Trump, Brexit, Bolsonaro, Vox y el fracaso de la postmodernidad



La aparición de Trump, el Brexit, Bolsonaro o Vox no son casualidades, son eventos que reflejan la profunda crisis en la que los valores de la postmodernidad están inmersos.

Algunos tratará de explicar todo esto y pontificar sobre el avance de la derecha, la conspiración internacional o el influjo de los marcianos. La gente suele interpretar la realidad de forma que refuerce sus convicciones y prejuicios en lugar de tratar de tener una visión más profunda, real y completa.

En un reciente articulo titulado "Crítica a la modernidad y a la postmodernidad" explicabamos que muchos siguen culpando a la modernidad por problemas que ha producido o ha agravado la postmodernidad. Generalmente es más fácil encontrar explicaciones que reafirmen nuestros prejuicios y nos mantengan en nuestra zona de confort, que hacer el esfuerzo del uso del espíritu crítico y el autoanálisis que puede sacudir nuestras convicciones o hacernos enfrentar las contradicciones.

La postmodernidad ha sido al cultura dominante en Occidente desde hace unos 40-60 años, especialmente a partir de las protestas contra la guerra del Vietnam. Si bien hay muchos valores de la postmodernidad que son positivos como la conciencia ecológica o la exploración del mundo interior de cada uno, por poner un ejemplo, lo cierto es que la postmodernidad ha degenerado en un sistema disfuncional que crea muchos más problemas de los que trata de resolver, incluso agravando algunos de los problemas de los que critica. Pero la postmodernidad tiene un grave problema de reconocerse como problema porque en su narcicismo piensa que es la solución y el culmen de la evolución humana,... 

La razón de que los valores de las culturas se vuelvan disfuncionales radica en que cada cual interpreta esos valores en función de su grado de evolución,... y con evolución me refiero a su grado de desarrollo personal, evolución psicológica y evolución espiritual. De esta forma los conceptos son malinterpretados por aquellos con un bajo nivel de desarrollo. 

Algunos países son genuínamente postmodernos, como Holanda y los países nórdicos.... y en esos países la postmodernidad está en franco retroceso. Lo mismo ocurre en los países anglosajones. En otros países como España, la interpretación de los valores postmodernos es simplemente patética... no se puede pasar a la postmodernidad cuando no se ha pasado todavía plenamente por la modernidad y España todavía no lo ha hecho... de ahí el franquismo sociológico o que los valores democráticos no estén correctamente asentados excepto en lugares como Cataluña o el País Vasco. 

Bueno y ahora volviendo a Trump, el Brexit, Bolsonaro o Vox... la postmodernidad se asocia con valores progresistas asumidos por la izquierda.... pero esa postmodernidad hemos visto que no es una postmodernidad sana sino disfuncional en la mayor parte de los casos, que ha generado multitud de disfunciones sociales (por ejemplo inquisición de lo políticamente correcto), económicas (hiperconsumismo), políticas (ruptura del contrato social y marginación de la clase obrera sacrificada a favor de los emigrantes), etc...

Precisamente ante la falta de alternativa a ese sistema disfuncional postmoderno que nos estaba llevando a un callejón sin salida y creando toda serie de desequilibrios, se ha producido, sociológicamente, un paso atrás que se manifiesta en el triunfo de Trump, el Brexit, el fenómeno Bolsonaro en Brasil o el auge de Vox y Ciudadanos en España. Y no nos engañemos, a Trump lo votaron la clase obrera, aquella a la que el partido Demócrata había ignorado y sacrificado en el altar de la globalización. El Brexit no lo votaron las élites "de derecha" sino los obreros también marginados por la globalización. A Vox no lo vota solamente los escindidos y descontentos del PP sino también muchos obreros que, por ejemplo, sienten que el postmoderno Podemos defiende más los derechos de los inmigrantes o de cualquier minoría que los de la clase obrera española.

Podemos ver todo esto como un paso atrás necesario en la evolución social porque el camino por el que se estaba caminado beneficiaba a cuatro. Las élites que han aprovechado los defectos de la postmodernidad para hacerse de oro y recortar las libertades... porque la tiranía no se construye sobre las virtudes del tirano sino sobre los defectos de los gobernados. 

Este es un retroceso que la izquierda debería aprovechar para hacer autocrítica y o bien sanar la postmodernidad y manifestarla en sus aspectos positivos o bien trascenderla hacia algo mucho más integral recuperando el valor de la razón, el conocimiento y la sabiduría por encima de la superficialidad postmoderna de que no hay verdad, no hay jerarquía y que todas las opiniones valen lo mismo .... porque si hay jerarquía en función del grado de conocimiento y desarrollo, si hay verdades porque aunque la verdad depende del contexto hay contextos universales, y todas las opiniones no valen lo mismo porque hay opiniones más cualificadas que otras.

En realidad hablo de la izquierda porque es lo que la gente entiende, aunque lo que haría falta es superarlo mediante la confluencia de la izquierda con lo liberal para acabar tanto con el conservadurismo reaccionario de Trump, Bolsonaro o Vox como con la versión disfuncional de la postmodernidad. ... y es que la clave está precisamente en eso, en la capacidad de crear alternativas.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto