Canarias y el Polisario, la historia de una traición

En la noche del 2 de diciembre de 1975, Antonio Cubillo comenzaba a emitir desde Argel "La Voz de Canarias Libre". Poco antes Marruecos y Mauritania se habían repartido el Sáhara Occidental español merced al Pacto Tripartito de Madrid. 

Argelia - que en aquel tiempo de la Guerra Fría estaba en la órbita soviética - se había quedado fuera del reparto. Argelia buscaba una salida al Atlántico que no solo permitiese la proyección militar argelina y soviética a través de un Sahara Occidental pro argelino, sino también una salida al Atlántico que le permitiese explotar los inmensos yacimientos de mineral de hierro de Gara Djebilet, cerca de Tindouf, a través del tendido de una linea de ferrocarril hasta el Layounne.

En agradecimiento a ciertas informaciones que había pasado a Argelia - según me contó el propio Antonio Cubillo - el entonces presidente argelino Houari Boumedienne le concede al MPAIAC los estudios radiofónicos que utilizará para emitir La voz de Canarias Libre. Antonio convenció a Boumedienne para que dejase utilizar los estudios también a los saharauis, unos estudios que en la actualidad siguen siendo gestionados por el Frente Polisario y su gobierno en el exilio.

En el contexto de la guerra fría, las causas del Frente Polisario y del MPAIAC estaban alineadas bajo los intereses argelinos y, en última instancia, del bloque soviético. En la simpatía que históricamente han tenido los canarios con la causa saharaui también pesaban lazos de convivencia y amistad, ya que canarios y saharauis habían convivido durante mucho tiempo pacíficamente en el Sahara. 

A diferencia de la actitud soberbia de los militares españoles, la convivencia de canarios y saharauis fue amistosa en la antigua colonia española. Las relaciones entre canarios y saharauis data de siglos, cuando los canarios iban a pescar "a la costa" y comerciaban con los saharauis. En el Sáhara español muchos militares llamaban a los canarios "moros con corbata". Posteriormente el Frente Polisario ha tomado Canarias como base para muchas de sus reivindicaciones y puestas en escena,.. como la huelga de hambre que protagonizó Aminatou Haidar en el aeropuerto de Lanzarote a finales de 2009.

Te cuento todo esto porque ha fallecido Ahmed Bujari, representante en la ONU del Frente Polisario. Un tipo - Bujari - nunca reconoció a Canarias como colonia española, ni nunca prestó ningún apoyo internacional, pero que si amenazó a nuestros pescadores.

Cinco langosteros canarios, el Alada, María Luisa, Dorotea, Batán y Mar Caribe, fueron ametrallados desde tierra por los saharauis. Hubo dos heridos de bala, uno muy grave. Santa Ana, Gargomar, Magamuda, Génesis, Junquito, Terranova, Las Palomas, Mencey de Abona ... hasta un total de diecisiete embarcaciones sufren los ametrallamientos, pero quizás el caso más grave fue el del pesquero Cruz del Mar. 

Aminatou Haidar y Ahmed Bujari usando las instalaciones del Cabildo de Gran Canaria para promocionar su causa

Los saharauis asaltaron el Cruz del Mar y nueve marineros canarios y un niño de 14 años fueron obligados a ponerse en fila y a arrodillarse mientras los asaltantes disparaban a mansalva. Sólo tres de los tripulantes salvaron su vida al arrojarse al agua. Después de matarlos a sangre fría, los saharauis despojaron a las víctimas de todo aquello de valor que llevaban. Finalmente robaron del barco todo lo que les podía ser útil y lo dinamitaron.

Según el derecho internacional los canarios tenemos derecho a pescar en esas aguas en virtud de los derechos de usos y costumbres, unos derechos que son tan antiguos que incluso fueron la base para que a España se le concediera el Sahara. Unos derechos que reconoció en su día Hasan II y que el ministro de pesca marroquí bajo Mohamed VI también se ofreció a reconocer a Román Rodriguez cuando este era presidente de Canarias y estuvo de viaje a Marruecos. Ni que decir tiene que Román no tuvo los cojones de aceptar la invitación del ministro marroquí ni de reunirse con él.

A pesar que a los canarios nos asiste el derecho de internacional para que nuestra flota artesanal pueda seguir faenando libremente en esas aguas, Ahmed Bujari amenazó EXCLUSIVAMENTE a los pescadores canarios por seguir faenando en el llamado banco pesquero canario-sahariano. En rueda de prensa en Las Palmas de Gran Canaria el 13 de abril de 1977 avisó: "No garantizamos la vida de los que transitan por el Sahara o por sus aguas territoriales. Muy poca gente creía que nosotros podíamos hacer ataques por mar, pero hoy se ha de saber que somos capaces". En febrero de 1978 Bujari advirtió a los pescadores canarios y a sus familias: "Que elijan entre el hambre o la orfandad". Más de 200 canarios desaparecieron, fueron secuestrados o asesinados frente a la costa entre 1977 y 1987 en asaltos y atentados perpetrados por el Frente Polisario.

Si bien, como hemos visto, la solidaridad de los canarios con nuestros "amigos" los saharauis ha sido siempre correcta, y a pesar de que Cubillo les consiguió la emisora en Argelia y a pesar de que Canarias brindó su apoyo a la causa saharaui, no ha habido reciprocidad. Los saharauis han sido unos malnacidos y unos desagradecidos indignos de confianza.

Aunque en el antiguo Sahara español la relación entre canarios y saharauis fue cordial y mucho mejor que la que tenian con los militares españoles, en realidad los saharauis no son "primos" nuestros ni mucho menos. Los saharauis son colonos árabes beduinos procedentes de Yemen que se precian de tener la sangre árabe más pura y el dialecto árabe más puro del norte de Africa y que en los siglos XIII al XV sometieron y esclavizaron a nuestros verdaderos "primos" bereberes originarios de la región. 

También me contaron que cierto partido nacionalista canario progresista con sede cerca de San Telmo que tradicionalmente ha bailado al son del Polisario (y se lo sigue bailando), invitó a los saharauis a dar charlas en sus instalaciones y los tuvieron que echar ya que no paraban de insistir en que los canarios eramos españoles. Está claro que el Polisario es el perro de los intereses españoles en el norte de Africa, y lo mantienen vivo por su importancia a la hora de chantajear a Marruecos e impedir unas relaciones de buena vecindad entre Marruecos y Canarias.

Ya no estamos en la Guerra Fria y las causas "canaria" y "saharaui" ya no están alineadas. Hoy en día un Sahara libre no estaría en la órbita argelina, sino en la órbita española y francesa. Para los que nos gustaría sacarnos de encima a los españoles en Canarias no tiene ningún sentido que se asienten en la costa de enfrente. De hecho el propio Bujari declaró en junio del 2017 que “No me gustaría ver fuera de nuestro futuro a la que fue la potencia que administró nuestro territorio durante años y que nos dejó unos fundamentos culturales e históricos”. 

Dentro de sectores progresistas se continua apoyando a los saharauis porque se los ve como victimas, pero esa gente debería replantearse las cosas. Entre otras cosas porque los mauritanos - que son saharauis, pertenecen a la misma tribu Ouad Delim - todavía siguen practicando la esclavitud en Mauritania. Pero esto es algo que el progresista canario, cubierto con el pañuelo palestino, prefiere ignorar. Y es que para hacer el simplón que nos llamen a los canarios.

Por lo que a mi respecta la República ARABE saharaui  no es víctima sino verdugo, al menos en lo que respecta a Canarias, así que se vayan a buscar apoyos a otro sitio porque, al igual que los españoles, no son dignos de confianza y a día de hoy no tenemos intereses convergentes ni alineados, sino más bien al contrario.





---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto