jueves, 23 de junio de 2011

Cambiando la Sociedad Canaria (IV)

Muchos consideran a Gandhi un pacifista o un santo y se olvidan del fino estratega. La noviolencia gandhiana recoge el principio del respeto a la vida de las tradiciones orientales pero no es pacifismo ni invita a la meditación pasiva fuera de los conflictos. La no-violencia es una metodología de acción que invita a la lucha ofensiva contra la injusticia. Es la denominada "no-colaboración" o "agresión pasiva".



La forma de pensar de Gandhi fue siempre pragmática. No se hacía muchas ilusiones sobre el "juego limpio" británico y sabía que la presión y la coacción son necesarias cuando la persuasión se muestra ineficaz: "incluso ante argumentos convincentes, decía, Inglaterra defenderá sus intereses con todos los medios. Es necesario, pues, que la India cree ella misma la fuerza que la libere". 

Inglaterra dominaba a 300 millones de indios, con 200 funcionarios del Servicio Civil indio, 10.000 oficiales y 60.000 soldados indígenas, calculemos una proporción del 1 por 1.000. La genialidad de Gandhi, fue demostrar que la presencia británica sólo era posible por la pasividad y la colaboración de la población india. "Sin nuestro apoyo, dijo, 100.000 europeos no podrían dominar ni siquiera la séptima parte de nuestros pueblos". El Centro de Gravedad era la obediencia.

Gandhi veía claramente que la única manera que tenía Inglaterra para seguir prolongando su poder en la región era la pasividad de los indios. La administración colonial inglesa era vieja, aristocrática y de tradición liberal. Una administración que daba bastante libertad a los colonizados y que siempre operaba en base a usar, absorber, seducir o destruir mediante el engaño o la corrupción a los lideres que surgían en la colonia. Los ingleses tenían contradicciones, mientras se veían a si mismos como defensores de la civilización y de las libertades políticas, su comportamiento en las colonias en realidad era brutal y maquiavélico. Esas contradicciones internas eran una Vulnerabilidad Critica.

La obediencia en la India estaba basada en el colonialismo mental y en las estructuras económicas, y hacia ellas se dirigió creando su "Centro de Presión". Comenzó su lucha por la independencia alentando huelgas de trabajadores textiles y del campo, quienes vivían oprimidos por los impuestos que exigía la Corona. Su mensaje era poderoso y todos los indios ya lo habían tomado como su líder. En 1919 convoca a una gran huelga que paraliza toda la India. El gobierno dispara contra la multitud provocando cientos de muertes.

Gandhi incentivó a que todos los indios pusieran una rueca en sus casas y dejaran de comprar ropa occidental a los ingleses. Los historiadores nos cuentan que se compraron 2 millones de ruecas. Este movimiento daño la industria textil británica al tiempo que constituía una recuperación de los valores culturales propios dañaba los intereses económicos británicos en la India. A esto se le seguían sumando la desobediencia civil: huelgas del campesinado, el no pagar impuestos, desertar del ejército, etc. 

En resumen: Gandhi ideó una gran estrategia para hacer ingobernable la colonia, ganando adeptos a través de los medios. “Los ingleses quieren obligarnos a llevar la lucha al campo de las ametralladoras porque ellos tienen armas y nosotros no. Nuestra única posibilidad de vencerlos es llevar el combate al campo en donde nosotros tenemos las armas y ellos no.”

Clausewitz dijo que lo primero es identificar los centros de gravedad y reducirlos al número mas pequeño posible. Idealmente a uno solo. Eso fue lo que hizo Gandhi con la obediencia.