No es neoliberalismo, es neomercantilismo (II)

Decíamos en la primera parte de este articulo que el enemigo más efectivo contra el sistema de mercado no es un hippie comunista fumando hierba, ni siquiera un sindicalista con el puño en alto cantando la internacional. El enemigo mas efectivo contra el sistema de mercado es un banquero profesional trajeado, un empleado de la Reserva Federal o de cualquiera de los Bancos Centrales junto con unos políticos ambiciosos, cómplices necesarios, dispuestos a vender dávidas y privilegios para enriquecerse. El juego se llama "privilegio y oligopolio", es decir, concentración de poder, y para concentrar poder hay que acabar con la competencia, y por tanto con el libre mercado.


También comentamos que el ascenso del capitalismo, que comenzó hace un par de cientos de años, ha sido un desarrollo espectacularmente positivo para la humanidad. Ha creado riqueza material y crecimiento a una escala que el mundo nunca ha visto antes. Ha generado una enorme riqueza material que sacó a miles de millones de personas de la pobreza y acabo. Triplicó la esperanza de vida y liberó a la mayoría de la dependencia del Estado y al sistema de absolutismo y privilegio aparejado a este.

Pero no ha sido un sistema sin fallos, de hecho tiene dos grandes fallos, el primero el desastre ecológico del consumismo y el expolio de los recursos naturales del planeta. Por otro, especialmente durante los últimos 40 años, el sistema ha mutado de los principios de libre mercado recreando los principios del mercantilismo intervencionista anterior, y como consecuencia la gran mayoría del crecimiento económico hacia las élites que poseen y administran los sistemas de creación de riqueza y el poder político. El sistema actual se parece mucho más al mercantilismo que al liberalismo, por tanto en lugar de neoliberalismo deberíamos llamarlo neomercantilismo.

El mercantilismo fue un sistema surgido en Europa durante los siglos XVI hasta el XVIII y que se caracterizaba por una fuerte intervención del Estado en la economía para otorgar monopolios y privilegios a las denominadas "compañías privilegiadas". Se basaba en las relaciones privilegiadas entre el poder político y económico mediante la concesión de licencias, monopolios, favores y toda una serie de PRIVILEGIOS para las oligarquías económicas que permitió crear riqueza sólo para unos pocos mientras que el resto permanecía en la pobreza. En lo político se caracterizaba por el absolutismo monárquico y en política exterior por el imperialismo como forma de controlar mercados exteriores y recursos naturales. ¿Te suena familiar?

Cuadro; el banquero y su mujer

Eran las famosas Compañía de las Indias (Orientales u Occidentales) entre muchas otras. En España su equivalente era la famosa Casa de Contratación de Indias de Sevilla que monopolizaba el tráfico comercial con America en manos de la Corona y ciertos cortesanos y aristócratas. Luego vendrían la Compañía Guipuzcoana de Caracas, la Compañía de la Habana o la Compañía de Filipinas.

Además de la  creación de monopolios privilegiados, el mercantilismo tenia otra serie de características como  las subvenciones a las empresas privadas, las concesiones administrativas, el incremento de la oferta monetaria (¿te suena lo de los rescates bancarios, el quantitative easing y la expansión del balance de los bancos centrales?), la unificación del mercado interior (¿te suena la Comunidad Económica Europea, el NAFTA, etc..?), la política proteccionista que favoreciera a la exportación y disminuyera la importación (¿te suena la guerra de divisas?) y la imposición de aranceles a los productos extranjeros para proteger la producción local de la competencia extranjera (¿te suena la Política Agraria Común de la UE?).

También necesitaba el crecimiento de la población en las colonias para tener mano de obra barata ya que se basaba en la producción a menor costo posible y el mayor beneficio, y los trabajadores y granjeros sufrían de una economía de subsistencia y casi no consumían (¿te suenan los bajos salarios. las políticas de inmigración o a la situación actual de precariedad laboral?)

Quizás te confunda un poco aquello de los acuerdos de libre comercio como el TTIP o el acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), pero que no te engañen, esos acuerdos prácticamente estaban hechos a medida para que las multinacionales pudieran ganar cuota de mercado en el exterior y proteger su cuota de mercado interior al saltarse las regulaciones laborales, medioambientales, etc... de sus países de origen. Es decir la ley del embudo, la parte ancha para ellos y la estrecha para el resto.

Si analizamos correctamente lo que algunos han llamado el actual capitalismo de amiguetes, la casta, los oligopólios, las relaciones económicas y políticas fruto de la globalización e integración en Europa, etc... veremos que el sistema actual tiene más de neomercantilismo que de neoliberalismo.

El mercantilismo, para lograr su cometido de acumular capital, debía estar regido por una política proteccionista que favoreciera la exportación y disminuyera la importación. De esta manera se llevaron a cabo a los primeros casos de intervención y control significativo sobre la economía, y se sentaron grandes bases para el actual capitalismo constituyendo lo que Marx llamó, “La acumulación originaria”. 



Al contrario que el mercantilismo, que es la colusión entre poder político y poder económico como en el actual capitalismo de amiguetes, el liberalismo es una filosofía política que defiende la libertad individual en un sistema basado en la libre competencia con igualdad de oportunidades jurídicas, limita la intervención del Estado y de los poderes públicos en la vida social, económica y cultural, al tiempo . que propugna la libertad y la tolerancia en las relaciones humanas, promueve las libertades civiles y económicas y se opone al absolutismo, al conservadurismo y a los sistemas autoritarios y totalitarios defendiendo el Estado de derecho, la democracia y la división de poderes.

El mundo actual dista mucho de ser un libremercado liberal, de hecho se parece mucho más a una pirámide en la que los que están en la cima de la pirámide pueden hacer lo que les da la gana mientras que los que están en la base de la pirámide están atados de pies y manos con tanta burocracia y regulación. Las leyes no son igual para todos, porque las grandes empresas han hecho lobby con el poder político para que esta introduzca legislación que les favorezca. Por tanto han creado un sistema basado en el intervencionismo estatal para crear privilegios artificialmente tal y como lo hizo el mercantilismo en el pasado.

Evidentemente el liberalismo también tiene sus fallos, y hay que entenderlos para poder corregirlos. Pero es importante hacer esa distinción entre liberalismo y mercantilismo porque fue precisamente el liberalismo, es decir las revoluciones liberales americana y francesa, las que acabaron con el mercantilismo. Por tanto, mientras sigamos llamando neoliberalismo a lo que en realidad es neomercantilismo, pues estaremos confundiendo la solución con la enfermedad.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto