miércoles, 7 de diciembre de 2011

¿Y quien dijo que merece la pena salvar al Euro?


Primero que nada, ¿quién ha dicho que merezca la pena salvar al Euro? Si salvar al Euro depende de que el Banco Central Europeo (BCE) premie el despilfarro fiscal de los países miembros monetarizando la deuda (“imprimiendo billetes” para entendernos) y creando inflación (un impuesto como cualquier otro pero sin regulación ni trámite parlamentario),… pues quizás estemos mejor sin el euro y los países que piensen que pueden “inflar” su prosperidad artificialmente dándole a la manivela de fabricar billetes que lo hagan (ya sabemos cómo han terminado dichos experimentos en el pasado).

La hiperinflación en la republica de Weimar en Alemania
Llendo a comprar el pan
El dinero era mas barato que la leña para la estufa

Hiperinflación en Hungria en 1946
Hiperinflación en el Chile de Allende
Hiperinflación en Yugoslavia
Hiperinflación en Zimbawe
Un billete de 100 trillones de dolares de Zimbawe


En cuanto a la política monetaria del BCE, ¿alguien cree realmente que un minúsculo tipo de interés al 1,25% o al 1,50% importa realmente cuando de lo que estamos hablando es de la insolvencia de los gobiernos periféricos? ¿Qué más me da ese 0,25% si lo que me estoy jugando es que no me devuelva la mitad del principal? ¿La inflación oficial está ya en el 3% y por tanto los tipos de interés reales (tipos nominales menos inflación) son negativos? Un tipo de interés negativo no representa precisamente una política monetaria restrictiva.

El euro no se puede mantener en su estado actual por la misma forma que Canarias nunca se podrá desarrollar en todo su potencial estando dentro de España,… existen factores estructurales que lo impiden. El euro está mal construido y es un sistema autodestructivo, lo mismo que el “encaje” forzado de Canarias dentro de España tras la pérdida de los puertos francos y la integración en Europa (gracias al gallego Lorenzo Olarte, un personaje de infame recuerdo).

En el primer trimestre del 2012 hay enormes refinanciaciones pendientes

El Euro está mal construido, tiene fallos de diseño desde su nacimiento y por lo tanto no merece la pena salvarlo a través de una alta inflación – que es lo que los gobiernos periféricos quieren hacer. Europa no es una zona monetaria óptima (concepto desarrollado por Robert Mundell que le hizo ganar un premio Nobel) y Canarias no es ni siquiera Zona Monetaria Optima con España, a ver si lo asumimos de una vez.

De lo que en realidad se está hablando es ver si el “dolor” del ajuste se puede evitar. Pero la corrección de los errores y excesos del boom no se podrá hacer “sin dolor”. En realidad solo existen dos elecciones, la primera elección es ver si estamos dispuestos a sufrir un dolor intenso en el corto plazo (como hizo Islandia) a cambio de restablecer los fundamentos de una expansión sostenible, o si posponemos las reformas, evitando parte del ”dolor” a corto plazo pero a cambio de una recuperación mucho más larga y penosa con mayores ajustes y costes a largo plazo a través de la inflación. 

En cuanto al ajuste deflacionario del que tanto hablan algunos es básicamente revertir todo el proceso de convergencia europeo. Es un camino largo y penoso que choca con las rigideces causadas por la enorme regulación que existe hoy en día en la economía de mercado. Una regulación cuya función principal no es otra que la de proteger los intereses de las grandes empresas frente a la competencia, tanto interior como exterior.



En realidad están buscando la cuadratura del círculo. Lo que quieren es ver cómo son capaces de preservar el status quo del sobredimensionado sector público a cualquier coste. Lo que les interesa es averiguar cómo pueden mantener los privilegios y las posiciones de miles y miles de políticos, burócratas y élites intelectuales para que puedan seguir comiendo tranquilamente en sus pesebres.

Por tanto de lo que no quieren oír hablar, ni unos ni otros, es de libre mercado. Básicamente lo que proponen son nuevas versiones “mejoradas” de la “planificación centralizada y burocrática” que acaba de fallar. Una planificación centralizada cuyos perversos incentivos suelen generar como resultado el que el gobierno este “metido en la cama” con los altos ejecutivos de las empresas para manipular los precios en lo que se denomina “Captura del Estado” por parte de las corporaciones.

Una Canarias con petróleo estaria mejor fuera del euro y fuera de España, por mucho que se empeñen en hacernos creer lo contrario simplemente no somos Zona Monetaria Optima ni con la una ni con la otra.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido util puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto