Cuanto más viejo más pellejo


Dicen que cuanto más viejo más pellejo..... Antes avisaba, insistía, discutía, trataba de impedir y ahorrarles errores a los demás. Ahora digo las cosas una o dos veces y dejo que se peguen la ostia. A veces, simplemente, guardo un silencio manifiesto...

Alguno me ha llamado soberbio, altivo, arrogante y cosas por el estilo. Pero el verdadero iracundo no es aquel que demuestra su ira sino aquel que va de buena persona y no la demuestra pero le corroe por dentro. El verdadero orgulloso no es un burdo arrogante sino aquel que va cubriendo dadivosamente las necesidades ajenas movido por el ansia de ser reconocido, de ser querido, de recibir lo que con tanta generosidad ofrecen sin que nadie se lo pida; soy especial, ¿no reconoces la belleza de mi alma?. De igual forma el verdadero soberbio no es aquel que demuestra su saber para ayudar a los demás sino el ignorante que mezclando ignorancia y arrogancia aplaude lo inferior y desprecia lo superior, o el necio que se resiente ante la corrección o la sugerencia. 

Y es que ya me lo dijo una vez un viejo pastor una vez hace muchos años; si usted puede ayudar a un "cristiano" ayúdelo, pero si ve que no puede ayudarlo o que no se deja ayudar, déjelo que siga su camino...
-
Y es que el pueblo canario es muy difícil de ayudar. Su baja autoestima le hace reaccionar con furia y desconfianza ante la corrección o la sugerencia... ya lo advertía aquel adagio oriental; corrige a un sabio y lo harás más sabio, corrige a un necio y lo harás tu enemigo.

Las cifras son de escándalo... la población nativa en paro mientras los extranjeros no paran de venir, la mitad de la población canaria en riesgo de exclusión social. Las diferencias sociales cada vez más acuciantes, la depredación del territorio y la cultura cada vez más sangrantes. 

Ante esto el canario sigue impasible, incapaz de reaccionar o de entender su entorno, incapaz de entender las verdaderas causas de lo que ocurre y sus consecuencias. Y no hablo solo del canario de a pie, hablo también de los supuestos "revolucionarios" y gran parte de los "independentistas" y "soberanistas".

Unos porque el entorno les puede y se ven incapaces de cambiarlo, otros porque en lugar de resultados están construyéndose un ego, una identidad - muchas veces en su fase egocentrica - y otros porque su nivel de ansiedad les hace desconectarse de la realidad y habitar en un universo "para-lelo".

Pero la cuestión es que podrás negar y olvidar la realidad, al menos durante un tiempo, pero la realidad no se va a olvidar a ti. La realidad económica, política y social es la que es aunque muchos se empeñen en negarla. 

Y es que hay creencias profundamente arraigadas, paradigmas profundamente enraizados, muchas veces fruto de una filosofía o una espiritualidad low cost introducida a través del sistema educativo, los medios de comunicación y las redes sociales. Sí, las redes sociales, porque cuando uno repite como verdades absolutas lo que le han inculcado actúa de altavoz y propagador de esa filosofía y/o espiritualidad low cost. 

Los falsos adagios tomados como verdades son múltiples, desde el "somos Europa" al "Marruecos te invadirá" pasando por el "de que iremos a vivir" o que el REF compensa "los costes de la insularidad" o el "glorioso" argumentario abstencionista.

Y es que en un época postmoderna en donde se ha resaltado la importancia del corazón, la razón y el espíritu crítico necesario para desenvolverte y actuar en este plano brilla por su ausencia. El corazón está muy bien para trascender el ego, pero para desarrollar un ego sano y poder trascenderlo es necesario limpiar la cabeza (y el corazón) primero.

Porque no nos engañemos, creencias pensamientos y emociones están intrínsecamente relacionados, es un baile a tres.... nuestras creencias determinan lo que pensamos y lo que pensamos influye en lo que sentimos.... y lo que pensamos y sentimos y creemos determinan como actuamos o dejamos de actuar.

Lo que ocurre es que existe una cosa que los psicólogos y estudiosos del comportamiento humano denominan "disonancia cognitiva". Esta disonancia cognitiva ocurre cuando alguien sostiene una creencia fundamentalmente arraigada y se le presentan pruebas que van en contra de esa idea; la nueva evidencia no podrá ser aceptada y se crea una sensación incómoda. Esa sensación incómoda es la disonancia cognitiva, es decir una disonancia entre la realidad y las creencias. Pero debido a que es tan importante para el ego del individuo proteger esas creencias fundamentales, automáticamente se ignorará e incluso se negará con todo tipo de excusas todo aquello que no encaje con su ideología.

Entonces lo que ocurre es que la disonancia entre creencia y realidad eleva el nivel de ansiedad, el miedo y la inseguridad causado por la incertidumbre y uno se refugia en el mito o en las antiguas creencias desconectándose de la realidad, o lo que es lo mismo en procesos neuróticos y psicóticos ... Y entonces como no podemos contraargumentar con argumentos racionales caemos en los juicios de valor, la falacia ad hominem o el insulto y la descalificación del contrario.


La postmodernidad parece haber olvidado todo esto y ha dado preeminencia a los sentimientos,.... y se ha perdido el equilibrio y así nos va. Y si bien bajar el corazón es necesario para reencontrar al Ser y trascender nuestro ego, arreglar la cabeza es necesario para entender y actuar en este mundo y resolver el desastre y la injusticia que estamos creando. 

En realidad la trascendencia espiritual por si sola no garantiza que este mundo sea mejor,.. fíjate en el desastre de paises tan espirituales como la India o en el de la China taoista. ¿Acaso no había niños durmiendo en la calle a pesar de toda esa sublime espiritualidad oriental? Para arreglar este mundo hace falta construir primero egos sanos, porque no se puede empezar la casa por el tejado. 

Y es que la postmodernidad y su espiritualidad en lugar de reducir los egos, los ha aumentado. En lugar de generar egos sanos ha creado narcicistas autoindulgentes. Entre cabeza y corazón ha de existir un equilibrio, entra trascendencia espiritual e inmanencia también debe haber un equilibrio....

Porque no se trata solo de trascender este mundo se trata de entender que este mundo es la manifestación perfecta del espíritu,... una perfección que reside en el perfecto equilibrio y manifestación de las leyes cósmicas que gobiernan nuestro universo y no en que una sociedad sea perfecta o no,...eso es nuestra responsabilidad y no la del Creador. El Creador que no toma partido sino simplemente conserva el equilibrio a través de diversos mecanismos como el de causa y efecto... y así como es adentro es afuera....

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto