Más pluralismo y más ciudadanía para una sociedad más libre y más prospera.

El objetivo de toda vida es desarrollarse y prosperar, y todo ser viviente tiene un derecho inalienable a desarrollar sus talentos y cualidades hasta donde sea capaz de hacerlo. El desarrollo no es un fin en su mismo sino un medio de alcanzar una sociedad más libre.

La libertad debe ser el elemento principal del desarrollo.  El progreso humano no se mide por el PIB sino, ante todo y en última instancia, por la mejora de la libertad. Para que los individuos puedan desarrollarse, prosperar, crear y realizarse de acuerdo a sus deseos, expectativas y habilidades necesitan una sociedad libre en donde poder hacerlo.

Las recientes elecciones autonómicas han permitido cambiar mentalidades. Mucha gente ha entendido que para cambiar las cosas hay que involucrarse en el proceso político y votar introduciendo pluralismo en las instituciones. Pero mucha gente está entendiendo también que el pluralismo no es suficiente. 


No solo faltan más partidos sino también más ciudadanía, más separación de poderes, más democracia interna en los partidos políticos, más elecciones abiertas, más referendums para que los ciudadanos tengan voz y voto en todas las cuestiones que les afectan. En una palabra hace falta más justicia y más democracia.

Es por esto precisamente por lo que es necesario que los ciudadanos de Tenerife y Gran Canaria nos movilicemos y asistamos este viernes 19 de Junio a la concentración de las 11 de la mañana en la calle Teobaldo Power en Santa Cruz de Tenerife y a la manifestación que partirá desde el Obelisco a las 19 horas en Las Palmas de Gran Canaria por la Reforma del Sistema Electoral.



En toda sociedad existen dos grandes fuerzas en juego. Por un lado el control de arriba hacia abajo transmitido jerárquicamente a través de las instituciones que quiere mantener el status quo y reducir la libertad. Por otro la fuerza de cambio, la innovación y las ansias de libertad que se construye de abajo hacia arriba. Las estructuras sociales más grandes son, poco a poco y gradualmente, forzadas a aceptar y adoptar el cambio impulsado por los individuos  ya que la naturaleza real de todo poder es el consentimiento del gobernado.

El vecino no es tu enemigo sino tu aliado necesario en el cambio

Canarias no es una sociedad libre en donde cada cual pueda elegir su camino para prosperar. Canarias es una democracia secuestrada por una ley electoral injusta y profundamente antidemocratica. La triste realidad es que Canarias cuenta con un sistema electoral que no cumple con los mínimos que exigen los organismos internacionales.

La democracia en Canarias tiene gravísimos fallos estructurales provenientes de tres factores principalmente; el hecho de haber alterado de manera exagerada su valor fundamental: la igualdad de la capacidad entre sus ciudadanos para decidir. La introducción de unas barreras electorales elevadísimas y sin parangón en ningún sistema electoral del mundo (del 30% a nivel insular y del 6% a nivel regional) y el escaso numero de diputados que hace que las minorías no puedan estar correctamente representadas. Mientras que en el resto del Estado se eligen 16 diputados de media por circunscripción, en Canarias solo elegimos a 8,5. Todo esto hace que de 65 sistemas electorales recientemente analizados por la Universidad Autónoma de Madrid la calidad de nuestro sistema electoral sea el peor de todos, por debajo de Tanzania.


Calidad democrática y progreso caminan de la mano. Una ciudadanía activa va a exigir mayores cuotas de democracia, es decir más libertades políticas, mejores instalaciones e infraestructuras económicas, sanitarias y educativas, mayores oportunidades sociales, garantías de transparencia así como justicia y seguridad. Todo esto va a traer mayor progreso económico porque la libertad de poder ser quien realmente somos como individuos no es solo el fin último del desarrollo sino también el motor que lo impulsa.

Algunos de nuestros compatriotas de las islas menores están confundidos y tienen miedo a la reforma. Debemos ser generosos y pacientes con ellos. Nadie duda de la necesaria solidaridad, pero la realidad es que este sistema para lo que sirve es para perpetuar caciques locales en esas islas, supeditados a la oligarquía tinerfeña como en tiempos pretéritos, y que con el dinero de todos han conseguido esclavizar a sus respectivas islas. Bloquean cualquier cambio que perjudique su posición privilegiada e ilegítima condenando a la parálisis, a la obsolescencia y a la esclerosis, no solo a sus islas sino a toda Canarias.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, la miseria, el paro, la emigración y la pobreza en Canarias no existen porque seamos islas, ni porque seamos ultraperifericalifragilisticos, sino porque tenemos un sistema económico que captura rentas y oportunidades en beneficio de unos pocos a costa de la mayor parte de la población


Los beneficiarios del sistema son las grandes empresas españolas (importamos de España el 70% de nuestras importaciones locales y esto no se justifica por la competitividad de la económica española sino por la captura legislativa del mercado canario) y los caciques locales que actúan de medianeros de ellas. Pero ese sistema económico no puede sostenerse en el aire, necesita sostenerse en las instituciones políticas y necesitas capturarlas para poder hacerlo. Esa captura, en Canarias se basa en el Sistema Electoral. En una verdadera democracia en donde la gente estuviera correctamente informada y con capacidad de elegir y decidir esto no podría ocurrir.

Si lo que realmente mide el desarrollo es la libertad debemos preguntarnos sin realmente somos libres en Canarias. ¿Es libre un gomero o un majorero? Ninguna isla periférica se van a desarrollar ni a alcanzar mayores cuotas de libertad porque tenga más o menos diputados. Se desarrollará cuando entre todos los canarios nos unamos en una proyecto común y contemos con la libertad para incorporar un nuevo modelo de desarrollo para Canarias que nos permita ser una sociedad más prospera y más libre....y lo que está frenando ese cambio es la Ley Electoral. Por otro lado ese cambio deberá ser impulsado por Gran Canaria y Tenerife porque son las únicas con la población y las dimensiones necesarias para actuar de locomotoras.


Por tanto todos nosotros, canarios de las siete islas, somos victimas, de una manera u otra, de las consecuencias perversas de este sistema electoral diseñado a conciencia,.. a mala conciencia. Todos somos victimas porque este sistema electoral beneficia no beneficia al herreño de a pie que tiene que mendigar un plan de empleo en su ayuntamiento y callarse la boca, tampoco al gomero que tiene un pequeño comercio, beneficia a unos pocos caciques a costa de la amplia mayoría de los canarios y no nos permite construir una Canarias más libre en donde todos podamos prosperar y desarrollar todos nuestros talentos y cualidades.

Esto es así tanto para un gomero como para un gran canario, para un herreño o un tinerfeño, para un mahorero de Lanzarote o Fuerteventura como para un palmero. Todos somos las victimas de este sistema electoral y por eso es importante acudir este viernes a las movilizaciones en Las Palmas y Santa Cruz. Acude....


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto