y llegaron los inteligentes ...

Hace un tiempo un amigo apicultor me contó que la abeja canaria es mansa y que el problema es que - tal y como decía un viejito de nuestros campos - "llegaron los inteligentes" e introdujeron abejas foráneas que "daban más" y estas hibridaron con las nativas haciendo a la abeja canaria mucho más agresiva y elevando los costes de producción, el coste de seguros y los peligros para las personas. Eso sin mencionar que estas abejas foráneas introdujeron enfermedades que antes aquí no se conocían, como por ejemplo la varroa que se ha cargado millones de abejas, con el impacto ecológico y económico que eso tiene.

La abeja canaria es un endemismo que se separó de la raza africana de la que procede hace más de 200.000 años

También vinieron los inteligentes a introducir la serpiente de california en Gran Canaria para que los lagartos no se les comieran los berros en las berreras.... para lo cual, tal y como me comenta un amigo veterinario, hubiera bastado ponerles agua a los lagartos porque cuando comen berros es porque tienen sed. 

También vinieron los inteligentes de los militares españoles, con sus capitanes generales y demás fanfarria, repoblando con eucaliptos en lugar de con barbuzanos, con algarrobos en lugar de especies de bosque termófilo canario como los almácigos, con casuarinas en lugar de con tarajales, con pino gallego en lugar de con pino canario, ... quizás en la añoranza de su patria española en este destierro colonial atlántico, quizás en la creencia de que el patrimonio natural canario no tenía ningún valor.

A todo esto se sumaron los inteligentes de parques y jardines que se empeñaron en plantar cactus en lugar de cardones, turbitos en lugar de sabinas o cedros y palmeras washingtonianas y otras exóticas en lugar de palmeras canarias introduciendo plagas como las del picudo rojo de la palmera que nos cuesta cada año una millonada combatir. Mil y un disparates en la jardinería pública en donde empezaron a introducir especies de plantas foráneas que se han asilvestrado y convertido en invasivas, incluso en miradores públicos de paisajes protegidos como el de la degollada de las yeguas en Amurga.

Teniendo una de las palmeras más bellas del mundo ¿necesitábamos realmente introducir palmeras foráneas?

Hay islas como Bahrain en el Golfo Pérsico que son auténticos desiertos pero donde está prohibido entrar especies foráneas. Cuidan su patrimonio biológico y natural. Es una cuestión de respeto a uno mismo y a su tierra. En cambio nosotros, en uno de los puntos de mayor biodiversidad del planeta nos empeñamos en destruirla introduciendo especies foráneas en lugar de poner en valor nuestro rico patrimonio. 

Yo les confieso que a mí no hay nada que me moleste más que los totorotas que van de inteligentes - o los que actúan únicamente de forma emocional - sin ser capaces de medir las consecuencias de sus actos. Porque si las consecuencias de sus actos les afectaran tan solo a ellos, vale, ... que las disfruten ... pero el problema es cuando afectan a los demás.

Hay gente a la que no le gusta la forma en la que digo las cosas, pero a mí me gusta mucho menos ver a los jóvenes emigrar por necesidad o falta de oportunidades para que cuatro gandules puedan seguir disfrutando de sus privilegios ilegítimos. A mí me gusta mucho menos ver que somos la cuarta región con más paro de la Unión Europea y que no se hace absolutamente nada para cambiarlo. 

Y es aquí donde la machangeria y los inteligentes sinceramente me enervan. Están los inteligentes que hablan de economía sin tener ni puta idea de economía, y los inteligentes que hablan de política sin tener ni puta idea de política.

Están los inteligentes que hablan de abstención como si la abstención resolviera algo. Quien calla, quien no vota, nada dice, se conforma, por definición, con lo que dicen los demás. Ya lo decía Platón; "El precio de desentenderse de la política es ser gobernado por los peores hombres". 

No en vano el gran reformador ateniense Solón, padre de la democracia ateniense, instauró como delito la no participación en la vida pública, es decir la abstención. Sabía lo que hacía y por qué lo hacía. Sabía que el origen de la tiranía es la concentración del poder político y económico en pocas manos y que la única forma de acabar con ella era introducir pluralismo político.

Hace cientos de años, durante la ilustración, los filósofos orientados hacia la libertad argumentaron que los gobiernos sólo podían derivar su autoridad para gobernar mediante el consentimiento de los gobernados.... Actualmente el juego es "desconectar" a la gente de la política para necesitar tan solo el consentimiento de una minoría. Algunos se "desconectan" ellos solitos.



En economía ocurre lo mismo, también vienen los inteligentes por un lado a proponer trasnochados modelos fracasados como panacea de libertad y por otro lado los que creen que las cosas son de la única forma que pueden ser. Inteligentes que copiaron en Canarias el fracasado modelo ISI latinoamericano, e inteligentes que proponen como alternativa el mismo modelo latinoamericano disfrazado (porque en el fondo el peronismo-bolivariano y el modelo ISI es lo mismo).

Para mi no hay nada deshonroso en equivocarse o en no saber de algo, para mi lo verdaderamente deshonroso es no aceptar que no se sabe o no ser capaz de corregir los errores. Pero esto parece ser la excepción en esta sociedad. Así nos va. A veces pienso que si en lugar de tanto "inteligente" decidiéramos en Canarias las cosas a cara o cruz supondría un avance significativo ya que, al menos, tendríamos un 50% de probabilidades de acertar.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto