Guanches, gauripas y el complejo de Nerón

Quisieron borrarnos de la historia pero debemos ser conscientes de los mecanismos que originan el deseo de suprimir una parte de nosotros mismos. Debemos redescubrir y tomar consciencia de que nuestras raíces son profundas, muy profundas, porque mientras no lo hagamos seguiremos estando incompletos. 

Se nos ha dicho que el pueblo guanche desapareció. Se nos ha repetido una y otra vez que se extinguieron. A pesar de la multitud de pruebas etnográficas e históricas que van desde la historia del pueblo guanche de Bethencourt Alfonso hasta los estudios del ADN pasando por nuestra rica tradición oral que atestiguan no solo sobre su supervivencia física, sino también cultural - aunque ahora diluidas por una avalancha brutal de colonos en las últimas décadas - se siguen negando nuestras raíces.

El reinado de Nerón se asocia comúnmente a la tiranía y la extravagancia. A Nerón se le recuerda por una serie de ejecuciones sistemáticas, incluyendo la de su propia madre y la de su hermanastro Británico. Nerón, el modelo típico del usurpador, persigue a Británico salvajemente, pero cuanto más lo hiere más coincide con el rol atroz que ha elegido para sí mismo. 

Cuanto más se hunde el mismo en la injusticia más odia a Británico. Busca castigar a la víctima y eso lo convierte en un tirano. No contento con usurpar el trono, intenta también arrebatarle el amor de Julia. No es la envidia o la perversidad, sino la inevitabilidad interior, o la "moral del usurpador", que para autojustificarse busca la supresión del usurpado.




El usurpador reclamará su "trono" y lo defenderá con todos los medios a su disposición. Pero ser un usurpador significa que en el momento de su victoria admite que lo que triunfa de él es una imagen de sí mismo que condena por ilegítima. Por eso nunca alcanza la victoria completa. Para autojustificarse ha de inscribir su victoria en las leyes y la moral, y para ello ha de convencer a los demás y a sí mismo. En otras palabras, para conseguir la victoria completa ha de absolverse de las condiciones ilegítimas bajo las cuales su victoria fue lograda.



Esto explica su insistencia agotadora, extraña en un vencedor, sobre asuntos aparentemente fútiles. Se esfuerza por falsificar la historia, reescribe las leyes, y acabaría con los recuerdos de los hechos. Cualquier cosa para tener éxito en la transformación de su usurpación en legitimidad. 

Este mecanismo psicológico es lo que Albert Memmi denomina "El complejo de Nerón" o "Rol del Usurpador" en su obra "Retrato del Colonizador". Aceptar ser un colonizador significa aceptar ser una persona privilegiada de forma ilegítima, es decir, un usurpador. Toda colonia se basa en tres principios, lucro, privilegio y usurpación.



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto