miércoles, 17 de octubre de 2012

El rescate

Finalmente llego el día en el que Canarias tuvo que acudir desesperada a pedir el rescate. Era lógico. Después de décadas frenando la innovación era algo inevitable. Es lo que tiene la extracción de rentas, que no crea riqueza sino actúa de forma predatoria sobre contribuyentes, consumidores  y trabajadores. 

Adam Smith dividió los ingresos en beneficios, salarios y rentas. La característica esencial del beneficio es el riesgo. El capital se arriesga a cambio de la esperanza de obtener una ganancia. Las extracción rentas por otra parte es la forma de ingreso más cómoda y fácil. A diferencia de los beneficios empresariales, la extracción de rentas siempre salen a costa de los demás en forma de privilegios, corrupción, monopolios, tarifas, cuotas, subvenciones, etc...

Una élite extractiva se caracteriza por tener un sistema de captura de rentas que permite, sin crear riqueza nueva, detraer rentas de la mayoría de la población en beneficio propio. Un socialismo de ricos en los que se socializan las perdidas  y se privatizan las ganancias como en Canarias.

Las élites extractivas, abominan de cualquier proceso innovador lo suficientemente amplio como para acabar creando nuevos núcleos de poder económico, social o político y no pueden tener otra estrategia de salida de la crisis distinta a la de esperar que escampe la tormenta.  



Si no hay innovación hay estancamiento y obsolescencia. Sin innovación no hay crecimiento y sin crecimiento no se puede resolver el problema del paro. Si no se resuelve el paro la pobreza aumenta. Era de esperar porque es de cajón. La estrategia básica de cualquier élite extractiva es oponerse al cambio, a cualquier cambio. Han sido sus mecanismos de captura de rentas los que han provocado la crisis y el estancamiento actual, y eso, claro está, no lo pueden decir.

Cualquier proyecto nación, para ser creíble, tiene que incluir el desmantelamiento de, al menos, parte de los mecanismos de captura de rentas. Y eso, por supuesto, las élites políticas y económicas, tanto locales como foráneas, no se lo plantean. En su lugar se aconseja a los jóvenes que emigren.

Las élites extractivas abominar la 'destrucción creativa', que caracteriza al capitalismo más dinámico, porque les mueve la silla. En palabras de Schumpeter "la destrucción creativa es la revolución incesante de la estructura económica desde dentro, continuamente destruyendo lo antiguo y creando lo nuevo".  Este proceso de destrucción creativa es el rasgo esencial del capitalismo y de la evolución de las sociedades.

A pesar de llevar cinco años de crisis, Coalición Canaria se ha dedicado bloquear cualquier intento de cambio para proteger su régimen extractivo. Los empresarios tampoco están interesados en cambiar sus modelos de negocio, ni su forma de gestionar. Lo único que les interesa es, al igual que a los políticos, proteger su sistema de extracción de rentas. El resultado paro, pobreza, miseria y emigración.

González Ortiz, flamante Consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Regional

No tienen ningún diagnóstico coherente de lo que le está pasando en Canarias, no tienen ni proyecto ni estrategia. Son incapaces de aportar soluciones. La estrategia de futuro más obvia -la mejora de la educación, el fomento de la innovación, el desarrollo y el emprendimiento y el apoyo a la investigación- es activamente boicoteada y convertida en pesebres extractivos con los que alimentar a incompetentes a costa de sacrificar las oportunidades de futuro de esta sociedad.

Por su parte, Paulino Rivero se convirtió en el adalid del binomio construcción turismo, Aposto por lo viejo sacrificando lo nuevo y condenando a cientos de miles de jóvenes a emigrar. Ha hecho un buen trabajo protegiendo los intereses de caciques, foráneos y pies negros. 


Su juego ha sido el de que nada cambie. Bloquear el crecimiento interno para mantener su poder y proteger a las élites extractivas con una mano y pedir dinero a Madrid para poder seguir controlando la colonia con la otra. No han estado a la altura de las circunstancias

Esta situación es posible por la existencia de un sistema electoral canario que, junto con un aparato del Estado y un poder judicial al servicio de los intereses de la metrópoli, permite que dichas élites tengan el poder suficiente como para impedir la formación de un sistema institucional inclusivo, es decir, un sistema que distribuya el poder político y económico de manera amplia. Un sistema que respete el Estado de derecho y las reglas del mercado libre potenciando la innovación el crecimiento y el cambio. Dicho de otro modo, las élites extractivas, locales y foráneas, tienen el suficiente poder como para evitar el surgimiento de una sociedad abierta -en el sentido de Popper -  y castrar las oportunidades de futuro de la sociedad.

¿Se puede obtener un fracaso más absoluto que el de Paulino y sus muchachos? la respuesta es no, pero seguro que todavía son capaces de sorprendernos negativamente. Siguen queriendo ir de listos pero están acabados. 

Canarias tiene y puede cambiar y cada día más gente es consciente de ello. Como decía el obispo sudafricano Desmond Tutu, "cuando la gente decide que quiere ser libre, .... no hay nada que la detenga".



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto