La estafa del marxismo



Marx creía que el motor de la historia y de los cambios sociales son los bienes materiales, por eso la base de su pensamiento es la teoría del valor trabajo. Ahora yo te pregunto.... el señor feudal era rico porque tenía un molino (lo material) o porque era capaz de obligar a los campesinos a moler el grano en su molino (lo inmaterial). No niego que haya una relación entre bienes materiales y poder sino que también la hay entre poder y bienes materiales, y que existen otras fuentes de poder que no son los bienes materiales. Por tanto cuando los historiadores marxistas y los filósofos marxistas, o en general la gente marxista de humanidades, usa el marxismo para tratar de entender los cambios sociales y la historia solo está viendo una parte de la realidad y no toda,......

Y cuando se plantea cambiar las cosas se las plantea de la forma totalmente equivocada. Entonces viene el buenismo de izquierdas. Para Karl Marx el capitalismo era un sistema insostenible por si mismo y que de hecho serán los países más industrializados, como por ejemplo el Reino Unido de la época, los primeros en tener una revolución proletaria. En el manifiesto comunista afirma que "la burguesía no solo forja su propia destrucción sino también a su propio sepulturero: el proletariado".

El problema es que precisamente los países que han tenido revoluciones marxistas han sido aquellos donde no existía una sociedad burguesa y apenas había llegado la revolución industrial. En países como Rusia o China no se podía hablar de capitalismo sino de sociedades feudales. Es más, aquellos países que han tenido un capitalismo más avanzado nunca han tenido una revolución obrera porque en Hungría y Checoslovaquia, el comunismo se instauró por los tanques del ejercito de la Unión Soviética a finales de la Segunda Guerra Mundial.

De hecho durante todo el siglo XX los marxistas estuvieron preguntándose donde estaba esa revolución que les había prometido Marx. Las revoluciones Marxistas han ocurrido en países eminentemente agrícolas en donde se trató de cambiar un feudalismo o un autoritarismo azul por otro rojo. En algunos casos triunfo y pudo mantenerse porque introdujeron una industrialización que significo un aumento de la productividad de los recursos empleados ya que la productividad de la agricultura era muy baja. Eso fue lo que hizo Stalin en la URSS por ejemplo. 

No quiero entrar a discutir en detalle la teoría del valor trabajo, ni soy un experto ni tampoco me int,eresa..... pero si decir que la teoría del valor trabajo de Marx se basa en una serie de supuestos arbitrarios y cuando menos discutibles, cuando no directamente erróneos. Por ejemplo para Marx el valor de una mercancía viene determinado única y exclusivamente por el tiempo empleado en fabricarla.... y por qué no en la energía empleada en fabricarla o por qué no en la utilidad del bien, es decir en lo que es capaz de producir o ahorrar esa mercancía. Cual es el valor de una nueva tecnología, lo que costó producirla o el ahorro y la mejora en eficiencia que produce. Más bien lo segundo ¿verdad?

Para Marx la única fuente de valor es el trabajo humano cuando en realidad debería ser la satisfacción de las necesidades humanas. Además del valor aportado por la fuerza de trabajo también hay otras fuentes de valor como la propia naturaleza que hace crecer las cosas, o que hace que ciertos elementos sean escasos y otros abundantes, o la labor de organización del empresario. 

Ademas algunas de las definiciones de Marx son vagas e imprecisas y las manipula como le da la gana, por ejemplo el concepto de "tiempo de trabajo socialmente aceptable" o de "intensidad". Trata de definir el concepto de trabajo a través de una unidad homogénea abstracta cuando eso no es posible.

Pero Marx le imputa toda la ganancia de productividad al trabajador sin que este la haya generado. Por ejemplo en una fabrica el trabajador trabaja 40 horas, de las que 20 son el trabajo para que el obrero produzca el valor para que pueda sostenerse y 20 son la plusvalía o explotación del empresario. Si el empresario innova, e introduce por ejemplo nueva maquinaria, y lo que antes se tardaba en hacer en 40 horas ahora se hace en 20, ese incremento de la eficiencia Marx no se lo apunta al empresario sino al trabajador que ahora está "explotado" no en 20 horas sino en 30. (10 horas para mantenerse y 30 de explotación)  

Pero el error económico más garrafal es asumir que los niveles de ahorro e inversión en un sistema comunista se van a mantener iguales o van a aumentar con respecto a un sistema capitalista caundo los incentivos, cuando hemos visto que esto es erróneo y falso, generalmente ocurre lo contrario como en la Venezuela chavista. 

Si esto todavía no ha sido suficiente quedan aún dos criticas demoledoras más. La primera es la critica que hizo Hayek, y es la ilusión que asume el socialismo asume de que todo el conocimiento disponible puede ser usado eficientemente por una única autoridad central. Las sociedades modernas se caracterizan precisamente por lo contrario, por el uso amplio y descentralizado del conocimiento. Pensar que una estructura burocrática y jerárquica va a hacer un uso mas eficiente del conocimiento que una red descentralizada de millones de personas, es como mínimo una ingenuidad. Los problemas de las sociedades modernas son tan complejos que simplemente hacen imposible la planificación centralizada.

Pero desde la ciencias políticas hay todavía un error aún mayor, y es querer cambiar la sociedad de arriba a abajo en lugar de de abajo hacia arriba y para ello buscar una estrategia de asalto al poder. Al concentrar el poder en una única autoridad central, jerárquica y piramidal, lo que están haciendo es reproducir la estructura de una dictadura, y en una dictadura los incentivos son siempre a enriquecer a la coalición ganadora, es decir al pequeño numero de indispensables, a costa del bien general. En realidad no solo reproducen la estructura de una dictadura sino del absolutismo. Cuando el poder esta concentrado la forma de mantenerse en el es comprando los apoyos necesarios sacrificando el interés general,  cuando el poder está diversificado eso es imposible y la forma de mantenerse en el poder es alineándose con el interés general. Tan sencillo como eso. 

El comunismo trata de resolver problema derivado de la concentración de poder por parte de la clase capitalista, concentrando el poder todavía muchísimo más, cuando lo que deberían hacer es diversificar el poder porque es la única forma para evitar los abusos de poder y alinear los incentivos de los políticos con el bien general y no con el interés particular de la jerarquía.  

Es un problema de diseño, la denominada "fase superior del socialismo" nunca llega ni llegará porque la estructura de poder que han generado las dos fases anteriores - periodo de transición y primera fase del comunismo - lo impide.

Evidentemente Marx afirma que la religión es el opio del pueblo... y por tanto no puede atribuir a su teoría un origen divino como hizo Moises o Mahoma, por tanto declara que su teoría es "científica", es decir incuestionable, una verdad absoluta, cuando de científica tiene poco, de cuestionable mucho, de verdad algo y de absoluta nada. 

Si la teoría del valor trabajo de Marx es errónea, su teoría de la explotación obrera también lo es, porque se basa en ella. Y si para explicar la historia no solo es necesario entender el materialismo dialéctico, es decir la propiedad de los bienes materiales, sino también entender lo inmaterial en las relaciones y equilibrios de poder, pues usar el marxismo para interpretar la historia es cuanto menos limitado. El señor feudal no es rico porque posea un molino (lo material) sino porque puede obligar a los campesinos a ir a ese molino a moler el grano (lo inmaterial). Si los campesinos pudieran ir a otro molino o montar ellos su propio molino al señor feudal se le acababa el chiringuito.

Algunos dirán que, resumiéndolo mucho, lo de Marx es un enfoque filosófico en la historia que se opone al "idealismo", es entender la Historia desde la Economía, no desde lo que se pretendan desde las diferentes opciones políticas y su culto a las efemérides. Pero es que desde una visión incompleta y deformada de la economía tampoco se puede entender la historia. 

Además ni siquiera es original en esto, ya en el siglo XIV, Ibn Jaldún, nuestro compatriota bereber de Túnez escribió su obra Muqaddimah. Ibn Jaldún consideraba, entre otras muchas ideas significativas, que la poderosa fuerza de la religión constituye uno de los mayores elementos unificadores que fortalecen la cohesión social, y que, en consecuencia, puede bastar para mantener unida a toda una comunidad. Además, supo adelantar que las mutaciones sociales, así como el desarrollo y el declive de las sociedades, están sujetos a una serie de leyes que pueden formularse de manera empírica, pues se derivan a su vez de ciertas realidades observables, entre las que destaca la actividad económica.

Pero el análisis de Ibn Jaldún rebasa con creces los parámetros meramente historiográficos o económicos, para adentrarse con asombrosa anticipación a muchas teorías defendidas actualmente por la sociología y la filosofía de la historia. Logra captar el sentir profundo de los hechos históricos y abstraer las causas que los motivan, adelantándose de este modo a la historiografía decimonónica europea.

Los Prolegómenos del Muqaddimah pueden ser definidos como una introducción al trabajo del historiador o como una enciclopedia sintética de los conocimientos metodológicos y culturales necesarios para confeccionar una historia basada en criterios científicos. Su autor realiza un complejo análisis de la sociedad, sin omitir ningún detalle. Busca comprender los fundamentos del comportamiento social de los seres humanos, los procesos básicos del desarrollo histórico y las motivaciones de las personas.

La visión histórica de Ibn Jaldún es mucho más completa que la de Marx. Ibn Jaldún plantea una teoría de la historia basada en planteamientos empiristas y positivistas. parte de que la historia ha de estar fundamentada en el análisis de hechos concretos que siempre tienen una explicación causal. Hay que tener presentes los caracteres psicológicos de los grupos humanos, los caracteres económicos y sociales y los acontecimientos políticos que condicionan el proceso histórico. Se debe buscar la explicación de los hechos históricos, siempre que sea posible, en las causas naturales. Por último, la finalidad de la historia es sociológica pues tiene como objetivo estudiar la situación social del hombre e informar de los fenómenos que la afectan. Todo lo cual hace que la unidad histórica no la formen los individuos, ni los estados, sino los grupos sociales homogéneos. Los individuos concretos protagonistas de la historia no son conductores individuales de la masa sino un producto engendrado por dichos grupos.

Curiosamente la recuperación de Ibn Jaldún se produjo desde la traducción de su obra al francés en el siglo XIX,es decir coetáneo a Marx que incluso residió en Paris. 

Por último recordemos que cuando la élite perdió la cabeza fue durante las revoluciones liberales, cuando los echaron a tiros de América y le cortaron la cabeza en la guillotina en Francia. En ese momento las clases bajas y medias se rebelan contra el absolutismo. Con el Comunismo esto se acabó, primero pone a pelear a las clases bajas contra las clases medias, con lo que la élite puede estar tranquila, y segundo propone un absolutismo pintado de rojo pero con mucho marketing para que no se note. 

Muchas de las ideas filosóficas de Marx son profundamente humanistas. Marx es como un médico brillante en los albores de la medicina moderna, puede reconocer la naturaleza de la enfermedad pero no tiene ni idea de como curarla. Algunos de sus conceptos humanistas y de su diagnostico son acertados, otros no como hemos visto. Pero allá donde se ha intentado aplicar su "propuesta" de cura, ha sido peor el remedio que la enfermedad.

La teoría política de Marx se basa en una serie de puntos;

Primero que mientras que el trabajo puede ser una de las fuentes de mayor alegría y autorealización, dentro del capitalismo es alienante. Marx tiene razón en esto. La Revolución industrial quitó el alma del obrero: Hasta ese momento el artesano ponía su alma en su trabajo, pero con la revolución industrial esto ya no era posible. Pero el marxismo alienó al trabajador aún más espiritualmente al decir que la religión es el opio del pueblo -lo cual es cierto también porque una cosa es religión y otra espiritualida - y les dio como sustituto a la espiritualidad una doctrina y un amado líder que en la mayor parte de los casos resulto ser un paleto sin escrupulos. Dicen los postmodernos, y con razón, que el materialismo capitalista nos quitó el alma y que tenemos que recuperarla, pero es que el materialismo comunista no solo la despoja sino que la prohíbe y la suplanta.

Marx dice que el mundo moderno nos lleva a un sentido de alienación, de desconexión entre lo que hacemos y lo que somos realmente junto con lo que creemos que podemos contribuir al mundo. Pero en el comunismo se sacrifica la libertad de ser y de pensar en aras de una igualdad material. Incluso se sacrifica la libertad de pensamiento. En los sistemas comunistas, la policía política hace las veces de la Inquisición. Si lo que propone Marx es la libertad de SER como opuesto a la alienación, el comunismo se caracteriza precisamente por todo lo contrario.

Segundo dice que el mundo moderno es inseguro, y aquí se nota la enorme resistencia al cambio del pensamiento marxista. Emocionalmente esto tiene que ver con la necesidad del sentido de pertenencia, de no ser abandonado, de no ser dejado atrás, algo que nos suele producir un enorme terror. Al igual que las teocracias y los absolutismos busca la seguridad y rechaza la incertidumbre. Pero al rechazar la incertidumbre, inconscientemente rechaza el flujo de la vida, la evolución.

Tercero dice que el capitalismo es inestable y que las crisis son endémicas, lo cual es cierto, pero la vida está llena de imprevistos y de crisis, y las crisis son al mismo tiempo un peligro y una oportunidad, al menos una oportunidad de aprender y evolucionar.  De lo que habla Marx son de los ciclos de auge y depresión, de los siete años buenos y siete años malos de la Biblia. Por otra parte Marx habla de que las crisis son debidas a que somos capaces de producir más de lo que necesitamos. Por tanto las crisis son crisis de abundancia, por ejemplo construimos más casas de las que necesitamos. La escuela austriaca ha demostrado que la razón de las crisis de abundancia son las malas decisiones de inversión motivadas principalmente por las políticas de expansión del crédito guiadas por factores políticos y las teorías keynesianas (izquierda) que favorecen a la élite en perjuicio del ciudadano aunque nos intenten convencer de lo contrario.

Actualmente tenemos la tecnología y los recursos para satisfacer las necesidades del planeta, pero no lo hacemos. La clave está en que el enriquecimiento no se hace tanto a través de un mercado libre sino a través de obtener privilegios del estado, es decir lo que técnicamente se denomina extracción de rentas.

Cuarto, Marx dice que el capitalismo es malo para los propios capitalistas, estres, ambiciones, intereses, etc.... bueno por eso la élite huye del capitalismo de libre mercado donde su supremacia no está garantizada al capitalismo de amiguetes que se basa en la extracción de rentas mediante el intervencionismo estatal.

Quinto Marx critica el consumismo y el materialismo, o como el lo llama el fetichismo de la mercancía, .. y tiene razón. Es lo mismo que critica la Biblia en referencia al amor por el dinero, o los budistas por los "apegos" a lo material. Nada nuevo bajo el sol. El librarse de esos apegos es un trabajo espiritual individual.

Dicen los postmodernos, y con razón también, que el materialismo capitalista,su consumismo, ha creado graves desequilibrios ecológicos y humanos, pero es que la industrialización comunista también y aún más graves como recordaba el activista sioux Russell Means en un famoso discurso.

Por eso yo siempre digo que, en muchos casos, el comunismo es un humanismo mal entendido. En muchos de esos valores humanistas vamos a estar de acuerdo porque son trasversales, e incluso en la identificación de muchos de los problemas (opresión, caciquismo, privilegio, explotación, consumismo) pero la solución es muy distinta a la que ellos proponen.

El comunismo ha sido nefasto para la clase obrera y campesina. Los totalitarismos ideológicos como el absolutismo, las teocracias, el fascismo o el comunismo están todos en el mismo nivel de evolución psicosocial, por tanto no resuelven el problema sino que lo disfrazan. No cambian el cemento, simplemente le cambian la pintura y te venden lo viejo como nuevo.

Al poner a pelear a clase media y proletariado o campesinado porque el proletariado estaría explotado según la teoría de valor trabajo de Marx, una teoría que ya hemos visto que no solo no es "científica" sino discutible sino falsa.

Por último, la amenaza del absolutismo comunista hizo que los liberales, que son la principal fuerza contra el absolutismo y quienes le cortaron la cabeza a los reyes, hayan tenido que aliarse con los conservadores, y eso ha frenado el cambio y la evolución al tiempo que protegido las estructuras de poder.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto