lunes, 22 de diciembre de 2014

El conflicto saharaui y las minas de Gara Djebilet


Quizás nunca hayas oído hablar de las minas de hierro de Gara Djebilet, pero es el corazón del conflicto entre Marruecos y Argelia, y por ende, del antiguo Sáhara Occidental. Argelia estuvo del bando soviético durante la Guerra Fria, mientras que Marruecos estaba respaldada por Franceses y Americanos.

Durante el verano de 1963, Marruecos  quiso trastocar la frontera con Argelia para  apoderarse de las minas de hierro de Gara Djebilet, algo que las autoridades argelinas, lógicamente, no permitieron. Las armas se erigieron  como protagonistas del conflicto comenzando la denominada Guerra del Desierto. Marruecos era  superior militarmente a Argelia - contaba con menor  número de soldados pero su ejército  estaba mejor equipado y entrenado-. De  modo que Ben Bella, el presidente Argelino solicitó ayuda a Cuba, materializándose en octubre de 1963.

Los internacionalistas cubanos no tuvieron  que combatir: el 29 de octubre, Ben Bella y Hassan II se reunieron en Mali y al día  siguiente firmaron el alto el fuego que propició el regreso, en febrero de 1964, a la situación anterior a las hostilidades.



Las minas de hierro de Gara Djebilet y de Mecheri Abdelaziz cuentan con unas reservas estimadas de 3.5 billones de toneladas de mineral de los que al menos 1.7 billones de toneladas son explotables a una concentración del 57% haciendo de ellas una de las mayores reservas mundiales de este mineral, pero Argelia siempre ha tenido un problema para explotar esas minas. El problema es el transporte.

Las minas están situadas en el suroeste de Argelia, en el área de Tinduf, a unos 300km del Océano Atlántico y a unos 1600km de la costa Argelina en el Mediterraneo. Además de ser cinco veces más largo, el tendido de un ferrocarril hasta la costa mediterranea de Argelia atraviesa varios lugares donde no se puede tender un ferrocarril debido al terreno arenoso, encareciendo terriblemente el transporte.

Por ello Argelia siempre buscó una salida al Atlántico. La primera idea fue utilizar el puerto de Tarfaya, de Tan Tan o del Layounne, construyendo un ferrocarril que uniera Tinduf con esos puertos, Pero dentro del contexto de la Guerra Fria a Estados Unidos no le interesaba permitir la salida al Atlántico de Argelia.


El conflicto saharaui de 1975 es un episodio más de la Guerra Fria y otra de las "proxy wars" luchadas en Africa. Argelia, en el bando soviético, apoya al Polisario y los refugia en Tinduf, esperando con un Sahara independiente conseguir la salida al Atlántico que necesitaba para explotar sus inmensos recursos de mineral de hierro. 

Por el otro bando ni a Estados Unidos ni a Francia le interesaba permitir una salida al Atlántico de Argelia y que esta explotara unos recursos naturales al margen de las multinacionales Occidentales. Por ello permiten y fomentan que Marruecos ocupe el territorio, y de esta forma bloquear la salida Atlántica de Argelia. Además se sabe que en el Sahara hay hidrocarburos y bajo ningún concepto EStados Unidos iba a permitir que un Sahara independiente aliado con Argelia y la URSS se hiciesen con ellos.

A partir de aquí, como en otros conflictos de la Guerra Fria, la parte "progresista" apoya al Polisario y toma la bandera de la causa saharaui. Pero la Guerra Fria ya finalizó y lo único que queda es el anacronismo. 

Para los occidentales el negocio ha sido redondo. Por un lado la situación de alegalidad les ha permitido saquear unos recursos naturales en el Sáhara, especialmente la pesca y los fosfatos. Por otro Francia, España y Estados Unidos se han hecho de oro con la venta de armas a Marruecos, que básicamente se ha gastado lo que ha conseguido por los Fosfatos y la pesca en armas (además de en infraestructuras y pensiones para los saharauis residentes en el antiguo Sahara Occidental). 

Una vez acabada la Guerra Fria, el Polisario es un peón de intereses europeos en Africa. España los usa como cortina de humo ante de la reivindicación marroquí de Ceuta, Melilla y el resto de plazas españolas en la costa mediterranea marroqui. También lo usa para chantajear a Marruecos con respecto a su posición con Canarias. No es casualidad que cada vez que el malestar o el independentismo se reavive en Canarias los españoles aviven el conflicto marroquí.

A Repsol y a la Armada española se les mojan las bragas de pensar en un Sahara independiente de Marruecos y, evidentemente, tutorizado por España. La cruda realidad es que si el conflicto saharaui no se ha solucionado es porque a los europeos y especialmente a Francia y a España, no les interesa que se solucione. Europa tiene a Marruecos cogido prisionero no solo con el Sahara sino con las exportaciones agricolas a la UE de las que dependen nuestros vecinos marroquies.

De la corrupción del Polisario y de los abusos a los derechos humanos perpetrados en los campos de refugiados de Tinduf por los propios Polisarios no vamos a hablar. Tan solo decir que el Polisario no representa a todo el pueblo saharaui, sino solo a una pequeña parte. 

Los saharauis se dividen básicamente en tres grandes confederaciones de tribus. La primera es la confederación Tekna, que vive principalmente fuera del Sahara Occidental en el sur de Marruecos, es decir en la zona de Guelmin, Tan Tan y Tarfaya, aunque sus territorios también incluyen territorios al sur del Layounne en la franja costera hasta Cabo Bojador. Cuando las potencias europeas se repartieron Africa y trazaron las fronteras con tiralineas dividieron el territorio Tekna en dos, una parte en Maruecos y otra en el Sahara Occidental.



La segunda gran confederación son los Ouad Delim que se precian de tener la sangre árabe más pura del Magreb. Los Ouad Delim viven en el sur del Sahara Occidental y en Mauritania. Están perfectamente integrados en Marruecos, cobran dinero del gobierno marroquí y tienen sus negocios y sus camellos sobre todo en Dahkla, la antigua Villa Cisneros, a medio camino entre Layounne y Nouachokt en Mauritania



La tercera confederación es la Reguibat, que ocupa la franja central entre los territorios de los Ouad Delim y de la confederación Tekna. Al igual que con el territorio Tekna, el protectorado español en el Sáhara occidental La mayor parte de los Polisarios son Reguibat, enemigos acerrimos de los Ouad Delim y en menor medida de los Tekna.

Quizás tu tengas una visión romántica del conflicto saharaui, pero la realidad es la que te acabo de contar. Como dejó escrito Antonio Cubillo, el verdadero problema por lo que el conflicto saharaui no se ha resuelto son los intereses coloniales de España en Africa. Cuando se expulse al colonialismo español del norte de Africa el conflicto saharaui se resolverá porque no tendrá más razón de ser.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto