El Ministerio de la Felicidad (I)

¡Oh qué maravilla!
¡Cuántas criaturas bellas hay aquí!
¡Cuán bella es la humanidad!
Oh mundo feliz,
en el que vive gente así.

William Shakespeare


Hace unos días se produjo la toma de posesión Miguel Angel Rodriguez, el nuevo consejero podemita en el Cabildo de Gran Canaria. Antes que nada quiero aclarar que no conozco a Miguel Angel Rodriguez pero me ha caído simpático después de que pactara con Antonio Morales y se incorporara al grupo de gobierno como Consejería de Medioambiente y Emergencias, dejando en la estacada a los apparatchiks stalinistas con alma de medianeros, encabezados por Sagaceta y Mery Pita, que controlan el aparato de Podemos en Canarias .

Una vez aclarado esto, si que me gustaría comentar las declaraciones de Rodriguez a los medios de comunicación en su toma de posesión cuando manifestó que “a mí me gustaría crear una Consejería nueva, la de la felicidad, porque yo creo que todos venimos a este mundo a ser felices y no nos tenemos que olvidar de eso”. “Desde las administraciones públicas necesitamos velar por la felicidad de la gente”, añadió.


Cuando leí la noticia lo primero que me vino a la mente fue el Viceministerio de la Suprema Felicidad Social del Pueblo del Gobierno Bolivariano de Venezuela y la novela "1984" de George Orwell que describe una sociedad futurista  con sus Ministerios donde se manipula la información y se practica la vigilancia masiva y la represión política y social;
  • El Ministerio del Amor que se ocupa de administrar los castigos, la tortura y de reeducar a los miembros del Partido inculcando un amor férreo por el Gran Hermano y las ideologías del Partido.
  • El Ministerio de la Paz que se encarga de asuntos relacionados con la guerra y se esfuerza para lograr que la contienda sea permanente. Si hay guerra con otros países, el país está en paz consigo mismo. (Hay menos revueltas sociales cuando el odio y el miedo se pueden enfocar hacia fuera, como señala la psicología social).
  • El Ministerio de la Abundancia encargado de la economía planificada y de conseguir que la gente viva siempre al borde de la subsistencia mediante un duro racionamiento.
  • El Ministerio de la Verdad que se dedica a manipular o destruir los documentos históricos de todo tipo (incluyendo fotografías, libros y periódicos), para conseguir que las evidencias del pasado coincidan con la versión oficial de la historia, mantenida por el Estado.

Pero también me vinieron otras cosas a la mente, por ejemplo la novela "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, Utopia de Tomas Moro, la película de acción de los años 90 Demolition man, el Ministro de la Felicidad en los Emiratos Arabes Unidos o el indice de felicidad del gobierno de Korea del Norte que curiosamente demuestran, todos ellos, lo "felices" que son los súbditos bajo regímenes totalitarios... y el que no es feliz lo mandamos al Gulaj y se acabó el problema.

Pero para ilustrar eso de que "“desde las administraciones públicas necesitamos velar por la felicidad de la gente” escojamos solo uno de ellos a modo de ilustración, la novela "Un mundo feliz" de Aldous Huxley en el que se describe un mundo futurista utópico en el que la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Para asegurar una felicidad continua y universal, la sociedad es manipulada, la libertad de elección y expresión se deben reducir, y se ha de inhibir el ejercicio intelectual y la expresión emocional. Los ciudadanos son felices pero esta felicidad es artificial y «sin alma».

La ironía es que esa "felicidad" y esa "sociedad ideal" en la novela se han alcanzado eliminando muchas cosas como la diversidad cultural, el arte, el avance de la ciencia, la literatura, la religión, la poesía, la filosofía, la familia y sobre todo el librepensamiento y la libertad.


Es una sociedad controlada por el placer, mediante la liberación sexual y el consumismo. Consumir te hace feliz. Los individuos son acostumbrados a no reprimir jamás sus impulsos consumistas y a conseguir todo lo que quieran para que, al serles concedido todo lo que quieren, no pidan más. De esta manera se les puede esclavizar sin que ellos sean conscientes de ello. Por ejemplo, en el sensorama se da rienda suelta a sus sentidos, cosa que produce placer y así ellos no se quejan de nada. ... y yo me pregunto, ¿no es así como estamos educando actualmente a nuestros hijos?

La liberación sexual a través de orgías también cumple un papel en esa sociedad feliz, que desvincula totalmente sexo y amor, o dicho de otra forma elimina el carácter tántrico y sagrado del sexo. Cuando un hombre quiere acostarse con una mujer, dice públicamente algo así como "Oye, tú, hagamos el amor esta noche", a lo que ella responde: "De acuerdo". Básicamente funciona así. Los niños pequeños juegan entre sí a juegos eróticos y las orgías son eventos quincenales obligatorios.

Controlar las emociones sentidas por los miembros de la comunidad con el fin de mantenerlos contentos es un factor necesario para no poner en peligro la estabilidad del sistema. Hasta el contenido del cine está manipulado y creado por ingenieros emocionales, para que no despierte emociones, que puedan alterar el orden social.

También hay que controlar los pensamientos mediante el condicionamiento y el uso de eslóganes populistas que nada tiene que ver con el espíritu crítico: “Todo el mundo pertenece a todo el mundo”; "Ningún ser humano puede tener ideas propias", “Todo el mundo trabaja para todo el mundo”, "un gramo a tiempo te pone contento", "Tu trabajo beneficia en los demás, a la vez que tu te beneficias del suyo", "Fui y seré me ponen triste ...; tomo un gramo (de soma) y sólo soy", “Un gramo de soma cura diez pensamientos tristes”, "La gente es feliz; tiene cuanto desea, y no desea nunca lo que no puede tener ".

La Inquisición actual de lo políticamente correcto y de las formas de la posmodernidad actual, a diferencia de la Inquisición medieval no tortura físicamente, ni te encierra en una mazmorra por años, en cambio usa un método mucho más sutil; el rechazo y la exclusión social. Para el postmoderno las formas es lo que determina si eres sensible o no y por tanto se queda en la superficialidad de las formas y elimina toda profundidad. Aunque las formas hallan cambiado el objetivo de la "Inquisición" es el mismo, perseguir el librepensamiento que cuestiona el dogma y el orden social.

El condicionamiento a través de creencias culturales como la realizada a través de los esloganes simplones de la novela - es decir de estados o suposiciones que el individuo supone verdaderas, originan en explicaciones culturales recibidas para la interpretación y comprensión de ciertos fenómenos, que suponen una certeza para el individuo pero que se ha olvidado de verificar si es verdadera o no - constituye una forma potente de condicionar la percepción de la realidad para hacer aceptable lo no aceptable. 

En Canarias por ejemplo nos han metido en la cabeza a través de la propaganda que dependemos de la caridad del resto del Estado, que el Régimen Económico y Fiscal es para protegernos (cuando en realidad es para extraer rentas), que Marruecos nos invadiría y mil cosas más que muchos toman como verdad cuando en realidad no han VERIFICADO la verdad de dichas suposiciones.

En la novela la felicidad está conducida químicamente mediante la administración de "soma", una droga que todo el mundo toma cuando está deprimido. Cuando una persona no se encuentra anímicamente bien, toma soma y enseguida recupera el ánimo perdido.  No hay lugar para sufrimiento ni las penas, el soma se ocupa de que no perdamos el tiempo preguntándonos el origen de nuestra depresión, mejor utilizar el tiempo en divertirnos. Se dice que un gramo de soma cura diez sentimientos melancólicos y la gente toma a menudo vacaciones de soma para encontrarse mejor anímicamente. El "soma" es suministrado por el Estado de la misma forma que nuestra Seguridad Social, a día de hoy, nos suministra ansiolíticos y antidepresivos, produciendo una  felicidad imbécil conducida químicamente.


La estabilidad social es lo más importante en el mundo feliz. Todos los medios de control de masas tienen el objetivo de lograrla, aunque para ello halla que sacrificar la libertad de los individuos incluso a ser únicos e irrepetibles. El lema de esa sociedad es Comunidad, Identidad y Estabilidad. Evidentemente la estabilidad significa negar el cambio y negar el cambio es negar la evolución. Por lo tanto es una sociedad que no evoluciona.

Pero la sociedad desarrollada en un "mundo feliz" está realmente basada en la "felicidad". ¿Que es la felicidad? Si miramos bien el ejemplo de la novela "un mundo feliz" vemos que en realidad no es una sociedad basada en la felicidad sino en la gula, es decir en la autoindulgencia.

La gula no sólo entraña hedonismo en un sentido sensual, sino en un más amplio sentido que incluye el no querer incomodarse y el placer particular de la no frustración —es decir la autoindulgencia. Es la búsqueda del placer, pero sobre todo la evitación del dolor. Es tratar de llenar con placeres el vació  y la angustia interior. Se trata de llenarlo con experiencias, sabores, sensaciones, amistades, viajes, sexo, etc... pero esa es la trampa, confundir felicidad con una evasión autoindulgente de la realidad.

La langosta es un crustaceo maríno con un cuerpo suave y pulposo que vive dentro de un caparazón rígido, un caparazón que no se expande. Entonces, ¿Como puede crecer la langosta?. A medida que la langosta crece el caparazón se convierte en una limitación. La langosta se siente bajo mucha presión e incomoda. Entonces se va debajo de unas rocas para protegerse de los peces y depredadores, y allí deja su caparazón y produce uno nuevo. Este nuevo caparazón con el tiempo también se vuelve muy incomodo y la langosta va de nuevo bajo las rocas y a repite el proceso.

El estímulo que permite a la langosta crecer es sentirse incómoda. Si las langostas tuvieran doctores o vivieran en el "mundo feliz"nunca crecerían, porque desde el momento en que se sintiera incomoda iría al médico y le recetaría un Valium, o una dosis de "soma" como en la novela. Y como con la medicación se evade y se siente bien, nunca se desprendería de su caparazón.

Así que creo que debemos darnos cuenta que la incomodidad y los tiempos de crisis, son también tiempos que representan oportunidades para crecer, tanto a nivel personal como colectivo. La búsqueda de la estabilidad es la negación de la evolución. Si utilizamos la adversidad adecuadamente podemos crecer a través de la adversidad. Esto significa enfrentarnos a nuestra incomodidad, a nuestro sufrimiento, y a sus causas.  Si no lo hacemos y preferimos evadirnos de la realidad, entonces estaremos tomando ese Valium que nos hace sentir bien pero que nos mantiene adormecidos.

En realidad el cambio es inevitable, lo que no evoluciona se degrada, nada permanece constante. Lo que si es opcional es la evolución y la extinción. Una sociedad "feliz" es una sociedad cómoda que no evoluciona. Por tanto debemos preguntarnos si hemos venido a este mundo "a ser felices" como afirma el nuevo consejero de Podemos, o hemos venido a este mundo a evolucionar, a crecer y a aprender ... de todo esto hablaremos en la segunda parte de este articulo.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto