Las seis lecciones del referéndum de Puerto Rico para Canarias

Los resultados del plebiscito para la descolonización inmediata de Puerto Rico 2017 deberían hacer reflexionar a más de un independentista canario sobre si su estrategia es la correcta. En un plebiscito en el que se ofrecían tres opciones; mantener el estatus actual, optar por la Independencia u optar por su anexión a la unión, Puerto Rico votó contundentemente, casi unánimamente, por su anexión como Estado 51 de la Unión. 


Si bien es cierto que la participación fue de tan solo el 22% del electorado, un 97% de los votantes eligió la opción de que la isla se convierta en el estado 51, un 1,5% votó por la independencia y un 1,3% votó por mantener el estatus actual.

No voy a entrar a valorar la situación actual de Puerto Rico con una población similar a la de Canarias (unos 2 millones y pico de habitantes), tampoco voy a entrar a analizar los detalles de la campaña ni de la consulta, ni que la consulta se haya hecho en un momento en el que Puerto Rico está en quiebra financiera de facto. Tan solo voy a sacar seis conclusiones extrapolables a Canarias que es lo que me interesa.

1- El mundo está lleno de gente que quiere recoger los frutos de árboles que nunca sembraron; No basta con ser declarado Territorio No Autónomo (TNA) por la ONU y tener derecho a un Referendum de Autodeterminación o descolonización, hay que ganarse los corazones y las mentes de la población. Muchos independentistas canarios creen que esto es como un juicio en donde lo importante es tener razón y que va a venir la ONU en helicóptero a regalarles la libertad. Hay que convencer, hay que trabajar, hay que conquistar corazones y mentes, hay que crear conciencia, hay que sembrar. El péndulo no va a oscilar hacia el otro lado a menos que estemos dispuestos a empujarlo nosotros mismos. Nadie va a venir a salvarnos, nos toca a nosotros el hacerlo y eso significa convencer, trabajar, organizarse y formarse ... y eso nos lleva al siguiente punto.

2- Antes de empezar a andar ya quieren volar; Organizarte lleva su tiempo y su estructura, eso es lo que la gente no entiende, hay que formar, educar, crear una ética y una disciplina, desarrollar una estrategia, pero aquí seguimos con ingenuidades. Hace falta humildad y no la hay, por eso no se aprende de los errores, por eso no se avanza. Con lo que hay caminado hasta ahora no vamos a ninguna parte. No se entienden cuestiones básicas. Lo primero es formación y organización, pero como aquí el más tonto hace relojes, creen que saben y no son conscientes de su ignorancia. Nuestro conocimiento es como una isla en un mar de ignorancia, a medida que la isla de nuestro conocimiento crece, también lo hace la costa de nuestra ignorancia. Pero aquí, como dice un amigo; "son todos unos enterados" que confunden la pintura con el cemento, la carrocería con el motor, pero su falta de autoestima y su falta de humildad no les permite reconocerlo. Antes de intentar volar hay que aprender a andar.

3- El gato tiene que cazar ratones; Hay que organizarse correctamente, porque la estructura correcta no garantiza ni el éxito ni el resultado pero la estructura equivocada garantiza el fracaso. Pero aquí, una vez más, seguimos confundiendo la pintura con el cemento. Si quieres que una estructura organizativa sobreviva a largo plazo y que siempre pueda ser reconducida necesitas una estructura interna correcta. Lo contrario es trabajar para el enemigo porque tarde o temprano te van a capturar la cabeza. El secreto está en saber lidiar con esa contingencia. Luego necesitas formación y disciplina. Luego una estrategia solida a largo plazo... y luego ya deberías estar lo suficientemente organizado como para buscar y conseguir financiación. el problema es que la gente quiere empezar la casa por el tejado en lugar de por los cimientos. Quieren conseguir financiación sin haberse organizado previamente.

4- La abstención no sirve de nada. Para conseguir objetivos políticos hay que movilizar a la gente, no desmovilizarla. La abstención para lo único que sirve es para tratar de disimular la incompetencia y el fracaso. La postura abstencionista lo único que demuestra es una ignorancia supina en ciencias políticas y ratifica la incapacidad política del que la defiende. Es necesario una estrategia correcta, y la estrategia debe ser diseñada por aquellas personas que reúnen los conocimientos necesarios para hacerlo y luego consensuada en Asamblea, y nunca al revés. 

Algunos pretenden una confluencia con la "nueva política" (lease Podemos) pero sin tener ni idea de que va el asunto. Además se creen que ser de izquierdas es solo ir de "manifa" como quien va de procesiones, o compartir cadenitas en Facebook, pero no han pisado un sindicato en su vida. Eso si, creen que desde aquí van a empezar a hacer la revolución mundial lo cual lo único que demuestran es el narcicismo y la psicosis que padecen. Otros van por libre porque "a mi nadie me dice lo que tengo que hacer",.. lo cual es una vez más el culmen del narcicismo y otros creen que ser revolucionario es una cuestión solo de izquierda como si no hubiesen sido los liberales los que le cortaron la cabeza a los reyes.

Errores de estrategia todos, desde el ver el conflicto como una dicotomía izquierda-derecha en lugar de una cuestión nacional como en Catalunya, a tratar de tomar el poder para cambiar la sociedad de arriba a abajo sin entender que la única forma de cambiar la sociedad, al menos en la dirección correcta, es de abajo hacia arriba.

Evidentemente no creo que vayamos a aprender nada, porque nos creemos el centro del universo y un caso especial cuando de especial solo tenemos la cerrazón, la ignorancia y la incapacidad de aprender. Porque la ignorancia no es la falta de conocimientos sino el negarse a adquirirlos. La ignorancia es la incapacidad para aprender de los otros y de nuestros errores.

5- Hay que conquistar los corazones y las mentes. De nada sirve un referendum de descolonización si la gente no está convencida o si no va a votar. Por eso es necesario un trabajo previo de organización, educación, formación y comunicación. Con posturas extremistas que traten de construir repúblicas bolivarianas, paraísos cubanos o la tierra prometida amazigh no lo vas a conseguir. El problema es que se ha generado una identidad de lo que es ser independentista que no tiene nada que ver con la realidad o con lo que debería ser. Además al identificar independencia con socialismo, se causa un rechazo automático en una gran parte de la población, por no decir en la gran mayoría. Ni la propuesta política conquista las mentes, ni las actitudes negativas conquistan los corazones.

6- Hay que tener un proyecto país. Gritar descolonización e independencia no sirve de nada ni convence a nadie si no tienes una propuesta de proyecto país seria y sensata que pueda ser suscrita y respaldada por una amplia mayoría de la población. Hacer eso no es fácil, se necesita madurez, capacidad de dialogo, capacidad de análisis, capacidad de compromiso. Declarar la independencia se puede hacer en 24 horas, pero construir un país lleva mucho más tiempo y hay que empezar desde ya, construyendo instituciones.

La conclusión sería que la gente busca atajos y no hay atajos y cada día que pasa es un tiempo perdido. En todo grupo político hay dos tipos de personas, los puristas extremistas dogmáticos que no tienen intención de hacer nada sino tan solo reafirmar o construir su "yo", y los posibilistas, que en función de la situación y la coyuntura se plantean que es lo posible. En Canarias sobran de los primeros y faltan de los segundos,... y lo que es peor, gran parte de la gente exige la "unidad" con los extremistas dogmáticos con lo que lo único que hacen es ponerle palos a las ruedas e impedir el avance del resto.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto