Lanzarote y Gran Canaria; comportamiento electoral



Un amigo de Lanzarote, contrario a la reforma del sistema electoral canario, me dijo hace poco que si se modificaba el sistema electoral, Canarias sería gobernada por "multinacionales políticas" porque en las islas mayores, y sobre todo en Gran Canaria, se votaba mayoritariamente a las formaciones foráneas. Bueno, vamos a ver si eso que dice mi amigo es cierto.

Vamos a coger los resultados de las últimas elecciones del 2015 a los cabildos insulares.  Vemos que el porcentaje de votos a partidos canarios en el Cabildo de Lanzarote fue del 48,43%  mientras que el porcentaje de votos a partidos canarios al Cabildo de Gran Canaria fue del 46,14%. Una diferencia de tan solo 2,29 puntos, prácticamente lo mismo.

En Tenerife el voto a partidos de disciplina canaria fue un 35,98%, en La Palma tan solo el 34,94% y en Fuerteventura el 54,4%. Así que me parece que los datos no corroboran la falsa impresión de mi amigo. El porcentaje de voto a partidos canarios en Gran Canaria es muy superior al de Tenerife y al de La Palma y tan solo ligeramente inferior al de Lanzarote. La Gomera y el Hierro no los analizamos porque allí se vota al cacique local, bien esté integrado en un partido estatal o bien se monte su propio partido como ocurre en La Gomera.

Miremos ahora el numero de consejeros. En el Cabildo de Gran Canaria, en las elecciones del 2015, hubieron catorce consejeros nacionalistas;  nueve de Nueva Canarias, cuatro de Unidos por Gran Canaria y uno de CC. Es decir el 48,3% de los consejeros fueron para partidos locales.

Esta proporción es aún mayor que la de Tenerife, en donde solo hay 10 consejeros al Cabildo de CC, es decir el 34% de los consejeros (y tan solo uno más que los que sacó Nueva Canarias al Cabildo grancanario). Una proporción incluso mayor que la de Lanzarote en donde partidos locales obtuvieron 11 de los 23 consejeros al Cabildo, es decir un 47,8%.

Pero como mi amigo es bastante cabezón, me dijo que mirase a la composición del Cabildo de Gran Canaria en contraposición al Cabildo de Lanzarote. Según mi amigo el lugar donde hay más pluralismo y madurez democrática es en Lanzarote.

Bueno, vamos a mirar mas de cerca el asunto. El Cabildo de Lanzarote ha tenido presidentes de seis partidos distintos, el de Gran Canaria de cinco, siendo las dos únicas islas, junto con la Palma, en donde hay una cierta rotación de partidos porque en el resto de Cabildos prácticamente no hay rotación y siempre gobiernan los mismos.

Quizás la percepción de mi amigo venga del hecho que en el Cabildo de Lanzarote hay ocho partidos representados frente a los seis partidos representados en el de Gran Canaria o los cinco en Tenerife. Pero eso es debido a que en el Cabildo de Lanzarote se da otra circunstancia y es que está compuesto por 23 consejeros mientras que el de Gran Canaria o el de Tenerife, con una población varias veces superior, tan solo por 29.

Dicho de otra forma, una isla como Lanzarote con 140.000 habitantes elige 23 consejeros al cabildo, mientras que una isla con 840.000 habitantes como Gran Canaria elige 29 consejeros. El tamaño relativo del Cabildo de Lanzarote es seis veces mayor que el de Gran Canaria. Si fuésemos a igualar el tamaño relativo de ambas cámaras, en Gran Canaria tendríamos que elegir unos 140 consejeros.

Por tanto el pluralismo que exhiben las instituciones en Lanzarote o Fuerteventura no se debe tanto a la madurez política del lanzaroteño sino a las reglas electorales, al tamaño de la cámara, lo cual hace que lo que se denomina "umbral efectivo", es decir % de votos necesarios para entrar en el cabildo, sea mucho menor que el requerido para el de Gran Canaria o Tenerife y por tanto las minorías estén mejor representadas. 

Los que hemos venido pidiendo una reforma electoral en Canarias, lo que estamos demandando es que se baje el umbral efectivo en Gran Canaria y Tenerife para poder introducir un mayor pluralismo, tal y como lo disfrutan actualmente las islas menores, que haya menos concentración de poder y una mayor higiene y calidad democrática.

A pesar de la percepción de que Gran Canaria es españolista porque no vota a CC, como hemos visto es una de las que más partidos locales vota al Cabildo de la isla. Recordemos que fue en Gran Canaria donde la UPC se alzó con la victoria en la alcaldía de Las Palmas en 1979.

Que no vote a CC lo único que prueba es que en realidad Gran Canaria nunca ha sido insularista. Los partidos puramente insularistas como el Partido de Gran Canaria, han fracasado estrepitosamente al contrario que en otras islas. Ha sido en Gran Canaria donde siempre se han generado fuerzas políticas con vocación nacionalista y no insularista.

En realidad Gran Canaria es el "Ohio" electoral del Estado español, un lugar donde el sentido del voto cambia con facilidad. Es un voto mucho más urbano, mucho más maduro. El Ayuntamiento de las Palmas ha tenido como nueve alcaldes distintos de distintas formaciones desde las primeras elecciones democráticas y en el Cabildo también ha habido mucha rotación.

Esto contrasta con el comportamiento del voto en Tenerife donde vemos a una ATI enquistada en las instituciones que lleva gobernando lugares como el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife o el Cabildo desde tiempo inmemorial. Y si miramos las islas menores de la provincia de Tenerife vemos que siempre ganan los mismos y que no existe prácticamente pluralismo, señal de que los valores democráticos no están bien asentados y que la sociedad está controlada por caciques locales como Casimiro en la Gomera. Sin rotación política no hay movilidad social y los pañales apestan. 

Pero el surrealismo en Canarias y la "falta de ignorancia" política de la población en general es tal, que el herreño Tomás Padrón, ex presidente del partido político AHI, ex presidente de un cabildo, ex diputado regional, se da el lujo de salir en una entrevista en un periódico de Tenerife y soltar que cada isla debería tener siete diputados regionales sin tener en cuenta, ni el tamaño de la isla, ni su población. Es decir, que su cortijo privado donde el pueblo no tiene libertad de voto porque depende del plan de empleo del cabildo o el ayuntamiento de turno para subsistir, y con menos habitantes reales que la aldea de San Nicolás de Tolentino o Anaga, debe tener los mismos diputados que Gran Canaria o Tenerife. Pero lo peor es que todavía alguno se lo cree....

La satánica ley electoral canaria es una de las razones por la que seguimos concibiendo a Canarias como islas desde el insularismo, en lugar de verla como siete circunscripciones de un mismo país.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto