martes, 7 de julio de 2009

Sociedad Abierta, Corrupción, Clientelismo Político, Cleptocracia y Colonialismo

No hay peor ciego que el que no quiere ver - Refranero Popular


El concepto de “Sociedad Abierta” fue desarrollado originariamente por el filosofo Henri Bergson. En las sociedades abiertas el gobierno es tolerante y sensible a las necesidades de los ciudadanos y su bienestar, existen mecanismos políticos que son transparentes sin que el estado se guarde secretos. El concepto de Bergson fue ampliado por el filosofo austriaco Karl Popper en su obra “La Sociedad Abierta y sus Enemigos: El fascismo y el comunismo” y luego por George Soros.

Una sociedad abierta está caracterizada por ser un estado de derecho, la existencia de un gobierno elegido democráticamente, respeto por las minorías y sus opiniones y una sociedad civil diversa y vigorosa. Las sociedades abiertas son sociedades en la que se informa a los ciudadanos convenientemente, en las que se reconoce la necesidad de Instituciones que protejan los derechos y libertades de esos ciudadanos, así como que las personas tienen diferentes opiniones e intereses.

En una sociedad abierta no basta con una democracia formal, hace falta una democracia real con separación de poderes, libertad de expresión, de prensa y de elecciones libres, ademas de un compromiso explicito en la búsqueda de la verdad por parte de la sociedad civil para que esta no pueda ser manipulada.

El uso de técnicas sofisticadas de engaño y manipulación supone una amenaza para la sociedad abierta ya que, políticos y medios de comunicación pueden manipular fácilmente al electorado alterando la "percepción de la realidad".

Dichas técnicas de manipulación y engaño fueron adaptadas a la política desde el mundo de la publicidad y luego reforzadas con técnicas tomadas de la psicología, sociología, antropología y biología.

Una técnica es la transferencia que consiste en acusar al oponente de usar métodos o motivos que caracterizan al propio acusador. Por ejemplo yo puedo argumentar que la oposición es corrupta, demagoga, totalitaria, antidemocrática y creadora de agitación social cuando es el propio gobierno quien está usando la agitación social y la demagogia para crear una cortina de humo en donde esconder la manipulación de las leyes, acabar con la separación de poderes y la independencia de las instituciones y por tanto socavando las libertades reales, del estado de derecho y la verdadera democracia y fomentando el clientelismo político y la corrupción.

Otra técnica consiste en la inversión del significado de palabras o conceptos. Por ejemplo yo puedo decir que soy justo y centrado, cuando en realidad no lo soy, pero expongo a mis oponentes como extremistas. También puedo manipular la definición de palabras con tono positivo como democracia, progresismo o solidaridad, para justificar y enmascarar acciones que en el fondo son profundamente antidemocráticas y responden a intereses privados y totalitarios.

Es la antigua propaganda pero mucho más potente y efectiva. Cuanto más ignorante sea el pueblo y mayor control se tenga sobre los medios de comunicación, mayor la efectividad de estas técnicas propias de políticos populistas. Es por eso que la efectividad de dichas técnicas en el sur de Europa o en Sudamérica son mucho mayores que en el norte de Europa. Es por ello también el fomento de la inmigración iletrada y fácilmente manipulable en países incluso con una alta tasa de paro estructural.

Es una cuestión de incentivos. La razón por la que la democracia conduce a la manipulación es que los políticos no aspiran a contar la verdad sino a ganar elecciones, y la mejor forma de hacerlo es distorsionar la realidad y manipular las percepciones para provecho propio.

El político intentara manipular la realidad y idiotizar al pueblo con entretenimiento, futbol, drogas, diversión, relajación de la moral y los valores, fomentando el enfrentamiento con cuestiones conflictivas pero en el fondo irrelevantes para distraer la atención. Pero sobre todo intentara la abolición y persecución del pensamiento crítico en la escuela, la universidad y la sociedad. El resultado es que se pasa con el tiempo de una democracia real a una democracia formal, al clientelismo político y la corrupción, a regímenes populistas, a una democratura, a una cleptocracia encubierta y a una dictadura real si no formal.

Los políticos solo respetaran la realidad si el pueblo los castiga cuando son pillados intentando manipularla. Los políticos solo respetaran la libertad si el estado es capaz de poner medios contra la corrupción y el clientelismo político. La democracia solo puede perpetuarse si se basa en las instituciones que la sostiene y que garantizan las libertades de los ciudadanos, como la separación real de poderes, la libertad e independencia de la prensa, la independencia judicial e incluso la independencia de los bancos centrales. La corrupción y la manipulación populista deben ser reconocidas por lo que realmente son: una amenaza para las libertades y la prosperidad.

El clientelismo político es un sistema extraoficial de intercambio de favores, en el cual los titulares de cargos políticos regulan la concesión de prestaciones obtenidas a través de su función pública o de contactos relacionados con ella, a cambio de apoyo electoral y beneficios privados.

En un sistema de clientelismo, el poder sobre las decisiones del aparato administrativo del Estado se utiliza para obtener beneficio privado. El político — sea directamente él mismo, un funcionario u otra persona dotada de suficiente poder— toma decisiones que favorecen a sus clientes, y que estos compensan con la perpetuación en el poder del funcionario implicado o de su entorno.

En el clientelismo los bienes públicos no se administran según la lógica imparcial de la ley y la economia, sino que bajo una apariencia legal se utilizan discrecionalmente por los detentadores del poder político. Sin embargo, existen pocos incentivos para que los participantes busquen acabar con el sistema clientelar, puesto que este se halla institucionalizado como patrón regular de interacciones, conocido, practicado y asumido por los actores.

Esta situación puede llevar a la "Captura del Estado” en la que compañías e individuos con poder, someten y corrompen las instituciones regulatorias, judiciales y políticas de un Estado para su propio beneficio. El coste para la sociedad del soborno a un funcionario por parte de una pequeña empresa para obtener la licencia para operar es ínfimo en comparación con el coste que supone el que un político cambie la regulación y las reglas del juego para limitar la competencia u otorgar derechos monopolísticos, oligopolisticos u otras ventajas, a un conglomerado de telecomunicaciones, a una eléctrica, a una compañía de producción de agua, a un concesionario de recogida de basuras o a una cadena de hipermercados.

Para esas compañías el coste de sobornar al político es ínfimo en comparación con los grandes beneficios monopolísticos u oligopolisticos que obtienen de cargar a los consumidores un precio superior al que debieran por sus productos o servicios. El coste del soborno y del clientelismo político no sale del bolsillo de la multinacional, en última instancia sale del bolsillo de los consumidores.

En Canarias existe el concepto de que el dinero público no es de nadie. El dinero público es de los contribuyentes, de los empresarios, de los trabajadores, de los pensionistas que tienen el derecho a exigir que su dinero no se use ni para fines partidistas, ni para prebendas políticas, ni para comprar votos, ni para dar subvenciones a los amigos, ni para enriquecer a los corruptos, ni para pagar beneficios de las grandes empresas, sino que se use para dar los servicios públicos que los ciudadanos están pagando con sus impuestos.

Por ejemplo el dinero que roban mediante comisiones o inflando los presupuestos dedicados a la construcción de hospitales, escuelas, carreteras, educación, parques, etc… debería haber ido destinado a mejorar la calidad de los servicios y la calidad de vida de los ciudadanos. Ese sobre coste que va a parar a los bolsillos del político y los beneficios de las grandes constructoras españolas sale del bolsillo de los contribuyentes canarios.

La cleptocracia, que significa dominio de los ladrones, es el establecimiento y desarrollo de gobiernos que institucionalizando la corrupción y el clientelismo político, extiende la riqueza personal y el poder político de los gobernantes y la clase dirigente, a costa de la población y del desarrollo del país.

Estos abusos de poder del clientelismo politico y la cleptocracia quedan impunes, debido a que todos los sectores del poder están corrompidos, desde la justicia, a los funcionarios y a todo el sistema político y económico.

La cleptocracia y el clientelismo político constituyen un grave y corrosivo abuso de poder que representa la forma mas aborrecible de corrupción. No solo amenaza el interés nacional y la confianza en las instituciones que salvaguardan la libertad de los ciudadanos, sino que ademas es un fraude que viola los valores y la libertad, robándole a los ciudadanos prosperidad, oportunidades y calidad de vida.

Históricamente, el ambiente sociopolítico asociado al sistema colonial -la dominación de países colonizados, en donde sus economías son muy vulnerables al depender por un número pequeño de materias primas o sectores- ha sido particularmente proclive a la creación de sistemas de clientelismo político, de secuestro del Estado y de cleptocracias.

El colonialismo es la influencia o la dominación de un país por otro más poderoso . Esta dominación puede ser de forma violenta, a través de una invasión militar, o sutil, sin que intervenga la fuerza. Esta dominación sutil puede ser política, informativa, económica o cultural.

En la explotación colonial se extraen recursos que exportar y se aseguran un mercado cautivo los productos y empresas del colonizador, los colonizadores asumen la administración y dirección y se aseguran la posesión de la tierra, pero dependen de los indígenas para el trabajo. Los recursos pueden ser entendidos en forma amplia, turismo, gas y petróleo, tierra, contratos de construcción, de servicios basicos, etc….

La explotación colonial puede ser también mucho más sutil a través de regulación, asegurándose un mercado de consumidores para sus productos y empresas y del colonialismo mental.

El colonialismo mental se refiere a la institucionalización o la imposición sistemática de un sentimiento de inferioridad en las poblaciones subyugadas, lo que implica la aceptación por el colonizado de las doctrinas y valores del colonizador como intrínsecamente superiores o de mayor valor.

Dejo al lector que saque sus propias conclusiones con respecto a la abolición de los puertos francos, a la pretensión de Repsol de explotar el petróleo canario, de las leyes sobre energías renovables que nos han impuesto y cuyas consecuencias se comentan en este otro artículo, sobre Emalsa participada por un consorcio francés-español que no solo nos ha estado envenenando a base de niveles de boro más altos de lo permitido, lo que en cualquier otro país le hubiese costado una multa muy importante, sino que ahora en lugar de asumir sus responsabilidades quiere subir el precio del agua tratando de justificarlo en las in versiones que ha hecho para resolver un problema que es su responsabilidad.

Dejo al lector que saque sus propias conclusiones con respecto a situación de los hipermercados en Canarias y al precio de la cesta de la compra. Dejo al lector sacar sus propias conclusiones sobre los importadores, que ven a canarias como un Mercado para vender sus productos, ganándose unos euros sirviendo a intereses foráneos, y en el caso del sector del automóvil, retrasando un transporte público eficaz, eficiente y ecológico con trenes y tranvías, en favor de llenar las islas de carreteras que hacen el agosto de importadores de cemento y constructoras foráneas.

Dejo al lector sacar sus propias conclusiones sobre el papel que juega Coalición Canaria, el PP y el PSOE en el sistema corrupto, de clientelismo político e incluso de cleptocracia, Dejo que el lector saque sus propias conclusiones sobre, a los casos Tebeto, Mogan, Arona, Tindaya, concursos eólicos, Gonzales Arroyo en Fuerteventura robando tierras y casas a viejos, emigrantes y todo aquel que no registro su propiedad en el registro mercantil en su día, etc, etc, etc….

Dejo que el lector saque sus propias conclusiones sobre el binomio construcción-turismo, obras públicas concedidas siempre a grandes constructoras peninsulares y que los canarios vamos de subcontratados en nuestra propia tierra. En ese binomio construcción-turismo cuantas empresas constructoras gallegas y peninsulares hay. De las constructoras “canarias” cuantas en realidad son propiedad de peninsulares.

Dejo que el lector saque sus propias conclusiones sobre esos hoteles construidos por constructoras foraneas, con mano de obra foráneas, de capital foráneo y de gestión foranea, con recalificación de terrenos que enriquecen a los políticos y con la consecuencia de que han destrozado nuestra tierra y nuestro litoral. ¿Cual es el verdadero beneficio que nos ha reportado a los Canarios? Costas destrozadas, incremento de oferta alojativa que ha contribuido a bajar los precios y reducir la calidad del turismo, sobrepoblación, crecimiento desequilibrado, problemas medioambientales, etc…

Dejo que el lector saque sus propias consecuencias de si la moratoria turística, la imposición de las leyes sobre energías renovables en Canarias constituye un secuestro del Estado en el que grandes grupos de interés manipulan e introducen cambios legislativos para disminuir la competencia y favoreces intereses privados.
Dejo que el lector mire a su alrededor y vea cuantos directores de hoteles y empresas turísticas son canarios y cuantos peninsulares o extranjeros, cuantos funcionarios son canarios y cuantos peninsulares, cuantos hoteles son propiedad de extranjeros y peninsulares.

Dejo que el lector saque sus propias conclusiones sobre el pelito insular que no es mas que la pelea y la canalización de subvenciones y obra pública para ser ejecutada por grandes constructoras españolas y subcontratada a las constructoras locales que ni siquiera canarias.

Dejo que el lectro saque sus propias conclusiones de los prestamos a promotores otrogados por las cajas, prestamos sin garantias para comprar ¿binter?, prestamos sin garantias para los amigos del gobierno y del regimen.

Dejo que el lector saque sus propias conclusiones sobre si Canarias es una democracia real y una sociedad abierta o una democracia falsa, un sistema de clientelismo político, una cleptocracia o una colonia. El lector lo tiene fácil, solo tiene que leer las definiciones y hallara las respuestas.

¿Como llamaría el lector a un régimen que mira a un país como fuente de materias primas y a sus habitantes como consumidores cautivos de sus productos? ¿Como llamaría a un régimen que explota las riquezas naturales de un país como pueden ser la pesca, el gas, el petróleo, el sol, las fuentes de energía renovables y su posición logística para favorecer los intereses peninsulares de compañías como Repsol, Endesa, Técnicas Reunidas, Acciona, Gamesa, los grandes bancos, las grandes constructoras e ingenierías, o las flotas pesqueras gallega o andaluza cuyos barcos se llevan directamente las capturas a la industria conservera del norte de España?

¿Como llamaría a un régimen que mantiene a un mercado cautivo a través de la imposición de una legislación, unos procedimientos administrativos y un regimen economico fiscal que hacen que las compañías canarias estén en desventaja siempre, no se puedan internacionalizar o que no puedan acceder a la actividad por falta de autorización administrativa?

¿Te has preguntado porque las obras de construcción se adjudican siempre a las mismas constructoras peninsulares, y los Canarios en nuestra propia tierra tenemos que ir de subcontratistas? ¿Te has preguntado porque nos vemos forzados a ir vendiendo nuestra tierra pedacito a pedacito y por cuatro duros con el plácet de los políticos locales? ¿Cómo llamaria a un régimen que utiliza continuamente el agravio comparativo, la división, la corrupción y el miedo a Marruecos como medio de mantener el status quo?¿Te has preguntado porque los sueldos en Canarias son mucho mas bajos que en la península por el mismo trabajo?

¿Se ha preguntado el lector porque en nuestra propia tierra se favorecen los intereses ajenos sobre los propios y se trata a nuestra gente como mano de obra barata para los intereses foráneos? ¿No llamaría el lector colonialismo a este régimen que nos han impuesto?