martes, 16 de noviembre de 2010

Sobre los incidentes en el Sahara (IV)

A pesar de mas de 100 resoluciones de la ONU, hace casi 20 años que se tenía que haber celebrado el referéndum del Sahara y todavía no se ha celebrado. ¿Por qué?
Aparte de los intereses estratégicos y grandes negocios de España en la zona, como la venta de armas o los fosfatos, hay otras dos cuestiones de fondo en las que el Frente Polisario y Marruecos no se terminan de poner de acuerdo.
El primero es el censo del referéndum y el segundo el territorio al que afecta el referéndum. Es decir ¿afecta a todo el Sahara o solo a la parte ocupada por Marruecos?.
El segundo punto del referéndum es ¿quien tiene derecho a votar?. La reclamación por el Polisario del censo español de 1974 -cuando el territorio contaba apenas con setenta mil habitantes- ha sido sistemáticamente opuesta por Marruecos. En el momento de la verdad las contrapuestas exigencias han desembocado en una imposibilidad: no hay manera de celebrar un referéndum. Y así han estado peleando sobre si esta tribu si, esta tribu no.
¿Por qué han impedido los dirigentes de frente Polisario a la inmensa mayoría de los miembros de las tribus Tekna y otras, de ser incluidos en las listas electorales provisionales elaboradas por la comisión de identificación de la MINURSO?
La realidad es que la actitud del Frente Polisario no se ha caracterizado por ser muy “democrática” que digamos. Los Tekna son, geograficamente, los más próximos a los canarios. Una parte habla hassaní y se considera árabe, y otros tamazigh (Dialecto Tachelhiyt o Shilha) y se consideran Imazighen. El área de los Tekna comprende tanto el norte del Sahara Occidental como las provincias del sur de Marruecos de la región Guelmim-Smara.
En el Sahara Occidental existe una violación de los derechos humanos, hay desaparecidos, se ha torturado, no existe libertad de expresión, los derechos de asociación, manifestación y comunicación están restringidos.
Múltiples atrocidades se han cometido en la cárcel negra del Aaiún, construida en tiempos del colonialismo español, cuando el Sahara era una colonia penal española.
Así lo ha recogido organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch en varios informes en los que han acusado al gobierno marroquí.
Pero esos abusos y violaciones de los derechos humanos no han sido únicamente por la parte marroquí, las violaciones de los derechos humanos por parte del Frente Polisario han sido muy frecuentes y han sido recoguidas en los mismos informes de Human Rights Watch y otras organizaciones por la violación de los derechos humanos y la represión en Tinduf.
Recientemente un diriguente del Polisario, Mustafá Salma, que se declaro partidario de la autonomia fue encarcelado inmediatamente, tal y como ha denunciado Amnistia Internacional. En Tinduf, en los campamentos, tampoco hay libertad de expresión. El detenido acusa a la cúpula del Polisario de acaparar el poder desde 1975, de rechazar la democracia y de haberse enriquecido a costa del pueblo.
Canarias, ademas tiene una larga lista de victimas del Polisario, victimas en parte responsables de armadores sin escrupulos que los mandaban a faenar en zona de guerra y de España cuya marina no los proteguia.
El Proyecto del Polisario es la arabización, y por eso se llama RASD que significa Republica Árabe Saharaui Democrática, y esto tiene que ver de quien ha estado financiando al Polisario durante tanto tiempo. No se consideran Amazigh, al menos el Polisario, aunque el sentir de muchos saharauis sea distinto y se consideren amazigh.
Además el Frente Polisario se ha comprometido con España en insistir en la españolidad de Canarias y nunca ha apoyado o reconocido nuestro derecho a la independencia, a pesar de la solidaridad canaria a su causa y la colaboración que hubo en su dia con el MPAIAC.
Estos abusos de los derechos humanos en Tinduf, el estancamiento del referéndum, la corrupción que ha aflorado, las actitudes y la desilusión con la postura intransigente del Polisario ha hecho que la juventud saharaui se halla ido distanciando progresivamente y que la ayuda internacional y el apoyo al pueblo saharaui haya ido decayendo.
Y así hemos llegado a Noviembre del 2010 a las vísperas de una ronda de negociaciones en Nueva York y al campamento dignidad, con un Polisario en horas bajas, distanciado de su juventud y un conflicto que parece que puede alcanzar una solución y entrar en su fase final.
Por otro lado tenemos una España con un gobierno desgastado que enfrenta un resurguimiento independentista en Canarias, una crisis internacional y unas elecciones autonomicas en 7-8 meses. Un pais al que economica y politicamente lo último que le interesa es que el conflicto del Sahara se solucione.
Y llegamos al los acontecimientos que desembocaron en el asalto del campamento dignidad,.... (continuará)