El fracaso del buenismo


Sin lugar a dudas cuando los historiadores repasen el final del siglo XX y principios del XXI y analicen la postmodernidad con su deconstructivismo, su relativismo, su pluralismo igualitario y progresista pero profundamente infectado de narcicismo irredento e irrendentor sintetizado en la frase "a mi nadie me dice lo que tengo que hacer" concluirán que es uno de los sistemas mas caros y dañinos que ha soportado la humanidad.

Esta postmodernidad, con todo su buen rollito, con todas sus flores hippies, nacido de aquellos generaciones que bailaban yeye en los 60 y flipaban con Jimmy Hendrix, los Beattles y los Stones en los 70 protestando contra la guerra del Vietnam, en guerra no solo con los niveles de conciencia que están por debajo de ellos sino también con los que están por encima, no solo han sido incapaces de solucionar ningún problema sino que lo han ampliado. 

La postmodernidad ha creado un desastre económico y social, en países como Holanda o los países nórdicos, en los que funcionó más o menos durante un tiempo, han tenido que abandonar el multiculturalismo. Pero en aquellos países donde el nivel de conciencia media todavía está muy por debajo, por ejemplo España o Venezuela, las consecuencias han sido devastadoras. ... y es que cuando la postmodernidad la mezclas con autoindulgencia y egocentrismo es una bomba.

Quizás me digas que en España no hay gobernado todavía la postmodernidad de Podemos con su buen rollito, pero yo te diré que los valores postmodernos hace mucho tiempo que se inculcan en los medios de comunicación, en la escuela y en las universidades. La postverdad, el relativismo, el igualitarismo,la inquisición de lo políticamente correcto, etc... son las hijas de la postmodernidad, una visión que ha mitificado lo emocional y despreciado lo racional en lugar de integrarlo y trascenderlo. 

La postmodernidad no solo ha producido un enorme desastre económico y cultural, también social. Las libertades están hoy más amenazadas que nunca y los grados de desigualdad son mayores que nunca, especialmente entre el poder del estado y los ciudadanos y entre la riqueza de la élite oligarquica que controla ese estado y la empobrecida clase media. La postmodernidad ha tratado de hacer una revolución destruyendo todo lo que había antes, especialmente los avances de la modernidad como las libertades de la democracia liberal, el progreso del capitalismo o las estructuras jerárquicas necesarias para el control de los comportamientos egocéntricos de aquellos menos desarrollados.

Los postmodernos han sido unos auténticos simplones, el tonto útil, lo que Nassim Taleb denomina el "intelectual idiota". El simplón generalmente saca correctamente la lógica de primer orden, lo inmediato, lo superficial, lo evidente, ... pero no los efectos de segundo orden (o superiores), lo que lo hace un ser totalmente manipulable y totalmente incompetente en dominios complejos como son la mayoría de los campos de las sociedades actuales.... pero como la postmodernidad le ha dicho que todas las opiniones son validas y valen lo mismo.... pues el/ella tranquilo/a con la certeza del ignorante/a.

El mejor ejemplo de ello lo tenemos en las políticas de inmigración. El multiculturalismo es una ideología en donde diversos grupos raciales, étnicos y religiosos se mezclan dentro de una cultura. Evidentemente eso tiene su aspecto positivo en la capacidad intelectual que emerge de esa realidad social: la capacidad de apreciar las diferencias, comprender cómo las diversas culturas construyen la realidad, enriquecerse con diferentes puntos de vista y tradiciones, y formar una identidad  que va más allá de la propia familia y cultura de origen. 

Pero el multiculturalismo también promueve la noción de que la inmigración es un derecho humano, y que el derecho a emigrar conduce a más derechos y más prestaciones en una especie de todo incluido. Los postmodernos, en su simplonería defienden los derechos de los inmigrantes a emigrar a los países ricos en lugar de preocuparse en permitir el desarrollo de sus países para que no tengan que emigrar. Tratan el síntoma en lugar de la enfermedad.

Atacan el libre comercio cuando es precisamente el libre comercio lo que puede desarrollar a esos países, y en especial el libre comercio de productos agrícolas. Háblate con cualquier africano y su mayor deseo sería poder exportar libremente a Europa. Háblate con cualquier empleada de las fabricas textiles de los países en vías de desarrollo y evidentemente se quejará de las duras condiciones laborales que soportan para que tu puedas comprar tu ropa en tiendas de descuento y cambiarla al mes siguiente a un módico precio. Pero sobre todo, aparte de las quejas, lo que le gustaría a esa empleada es que ampliaran la fábrica para que pudiera trabajar en ella también su hermana y su sobrina.

El progre postmoderno patologiza a los demás por hacer cosas que no comprende sin darse cuenta de que es su comprensión la que puede ser limitada. Én su profundo narcicismo, piensa que las personas deberían actuar de acuerdo con sus mejores intereses y que él conoce su interés

Pero es que la inmigración a quien beneficia es precisamente al capital. Durante la peste negra se produjo una gran mortandad en Europa, y a consecuencia el valor del trabajo y los salarios empezaron a subir. Para proteger los intereses de los grandes señores feudales el Estado introdujo limites de precios y fomentó otras medidas. Además se intensificó el trafico de esclavos. No es casualidad que la captura de esclavos en Canarias se intensificara a partir de la segunda mitad del siglo XIV y durante todo el siglo XV. La peste negra había convertido la captura de esclavos en un gran negocio.

Pues bien, para evitar el incremento de los salarios en Europa, nada mejor que incrementar la oferta de mano de obra disponible a través de la inmigración. .....  no te podemos decir vamos a traer inmigrantes para que tus salarios no aumenten y reducir tus derechos e influencia política.... así que te lo vendieron a través del humanismo progresista postmoderno y la sensiblería simplona emocional.

Esta claro que las élites están unificadas en su interés común de mantener su posición y maximizar la explotación de los demás y que nunca ceden a sus intereses voluntariamente sino a través del conflicto. Cuando sus intereses están en peligro simplemente cambian las reglas de juego a su favor como han hecho con los rescates bancarios, o con la politización de la justicia.

Pero el problema es que el concepto de lucha de clases, que es un concepto liberal en su origen como el propio Carlos Marx reconoció, ha sido secuestrado por el comunismo y el liberal se olvidó que su origen está en la lucha de clases... no en vano los liberales han sido los únicos que le han cortado la cabeza a los reyes y creado un sistema mas equitativo de riqueza y oportunidades.... pero esto parece que lo han olvidado.

Permitir que los países de los emigrantes se desarrollen va en contra de los intereses de la élite, permitir la inmigración los favoreces. Permitir el librecomercio va en contra de los intereses de la élite, conseguir el privilegio de comerciar libremente a través de licencias, concesiones administrativas, etc.. mientras los demás no lo pueden hacer los favorece. Tan sencillo como eso.

El buenismo progre postmoderno al final lo único que ha hecho es seguirle el juego a la oligarquía, como el tonto útil, el simplón, el imbécil, el intelectual idiota.... y el retroceso de las libertades y el bienestar es consecuencia directa de esa forma de pensar ... porque la inmigración tiene otro problema, y es que si la inmigracion des de gentes y países que tienen un menor nivel de conciencia y desarrollo lo que va a hacer es reducir el nivel de conciencia de la sociedad... algo que a la élite le vuelve a venir muy bien.....

Los que creen que son la solución todavía no se han dado cuenta de que son el problema

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto