Los marajás Clavijo y Curbelo

Durante el Imperio Británico en la India cuando algún Marajá de alguna provincia se ponía rebelde, el gobernador británico simplemente le permitía poner un nuevo impuesto a su población. A las arcas del Imperio Británico no le costaba nada, de hecho ganaba porque recaudaba una pequeña parte del nuevo impuesto.

En Canarias el tema funciona algo parecido, pero en lugar de un impuesto es un exención fiscal por aquí, unos fondos del IGTE por allí, una licencia del REA, un concurso de parques eólicos, una carretera o la recalificación de unos terrenos.... en suma migajas que nos pagamos a nosotros mismos.... y para proteger al marajá insular lo blindamos con una ley electoral canaria fraudulenta y antidemocrática.

Bloquear el desarrollo de una región no tiene sentido económico, pero tiene todo el sentido político. Pequeñas concesiones permiten asegurar la lealtad de los marajás insulares. Es como el perro al que tenemos atado y al que le alargamos un poquito la cadena. El perro estará agradecido de que le alarguemos la cadena en lugar de cabreado porque lo tengamos atado. Los marajás insulares son así de cortitos.

Así aseguramos los intereses militares y geoestratégicos, al tiempo que creamos un mercado cautivo vía recortar las libertades comerciales. No en vano, con la perdida de los Puertos Francos y la "plena integración ultraperiférica" Canarias se ha convertido la Cuba española del siglo XXI, el lugar donde colocar los excedentes de producción españoles y de extraer divisas y rentas para compensar, con los ingresos turísticos, la deficiente balanza comercial exterior de España.


Es curioso como los Marajás locales están intentando hacer creer a la gente que los diputados no representan ciudadanos sino hectáreas. Realidad sub-tropical que más de un ignorante termina creyéndose.

Como me comentó un amigo, el concepto de "igualdad" entre las islas mediante la triple paridad es muy peligroso. Por igualar "derechos" entre las islas se "desigualan" los derechos de los ciudadanos y se mantiene a los marajás enquistados en sus sillones institucionales cómodamente extrayendo rentas mientras se sacrifican oportunidades y los jóvenes tienen que emigrar. Se prefiere tener en frente una isla tan subdesarrollada como la propia en lugar de tener a un Hong Kong que actúe de locomotora de todo el archipiélago. Son así de mezquinos y mediocres.


En cualquier caso, los señores del ATI profundo lo tienen claro desde los años 70 en que mandaron a hacer un estudio sobre "la isla del futuro" a un estudio de arquitectura japonés. El obsoleto concepto que los japoneses diseñaron hace 40 años fue el de "la isla jardín", es decir todo urbanizado menos la corona forestal y las cañadas del Teide. Curiosamente el tren, el puerto de Granadilla y demás proyectos faraónicos e innecesarios ya estaba proyectados desde aquel entonces.

El modelo de desarrollo de Canarias para estos majarás insulares ya sabemos cual es,.. la especulación del suelo,.....se alquila o se vende... y no los saques de ahí porque cualquier otra cosa les queda grande. 

El belillo y el simplón

Es curioso oir las alertas y amenazas veladas de "Don Casimiro", así como las machangadas que soltó el "señorito" Fernando Clavijo en el debate de la "cosa canaria" el otro día sobre la reforma electoral y la posible fractura de Canarias, cuando en realidad lo único que se puede fracturar, y para bien, es el insularismo enquistado de los marajás. 

Menos mal que uno ya está curado de espanto y se toma las boberías como se merecen.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto