si aspiran a mejorar sus condiciones de vida y acabar con un régimen caciquil canario que es mas fuerte cuanto más pequeña es la isla.


La ley electoral canaria es el verdadero pacto colonial y el pilar básico de la concentración de poder, la corrupción y el caciquismo actual. Tal y como dijo un espectador de la mesa redonda organizada por demócratas para el cambio,  "en el parlamento tenemos tres chinches enquistados y hay que sacarlos como sea". Por supuesto la apertura de la puerta a un mayor pluralismo, no significa que se vaya a dar,... eso dependera del pueblo canario y de su capacidad para tomar conciencia y asumir su propia responsabilidad organizandose y generando alternativas políticas serias.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto