viernes, 12 de noviembre de 2010

Sobre los incidentes en el Sahara (I)

El Sahara es un tema de actualidad debido a los gravisimos incidentes acontecidos esta semana en Layounne (El Aaiun). Mi intencion no es condenar los hechos, ni culpar a unos u a otros, sino analizar las circunstancias que han llevado a esta situación y ver cuales son las repercusiones para Canarias. Mas allá del drama humano, me gustaria hacer un pequeno análisis de contraste para intentar ver la situación desde una óptica lo mas objetiva posible. Sin pasiones ni prejuicios, sino de una forma fria y estratégica.
Vaya por delante mi pesar por los incidentes producidos en el campamento dignidad o Gadaym Izik. Desde este blog apoyamos el derecho inalienable a la autodeterminacion de los pueblos y condenamos el uso de la violencia por ambas partes. Por eso el ribón que pongo es un ribón modificado que no incluye ni la media luna ni la estrella roja.
El conflicto del Sahara es un conflicto largo y dificil. Un conflicto que a pesar de los 35 años transcurridos y las mas de 100 resoluciones de la ONU no ha logrado solucionarse. Debemos preguntarnos ¿por qué?
Pero lo primero que debemos preguntarnos es, ¿como hemos llegado a esta situación? Ciertos intereses españoles han estado alineados con los intereses marroquíes desde el mismo momento de la organización de la marcha verde. La razón, aspectos de política interna en España y el mantenimiento de los beneficios coloniales mediante el reparto con Marruecos. Beneficios amenazados con la obligación de celebrar un referéndum del pueblo saharaui.
El ejemplo lo tenemos en las minas de fosfatos del Sahara, Bu Craa, en manos de la industria catalana y andaluza, obtenida al precio de sacrificar la flota pesquera y la industria conservera canaria ademas de al pueblo saharaui. España se quedaba con el 35% de la mina de fosfatos de Bu Craa, transportados a Huelva en barcos españoles donde son transformados y comercializados por la empresa FMC Foret con sede en Barcelona.
El protectorado del Sahara se le da a España unicamente por los derechos centenarios de los pescadores canarios en la costa africana, lo mismo que Sidi Ifni bajo el pretexto de que alli se habia construido la torre esclavista española de Santa Cruz de la Mar Pequeña. Dicha torre nunca estuvo en Sidi Ifni, sino mas al sur, pero el area de Sidi Ifni era mas interesante economicamente para el colonialismo español. Así que, de manera interesada, los españoles simplemente localizaron Santa Cruz de la Mar Pequeña en Sidi Ifni.
En 1975 se produce el gran timo al pueblo saharawi y al pueblo canario en la "Provincia Española del Sahara", de la que se decia que era tan española como Cuenca (al igual que anteriormente se habia dicho lo mismo con la provincia española de Guinea Ecuatorial cuya descolonización ha sido un desastre, como todo lo que hacen los españoles, y hoy se dice de Canarias).
Ante la necesidad de descolonizar el territorio celebrando un referendum y para asegurar una transición pacifica en España (y continuar explotando los recursos economicos de la region) se opta por una solucion pactada y una puesta en escena que a continuación pasamos a explicar.
El Frente Polisario en 1975
La marcha verde es una solución pactada y que se puso en marcha de forma teatral, organizada conjuntamente por España, Marruecos y Estados Unidos. Mientras el representante del Estado Español firmaba el acuerdo de descolonización con el Frente Polisario en Smara, se estaban negociando y firmando simultaneamente los acuerdos de Madrid con Marruecos y Mauritania.
Acuerdos de Madrid 1975
Pero la puesta en escena necesitaba una foto. "Los propios responsables de la entrega del Sahara han reconocido que la propia Marcha Verde cruzó la frontera mas tarde en virtud de un acuerdo tácito alcanzado por el Rey Hassan II con el Gobierno de Arias Navarro que obligó al ejercito español a una frenética actividad de desminado y minado con el que se retrasaron las líneas defensivas. Objetivo: que los "patriotas marroquíes" pudiesen adentrarse en el territorio unos diez kilómetros durante unas horas, sin peligro de saltar por los aires, hacerse una foto "recuperando" el Sahara al colonialismo español y volver al punto de partida, del lado marroquí de los límites internacionales."
La foto
El teatrillo tambien incluyo una visita del rey de los espanoles al Sahara en donde hizo un discurso grandilocuente lleno de referencias al honor, la defensa de la patria y demas tópicos castrenses.
Visita a las tropas 1975
Luego, el remate a este farsa lo dio la firma de unos supuestos acuerdos que se supone pactaban la transferencia de la administración y que no fueron publicados en el Boletín Oficial del Estado para que no pasasen de ser una declaración de principios, es decir, papel mojado. Paradójicamente, los firmantes de los acuerdos invocaron el interés de España y el patriotismo para justificar el giro con el que habían hecho descarrilar la política de apoyo a la autodeterminación saharaui apuntalada por las Naciones Unidas. "
Camiones marroquies entrando en el Sahara y siendo perfectamente quiados y diriguidos por medio de los campos de minas
La marcha verde 1975
Tal y como señala Maquiavelo y los manuales de "politica" la cohesión social de un pais se puede incrementar por medio de una guerra contra un "enemigo exterior", una táctica vieja como la vida misma. Esta farsa de guerra que supuso la supuesta "invasión marroqui" hizo unirse al pueblo español frente a un "enemigo exterior", y que mejor que el "moro" de "Santiago y Cierra España" y los tabores de regulares de la Guerra Civil. Se aseguraba de esta forma una transición pacifica a la muerte de Franco. Pero falta la vertiente economica del asunto y va a girar en torno a los fosfatos y la pesca.
La república hizo salir a salto de mata a Alfonso XIII. El banquero Juan March, fundador de la Banca March, habia estado financiado a la casa real durante el destierro en Estoril. Las compensaciones economicas en la descolonización del Sahara fueron el pago de la corona a la "deuda" que tenia con la Banca March. Pago que se hizo mediante la venta y masacre del pueblo saharawi y el sacrificio y ninguneo de los intereses canarios.
En lugar del referendum que pedia la ONU, montaron un teatrillo, se repartieron el pastel, la corona española limpio sus deudas y se propició la cohesión social por medio de la guerra contra un supuesto "enemigo exterior".
Chapeau, pero el problema es que la factura del rey la pagamos los canarios y los saharauis, estos ultimos supuestamente "tan españoles como los de Cuenca" cuyas columnas de civiles con mujeres y niños fueron masacradas por la aviación marroqui con bombas de fosforo y napalm disparadas desde aviones mirage franceses .
Ante estos hechos el rey de los espanoles merece ser llevado al tribunal de la Haya. Si el comportamiento español en la falsa descolonizacion fue despreciable en su momento, es todavia mas repugnante si cabe como España ha usado el conflicto del Sahara para lograr sus propios fines y mantener su influencia en el área impediendo una solución, ya que su presencia e intereses en el norte de Africa es el principal problema para que el conflicto se solucione.