miércoles, 9 de noviembre de 2011

El periodico "El Dia" se equivoca

Desde el movimiento 15M o los movimientos antiglobalización muchos jovenes critican la globalización y el capitalismo. Han diagnosticado que la economia global es responsable de toda la miseria contra la que protestan. En realidad yo diria que sus protestas son legítimas y se preocupan por problemas existentes pero el diagnostico es erroneo y las soluciones que proponen son disparatadas.

A Jose Rodriguez, director del periodico El Dia, le pasa algo parecido. Los problemas que denuncia como el paro, las desigualdades o la falta de oportunidades de desarrollo son problemas legítimos y existentes.  Pero, al igual que el 15M - o los movimientos antiglobalización - falla en su análisis y se equivoca en su diagnostico.



Tiene razón en que, en última instancia, los problemas económicos y sociales son causados por nuestra pertenencia al Estado español. Tiene razón en criticar la ineptitud de nuestros gobernantes. Pero es incapaz de aceptar que la desacreditada política económica del nacionalinsularismo presupuestario es la raíz del problema.

No logra entender que, en realidad, estamos ante un agotamiento económico y político del sistema nacionalinsularista. Un sistema consecuancia de la realidad colonial y heredero de la mentalidad franquista de la que proviene el nucleo duro de Coalición Canaria en Tenerife y La Palma.  

Una politica económica ruinosa y condicionada por la estrategia de pacto y asimilación con el Estado que ha generado un sistema ultraintervencionista y anulado el dinamismo matando cualquier atisbo de liberalismo e innovación en nuestra economía y del que ahora afloran todas sus contradicciones y efectos perversos.  



El nacionalinsularismo trata de gestionar el independentismo a cambio de mantener las prebendas y las partidas presupuestarias para los amiguetes, y, en el fondo, intuyo que ese es tambien el juego de Jose Rodriguez; "gestionar el independentismo". 

El director del periodico "El Dia" se ha equivocado. Se ha equivocado en su fobia antigrancanaria. Si no hubiese sido tan majadero con el "Gran", los secarrales, etc.... posiblemente - ante el cierre de la emisora de radio de "El Dia" - podria haber contado con el apoyo de una gran parte de la sociedad grancanaria, harta ya de la falsa democracia, de la falta de transparencia y hastiada de los abusos de poder de la metrópoli y de sus representantes locales.


La contradiccion de Jose Rodriguez es que todavia tiene una concepción nacionalinsularista de Canarias que combina con un enfoque populista propio de algunos paises sudamericanos en el que, generalmente, el nivel educativo es mucho mas bajo que en Canarias. Habiendo argumentos economicos sólidos de sobra para explicar la independencia, Jose Rodriguez fue a los mas populistas y recurrio a un folclorismo absurdo.

Si queremos que nuestro pueblo confie en nosotros, primero tenemos que ser capaces de confiar en nuestro pueblo y eso significa darle argumentos y no arengas, eso significa dar información para que la gente elija como ciudadanos libres desterrando las consignas populistas.

Dentro del campo independentista hay gente muy preparada - especialemente fuera de los entornos independentistas marginales contaminados desde hace décadas -  pero esas personas no han sido invitadas a escribir en el periodico. 

Es una pena porque sus críticas a la falta de liderazgo y a la falta de valentia política de Paulino Rivero son acertadas. Por otra parte sus recientes ataques al entorno tradicional y españolista de ATI - Ana Oramas, Ricardo Melchior, etc... - parece mas una venganza personal, al sentirse traicionado por sus "amigos", que fruto de sus verdaderas convicciones políticas.  

Canarias debe empezar  a reconstruir la ruinosa economia que el nacionalinsularismo nos ha dejado y a restructurar un tejido social desestructurado por el colonialismo y el nacionalismo presupuestario. Eso solo será posible reduciendo el intervencionismo público y recuperando el dinamismo emprendedor de nuestra economia,.. y para eso necesitamos empezar a librarnos del yugo colonial.