lunes, 17 de noviembre de 2014

Estoy cabreado, profundamente cabreado

Estoy cabreado, profundamente cabreado. Creo que lo del domingo ha sido la gota que ha colmado el vaso. Pero no estoy cabreado tan solo con los españoles, también lo estoy con los canarios cuyo orgullo les impide hacer autocrítica, reconocer sus errores o pedir perdón, cuya pereza les hace no querer saber, no querer enterarse y refugiarse en la autocomplacencia y el victimismo. Cuando hay un conflicto entre la autoimagen y la realidad prefieren falsificar la realidad. Por eso viven en la mentira de una realidad que no pueden soportar y no se atreven a mirar. Por eso son incapaces de ver una salida, porque ver una salida significa ver que se han equivocado y su orgullo no se lo permite. Por eso sacrifican la verdad y sin verdad no hay justicia y sin justicia no hay nada.


Estoy cabreado con el gobierno regional por haber forzado a al emigracion o la desesperanza el futuro de decenas de miles de canarios para mantener una mentira, un modelo corrupto, obsoleto, ineficiente y fracasado que sacrifica nuestros proyectos de vida. Un gobierno que ha preferido la autocomplacencia y la mentira. ¿Que prefieres embadurnar las islas con piche o con cemento? A una buena parte de los canarios nos importa un bledo si sacan o no petróleo ya que el resultado será el mismo que el del turismo millonario en visitas: Canarias cada vez más pobre, mas paro y más abandono para enriquecimiento de unos cuantos extranjeros españoles y sus medianeros locales con alma de esclavos. Ese petróleo, lo mismo que el tan cacareado turismo, beneficiará a unos pocos y nos dejará a la mayoría como siempre. El cuento ecologista, medio ambientalista y chachi guay eco-chupi, es un cuento de un gobierno canario infame, con un presidente cadáver sin presente ni futuro y una caterva de cobardes que nunca han sabido defender la libertad de Canarias.

La Guardia Civil embiste pateras de inmigrantes en Lanzarote causando ocho muertos, la Policía Nacional transporta a inmigrantes llegados en patera en un camión de la basura y la Armada española se dedica a embestir la zodiac de los activistas de Greenpeace causando cuatro heridos, uno de ellos, una chica de 23 años, de gravedad. ¿Pero en que tipo de sociedad vivimos? ¿es esto lo que queremos dejar a nuestros hijos? Los españoles no han cambiado en 600 años, vienen como conquistadores a robar y a expoliar a unas aguas que no son suyas y a una tierra que los aborrece.


Y estoy cabreado con los independentistas que no han avanzado nada en 40 años. Porque tampoco nunca han sabido defender Canarias. Siguen con los mismos vicios. Orgullo de creerse mejores que los demás e incapaces de reconocer sus errores y sus defectos. Prefieren no hablarse y enfrentar la verdad de lo que son porque la falta de comunicación les permite seguir viviendo su mentira. Todos generales sin tener ni idea ni de estrategia ni de logística. Todos economistas formados en la Universidad de Salvame Deluxe. Todos estrategas y hombres de Estado. Estadistas sin haber salido nunca de Canarias. Cada cual con su solución mágica, con su majadería dogmática o sus pajas mentales. También presos de la envidia de "si yo no puedo el tampoco" que les lleva a boicotear las acciones de los demás. Todo el que se ponga a trabajar en positivo sufre una estrategia de acoso y derribo, pero no del enemigo sino de los propios compañeros. Cuerpo a tierra que vienen los nuestros. Y por supuesto la cobardía que los llena de dudas, que los hace ver fantasmas, siempre desconfiando, siempre queriendo ver razones ocultas, siempre viviendo en la paranoia. Miedo a equivocarse, miedo a actuar, miedo a todo, miedo a salirse de la falsa seguridad que les da el dogma.

Lo han tenido todo; una megacrisis española, niveles de paro y miseria tercermundistas, han venido a robarnos nuestro petróleo y atentar contra nuestros ecosistemas, la oportunidad de repercusión internacional de dar a conocer nuestra causa por el incidente de la Armada y Greenpeace... es decir han tenido el escenario perfecto que estaban esperando ¿y que ha sucedido?...nada ..... su orgullo, su vanidad, su envidia, su pereza y su cobardía les impide organizarse de verdad. Eso si, si por casualidad te atreves a ponerles un espejo en la cara y decirles la verdad eres un soberbio o un "infant terrible". Preservar el orgullo es más importante que la verdad, reconocer el error o pedir perdón significa un gesto de autocrítica que su orgullo les impide. Es más fácil decir que el pueblo no tienen consciencia o refugiarse en la comodidad conocida y ya familar del resistente pasivo o la marginalidad. 

Seguimos presa no solo de una ley electoral fraudulenta que secuestra la democracia en Canarias y de un REF que no es más que un sistema de privilegios protegidos por el Estado con que premiar a los leales al régimen a costa de las oportunidades del resto de la población, también seguimos presa de los nacionalistas-independentistas-ecosimplones. Pero la razón es tozuda y hasta que no nos demos cuenta que nuestro primer problema no es España sino nosotros mismos seguiremos perdiendo el tiempo y las oportunidades. 

Cuando la tiranía viene del exterior la sumisión es delito y el orgullo alta traición.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto