viernes, 1 de marzo de 2013

Arabe, bereber, musulman y moro no son lo mismo


Africa no es un pais. Es un enorme continente lleno de vida y diversidad biológica y cultural

Generalmente, las actitudes de gran parte de la población canaria hacia el Norte de Africa es fruto de sus fuertes prejuicios religiosos. En sus mentes equiparan árabe, bereber, musulmán y moro como si fueran sinónimos. En realidad son presa de la mentalidad e iconografía colonial del caduco ejercito de Africa español del siglo XX.


Inmediatamente vienen a la mente todos los miedos y fantasmas, la imagen de la mujer con un velo o la de un saharawi paseando por Mesa y Lopez. Estos prejuicios son solo fruto del desconocimiento de la historia y de la rica diversidad cultural del Norte de Africa.

Los bereberes son las poblaciones nativas del Norte de Africa. Unas poblaciones que hunden sus raíces en la noche de los tiempos. Los árabes, por su parte, son principalmente poblaciones beduinas que invadieron el norte de Africa en el siglo VII trayendo la fe islámica de la misma forma que los romanos trajeron la fe cristiana siglos antes.

Los árabes y los imazighen (plural de amazigh) son por tanto dos grupos, culturales, lingüísticos y artísticos separados, con dos herencias étnicas y religiosas completamente distintas.

Las creencias tradicionales imazighen, su espiritualidad, es mucho más compleja de lo que a primera vista pudiera parecer. Asemejándose sus creencias espirituales, en muchas cosas, a lo que podríamos denominar “New Age” por hacer un paralelismo que resulte familiar al lector, aunque dicho paralelismo necesite ser muy matizado.

La penetración romana en el Norte de Africa introdujo el cristianismo en la región, dando importantes figuras a la religión católica, como San Cipriano, pero sobre todo uno de sus filósofos más notables e influyentes de toda la humanidad, y uno de los cuatro padres mas importantes de la Iglesia latina; San Agustin nacido en “Tegueste” (Tagaste, en la actual Souk Aras en Túnez).




Algunas de las teorías de San Agustin, como que el Universo no nació en el tiempo sino con el tiempo, tienen una clara conexión con las creencias ancestrales de los pueblos imazighen y su concepcion de la creación del universo mediante la explosión de un huevo primigenio en el que estaba contenida toda la vida y toda la materia. Estamos hablando del Big Bang y de la teoría de la relatividad. Lo mismo podemos decir de la concepción de San Agustin de que no solo los organismos sino también lo inerte salían de Dios y otros conceptos de su filosofía. San Agustin no nació católico sino que se convirtió al catolicismo sobre los 30 años, por lo que todo apunta a que San Agustin era conocedor de la tradición espiritual imazighen.

Hasta la llegada de los árabes, los imazighen se convirtieron al catolicismo pero con una cierta tendencia a la herejía. Posteriormente se convirtieron al islam, pero también con una cierta tendencia a la herejía, ya que conservaron muchas de sus creencias, costumbres y espiritualidad ancestral y milenaria, lo cual les llevó a constituir un grupo étnico y cultural diferenciado de los árabes, por ejemplo en el papel de la mujer en la sociedad o en ciertas caracteristicas religiosas pre islamicas.

Los tuareg, los hombres azules del desierto, o como ellos prefieren denominarse los Tamasehq, también conservan mucha de esa espiritualidad ancestral. Al igual que en el continente la invasión árabe del siglo VII modificó las costumbres, la invasión europea de Canarias también modifico la espiritualidad y las costumbres, pero tanto en el continente como en las islas se puede apreciar claramente el sustrato preislámico y el sustrato precristiano en muchas de las costumbres y creencias.

Con respecto al aspecto racial ocurrió lo mismo. En el continente hubo un mestizaje de la población nativa con los invasores árabe beduina, mientras que en Canarias hubo un mestizaje con la población europea y los tuareg se mestizaron con la población negra africana.

Vayamonos a las representaciones de los pueblos amazigh antes de las invasiones arabes del soglo VII. Las representaciones más antiguas de los pueblos imazighen corresponden a las imágenes libias de hace 12.000 años en las tumbas egipcias. Las tribus Lebu y Mesehwesh, de los Temehu, o los Tehenu del Delta del Nilo son nombres de tribus libias recogidas en los documentos del antiguo Egipto.

Lebus
 
Tehenu
La cultura amazigh tuvo una enorme influencia en el antiguo Egipto, y dicha influencia de allí se trasladó a la Grecia clásica, la cuna de la civilización europea. Posteriormente en la epoca romana y cartaginesa tenemos a nombres como Juba, Massinissa o Sifax.

Massinissa

Massinissa representado en una moneda
Busto de Massinissa


Reina Kahina o Dihya

Cuando hablamos de bereber, dificilmente te viene a la mente la imagen de San Agustin o la de Massinisa. A la confusión árabe-bereber en Canarias influye el hecho de que Canarias está separada del resto del mundo amazigh por una franja “árabe”. La población saharaui del antiguo Sahara español y de las provincias del sur de Marruecos son mayoritariamente árabes beduinos. La tribu Oulad Delim, la más populosa del Sahara, se consideran ellos mismos como la sangre árabe más pura de todo el Sahara y están muy orgullosos de ello. Son descendientes, como todos los hassanies, de las tribus de Yemen que invadieron el área en el siglo XII.
El siguiente documental cuenta la historia del pueblo imazighen. La historia de un pueblo milenario con nombres como Sheshong I, Massinissa, Juba II, Kahina, San Cipriano y San Agustin.














---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto