martes, 14 de abril de 2009

El mercado de valores canario y los intereses ocultos


Parece que los políticos canarios entienden de recalificar y vender parcelas o de venderse por cuatro duros al primero que aparezca pero no tienen nivel para nada mas. En el mundo actual, marcado por la globalización y la lucha por los mercados y recursos, nuevos mercados y el acceso a recursos es el factor que mueve la geopolítica mundial.

La guerra de Iraq sin ir mas lejos es para evitar que China se haga con esos recursos de la misma forma que se está haciendo con los recursos en África y para proteger militarmente las reservas de Kuwait y Arabia Saudí de forma preventiva. La guerra de Afganistán no es otra cosa que el asegurar una ruta de transporte alternativa a los hidrocarburos de Asia Central ya que el transporte por el Oeste hacia Europa está controlado por Rusia e Irán y el transporte hacia el Este, China y la India, está controlado por Rusia. Es la geopolítica del petróleo y los recursos naturales, pura y dura.

Ante esta situación en Canarias y en nuestros vecinos africanos de Mauritania, Marruecos y Senegal se está descubriendo petróleo y gas. Esto significa dos cosas, nuevos mercados potenciales, nueva actividad económica y nuevos recursos. Es decir el sueño de cualquier empresa multinacional para ganar volumen y cuota de mercado. Pero también es la oportunidad única para que un país desarrolle sus propias empresas y se industrialice. Para que entendamos la importancia de esto la industrialización y boom aparejado al descubrimiento de materias primas solo ocurre una vez en la historia de un país, no hay segundas oportunidades.

La realidad es que compañías alemanas, inglesas, estadounidenses, chinas, australianas y francesas están haciendo negocios en el continente africano, y están haciendo algo más que simplemente ir a ver si le adjudican alguna subcontrata con cargo a los fondos de ayuda al desarrollo, que es básicamente lo que quieren hacer los canarios.

Para que nuevas empresas puedan prosperar necesitan tres cosas, primero un mercado en el que desarrollarse, segundo acceso a financiación y tercero una ventaja competitiva o un proteccionismo que las proteja inicialmente hasta que sean capaces de alcanzar un tamaño critico suficiente para poder competir.

No creo que a nadie se le escape que el sector financiero es la sangre de una economía, y sin acceso al crédito las empresas no pueden prosperar. En España la actividad financiera es libre en teoría pero en la práctica es un sector tremendamente controlado y protegido ya que depende de una licencia administrativa, es decir, independientemente de que se cumplan los requisitos establecidos por ley para crear un banco o una sociedad financiera, en la práctica es el gobierno quien decide si te deja o no te deja montar dicho banco o sociedad financiera, y esto lo utiliza como arma política y de control.

Si controlas el sector financiero controlas quien tiene acceso al crédito y por tanto controlas quien puede desarrollar una actividad productiva y quién no. La libertad en el sector financiero, al igual que la libertad de expresión, son fundamentales para que un pueblo sea verdaderamente libre.

En Canarias no hay sector financiero, las cajas canarias aunque en el papel controlada por el Gobierno Canario, en realidad están controladas por el banco de España. En España no hay ningún banco que sea canario. Por tanto la función fundamental y estratégica de acceso al crédito bancario no la controlamos los canarios.

La segunda vía de acceso a la financiación son los mercados de valores. El MAD (Mercado Alternativo Bursátil) o lo que es lo mismo la Bolsa de Madrid, quiere establecerse en Canarias. En teoría el mercado de valores marca unos requisitos para que las compañías puedan listarse, pero en la práctica la admisión a cotización depende de la opinión del comité de dicho mercado de admitir o no a una empresa.

El establecimiento de un mercado bursátil en Canarias seria tremendamente positivo a priori, pero si dejamos que la Bolsa de Madrid controle este mercado, ninguna de las dos vías potenciales de acceso estratégico al crédito estarán controladas por Canarios y por tanto serán otros los que decidan quien tiene acceso a la financiación y quién no. Hagamos una Bolsa de Valores en Canarias, pero hagámosla nosotros, que socios tecnológicos potenciales hay muchísimos. Los canarios no pueden permitirse no tener un sector financiero propio, ya que sin el serán otros los que utilicen el acceso a la financiación como medio de control y extorsión política.

No seamos ingenuos, hoy por hoy cualquier empresa canaria que lo desee puede pedir ser listada en el segmento MAD del a Bolsa de Madrid, el MAD no necesita instalarse en Canarias para eso. Para lo único que necesita instalarse el MAD en Canarias es para evitar que nosotros desarrollemos nuestro propio mercado de valores.