Recuperar la identidad para encontrar el futuro

Por Sr X

El río baja revuelto en estos primeros pasos de 2014 porque la ciudadanía anda harta. La gente no aguanta más que el aparato administrativo de Madrid ande vanagloriándose de supuestas mejorías de la economía española, cuando en la calle la situación sigue siendo insostenible e incluso, a los motores de la locomotora, como es el caso de las pymes, este Gobierno de mentirosos organice una vuelta de tuerca más.

No es de extrañar pues, que muchos pueblos del anquilosado Estado Español estén orgánizandose para tomar las riendas de su propio futuro. Es el caso, por ejemplo, de un País Vasco que el pasado fin de semana protagonizó una multitudinaria manifestación en un marco turbulento pero que sirvió para dar otro golpe más sobre la mesa (Derechos Humanos, Acuerdo, Paz como lema). A la mencionada, se unió un PNV que por más pragmatismo que lo caracterice, no renuncia a sus objetivos reales.

100.000 manifestantes el pasado fin de semana en Bilbao. Foto: EFE.

Incluso, situaciones que a priori no tienen nada que ver, como es el caso de la Protesta Social de Burgos, nos dan más claves que nunca para entender una cosa; Que éste es el tiempo de los ciudadanos y los territorios. En otras palabras, 2014 será el año de cambiar todo lo que tiene que ser cambiado, especialmente para desencajar las uniones políticas forzadas y conseguir más y mejores derechos individuales. 

Inevitablemente, los que se benefician de la actual situación pondrán en marcha toda clase de acciones para perpetuar el tiránico orden que mantiene sus paripés. En el caso de intentar colapsar procesos de autodeterminación, la estrategia es clara. Pudrir el alma de los sometidos con el fin de que no recuerden otra cultura que la impuesta por los invasores. Ser un asimilado o en el caso concreto de Canarias, un infragodo. Bien es sabido que el emponderamiento cultural y la recuperación de la identidad son las llaves que abren los procesos revolucionarios de nuestra época. Ejemplos cercanos de ello, Argelia o el Túnez que nos relató Albert Memmi.

Así pues, la lección la tiene bien aprendida el Alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, el cual ha recuperado Las Tartanas para el emblemático Parque de Santa Catalina. Pero no las de antaño, ahora parece ser que la prioridad es aparentar "sentimiento andaluz" y por ello viste a los conductores de "cordobés o algo que se le parezca".

"Las Palmas tiene un color especial". Foto: La Provincia.

 El mensaje es el siguiente: "Soy un acomplejado y besabotines de los españoles y pretendo que mis ciudadanos secunden el ejemplo. Si de paso, hago algo para que una ciudad situada a más de 1500 km de España, parezca una ciudad cañí, pues mejor que mejor". Visto lo visto, no es necesario recordar que es responsabilidad de los vecinos de Las Palmas poner freno a este atropello cultural.

Siguiendo en esta línea, De bufones en la Corte del Rey en pleno siglo XXI, hablaremos en próximos artículos.

------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto.