domingo, 29 de enero de 2012

La libertad individual

EL FASCISMO, las dictaduras comunistas, las teocracias, el colonialismo o el maltrato de género y la manipulación usan todos los mismos principios. Se apropian de la verdad, ocultan información e introducen un conjunto de valores a través de los cuales camuflan e influyen en la percepción de la realidad. Los principios psicológicos sobre los que se basa el colonialismo son comunes a todo totalitarismo y abuso de poder.

El colonialismo, como cualquier otra forma de dominación social, se basa en una lucha por romper la fortaleza psicológica del individuo. Un individuo psicológicamente débil y desmoralizado, preocupado por su supervivencia y asilado, no va a poder responder ni organizarse eficazmente contra la tiranía.
Aislar a un individuo o a una sociedad entera para dominarlo
Todo individuo se nutre de energía. Energía económica por un lado y energía social y vital por otro. Se trata por tanto de reducir esa energía. Mantener a la mayoría de la población en un estado continuo de ansiedad interior. Funciona porque la gente está demasiado ocupada asegurando su propia supervivencia o luchando por ella como para construir una respuesta eficaz.
Un entorno desmotivador -por la falta de expectativas y la falta de autoestima generada en un sistema colonial- consigue reducir la energía social y vital del individuo. La falta de dinero también influye en la energía social del individuo causando desmotivación y apatía. Otros elementos castradores, como lo políticamente correcto, el castigo al individualismo o el aislamiento, también contribuyen a reducir la energía social de un individuo.
Podemos suprimir aun más la potencia psicológica del individuo mediante el colectivismo. Un yo debilitado psicológicamente no va a poder generar la capacidad de liderazgo para hacer frente al entorno y cambiarlo. La insistencia del trabajo en equipo o la demonización del lobo solitario o las individualidades a favor de lo políticamente correcto o de unos valores colectivistas son ejemplos de este tipo de argucias, al igual que la eliminación del espíritu crítico en la educación a favor de valores sociales.
Es por esta razón por la que me opongo a modelos socialistas, ya que estoy convencido que una sociedad libre solo se puede construir con ciudadanos libres. Es a través de la libertad del individuo como se construye una sociedad libre, no hay otra forma. La piedra angular de la libertad son nuestros derechos individuales y nuestra intimidad personal, y eso es precisamente lo que está en juego. Si el sistema de dominación se basa en debilitar psicológicamente el yo del individuo, la contra únicamente puede estar en el reforzamiento de ese yo.
Solo a través el reforzamiento del yo podremos enfrentarnos al entorno para cambiar las cosas y tomar conciencia de que nadie nos tiene que dar la libertad, porque somos libres. Dicen las crónicas que "nuestros antes" -es decir, los antiguos canarios- tenían como valor supremo su libertad, y ya es hora de que recuperemos esa consciencia y ese espíritu. Todo sistema de dominación social tiene un punto débil, y es que necesita de nuestro consentimiento.

Es tu fuerza psicológica interior la que te permite decir "basta" a la tirania

Decíamos que todo individuo se nutre de energía económica por un lado y energía social y vital por otro. Por tanto, todo el juego de dominación social en el fondo se trata de reducir esa energía individual. Es un juego mental que tiene por objetivo romper la fortaleza psicológica del individuo a través de la desmotivación, el aislamiento y el sentimiento de inferioridad para reducir su energía vital y social de forma que no pueda articular una respuesta.

Este aislamiento en Canarias se da no solo a nivel individual y psicológico, como ocurre, por ejemplo, en los casos de maltrato, sino que también es físico mediante el monopolio por parte de las compañías marítimas españolas hasta 2020 del transporte con Canarias. El monopolio del cable submarino de telecomunicaciones de Telefónica, el boicot sistemático al desarrollo de líneas aéreas propias, así como de las comunicaciones con África y Sudamérica son claros exponentes de esta política.
Solo elevando nuestro nivel de consciencia y solo tomando consciencia de quienes somos y donde estamos podremos romper la prisión psicologica que han diseñado para nuestra mente

Es fácil vender imágenes demagógicas a sociedades desmoralizadas. Todos los totalitarismos se basan en eso porque son una solución a una vida insegura y atomizada: someter a la población y llevar a la sociedad a una fuerte situación de inseguridad, angustia y terror, de manera que la gente llegue a sentirse tan desbordada que pida a gritos una solución, la que sea.

La energía económica la podemos debilitar bloqueando el desarrollo económico de una región manteniendo altos niveles de paro estructural mediante el intervencionismo y el proteccionismo, así como mediante monopolios y el control de los cuellos de botella de una economía como el transporte o el sector financiero. Los monopolios nos permiten extraer la riqueza del territorio al tiempo que se explota a la población mediante la falta de libertades comerciales, como en Canarias.

Si el Estado viene y nos quita nuestro petróleo, se arriesga a una revuelta social que desemboque en la independencia de Canarias. Qué mejor que ahogarnos económica y socialmente para que nosotros le pidamos vender nuestro futuro por un plato de lentejas, como Jacob.

Es sintomático que el CCN de Ignacio González abogue por las prospecciones petroleras o el cumplimiento del artículo 96 del REF, pero no pida que se apliquen las medidas necesarias para desbloquear nuestro desarrollo. Tan liberales como se declaran y no piden la eliminación del monopolio español del transporte de mercancías hasta 2020, que multiplica por diez el precio internacional de los fletes y hace que cueste lo mismo mandar un contáiner de España a Perú que de España a Canarias.
La reserva del mercado de transporte canario es la versioón del siglo XXI del monopolio comercial con las colonias americanas implementado a través de la Casa de Contratación de Indias

Tampoco piden la restauración de nuestras libertades comerciales, ni la eliminación de las barreras burocráticas para el comercio con África, ni el desbloqueo de los permisos para la creación de intermediarios y entidades financieras canarias o líneas aéreas chárter, ni el control de nuestros puertos y aeropuertos.

Es decir, que exploten nuestro petróleo pero que sigan manteniendo nuestro desarrollo bloqueado a través de una economía totalmente cautiva e intervenida. Puede que Paulino, Javier González Ortiz, Ana Oramas, Jorge Rodríguez, Juan Ruiz Alzola y compañía sean los palanganeros del colonialismo, pero ahora parece que Ignacio González y los suyos están postulando para el puesto de mamporreros del nuevo amo grancanario José Manuel Soria y sus muchachos al servicio de Madrid. ¿O creías que nombrar a Soria ministro de turismo y petróleo era una casualidad?

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido util puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto