martes, 14 de abril de 2009

La verdad de las relaciones Canarias-España


Parece que en la miopía crónica de los Canarios se está discutiendo cuanto petróleo hay en Canarias como si de eso dependiese nuestra posible independencia. Aun en el hipotético caso de que no existiese ni una sola gota, al haber gas y petróleo en Marruecos, Mauritania, Senegal, Guinea Bissau y Gambia, las posibilidades de industrialización y desarrollo de Canarias siguen siendo las mismas, con o sin petróleo en “nuestras” aguas. Además las posibilidades comerciales con África son inmensas en multitud de sectores. ¿por qué no se hace nada? Porque a España no le interesa. Repasemos nuestra historia.
Durante la mayor parte del siglo XX España siguió una política proteccionista para proteger e impulsar la industrialización. Los excedentes de las provincias exportadoras de productos agrícolas, (Andalucía, Canarias, Valencia), junto con las remesas de los emigrantes e incentivos fiscales, se utilizaron para desarrollar e industrializar Cataluña y el País Vasco. A las provincias exportadoras como Canarias les hubiese convenido una política librecambista, pero se sacrificaron nuestros intereses en aras de vascos y catalanes.
De 1973 a 1975 se producen tres episodios que van a marcar el futuro de Canarias. Esos episodios son la primera crisis del petróleo, la descolonización del Sahara y la muerte de Franco.
La crisis del petróleo y la agitación social no hicieron sino impulsar la tendencia proteccionista, buscando comprar la paz social en un momento políticamente delicado tras la muerte de Franco. Grandes pensadores y políticos de entonces, entre los que se encontraba Jerónimo Saavedra, deciden que Canarias ha de vivir de las subvenciones y de subcontratas. Es la mejor forma de acallar el nacionalismo de Unión del Pueblo Canario y favorecer los intereses Catalanes y Vascos.
En la descolonización del Sahara se produce otro hecho significativo, durante las negociaciones con Marruecos estos ofrecen que la flota canaria, y solo la flota canaria, pudiera seguir faenando en el banco canario-sahariano libremente, tal y como se había hecho tradicionalmente. Pero el resto de la flota española, es decir andaluces y gallegos tendrían que pagar porque no eran sus aguas sino “nuestras” aguas. Este ofrecimiento de Marruecos en las negociaciones se utilizo como moneda de cambio para favorecer los intereses comerciales andaluces y catalanes en el norte de marruecos y con los fosfatos de Bu Craa. El resultado, la desaparición de la flota pesquera canaria.
Los 10.000 millones del Plan de Desarrollo Pesquero para Canarias del gobierno de Adolfo Suarez no se vieron en Canarias por ningun lado mas que algunas migajas que pagaron a los pescadores para que desguazaran sus buques y darles subvenciones para que no salieran a faenar mientras que el grueso del dinero fue a parar a Galicia para el desarrollo una potente flota gallega.
Todo esto es incluso mucho mas sangrante si se tiene en cuenta que la unica razon por la que se otorgo a España el protectorado sobre el Sahara y Sidi Ifni fue por los "derechos historicos" de los pescadores Canarios que durante siglos estuvieron faenando esas costas comprendidas entre el cabo Guir, cabo Bojador y cabo Blanco con sangre y sudor. Sangre y sudor que en ultima instancia ha servido para favorecer los intereses catalanes, andaluces o gallegos.
Cuando mas tarde se eliminan los puertos francos en Canarias y se negocia el REF y la zona SEC, el acuerdo final no tiene nada que ver con lo que habían preparado los canarios. La razón, había que proteger nuevamente los intereses comerciales catalanes y andaluces en África y especialmente en Marruecos. El resultado, una zona SEC no competitiva y una REF que no ha servido sino para destrozar nuestras costas.
El resultado de todo esto es que de 1975 al 2008 nos hemos cargado las costas con la actividad constructora cuando tenemos múltiples oportunidades de desarrollo en otros sectores, nos cargamos los puertos francos y seguimos sin enterarnos de lo que pasa a nuestro alrededor. El mundo no se termina ni en el Roque de Anaga ni en la Isleta, ni siquiera en Madrid.
Ahora mismo están discutiendo el petróleo canario. Lo importante no es cuanto petróleo hay en Canarias sino que hacer con ese petróleo, ya que el transporte, comercialización y transformación de este genera mucho mas valor y riqueza que la simple extracción. La respuesta, España intentara terminar de impulsar la industrialización de Andalucía y Cataluña, es decir, hacer como con los fosfatos de Bu Craa en el Sahara que son comercializados y transformados, en sus fabricas de Cataluña, Andalucía, País Vasco y Madrid, por una empresa Catalana (FMC Foret). Te digo cuatro nombres La Caixa (Cataluña), Gas Natural (Cataluña), Repsol (participada por La Caixa) y el armador Fernández Tapia.
Quizás ahora entiendas también el interés del gobierno de hacerse con una participación importante en Repsol a través de su hombre de confianza, Luis Rivero, el presidente de Sacyr, ya que controlando Repsol junto con la Caixa, puede decidir a dónde y a quien va el negocio del transporte y transformacion del gas y el petróleo canario.
Es decir, una vez mas favorecer los intereses industriales y comerciales de Cataluña y Andalucía, o de Madrid a costa de los canarios y esta vez encima utilizando el propio petróleo canario para ello. La razón es muy sencilla Andalucía es un feudo del partido socialista de dónde saca muchísimos escaños y el Partido Socialista Catalán tiene un gran peso y aporta muchísimos escaños. La representación parlamentaria canaria es mínima y sin el peso especifico de otras regiones. Además los canarios no vamos a poder competir en igualdad de condiciones con las grandes multinacionales españolas a no ser de que nos asociemos y nuestros políticos por una vez defiendan nuestros intereses como pueblo.
España no es el hermano mayor que nos protege de Marruecos, España son las cadenas que impiden nuestro desarrollo industrial, financiero y comercial. ¿Dónde están nuestros políticos?