martes, 31 de mayo de 2016

Champions League 2016: La copa de la desigualdad o la enfermedad del postmodernismo


Ayer se vivió, una vez más, la más ignominiosa situación de desigualdad que España, y Europa, puede sufrir, sin inmutarse. El partido de fútbol que vimos en Milán (Italia) nunca debió celebrarse. Sólo un esquema neoliberal de la inefable UEFA puede permitir que, una vez más, la desigualdad impere en nuestras sociedades. Este partido nunca debió celebrarse. 

Si el Real Madrid, presidido por un empresario explotador como todos sabemos, tiene ya ¡¡10 copas de Europa!!, lo justo e igualitario es que se le hubiera dado al Atlético de Madrid, equipo que representa al pueblo trabajador, la copa de la Champions League 2016, sin que, para ello, tuviera que correr el riesgo de no ganarla, como así fue, con el injusto resultado ya visto. En estas situaciones el esfuerzo, la lucha y el sacrificio son exigencias del capital para profundizar en la desigualdad. 

El Real Madrid representa ese 1% de la población que tiene el 90% de las Copas. Ni una vez más en que los de abajo se vean humillado por los de arriba. Propugno que las copas se repartan de manera inversamente proporcional al número que posean y que a las finales no se llegue por medio de competitivas campañas insolidarias de triunfos sino por cuotas representativas de la gente y así todos podemos sentirnos parte de la Champions League. 

Por una Europa solidaria, igualitaria y feliz.

El irónico texto de arriba es de mi amigo Rafael Mesa e ilustra perfectamente lo estúpido de aplicar los valores postmodernos basados en la igualdad, a todo el orden social. Aplicar un solo valor supremo, en este caso la igualdad, a toda la sociedad parece infantil.

Durante el periodo entre la primera y la segunda guerra mundial las democracias europeas sufrieron un fuerte desprestigio. Contra la democracia "burguesa", la extrema izquierda invocaba la democracia verdadera, la del Ideal con mayúsculas, el "poder del pueblo por el pueblo", la "soberanía popular", la democracia directa de la igualdad. 

Su ideal era la homonoïa griega (para los más cultos), la Revolución Francesa (para los más republicanos) y la Unión Soviética de Stalin y todo el poder para los soviets (para los más politizados).

La homonoïa es un concepto utilizado por los griegos para crear unidad política de la Grecia clásica. La veían como la ausencia de peleas entre facciones de una misma polis. Es el concepto de orden y unidad, de la concordia, la unanimidad, de ser una sola mente, de unir los corazones. 

Aunque la homonoïa como principio rector social suene bien, lo que puede llegar a significar en su aplicación real, cuando mal entendido, es la uniformidad. Todos tenemos que pensar y sentir lo mismo. Es la ausencia de libertad. Es la utopía, Es la tiranía. Es el totalitarismo. Es el fascismo. Es el Gulaj. Es Kim Yong-Un de Corea del Norte.

La felicidad del pueblo, la homonoïa como principio ... y los disidentes a los campos de concentración.

Por su parte la derecha de entreguerras no reaccionó mucho mejor. El ideal democrático es un "señuelo", decían. Abandonad ese proyecto democrático insensato. Su "principio" la libertad, combinada con jerarquía y poder natural... De la misma forma que el usar la igualdad como principio recto implica que todos tenemos que pensar y sentir lo mismo, usar la libertad de esa forma significa que el que tiene poder pueda hacer lo que le de la gana, pisoteando los derechos de los demás.

Su ideal era Enrique IV de Francia para los de mejor cuna y Hitler para los modernos, aunque en España la cosa iba más de vuelta al medievo de los Reyes Católicos y la Inquisición.

Para todos ellos, izquierdas y derechas, nostalgia del orden primitivo bautizado de Nuevo Orden, sin el lastre de esa democracia representativa atiborrada de traidores e inoportunos. En otras palabras, el absolutismo. La utopía, sea con vistas al mar o al patio, siempre tiene barrotes en las ventanas.

Libertad e igualdad pasaron a ser opuestos (en lugar de complementarios) por una sencilla razón; olvidaron que el valor sobre el que hay que cimentar una sociedad no es ni la libertad ni la igualdad sino, en todo caso, la justicia. La justicia se define como el principio moral o virtud que lleva a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece ...lo cual lleva implicita el concepto de igualdad de oportunidades, meritocracia y libertad responsable. Para que exista justicia en una sociedad debe existir igualdad ante la ley, libertad en lo personal y fraternidad en lo económico.

En cierta forma, hoy como ayer, la historia se repite en el mundo postmoderno surgido a partir de los sucesos de los años 60 con el mayo francés y los movimientos contra la guerra del Vietnam en Estados Unidos que culminan con la actual crisis institucional y democrática que estamos viviendo y cuyo reflejo cultural actual son los movimientos tipo Democracia Real Ya o el 15M.

La cultura postmoderna ha aportado muchos aspectos positivos a nivel global incluyendo el multiculturalismo, movimientos a favor de la diversidad, conciencia ecológica, y derechos civiles, contribuciones extraordinariamente positivas. Pero, cada ola de desarrollo social tiene su lado negativo o sombra. El lado positivo del postmodernismo es su esfuerzo por tratar todos los puntos de vista de forma justa, y no marginar o excluir ninguno de ellos. El lado negativo es un pluralismo de tierra chata que empieza diciendo que todas las perspectivas deben tratarse con justicia y acaba diciendo que todas las perspectivas deben tratarse igual. 

Esta viñeta no refleja mi opinión sobre la esencia del Islam. La pongo solamente a título ilustrativo

Este pluralismo de tierra chata borra toda profundidad, nada es más profundo, superior, más ancho, más íntegro, más compasivo, más afectuoso, más virtuoso o más amoroso. Si justicia es dar a cada uno lo que merece o le corresponde, evidentemente no hay mayor injusticia que la igualdad. 

Y es en este punto donde se pone de manifiesto la diferencia entre el sano concepto de homonoïa entre los antiguos griegos, y la perversión que ha hecho el postmodernismo del concepto. Esta diferencia queda patente en el juramento de Alejandro Magno en Opis que reproduzco a continuación.
Ahora que las guerras están llegando a su fin, deseo que prosperen en paz. Que todos los mortales a partir de ahora vivan como un solo pueblo en la concordia y para el progreso mutuo. Considera el mundo como tu país, con leyes comunes a todos y donde el mejor regirá independientemente de la tribu. No hago distinciones entre los hombres, como lo hacen los de mente estrecha, tanto entre los griegos como entre bárbaros. No estoy interesado en la descendencia de los ciudadanos o de sus orígenes raciales. Los clasifico utilizando un criterio: su virtud. Para mí cada extranjero virtuoso es un griego y todo griego no virtuoso peor que un bárbaro.
En la homonoïa griega habia meritocracia "y donde el mejor regirá independientemente de la tribu", y jerarquias "Los clasifico utilizando un criterio: su virtud". A pesar de todas sus aportaciones positiva, el postmodernismo ha sufrido una enfermedad que es uno de los principales males del mundo actual. La enfermedad del postmodernismo ha sido definida como el narcicismo incrustado en la generación que quiso salvar al mundo.

A falta de mejores razones defiende su "libertad individual" frente a lo que considera autoritario o jerárquico mediante una actitud típicamente impulsiva y narcisista, que se resume en ¡A mí nadie me dice lo que tengo que hacer!.


Esa actitud representa muy bien la contradicción inconsciente del postmodernismo mal metabolizado que dice: “Todas las verdades son relativas menos esta”. De alguna manera, pretenden hacer valer su punto de vista, igualitarista, pluralista, tolerante y mundicéntrico recurriendo al poder. Conquistemos el poder e impongamos nuestras ideas que son las únicas que pueden salvar el mundo. Es una estrategia que ya hemos visto en otros movimientos “liberadores” o “vanguardistas” a lo largo de la historia. 

Algo así como, todos los puntos de vista son igualmente respetables, no hay un punto de vista mejor que otro, por lo que no queda más remedio que ser fuerte y poderoso para que mi punto de vista destaque sobre los demás. En definitiva, sólo queda la guerra como única manera de dirimir las diferencias y establecer un orden. El cielo se conquista por asalto. Se convierte en dogmático. (¿dogmático yo?¿dogmático yo?)

Resulta irónico que un punto de vista tan sofisticado como el postmodernismo acabe recurriendo a impulsos tan poco profundos. 


En su narcicismo el postmoderno cree que es el culmén de la evolución humana, al igual que hizo anteriormente el liberal tras el fin de la guerra fria cuando proclamo poco más o menos "el fin de la historia" (el fin de los tiempos y el último hombre) e igual que lleva haciendo desde hace siglos el fascista/comunista/teocrático dogmático poseedor de la verdad absoluta y como protestes te pudrirás en el infierno por toda la eternidad, enemigo de la revolución y del pueblo que osas revelarte ante un orden superior y por tanto no mereces vivir y tu vida puede serte arrebatada porque Dios o el amado líder te odian de todas formas con lo que nada se pierde y ya estas condenado al infierno, al gulag o a la cámara de gas porque como disidente no mereces vivir...... 

Como el postmoderno se cree la cúspide de la evolución humana está en guerra no solo con los niveles de conciencia por debajo de él, sino también con los que están por encima como el nivel de conciencia "integral". En realidad hay tres niveles de conciencia identificados por encima del nivel postmoderno (nivel verde en el vídeo), lo único que todavía, esos niveles superiores, no han permeado lo suficiente en la cultura general. 


Son las mismas cualidades que lo elevaron por encima del “capitalismo”, las que han acabado por convertir al postmodernismo en el principal problema evolutivo actual. Aunque tiene entre sus cruciales aportaciones su énfasis en los derechos individuales, la protección del medio ambiente y la conciencia política de la marginación en todas sus formas, su exageración ha tenido consecuencias nefastas.

Por ejemplo se ha generado una "cultura de la queja" proclamando un aluvión de derechos egocéntricos y etnocéntricos disociándolos de sus correlativas responsabilidades. Además rechaza cualquier jerarquía y autoridad de manera que le resulta imposible tolerar la excelencia, las jerarquías de valor, las visiones de conjunto y todo lo que huela a separación y autonomía, es decir, interpreta la conciencia integral (más avanzada que el postmodernismo) como maligna y arrogante y, en consecuencia, reacciona con violencia.




El postmodernismo ha hecho una gran aportación a la humanidad en los aspectos colectivos, pero también ha condenado erróneamente a la impulsividad y la asertividad individual como si fueran restos a superar. Cuando para salir del ensimismamiento igualitarista postmoderno, la conciencia integral presenta un tono polémico, el “yo sensible” postmoderno, para el que las formas lo son todo (la forma es lo que determina si se es sensible o insensible) reacciona agresivamente. Para el “yo sensible” postmoderno cualquier manifestación de autoridad y jerarquía son formas de opresión, y por tanto sólo puede ver "egoismo" y "egocentrismo" al contemplar el nivel integral.

El “diálogo”, es la respuesta de la postmodernidad para solucionar todos los problemas, como si bastara con reunirnos y compartir de un modo respetuoso y sincero lo que nos ocurre para alcanzar la paz y la armonía. Lo importante no son los resultados sino las relaciones, por lo tanto hacer lo que se dice hacer, no hace. Cuando se reúnen es para discutir ... cuando se reúnen otra vez.

El postmodernismo apela al "consenso" en la toma de decisiones, es decir, a la ignorancia de la mayoría, entendiendo que todas las opiniones valen lo mismo independientemente del nivel de conocimiento o experiencia. 

El dialogo y el consenso se convierte en una forma “amable” de imponer valores postmodernos al resto de la sociedad. El resto lo hace la censura de la Inquisición de lo políticamente correcto y de las formas. El resultado es el estancamiento. Debido a sus miedos, impide que la acción sea eficaz y rápida, y que con ella pueda surgir de la vitalidad, coherencia, armonía y flexibilidad de la serena y compasiva sabiduría del nivel de conciencia integral, que es el próximo nivel evolutivo cultural.


Resumiendo, no debemos aspirar ni a una sociedad basada únicamente en la libertad ni a una sociedad basada únicamente en la igualdad. Ambas son necesarias, cada una aplicada al ámbito que le corresponde, y todas sirviendo el bien más elevado de la justicia y la evolución humana que se puede empezar a intuir cuando superamos la moral postmoderna igualitaria y empezamos a adentrarnos en la conciencia integral. 

Evidentemente el tema de la igualdad en un país como España y en Canarias que históricamente se han basado en el privilegio, tanto racial como político y económico, es un tema emocionalmente muy arraigado y sangrante que requiere ser abordado también. La desigualdad económica requiere una solución. No se puede dejar que el ladrón se quede con su botín obtenido a través de los privilegios ilegítimos otorgados por el Estado o a través de la corrupción, pero eso ya es materia de otro artículo.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 26 de mayo de 2016

¿Que es lo peor que le puedes decir a un canario?

He tardado en darme cuenta, pero más vale tarde que nunca. Desde que volví de Suiza he sufrido un camino de tuneras y había ciertas actitudes que no lograba entender, hasta que recientemente he visto la luz. 

La primera experiencia fue darle la oportunidad a mi hermano de hacer una sociedad conmigo. Le ofrecí una participación liberada del 20% y la oportunidad de comprar hasta el 50% más adelante, ya que yo ponía todo el dinero, la cartera de clientes y todas las oportunidades de negocio. Una oferta que cualquiera con dos dedos de frente calificaría de generosa pero que él se lo tomó como un insulto, imagino que porque no le ofrecí ir a medias desde el principio (sino que se lo ganase).


También tengo una pequeña empresa en Suiza de gestión de patrimonios, es decir, licencia financiera para constituir vehículos de inversión colectiva y la posibilidad de ampliar la licencia y convertirla en un banco "canario". La capacidad de agrupar ahorro e inversión es el primer paso para lograr una estructura de sostenimiento y de financiación. Cualquier movimiento de liberación nacional me estaría besando el culo por ello, sin embargo aquí me han escupido a la cara y han hecho todo lo posible para hundirme. Imagino que lo que esperaban era un tipo en un helicóptero soltando billetes para que ellos pudieran seguir haciendo lo mismo con los mismos resultados de siempre, eso si, algo más cómodos. En Canarias no hay revolucionarios sino mimosos.

También creé una asociación sociopolítica. La creé con una estructura participativa a semejanza del PNV vasco. Un instrumento que permitiese organizarse social y políticamente con la garantía, por la propia estructura interna, de que siempre funcionaria de manera democrática, es decir que el poder siempre volvería a las bases para asegurar la democracia interna. Pasamos un par de años desarrollando los estatutos y diseñando la estructura para adaptarla a nuestra realidad y nuestras necesidades. Además cree un vació de liderazgo, es decir "no lideré" para dar espacio a que las iniciativas surgieran desde abajo hacia arriba, para que una nueva cultura de iniciativa personal pudiera surgir. Montar una estructura para renunciar al control y no aprovecharse de ella no es común ni corriente en Canarias ...... Me tildarón de "autócrata", de "aprendiz de todo y maestro de nada", de "traidor" y de no se cuantas lindezas más.


Me han difamado, calumniado y no se cuantas cosas más. Que si soy esto, que si soy aquello. Hay gente ofendidísima conmigo que me han retirado la palabra desde hace años. Otro que rehuye a sentarse a discutir lo ocurrido conmigo, de lo cual es en gran parte responsable por enquistar una situación dinamitando las vías de comunicación, porque dicho conflicto le "incomoda" ... y mira que le he dado espacio y tiempo para hacerlo.... pero prefiere estar en "plan happy" que el tema, por lo visto, no va con él.

Por otro lado un proyecto de crear un medio de comunicación fue dinamitado por los propios accionistas con sus actitudes, pero claro, la "culpa" fue mía. Al final uno termina pensando ¿estoy en un manicomio o el loco soy yo?

Finalmente hace unos días tuve una pequeña discusión con una persona a la que aprecio a raíz de una foto que colgué en un grupo de Whatsapp. La reacción de esa persona a la foto fue intentar convencerme de lo malo que era el sistema sobre el individuo, lo mala que eran las élites, lo oprimido que estaba el pueblo y la necesidad de usar el sentido crítico,..... como si yo no hubiera escrito ampliamente sobre esas cosas en mi libro Canarias con Futuro - publicado hace ya más de seis años-  y en los casi 800 artículos que llevo publicado en mi blog.

La foto en cuestión que generó la controversia

No era la primera vez que tenia una discusión con este amigo, y mis desencuentros con el casi siempre han girado sobre el mismo tema ...... y por fin lo entendí..... por fin entendí el denominador común de todas estas experiencias.

El denominador común de todas estas "experiencias frustrantes" es que, en cierta forma, les invité a asumir su propia responsabilidad, No les resolví el problema sino que les ofrecí el instrumento para resolverlo. Por tanto lo peor que le puedes decir a un canario es "asume tu responsabilidad" porque lo sacas de la autocompasión, lo obligas a abandonar la comodidad del victimismo y/o la autoindulgencia y lo obligas a enfrentarse a la realidad de "hacer" en lugar de protestar.

Gene Sharp, el teórico de las revoluciones no violentas, dice en uno de sus libros que lo primero que tiene que decidir un pueblo es si quiere simplemente protestar o si quiere realmente cambiar las cosas.

El canario no quiere salvarse, quiere ser salvado. No quiere que le enseñes a pescar, quiere que le des el pescado. No quiere que le den una oportunidad, quiere que se lo den hecho. Los privilegios le parecen una injusticia pero está en contra de la meritocracia. El canario no quiere construir una base de sostenimiento ni la posibilidad de financiarse,... lo que quiere es que lo financien. No quiere hacer una empresa para competir, quiere que lo subvencionen. 

El canario, en una asociación política, no quiere desarrollar sus iniciativas, quiere que le digan lo que tiene que hacer,.. y cuando se lo dices te responde "aquí todos somos iguales, eh .... tu a mi no me mandas",.... el "tu a mi no me dices lo que tengo que hacer" es el culmen del narcicismo. 

El canario no quiere ganar su libertad, quiere que se la regale la ONU en helicóptero porque él lo vale como el champú. Por todo ello lo peor que le puedes decir a un canario es "asume tu propia responsabilidad". 

Ser libre da miedo porque ser responsable da miedo. Muchísimo miedo. Nos aterroriza y nos provoca ansiedad y culpa, porque significa no sólo reconocer nuestros errores sino reconocerlos delante de los demás. Por eso, lo que solemos hacer es renunciar a nuestra responsabilidad, aunque en el proceso también perdamos nuestra libertad.

Hay dos maneras de renunciar a tu responsabilidad (y por lo tanto a tu libertad). La primera es entregándosela a otros. Como a ti te resulta una carga muy pesada, se la pasas a otro para que la lleve él. Obviamente esto no es gratis. Al ceder tu responsabilidad también cedes el control sobre una parte de tu vida. Cuando dices que el gobierno es el que tiene que resolver los problemas en lugar de aceptar tu responsabilidad como ciudadano, generas un gobierno fuerte y una sociedad civil débil.... y luego te quejas del gobierno y de la sociedad.

La segunda manera de renunciar a tu responsabilidad es echándole la culpa de todo lo negativo a factores externos como la suerte, la política o la economía. Por ejemplo, diciendo que la causa de todos tus problemas es que “los políticos son unos inútiles y estamos en crisis”, "la culpa es del colonialismo" o que “naciste en una familia pobre con pocas oportunidades”.


Cuando entregas tu responsabilidad a factores externos pasas a estar a merced de ellos, y si quieres que tu situación cambie lo único que puedes hacer es esperar: esperar a que tengas un golpe de suerte y te toque la lotería, esperar a que el consejo de ministros apruebe una ley, esperar a que el banco europeo suba los tipos de interés o que la ONU venga a regalarte la independencia. Renuncias por completo a tu libertad y a tu capacidad de acción. Te conviertes en sujeto pasivo.

Lo peor que le puedes decir a un canario es "asume tu propia responsabilidad" porque eso significa enfrentarse a su entorno y a si mismo,.... y eso lo acojona y le hace sentirse impotente porque no confía en si mismo. Pasar a la acción es enfrentar la realidad, y para enfrentar la realidad tenemos que enfrentarnos a nosotros mismos, ..... y ya decía Carl Jung que la gente podrá hacer cualquier cosa, no importa cuán absurda, con el fin de evitar enfrentar su propia alma. 

También decia Jung que “aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que enseña el drama de lo sucedido”. Por tanto no es de extrañar que en Canarias sigamos presa de los mismos errores una y otra vez ... y así llevamos 600 años.

Confucio también decía que hay tres caminos para alcanzar el conocimiento; el camino de la reflexión que es el más noble, el camino de la imitación que es el más facil, y el camino del sufrimiento que es el más duro,.... el problema es que algunos ni aún sufriendo aprenden.

Lo peor que le puedes decir a un canario es "asume tu propia responsabilidad" porque lo haces enfrentarse a sus miedos y barreras emocionales... su miedo a la traición que hace que no se fíe de nada ni de nadie, ni tan siquiera de si mismo, a sus complejos de inferioridad y de dependencia, al miedo a ser rechazado, al miedo al fracaso.


Lo haces enfrentarse a la necesidad de "organizarse" es decir, asumir una estructura, un orden, una disciplina,.. lo cual despierta su problema con la autoridad.... porque los canarios no es que amén la libertad, todo lo contrario, lo que tienen es un problema con la autoridad que es muy distinto. 

El problema con la autoridad es un problema claramente aprendido que tiene su origen en un sistema de conducta y socialización autócrata. Por ejemplo en la escuela española te enseñan tradicionalmente a obedecer y no a cuestionar, con lo cual tienen al autócrata metido dentro porque es así como piensan (aunque no sean conscientes de ello). Por eso lo proyectan en los demás.

El problema con la autoridad suele responder a una inseguridad galopante, a un déficit de autoestima y de autoconcepto en donde la autoridad del otro se vive como una humillación propia y se reacciona. Además en muchos casos, se le une también el miedo a ser traicionado.

El canario no ama la libertad, más bien la teme, porque libertad y responsabilidad van unidas. Una no puede darse sin la otra. El canario lo que tiene es un problema con la autoridad y un miedo atroz a asumir su responsabilidad.

Pero no hay libertad sin responsabilidad. No hay cambio de sistema sin cambio personal individual. En realidad todo poder no es ejercido sino consentido, pero entender esto significa asumir nuestra propia responsabilidad, y todavía no estamos ahí.

He tardado en darme cuenta, lo reconozco, pero más vale tarde que nunca.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

miércoles, 25 de mayo de 2016

El rabo de gato, las cabras y los intereses inmobiliarios

El rabo de gato ha creado una catástrofe ecológica sin precedentes en las islas. Amplias zonas de Gran Canaria, Tenerife, La Palma y Fuerteventura han sido colonizadas creando un desierto sin vida porque la planta arrasa completamente todo lo que hay en su entorno, va ocupando el terreno y matando a las demás plantas. Es un peligro mayor que los incendios. Al fin y al cabo el pinar se recupera del fuego, pero el rabo de gato aniquila toda la flora y la fauna asociada a esa flora.


Hoteleros, empresas de jardinería y demás "inteligentes" en Canarias pensaron, en los años 70 y 80, que se podían ahorrar una cuantas pesetas en el recibo del agua porque al ‘rabo de gato’ (Pennisetum setaceum) no hay que regarlo. Los ingleses tienen una frase que dice "penny wise and pound foolish", es decir, listo con los peniques y tonto con las libras. Para ahorrarse unas pesetas en agua han generado perdidas de millones y millones de euros en biodiversidad.

Novena campaña contra el rabo de gato en Anaga (Punta del Hidalgo). Tenerife 9 - Gran canaria 0
Campaña de erradicación del rabo de gato en Teno (Oeste de Tenerife) por voluntarios

Pero también podemos ver el lado oscuro de la fuerza. Es curioso comprobar como en Tenerife y en la Palma el cabildo y los voluntarios hacen campañas de erradicación del rabo de gato mientras que en Gran Canaria la pasividad es total. Una simple búsqueda en google te lo demostrará. Simplemente no hay noticias de campañas contra el rabo de gato en Gran Canaria.

El Bramwell, una de las biblias de la botánica canaria, editado por primera vez en 1974 establece nueve áreas de interés botánico en Gran Canaria. En algunas de ellas se ha introducido el rabo de gato, como en toda el área entre Agaete y Anden Verde, sin que el Cabildo haya hecho nada por impedirlo.
En Gran Canaria toda la mitad oeste de la isla, desde Agaete hasta Maspalomas, está invadida. El rabo de gato está incluso subiendo la montaña del Viso en La Aldea y amenazando con meterse en la reserva natural de Inagua.

El Cabildo grancanario se dedica a matar cabras, apuntándose a la última moda para culpar a las cabras del desastre ecológico causado por el rabo de gato y el cemento, pero no hace absolutamente nada para erradicar el rabo de gato que es una amenaza mil veces mayor que las cabras.



La forma correcta de erradicar el rabo de gato es cortar las inflorescencias y meterlas en una bolsa antes de arrancar la planta para que las semillas no se esparzan. 
La pasividad total de las instituciones grancanarias quizás tenga que ver con que el rabo de gato está ocupando el espacio del sur de la isla que queda por "urbanizar", es decir Tauro, Veneguera, Tazarte, Tazartico, Guayedra... lo cual beneficia a los políticos que pueden "recalificar" el suelo y a los grandes empresarios propietarios de los terrenos como Lopesan o Santana Cazorla. No lo se, pero no me extrañaría nada.

Evidentemente, destruidos los valores culturales y medioambientales es más fácil recalificar el suelo, no vaya a ser que nos salga un escarabajo como en el puerto de granadilla y les fastidie el "negosio" a aquellos cuya concepción de Canarias es un solar a urbanizar.

Riscos de Tamadaba y Guayedra totalmente infestados de rabo de gato
Baste darse una vuelta en coche por el municipio de Mogán, tradicionalmente gobernado por el PP, para ver que han urbanizado todas y cada una de las bocas de barranco. Algunos conciben Canarias no como una nación sino como un solar en venta.

La nueva ley del suelo, el afán de recalificar suelo en el sur grancanario y en Tindaya (lo que hay detrás del proyecto de Tindaya es la urbanización de toda la costa norte de Fuerteventura) es volver a incidir en el modelo de desarrollo basado en el ladrillo que solo beneficia a empresarios y políticos corruptos, sin entender que si queremos solucionar los problemas de Canarias hay que cambiar de modelo de desarrollo en lugar de incidir en el que ha fracasado estrepitosamente.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

martes, 24 de mayo de 2016

Listo con los peniques, tonto con las libras

Los ingleses tienen una frase que dice "penny wise and pound foolish", es decir, listo con los peniques y tonto con las libras. Existe una historia que ilustra perfectamente eso de ser listo en cuestiones operativas pero estúpidos en aspectos estratégicos; la historia de los remeros españoles y japoneses.


La historia cuenta como dos empresas, una japonesa y otra española, decidieron enfrentarse en una competición de remo todos los años. Los dos equipos entrenaron duramente y el día de la carrera estaban en su mejor forma. 

Tras dar la salida los remeros japoneses imprimieron un fuerte ritmo, empezando a destacarse claramente de los remeros españoles. En la meta, la ventaja del equipo oriental acabó siendo de una hora. La dirección de la empresa española se reunió para analizar las causas de tan bochornosa actuación. Después de varios estudios llegaron a la siguiente conclusión: "Se ha podido observar que en el equipo japonés había un jefe de equipo y diez remeros, mientras que en el nuestro había un remero y diez jefes de equipo, por lo que el año próximo se adoptarán las medidas adecuadas." 
En base a diferentes informes se decidió gastar mucho dinero en la mejora del equipo del remero, especialmente en las zapatillas y en los nuevos remos de carbono hidratado. Además se le daría especial atención al remero, tendría que ser el más cualificado, motivado y consciente de sus responsabilidades. 
Al año siguiente se repitió la competición. El equipo japonés empezó a destacarse nuevamente desde la primera remada; esta vez la ventaja obtenida fue de dos horas y media sobre los españoles. La Dirección volvió a reunirse para estudiar lo sucedido y vieron que ese año el equipo japonés de nuevo se compuso de un jefe de equipo y diez remeros, mientras que en el suyo, tras las eficaces medidas adoptadas el año anterior, se componía de un jefe de equipo, dos asesores de gerencia, siete jefes de sección y un remero. Tras un minucioso análisis, se llegó a la siguiente conclusión: "El remero es un inepto, pues a pesar de la mejora de su equipamiento, los resultados han empeorado." 
Un año más tarde, como no podía ser diferente, el equipo japonés escapó nada más darse la salida. La embarcación española, que aquel año se había encargado al Departamento de Nuevas Tecnologías había vuelto a diseñar remos de alto rendimiento y ropa especial para el remero a fin de mejorar sus resultados. Esta vez el equipo español llegó con tres horas de retraso. 
Tras la regata, y a fin de evaluar los resultados, se celebró una reunión al más alto nivel llegándose a la siguiente conclusión: "Este año, nuestro equipo, tras una auditoría externa y el asesoramiento especial del Departamento de Organización optó por una formación mucho más vanguardista, que se compuso por un jefe de equipo, tres jefes de sección con plus de productividad, dos auditores externos y cuatro vigilantes de seguridad que no quitaban el ojo al único remero, al que habían sancionado quitándole todos los pluses e incentivos por el fracaso registrado el año anterior." 
El director general preparó un informe al consejo de administración en donde quedó demostrado que la motivación era buena y se eligió la mejor táctica, pero que el material debe ser mejorado. En estos momentos están pensando en sustituir la canoa.

Esta historia muestra como un problema estratégico no se puede resolver a nivel operativo. Un problema estratégico solo se puede resolver a nivel estratégico, y el problema de Canarias es estratégico, tanto en lo político como económico, pero seguimos empeñados en resolverlo de forma operativa y, evidentemente, no funciona.  Si queremos resolver los problemas de Canarias tenemos que reinventarnos radicalmente.

Abordar estratégicamente el problema de Canarias es plantearnos el modelo de relación con Europa, transformándola de Región Ultraperiférica en un modelo de asociación como País y Territorio de Ultramar (PTU). Si queremos realmente soberanía alimentaria tenemos que salir de la Política Agraria Común y del POSEICAN, las causas reales de hundimiento del sector primario en Canarias. 

Es replantearnos el REF que hace que seamos hoy un mercado cautivo y más colonia que nunca, y recuperar las libertades comerciales que disfrutábamos con nuestros fueros históricos y bajo el régimen de puertos francos mediante un estatus de asociación como País y Territorio de Ultramar (PTU).

Es replantearnos la ley electoral canaria y reformarla, ya que es el núcleo del sistema clientelar y corrupto. Una ley que constituye un enorme fraude democrático. Esa captura democrática es lo que sostiene las instituciones económicas que nos explotan. 

Es también replantearnos la relación con el Estado español que condiciona y bloquea, legal y jurídicamente nuestro desarrollo y nuestras posibilidades. ¿Estamos mejor dentro o fuera?

Cualquier cosa que no sea replantearnos esas cuestiones es simplemente tratar de resolver un problema estratégico con medidas operativas. Es decir, comprarle unas zapatillas mejores al remero, en lugar de cambiar el número de remeros.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto