La investidura de Paulino

Innovación es cambiar, es hacer las cosas de otra manera pero, al igual que el tema de las sostenibilidad y las energías limpias, se ha quedado en un discurso políticamente correcto pero vacio. La realidad es que en Canarias nadie quiere cambiar nada. El debate de investidura de Paulino fue una constatación de que no se es capaz de abordar la realidad.



Con un paro del 30%, máximos de prima de riesgo de la deuda, paro juvenil del 50% y las mayores desequilibrios y desigualdades sociales, sus señorías siguen carentes de ideas y actuando como si nada hubiese pasado. Niegan la necesidad de cambio radical y practican políticas continuistas y de parcheos que nada solucionan y que simplemente hacen perder un tiempo precioso a esta sociedad.

Sr. Presidente, tenemos que cambiar

No quieren cambiar y el cambio les produce tal nivel de ansiedad que se disparan procesos ocultos. El discurso de Paulino estuvo lleno de explicaciones para justificar la inacción en un proceso y una coyuntura que claramente le desborda. “Es complicado”, “es muy difícil” dijo en repetidas ocasiones. Eso si, cuando habló de educación física lo vi suelto.

Otras veces apeló a los mercados internacionales en clara posición de dependencia, como si lo que pase en Canarias dependa únicamente de la demanda agregada de alemanes o ingleses. Incluso habló de “vasos comunicantes” de las economías para justificar la situación interna. Que se lo explique a sudafricanos, chinos o brasileños a ver lo que opinan. Ellos sí que son economías integradas en un mundo global.

El discurso de Soria estuvo bien en líneas generales, …… pero rebenque ¿Por qué no lo hiciste cuando gobernabas? ¿Cuántas oportunidades necesitas para poner en práctica lo que predicas? Porque aunque ahora te disfraces de liberal allí donde has gobernado tus actos dicen lo contrario.

El discurso de Jose Miguel Perez, correcto, apelando a “materias primas inestimables para la comunicación, la cibernética, las industrias biosanitarias o las agroalimentarias y las respuestas a las nuevas fuentes energéticas”. Vale, pero eso ya lo contaban documentos de la consejería de industria en el año 90. Han pasado 20 años y no han hecho nada. Discurso vacio, brindis al sol porque no tienen ni la más mínima intención de hacer nada. Palabras vacias y todo bajo control para que nada cambie. Madrid puede estar tranquilo.

Viendo y oyendo a Roman Rodriguez, no pude evitar pensar en el chándal con la bandera venezolana. Sin mas comentarios aunque aplaudo su comentario al presidente de que el mundo ha cambiado.

El unico que expuso claramente la necesidad de un cambio y de medidas concretas en lugar de vagedades y declaraciones de intención
El mundo ha cambiado y parece que por fin - un par de décadas tarde - finalmente se han enterado sus señorías. Pero los que no han cambiado son ellos. Obsoletos y presos de dinámicas contraproducentes. No tienen ningún interés en cambiar nada. Más de lo mismo.


En medio de tanto despropósito la única voz crítica y joven que apunto a la necesidad de un cambio real fue la de Fabián Martin. Pero el resto de sus gerantocráticas señorías no entendieron o no quisieron entender. Ellos están en otra guerra.