Europa, España, Canarias



Ser europeo es estar alineado con una serie de valores humanistas y filosóficos. Por ejemplo con las raíces que podemos encontrar en la filosofía y la democracia griega, en los trabajos de Aristóteles o Platón. Un filosofía y unos valores que se han podido conservar gracias a los musulmanes - ya que los “europeos” de la edad media los habían perdido por completo- y una democracia, la griega clásica, que nada tiene que ver con el sistema de democracia representativa actual y mucho menos con la burocracia de la unión europea cuyos miembros no son ni siquiera elegidos ni se han presentado nunca a unas elecciones.

Ser europeo por tanto seria una serie de valores humanistas, una concepción del individuo frente al estado. Los derechos humanos, los derechos civiles, la tolerancia, etc… frente a la supuesta tiranía de los países barbaros.

Dejemos a un lado que esos valores grandilocuentes, en la práctica, se han traicionado una y otra vez. Dejemos a un lado la historia colonial en la que esos valores “universales” por lo visto eran aplicables solo a los europeos y no a los nativos en la larga historia colonial de los países europeos, obviemos todo eso. ¿Realmente crees que se respetan estos valores en un país como España? ¿Realmente crees que se respetan esos valores en Canarias?

Miremos simplemente a los índices de corrupción, de educación o a cualquier otro indicador socioeconómico. Miremos al sistema electoral canario. ¿Crees realmente que es “democrático” cuando un reciente estudio ha concluido tras estudiar unos 65 sistemas electorales de todo el mundo , que el sistema electoral canario es el peor de todos los estudiados por debajo de Tanzania?

Ser europeo quizás sea ser heredero del movimiento que empieza a surgir partir del renacimiento, se consolida después con la ilustración y el desarrollo científico y tecnológico, es decir, con la razón y el librepensamiento. 

Pero que ha significado España históricamente en ese proceso sino la antítesis de todo lo que se considera la esencia de ser europeo. ¿No fue acaso España quien encabezó la contrareforma para combatir con el dogmatismo de quien se cree en posesión de la verdad absoluta las reformas protestantes empezadas en Alemania con Lutero? 

¿No fue acaso España quien combatió a Inglaterra, la pérfida Albión, por atreverse a cuestionar a Roma y tener una concepción liberal del Estado y el individuo?

No fue España quien desde los Reyes Católicos en el siglo XIV hasta Fernando VII en el siglo XIX mantuvo la institución de la Inquisición precisamente para perseguir la razón y el librepensamiento con la política del terror y el dogmatismo. 

¿No fue España siempre defensora del Antiguo Régimen frente a afrancesados y similares? ¿No sigue siendo defensora de lo mismo hoy en día salvando los matices, o que si no es la corrupción, la desigualdad ante la ley, los aforamientos políticos, el amiguismo y los privilegios de una monarquía que está por encima de la Constitución y de la ley y a la que ni siquiera se le puede llamar a que comparezca como testigo en un juicio? ¿No fue España el último país “civilizado” en abolir la esclavitud a finales del siglo XIX cuando la mayor parte de los países lo habían hecho a principios de ese siglo? No fue el siglo XIX en España una sucesión de golpes de Estado y un sistema caciquil del pucherazo disfrazado de pseudodemocracia del sistema de la restauración borbónica de Cánovas del Castillo. 

El siglo XX no fue muy distinto, Primo de Rivera, la Guerra del RIF, el fascismo de Franco, una Transición que se ha visto actualmente que fue otra estafa y una democracia con las manos manchadas de cal viva, de intentos de asesinatos en Argel y los bolsillos llenos de corrupción. 

¿Qué ha aportado España al humanismo universal?¿Que ha aportado España a la ciencia, la tecnología y el desarrollo aparte de la invención del chupa-chups y alguna que otra anécdota o personaje que no es más que la excepción que confirma la regla?

Es curioso ver a un español considerándose europeo cuando España ha representado históricamente todo lo contrario a lo que se considera hoy en día ser Europeo. El ver a un canario presumiendo de español y europeo ya es surrealismo subtropical. 

Yo me he pasado la mitad de mi vida adulta en Europa, en la de verdad, en la que empieza al norte de los Pirineos. He vivido y trabajado en tres países europeos y me la conozco prácticamente entera, desde los países nórdicos a los países bajos y a la Europa del este.

Evidentemente entiendo a Europa y esos valores que teóricamente la representan. Es más, estoy de acuerdo con ellos aunque hayan sido traicionados hipócritamente una y mil veces en la práctica. Pero precisamente por ello no me puedo considerar español, aunque lo diga mi DNI, porque España representa histórica y filosóficamente todo lo contrario a lo que es ese ideal europeo.

Por otro lado no renuncio a mi herencia y a mi esencia norteafricana, y esa es otra de las razones por las que no me puedo considerar español. Porque esa herencia norteafricana, amazigh, guanche, en su verdadera esencia representa una cosmovisión y unos valores morales universales que están en conflicto con los valores mezquinos que ha representado y representa España. 

Si yo me identifico con valores europeos universales, ¿por qué tengo que hacerlo a través de un medianero como España que ha representado y representa lo contrario? Frente a las ideas de libertad religiosa, tolerancia y separación de Iglesia y Estado representadas en la Reforma Protestante, España encabezó la intolerancia de la Contrareforma y la concentración de poder. El individuo como súbdito y no como ciudadano. Frente a las libertades políticas del republicanismo europeo, España siempre se decantó por el absolutismo de reyes y generales. Frente a las libertades económicas y comerciales, frente a la innovación de la Revolución Gloriosa en Inglaterra, de la Revolución Americana, de la Revolución Francesa y de la Revolución Industrial , España siempre se posicionó por el monopolio, el oligopolio y la captura de rentas. Desde el comercio de flotas y la Casa de Contratación de Indias, pasando por el Arancel de 1812 y el franquismo y terminando en el oligopolio eléctrico, el impuesto al sol, la factura del agua y el amiguismo y nepotismo que hay detrás de la corrupción española. 

Pero es mentalidad no es cosa del pasado. El equivalente actual del comercio de flotas es el REF canario y el estatus ultraperiférico, es decir, de colonia turística y de mercado cautivo.

Por tanto si tendría que definir mi mestizaje y mi sentir, lo definiría como norteafricano y europeo pero nunca como español. La herencia europea en Canarias no es solo “española” sino también portuguesa, flamenca, irlandesa, genovesa, inglesa y actualmente alemana, holandesa o nórdica. Si tengo que elegir entre la Europa que representa España y la Europa que representa esa otra parte de nuestra herencia cultural elijo la segunda, no solo porque es mucho más universal sino porque sus valores están mucho más en consonancia con los míos.

No siento odio hacia España, como alguno erróneamente me ha atribuido, allá se las entiendan ellos y solucionen sus problemas que nosotros tenemos suficiente con lo nuestro, pero si que siento rechazo a lo que ideológicamente representa. Como diría Francisco Tarajano, … la bandera que me ofreces te puedes quedar con ella, no es que te la desprecie, es que no me nace quererla….


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto