jueves, 9 de mayo de 2013

Buen trabajo compañeros, ahora disolvamos al pueblo y elijamos otro






El Centro de Investigaciones Sociológicas ha emitido un informe que ha hecho llevarse las manos a la cabeza a ciertos blogs nacionalistas e independentistas entre los que ha saltado la voz de alarma.

Comentarios como "Los últimos resultados del CIS arrojan cifras en grado de españolización de la sociedad canaria alarmantes" o "crece la españolización sociológica del pueblo canario" seguido de toda una diatriba de sesudos argumentos y análisis. Una autentica diarrea mental del autor, encaminada a tratar de explicar los hechos al tiempo que elude su propia responsabilidad.

Es la misma vieja canción de siempre. El problema siempre son los demás. Es el pueblo que no tiene consciencia. Es la misma forma de pensar de Paulino cuando dijo que los canarios no se habían dado cuenta de que tenían que votar a CC. Nada maestro, como el pueblo no tiene consciencia lo disolvemos y elegimos otro. 

Algo tendrán que ver en esos resultados los independentistas y los nacionalistas, digo yo. Ya sé que somos una colonia y que el estado nos oprime. No hace falta que me convenzas de eso. Pero también sé que nosotros, con nuestros comportamientos y actitudes, contribuimos a ello.
 

Si chaval, tu.

Si bien la actitud de los nacionalistas es deplorable, la actitud de los independentistas lo es aún más. La irresponsabilidad de los independentistas es doblemente condenable. Eran plenamente conscientes de las consecuencias de la política asimilacionista empleada por el estado y la bomba de relojería de la introducción de casi un millón de colonos. No han hecho nada. No han cambiado nada y han seguido en posturas talibanistas y dogmáticas como si estuvieran en posesión de la verdad absoluta. Como el problema son siempre los demás y no ellos, no tienen que cambiar. Resultado que nada cambia.

Si el tema de la bomba demografica-asimilacionista era grave, el tema del petróleo, que lleva diez años sobre la palestra, también. ¿Que se ha hecho en este tiempo? Nada. Simplemente se ha seguido boicoteando cualquier intento de articulación seria de un movimiento plural.

Victor Ramirez decía que los supuestos revolucionarios canarios no lo son, son tan solo mimosos,... y tiene toda la razón. Es más fácil abstenerse, o mantenerse en posturas dogmáticas intransigentes, que sentarse con los demás a consensuar proyectos o plataformas plurales. 




El problema no soy yo, que cambien los demás como yo quiero

Están más perdidos que el barco del arroz, pero aún no lo saben. Acertaron en que Canarias era una colonia pero se han equivocado en todo lo demás. Uno de los errores más comunes es pensar que los cambios sociales vienen dados por las condiciones sociales. Según esta lógica cuando se alcancen determinados índices la revolución nacerá por sí misma y de forma espontanea. Nada más lejos de la realidad. 

No se trata de condiciones sino de emociones. Las habilidades organizativas y políticas durante un conflicto son muchísimo mas importantes que las condiciones, y estas han brillado por su ausencia. Específicamente las habilidades para la unidad de acción, la planificación y la organización, y el mantener la disciplina. 

Los procesos de transformación social no están determinados por las condiciones sino por las emociones. Existe una dinámica entre temor, impotencia y apatía por un lado y entusiasmo, compromiso y humor por el otro. Funciona como en un vídeo juego si el miedo y la apatía se mantienen altos, gana el status quo que se perpetúa. Por el contrario cuando el entusiasmo, el compromiso y el humor se mantienen alto, se cambia la situación. El entusiasmo y el humor disuelven el miedo y dan paso a la inspiración y la visión. Pero los rancios independentistas de puño en alto no entusiasman a nadie, ni siquiera a ellos mismos.

Quizás ahora entiendas porque ha sido muchas veces la propia policía y guardia civil en Euskadi la que salía a hacer pintadas abertzales radicales en las paredes. Es una forma de crear rechazo y cortocircuitar las emociones al generar comportamientos que generan un amplio rechazo social. Además obliga a gastar energías en estériles debates sobre soluciones obsoletas. Son las emociones, no las condiciones y no hay nada mejor para destruir la emoción y la ilusión que el dogmatismo marxista intransigente.

Un pueblo que quiere liberarse no debería malgastar energías en debates esteriles que no llevan a ninguna parte. Pero  mientras se mantenga ese debate se debilita al enemigo y se le obliga a gastar energias. LA diferencia entre los procesos en Cataluña y Euskadi son evidentes

Existen determinados grupos que son especialistas en cortocircuitar las emociones positivas al tiempo que el aparato del estado es especialista en manipular la percepción de la realidad.

Los independentistas canarios también son expertos en destruir el entusiasmo con sus machangadas e incompetencia. Ha sobrado, y sobra, emocionalidad estéril, sectarismo, dogmatismo, radicalidad irreal, redentorismo, falta de formación, personalismos sin justificación alguna y victimismo con escasa autocrítica. Por esas razones, entre otras, no se ha sabido forjar una base social amplia y fuerte en defensa de esta tierra.

Incapaces de conectar con el pueblo o de organizarse mínimamente, tan solo se dedican a boicotear el trabajo de los demás porque son incapaces de superar sus propios miedos y sus propias barreras emocionales a colaborar con los demás. Por eso se comportan como los cangrejos dentro de un balde. No necesitas taparlo porque el miedo y la ansiedad hace que se boicoteen los unos a los otros. Por esas razones, entre otras, son el principal garante del estatus quo que beneficia a las élites de CC y la metrópoli.

En realidad tienen la misma mentalidad extractiva y la misma concepción autoritaria del poder que CC o la metrópoli. Por eso siguen implementando formulas fracasadas aferrados a ideologías obsoletas, siguen creando células cerradas en lugar de abiertas y organizaciones jerárquicas con el poder en la cúpula en lugar de organizaciones horizontales con el poder en la base. 

Creen que porque se han dado cuenta de que Canarias es una colonia ya han descolonizado su pensamiento, nada más lejos de la realidad, solo habrán descolonizado su pensamiento cuando se hallan deshecho de su propia concepción autocrática y jerárquica del poder.

Pero la culpa también es, sobre todo, de todos nosotros, de los que queremos una Canarias distinta, por nuestra falta de determinación. La culpa también es nuestra por no saber responder adecuadamente a esos comportamientos marginales censurándolos y apartándolos con determinación al tiempo que continuamos hacia nuestros objetivos. Es más fácil abandonar que continuar en la construcción de un proyecto contra viento y marea.

El aceptar nuestra cuota de responsabilidad no es reducir la autoestima, sino todo lo contrario. Al asumir nuestra cuota de responsabilidad asumimos automáticamente nuestra capacidad para cambiar las cosas.



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto