miércoles, 22 de abril de 2015

Bentejuí y Thenesort, dos caras de una misma resistencia (I)

Bentejuí y Thenesort ejemplarizan las dos posturas que se tomaron en las sociedades nativas ante la conquista castellana. El primero representa al rebelde, el héroe que no se doblega y que prefiere la muerte. 

Representa la atractiva imagen del rebelde irredento, el que resiste y lucha hasta el final. Las palabras del Faycan de Telde “Canarias existe, mírala todavía en pie sobre estos roques” llegan a lo más profundo del alma canaria porque expresan un profundo sentir; la infinita querencia de nacer, vivir y morir sin cadenas castellanas como escribiera Pedro Guerra Cabrera en su poema "Catahysa". 

Ferinto en el Hierro, Tanausú dejándose morir de hambre y gritando Vacaguarek en La Palma, Ichasagua, los alzados de Tenerife, Gran Canaria o La Palma y todos aquellos que prefirieron desriscarse o empaderarse para morir antes que perder su libertad son honrados en nuestra memoria. Son aquellos que antepusieron su individualidad antes que nada. Son nuestros héroes. 

En cambio a Thenesort Semidan (más conocido como Fernando Guanarteme), a los “supuestos” bandos de Paces en Tenerife o a quienes se integraron en la nueva sociedad se los califica como traidores, olvidando que, en muchos casos, lo que hicieron fue precisamente, con espíritu de sacrificio y una vez que la derrota era cierta y tan solo cuestión de tiempo, anteponer la colectividad a su individualidad, su sentido de responsabilidad social a su orgullo.

Si Thenesort hubiera sido un traidor que hubiera vendido su alma a los españoles a cambio de extensas tierras, no hubiera muerto arruinado, pobre y posiblemente envenenado en Aguere en vísperas de su cuarto viaje a la Corte a defender intereses canarios, ni tampoco habría fallecido desvalida su hija Catalina en Agüimes, en 1526, si Guayedra hubiera sido su propiedad privada en lugar de un término redondo, es decir un territorio bajo administración indígena, una especie de “reserva india”. 

Si Bentejuí representa lo que es emocionalmente satisfactorio, Thenesort Semidán representa la responsabilidad social.  Thenesort no se evade de la realidad negándola cobardemente sino que la enfrenta conscientemente. No se evade en un mundo imaginario sino que enfrenta la realidad incomoda de las circunstancias y el cambio de ciclo que mucho tiempo antes habían anunciado samarines y maguadas (chamanes y sacerdotisas). Si Bentejuí es el héroe, Thenesort Semidán es el hombre de Estado. 


Ambos se complementan y ambos representan lo mejor de nuestra historia. Sin la tenacidad, resistencia y predisposición de Bentejuí a continuar la guerra, los Reyes Católicos no hubiesen estado dispuestos a aceptar las condiciones de Thenesort Semidan que Normando Moreno describe en su obra “La conquista de Tamarant desde la Perspectiva del Derecho, los Pactos de Anexión y de Guayedra” y que aclara muchas cosas de nuestra historia y nuestros fueros que nos han sido ocultadas. 

Esas dos mismas corrientes aparentemente antagónicas, Bentejuí y Thenesort, se dan hoy en día en la sociedad canaria y, especialmente en el independentismo y soberanismo canario. Por un lado están los irredentos, los rupturistas, los que se niegan a colaborar con los invasores, los que adoptan una actitud de todo o nada, blanco o negro, los que niegan el proceso social evolutivo y solo les preocupa el final del camino. Por el otro están  los gradualistas, los que tratan de entender la realidad de la situación y buscar vías de avance y confluencia. 

Antes de sanar las heridas con los españoles, es necesario empezar a sanar las heridas con nosotros mismos. No se trata de justificar aquí a los españoles, a los gauripas, a los “hijos de la ira” como los denominaban nuestros ancestros. No se trata de justificar sus crímenes, sus bajezas ni sus incumplimientos de los pactos. Se trata de reconciliar a los partidarios de Bentejuí con los partidarios de Thenesort, para que juntos podamos construir una Canarias nueva y distinta que recupere nuestra esencia

De lo que quizás no nos demos cuenta es hasta que punto han degenerado ambos campos, en parte fruto de la podredumbre moral que nos ha infringido la cultura española y en parte por méritos propios. Mientras Thenesort buscó el bien común de su pueblo, luchó por obtener unos fueros y por la liberación de sus hermanos sumidos en la esclavitud, actualmente los que aceptaron el cambio de ciclo han degenerado en un nacionalismo presupuestario, entreguista, corrupto y autocrático que asume el poder no como servicio sino como privilegio en la más profunda concepción y tradición cultural española del mismo. Esto desde luego genera resentimiento y profundiza la percepción de traición

Pero es que los rupturistas no son mejores. Los alzados estaban unidos y organizados, tenían un fuerte sentido de cohesión grupal, de identidad, se ayudaban unos a otros y para ellos traicionar o dejar solo a un compañero era la mayor deshonra, incluso preferían la muerte y la tortura antes que delatar a los compañeros tal y como recogen los documentos del Cabildo de Tenerife. 

"Muchos esclavos guanches que se huen andan alçados cinco o seis años entre los libres, porque como todos son de una nación y biven en los campos e sierras acógense y encúbrense unos a otros, y esto házenlo tan sagazmente, de más de ser la tierra aparejada para ello, segund los barrancos de malezas e cuevas y asperujas que no se puede saver sino por presenciones. Especialmente por que es jente que aunque unos a otros se quieran mal encúbrense tanto e guárdense lo secreto que antes morirán que descubrirse y tienlo esto por honra y este estilo tenían antes que la dicha isla se ganase y todavía les ha quedado, pues saberlo dellos por tormento es inposible aunque los hagan pedaços por que jamás por tormento declaran verdad y por ser de esta condición e manera es gente muy dañosa …” 

En el independentismo de hoy no se da nada de eso. Ha degenerado a límites insospechados. Está completamente desorganizado, peleándose, se traicionan por un plato de garbanzos y la difamación de los compañeros está a la orden del día. Cualquiera de esos comportamientos avergonzaría a cualquier “alzado” original.

Están llenos de miedos, desconfianzas, frustración, rencor y resentimiento. Un resentimiento que ellos mismos generan, en ellos y en los demás, con sus acciones contraproducentes que llevan a la autoderrota. Cualquiera que trate de trabajar en positivo es visto como un colaborador o un rival, y se le aplica una estrategia de acoso y derribo porque en el fondo también están contaminados por la concepción autocrática del poder tan característico de la sociedad española, aunque la mayoría ni siquiera es consciente de ello. 

Por eso se constituyen en un fuerte bastión de resistencia al cambio, al igual que las élites que se benefician del sistema, en una actitud totalmente contraproducente y que, a su vez, genera en los demás resentimiento y desconfianza. Atrincherados en posturas inmovilistas y dogmáticas e incapaces de confluir se convierten inconsciente e involuntariamente en colaboradores fundamentales del sistema a través de su pasividad. 

A pesar de su retórica son autócratas y autoritarios, porque todos sus comportamientos los delatan (aunque ninguno de ellos lo reconocería) y porque están llenos de frustración, miedo y desconfianza y necesitan controlarlo todo por miedo a que los traicionen.  En realidad son autócratas que lo que tienen es un conflicto con la autoridad precisamente fruto de esa concepción autocrática del poder, aunque, como ya se ha dicho, todavía no sean conscientes de ello. Si no fueran autócratas confiarían más, tratarían de controlar menos y se comportarían de forma distinta.

Existe una gran diferencia entre la “no colaboración pasiva” y la “no colaboración activa”. La primera es no hacer nada, desconectarse de una realidad a la que no se es capaz de enfrentarse, trabajar en negativo con solo la crítica. La segunda es no colaborar con el sistema creando alternativas al mismo. Es trabajar en positivo buscando alternativas. Es lo que hizo Gandhi en la India con la rueca y es esto a lo que se refería Carolina Bescansa cuando dijo que existían dos Podemos; un Podemos para protestar y un Podemos para ganar. Es también a esto a lo que se refiere Gene Sharp cuando dice que lo primero que tiene que decidir un pueblo es si quiere simplemente protestar (lo emocionalmente satisfactorio) o si quiere realmente cambiar las cosas.

Monumento a Doramas en Telde. El líder canario no se quedo pasivamente en su cueva, trato de cambiar su sociedad y peleó contra los españoles. Quizás, como trasquilado, no estuvo de acuerdo con muchas de las cosas de su sociedad, pero supo buscar alianzas y acuerdos en torno a objetivos concretos. Se ganó su nobleza y Thenesort lo acogió en Galdar aunque fuese originariamente de Telde. Mas allá de sus diferencias ambos tenían un objetivo común, echar a los españoles.

La incapacidad de buscar sinergias y políticas de alianzas en torno a objetivos concretos hace que dentro del campo nacional canario no se puedan estructurar alternativas políticas ni económicas y que, por tanto, el pueblo canario esté abocado a siempre votar por los mismos. Por tanto se convierten en cómplices involuntarios del sistema. Unos y otros, los actuales partidarios de Bentejuí y de Thenesort, parecen haber olvidado su responsabilidad social, es decir, el efecto que sus acciones, comportamientos y decisiones ejercen sobre los demás. 

Tenemos que tomar consciencia que la actitud de Bentejuí a dia de hoy no lleva a ningún sitio y además es contraproducente porque impide la unidad y la confluencia para estructurar una autentica alternativa organizada cuyo objetivo sea realmente cambiar las cosas, más allá del entreguismo de las organizaciones políticas actuales. 

A donde quiero llegar es que para seguir una estrategia rupturista hace falta organización y medios y que mientras que eso no se dé hay que optar por una estrategia gradualista que permita ir avanzando, organizando y adquiriendo capacidades sin que eso signifique renunciar a nada. 

Para mirar al futuro tenemos que recuperar nuestra esencia y reconciliar a los partidarios de Bentejuí con los partidarios de Thenesort, sanando esas profundas heridas y superando el absurdo antagonismo entre ambos personajes, para juntos poder caminar y avanzar como pueblo en torno a un proyecto común, a un proyecto país, hacia la libertad.

Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme, Fernando Guanarteme

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

lunes, 20 de abril de 2015

Canarias y Singapur (V)

Según el índice de competitividad del World Economic Forum, Singapur ocupa el tercer puesto en el mundo en cuanto a la fiabilidad y solvencia de sus instituciones y es la segunda economía más competitiva del mundo, justo por detrás de Suiza y por delante de EEUU. 

Singapur no ha atraído inversión extranjera solo por su posición geográfica. Lee Kuan Yew promovió la creación de un clima de negocios seguro, estable y favorable. Singapur ha sido elegido durante los últimos doce años el mejor de entre 185 países para hacer negocios por el Doing Business. Según este ranking es el mejor lugar del mundo para exigir el cumplimiento de los contratos, algo que en Canarias es una autentico calvario por la ineficiencia de la justicia. 

Cualquier sistema político, social o económico necesita de algunas premisas para que pueda funcionar bien. Una esencial es la honestidad. Cuando te fías del otro, de tu vecino, de tu compañero, de tu gobierno, todo resulta más fácil, porque te puedes dedicar a crear en vez de a proteger. 

La cultura de tolerancia cero con la corrupción, la cultura de la excelencia, la cultura de transparencia y de corresponsabilidad del ciudadano empodera a este y hace tener al país una actitud de logro y superación, una actitud exigente consigo mismo y una ambición permanente de mejora que se contagia en una cultura nacional que promueve la responsabilidad y la autosuficiencia. 



Singapur ocupa el segundo puesto en lo que se refiere a cantidad y calidad de sus infraestructuras, pero como dijo Lee Kuan Yew, construir las infraestructuras es lo fácil, lo difícil es cambiar la cultura. Para el desarrollo son necesarias ambas, Canarias tiene infraestructuras pero 500 años de dominación han atrofiado su cultura.

En Canarias se sufre una cultura de la dependencia y de la subvención, una cultura de clientelismo, corrupción y extracción de rentas al igual que en otros países asiáticos, africanos o latinoamericanos que optaron por mismo modelo basado en la Industrialización por Substitución de Importaciones, Una cultura muy distinta a la que Lee Kuan Yew implementó con éxito en Singapur

El Estado de Bienestar y los subsidios destruyen la motivación para salir adelante. Si hemos de ayudar a alguien, démosle efectivo o activos y dejémosle decidir cómo gastarlo. Cuando la gente se convierte en dependiente de los subsidios y el Estado ya no puede seguir pagándolos, entonces la gente protesta.
Mientras que en España la seguridad social y el sistema de pensiones es básicamente una estafa piramidal orquestada por el Estado, en Singapur es un sistema de acumulación de activos. Darle a la gente una "paga" les llena el estomago, pero ayudarles a ahorrar en activos financieros cambia su forma de pensar. Singapur creó un sistema social que ayuda al individuo a construir una base de activos económicos y que puede usar para varios fines y no solo para la jubilación. un sistema que lo hace participe del éxito del país y no tan solo un mero espectador o el recibidor de una limosna en forma de ayuda social. Como vemos la filosofía de ayuda a sus ciudadanos es completamente distinta.

Singapur creó una fiscalidad pensada para atraer empresas y residentes extranjeros, logrando ser una de las plazas financieras más importante de Asia y del mundo. Canarias ha creado un entorno para que no venga nadie a invertir en Canarias, pero si para que ciudadanos españoles se establezcan en las islas. El ref es lo apropiado para que nadie venga a invertir a Canarias. La Zona Especial Canaria es una fachada sin contenido real porque no es competitiva para las grandes empresas y por tanto lo único que atrae es el segmento más bajo del mercado offshore.

En Canarias el término ultraperiférico se inventó como sinónimo de minusvalía y de asilamiento, de algo que nos impide el desarrollo si no es con ayudas. Se ha vendido como sinónimo de impotencia y ha generado una cultura de la dependencia en lugar de la cultura de la autosuficiencia y el logro que se generó en Singapur. Mientras que Lee Kuan Yew tuvo éxito en la imposición de un alto nivel de moralidad en Singapur, Coalición Canaria ha tenido éxito en la creación de una podredumbre moral en Canarias

Hemos aprovechado toda las ventajas que nos legaron los ingleses: el idioma, el sistema jurídico, la democracia parlamentaria y la administración imparcial. Pero hemos evitado caer en las manos del Estado de Bienestar. Hemos visto cómo un pueblo entero competía por hundirse en la miseria y en la mediocridad. Las personas menos emprendedoras y trabajadoras no pueden igualarse con el resto a costa de empeorar la situación de las más emprendedoras y esforzadas. Y también hemos visto cuán difícil resulta desmantelar un sistema de subsidios una vez la gente acostumbra a que el Estado los proporcione.

Pero es todavía es peor. Todo esta basado en una mentira, en una enorme mentira. Se nos dice que no podemos desarrollarnos porque somos islas pequeñas, pero Singapur es una isla del tamaño de La Palma o Lanzarote con una economía cinco veces superior a la canaria y una renta por habitante de más del doble.  .

Supuestamente somos ultraperiféricos. Pero no solo somos ultraperifericos sino también tricontinentales, lo cual siempre me ha hecho mucha gracia ya que todavía no ha habido nadie que me pueda explicar como puede estarse en la ultraperiferia y en el centro de las rutas entre tres continentes al mismo tiempo. Es más, todavía no entiendo cómo se puede ser ultraperiférico en el centro de un mundo globalizado e hiperconectado. El mundo se ha convertido en una aldea global pero Canarias, por lo visto, vive en otro planeta.


También se nos ha dicho que no podemos desarrollarnos porque somos islas con un mercado interior pequeño en el que la demanda interna es insuficiente. Por tanto, para desarrollarnos, necesitamos proteger a la industria local con medidas proteccionistas potenciando un crecimiento endógeno, es decir “hacia dentro”. Eso es básicamente lo que dice el REF y el status "ultraperiferico".

Pero podemos igualmente argumentar que como la demanda interna es insuficiente es necesario mirar a la demanda externa internacionalizando nuestra economía en un crecimiento “hacia afuera” como han hecho Israel, Suiza o Singapur. Como ves, la hipótesis geográfica es una tautología, es decir, un argumento que me sirve tanto para demostrar una cosa como la contraria. Es decir, una falacia.

Siempre hay dos caras en una moneda. Cuando se es pequeño se pueden poner en marcha iniciativas con rapidez, se tiene más flexibilidad y mayor control. Por contra, tienes menos medios para hacer las cosas, menos poder y eres más vulnerable. Singapur supo aprovechar las ventajas y atenuar las desventajas. Canarias por el contrario sufre las desventajas y no es capaz de aprovecharse de las ventajas asfixiada en una maraña burocrática por sobredosis administrativa (sufrimos cinco administraciones, incluida la europea), intereses de Estado y por tener las manos atadas por se Región Ultraperiferica en lugar de País y Territorio de Ultramar asociado a la UE como explicamos en otro artículo.

Yo me pregunto cómo es posible que nos hallamos gastado miles de millones en las dos universidades canarias y todavía ninguno de sus sesudos catedráticos se haya dado cuenta que todo el marco institucional en Canarias es una enorme estafa social (y económica) construida sobre una enorme mentira.

Pero la perversidad de la comunicación en Canarias - controlados por los mismos que se están aprovechando del sistema -  va un paso más allá. Por ejemplo se suele hablar de las ayudas del REA cuando en realidad no son ninguna ayuda sino una devolución de un sobrecoste. Igualmente se mantiene la ficción de que España nos subvenciona cuando en realidad, si tuviésemos una Hacienda Canaria como en Euskadi, tendríamos superavit. No nos dan nada, las subvenciones son migajas que en ultima instancia salen de nuestro propio bolsillo. Nos devuelven parte de lo que nos quitan. Nada más. En Canarias se da una enorme "redistribución de la riqueza" pero del pobre al rico. Es decir, se produce una captura de rentas por parte de las élites.

Bajo las reglas de mercado competitivo, la desigualdad material resultante tiene necesariamente su origen en el beneficio que, en ese marco, quienes poseen más han generado a quienes poseen menos. Esto último es tan crucial como ignorado. En un mercado libre y competitivo, la única forma de hacerse rico es satisfaciendo las necesidades ajenas. Esto explica el enriquecimiento general que se produce bajo condiciones de libertad.

Singapur, entendió la figura del empresario como el motor del crecimiento y la innovación, creando el entorno adecuado para ello:
El sueño de la riqueza nos atrae a todos. Pero sólo aquellos que innovan y que crean nuevos bienes y servicios se convertirán en los nuevos ricos. Pocos nacen con mentalidad empresarial, y menos todavía triunfarán. El éxito empresarial necesita de cualidades extraordinarias, como elevados niveles de energía, perspicacia para ver oportunidades donde otros ven problemas e intuición para anticipar qué producto o servicio será rentables.
Pero claro existe una enorme diferencia entre un empresario y un extractor de rentas. En Canarias no existen empresarios (salvo honrosas excepciones) todos son extractores de renta. Cuando la ventaja material de algunos deriva de alguna forma de confiscación arbitraria: fraude, monopolios, privilegios estatales, inflación, impuestos transferidos a grupos de interés, etc... - y de eso, sin duda, hay bastante en Canarias - no estamos hablando de empresarios sino de extractores de renta.

Mientras que en Singapur se estableció una cultura empresarial como motor del desarrollo, en Canarias, por el contrario, se ha establecido una cultura de captura de rentas, de privilegios ilegítimos, que se trata de justificar en base a un criterio geográfico que es una falacia.

El problema de Canarias no es que sean islas o que sean ultraperifragilisticas intergalacticas, el problema es el modelo económico equivocado y una cultura de captura de rentas. Pero no es error ni ignorancia, es diseño. Todo esto creó una perversión y una cultura de la dependencia y la impotencia.

La realidad la expresó el ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional, Simon Johnson: “Los países mejoran cuando ponen en marcha instituciones políticas adecuadas que favorecen el crecimiento, pero fracasan (a menudo estrepitosamente) cuando dichas instituciones se anquilosan o no logran adaptarse a tiempos cambiantes”.



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

viernes, 10 de abril de 2015

Canarias y Singapur (III)

Tras escindirse de Malasia y proclamar su independencia en 1965, la situación inicial de Singapur no era muy esperanzadora; una nación del tercer mundo con infraestructuras pobres y deficientes, altos niveles de analfabetismo, elevadas tasas de paro y limitaciones de capital. Su economía se centraba en una agricultura de subsistencia, un comercio minorista de baja gama y unas pocas industrias que producían sólo para el mercado local. 

Singapur decidió crear una economía manufacturera invitando a industrias de otros países a invertir en la isla aprovechando el bajo coste de la mano de obra y su posición logística. En los años 60 empezaron con industrias de bajo valor añadido e intensivas en mano de obra como fábricas de prendas de vestir, textiles, juguetes, productos de madera y pelucas. Junto con estas industrias intensivas en mano de obra también generaron industrias intensivas en capital y tecnología como la petrolera Shell Eastern Petroleum y la creación de la compañía metalúrgica nacional de Singapur, la National Iron and Steel Mills en donde el gobierno jugó un papel fundamental.

Durante los 70 la actividad industrial evolucionó y se volvió más sofisticada hacia los componentes electrónicos, incluyendo componentes informáticos, periféricos, paquetes de software y silicon wafers, todo lo cual diversificó las exportaciones. Las multinacionales comenzaron a realizar actividades de I + D en Singapur como una extensión de sus operaciones de producción, demostrando su confianza a largo plazo en el país. Singapur se transformó a si misma hacia industrias intensivas en capital que requerían mano de obra especializada.

Durante los 80 se cocrearon instituciones tecnologicas con Japón, Alemania y Francia para satisfacer las necesidades de formación de recursos humanos especializados necesarios para las industrias de alta tecnología. Junto con el Fondo Nacional para el Desarrollo de Habilidades, estos lugares de aprendizaje proporcionaron el tipo de formación adecuada para trabajos especializados en los sectores de la electrónica y la ingeniería. Singapur atrajo empresas internacionales no solo del sector electrónico sino también compañías de servicios en los sectores financiero, educativo, lifestyle, salud, informática y software.

Durante los 90 se movió todavía más hacia arriba en la cadena de valor e intensificó el uso de la tecnología mientras que el sector de servicios se convirtió en el motor del crecimiento. Las políticas de Singapur se orientaron a fortalecer nuevas industrias clave, específicamente químicos, electrónica e ingeniería. También usó su liderazgo en esas industrias para desarrollar las ciencias medicas, un área que incluye la biotecnología farmaceutica y la tecnología médica.



El éxito económico de Singapur, y de otros tigres asiáticos como Corea del Sur o Taiwan Kong, demuestra que la intervención del gobierno en la economía a fin de crear una ventaja competitiva nacional a través de una política industrial selectiva puede ser positiva siempre que se combine junto con otras políticas como la apertura al comercio internacional, la estabilidad macroeconómica, la prudencia fiscal y monetaria, la creación de un marco que fomente altos niveles de ahorro e inversión así como el apoyo al papel del mercado.

Bajo estas condiciones el intervencionismo y una política industrial coherente pueden contribuir al desarrollo nacional. Eso si, para que funcione, el gobierno ha abstenerse de jugar el papel de "actor central" y actuar más bien como un "facilitador". Cuando esas condiciones no se dan y se usa el intervencionismo para eliminar la competencia el efecto es contraproducente, lo mismo ocurre si nos centramos únicamente en las soluciones del pasado como los incentivos fiscales.

Los incentivos fiscales, aunque necesarios, se han vuelto ineficaces por si solos para generar desarrollo tal y como vemos en Canarias. Se necesita mucho más. A grandes rasgos los elementos clave de la estrategia industrial de Singapur han sido una fuerte intervención política del gobierno primero para darle un impulso inicial al proceso de industrialización y posteriormente para ayudar a reestructurar la economía y fomentar determinados sectores; libre comercio e inversión extranjera directa; inversión en infraestructura física y en capital humano; entorno macroeconómico estable y finalmente el uso de incentivos fiscales.

Una de las cosas que definen al modelo de Singapur es una estricta disciplina fiscal. En lugar de recurrir al déficit público y al hiperendeudamiento estatal como vías para salir de las crisis, recurrió a la responsabilidad fiscal de presupuestos equilibrados:
¿Cuáles han sido los factores que nos han permitido salir de esta recesión mucho mejor que los demás países? Primero, presupuestos equilibrados durante muchos años, sin déficit en los gastos corrientes y con una balanza exterior en superávit. Con eso hemos conseguido una divisa con valor estable. No necesitamos endeudarnos en grandes sumas de dinero porque no tenemos necesidad de sobregastar. Si algún año hemos de gastar más de lo que ingresamos, disponemos de ahorros a los que recurrir.
En lugar de usar el gasto publico como vía de reactivación de la economía, usó la inversión publica a medio y largo plazo como vía de desarrollo y como colchón de estabilización ante las crisis. Esto derivó en un sistema de Fondos de Inversión públicos (fondo soberano GIC) y Holdings de Inversión Pública (Temasek) que actuaron como inversores estratégicos para el desarrollo del país y para la gestión de las Reservas de Divisas. Estas entidades son accionistas de las mayores empresas del pais como Singapore Airlines, SingTel, ST Engineering y MediaCorp.

La filosofía de Singapur fue construir una base de activos (inversiones) cuyos rendimientos complementen el presupuesto. GIC reparte dividendos al gobierno que complementa el presupuesto en las áreas de educación, I+D, salud y medioambiente. Por su parte Temasek paga impuestos por sus beneficios e igualmente reparte dividendos al Gobierno. 

En Singapur estos fondos y holdings de inversiones públicas son gestionados por organismos independientes creados y con un mandato claro de maximizar la rentabilidad a largo plazo y promover el desarrollo económico. Son manejados por tecnócratas que tienen total independencia en cuanto a la toma de decisiones. La injerencia política se limita a supervisar y a decidir el importe de los dividendos principalmente. 

Aunque el presupuesto no llega al 20% del PIB, el peso del sector público es grande debido al peso de las empresas con capital público. El sector publico es usado como inversor y como catalizador para el desarrollo económico. El estado actúa como inversor en sectores estratégicos incluyendo telecomunicaciones, medios de comunicación, transporte, defensa, puerto, operaciones aeroportuarias, banca, navieras, aerolíneas, infraestructura e inmobiliaria, pero estas empresas de capital público o mixto (publico y privado) operan comercialmente en el mercado globalizado y no se les concede ninguna ventaja competitiva sobre las empresas privadas.

La cultura de tolerancia cero con la corrupción y la forma de intervención no directa caracterizan el modelo de Singapur. El estado no actúa como empresario sino como inversor y facilitador consensuando con el sector privado las áreas de la industria que se deben priorizar. La actividad inversora del sector público en Singapur se enfoca en brechas e ineficiencias que pueda presentar la industria y resolverlas, y buscar nuevas áreas a desarrollar apoyando la transformación de su economía. El resultado es que el Estado no compite ilegítimamente con el sector privado sino impulsa su desarrollo diversificando e internacionalizando su economía. 

En Canarias la filosofía es completamente distinta, mientras que en Singapur se separa la inversión de la gestión, en Canarias el gobierno se mete a empresario y lo que intenta crear son redes clientelares  y empresas que compiten de forma desleal con el sector privado desplazándolo. Un ejemplo de todo esto lo tenemos en el Cabildo de Tenerife.  De hecho, el Cabildo es la mayor empresa de Tenerife con un "holding" empresarial que interviene en un buen puñado de sectores de la economía.


Entre las empresas de titularidad pública o participadas por el Cabildo se encuentran, entre otras muchas, fabricas de yogures y quesos, objetos de artesanía, explotación de instalaciones de ocio, servicios de diagnosis médica, de transporte y custodia de datos, de transporte de pasajeros, cultivo de plátanos, distribución de agua, elaboración de vino, instaladores eléctricos, etc..., hasta llegar al extremo de competir con el pequeño comercio minorista con una red de tiendas de productos típicos.

Algunas de esas "empresas" tienen agujeros negros de cientos de millones de Euros y muchos dineros sin justificar. Ninguna de estas "empresas públicas" actúa con criterios de rentabilidad, por lo que son estructuras burocráticas e ineficientes dependientes del presupuesto público que les permiten tapar sus ineficiencias y competir deslealmente con el sector privado.

Podrás decir que una empresa pública hace un servicio público y no se debe ajustar a criterios de rentabilidad. Pero que yo sepa el comercio minorista de artesanía y productos típicos no es ningún servicio público. La mayor parte de todo este entramado no cumplen ningún servicio público ni promueven ni la innovación ni el crecimiento sino que son pesebres que hacen competencia desleal al sector privado e impiden la libre competencia como han denunciado un amplio grupo de asociaciones profesionales.

Estas empresas, como casi todo lo demás en Canarias, se han convierte en un instrumento más de "la casta" en su estrategia de construcción de redes clientelares y asalto a las arcas públicas. De hecho circula por ahí una lista, llamada en clave la "lista de Schindler", con los "socios" particulares de las empresas participadas por el Cabildo. Aunque se usan empresas interpuestas, los propietarios son siempre los mismos, un puñado de la casta burocrática y empresarial tinerfeña. Especialmente relevantes son el grupo denominado "los cinco jinetes del apocalipsis".

El resultado es que mientras que en Singapur el sector publico actúa como facilitador y motor para el desarrollo del sector privado creando nuevas oportunidades y haciendo el "pastel" más grande para toda la sociedad, es decir, creando nueva riqueza, en Canarias lo que se produce es un efecto crowding out, es decir, de expulsión del sector privado por parte del sector público y la consiguiente captura de rentas, es decir, detraer rentas de la mayor parte de la ciudadanía en beneficio propio sin crear nueva riqueza y "redistribuirla" hacia las redes clientelares, los oligarcas y la burocracia.


La economía de Singapur ha progresado a través de diferentes etapas de desarrollo; en los años 60 fueron industrias intensivas en mano de obra, en los 70 fueron industrias intensivas en capital y habilidades, en los 80 industrias intensivas en tecnología, en los 90 industrias intensivas en conocimiento y servicios de alto valor añadido y actualmente industrias y servicios intensivos en innovación y creatividad. La isla ha ido reinventándose cada década abrazando el cambio en lugar de quedarse estancada en el pasado.

En 1985 Singapur se dió cuenta que necesitaba encontrar nuevos nichos de mercado a medida de que su nicho como centro de producción offshore se iría erosionando con el desarrollo de la globalización. Se decidió transformar la economía convirtiéndose en un centro de negocios internacional atrayendo a multinacionales extranjeras para que establecieran sus sedes regionales y operativas en la isla para el desarrollo de productos, gestión de tesorería y servicios administrativos, tecnicos y de gestión. Singapur se debía convertir en un exportador no solo de bienes sino también de servicios. Unos servicios que debían ser mas amplios que el turismo, la banca y las actividades offshore que se habían desarrollado hasta ese momento.

La estrategia seguida durante los 90 fue desarrollar productos y servicios de alta tecnología y alto valor añadido como motores gemelos del crecimiento. El marco conceptual es el análisis de la cadena de valor que sustituye al análisis DAFO, una reliquia de la economía anterior a la globalización pero que se sigue usando en el sector publico canario y enseñando en nuestras universidades donde está obsoleta hasta la forma de pensar. Este análisis ve a las actividades de producción industrial moderna y a los servicios como actividades integradas y complementarias. La capacidad industrial es un componente esencial en cualquier economía avanzada, proporcionando las bases para el desarrollo de capacidades avanzadas en ciencia y tecnología, logística y gestión de operaciones.

El elemento clave fue la creación de clusters industriales, especialmente en el sector químico, construcción y reparación naval, electrónica y ciencias biomédicas. La estrategia consistía en mejorar las capacidades a lo largo de la cadena de valor en cada cluster industrial, incluyendo desarrollo de productos y eprocesos, producción, ingeniería y marketing estratégico. Recordemos que estamos hablando de principios de los años 90 y que los clusters no llegaron ha Canarias hasta 17 años después y, a día de hoy, casi 25 años después, no funcionan.

También se desarrollaron estrategias para convertir a Singapur en un centro internacional de servicios, sobre todo en los negocios y finanzas, logística, distribución, comunicación e información. La base de estas estrategias era la idea de que las actividades económicas clave como finanzas, transporte marítimo, transporte aéreo, telecomunicaciones y la información se estaban concentrando en unos pocos nodos estratégicos de todo el mundo. Cada nodo actúa como un centro de prestación de servicios a una amplia zona de influencia y la conecta con el resto del mundo.

Las ventajas competitivas como centro de servicios las basó en su ubicación estratégica, en sus infraestructuras físicas y recursos humanos, así como en mínimas restricciones a la circulación de bienes, servicios y factores de producción, a su reputación de seguridad jurídica y estabilidad macroeconómica y social, así como a su excelente gobernanza pública. A todo esto hay que añadirle su tradición como centro financiero regional desde los años 70, La estrategia ha sido convertir a Singapur en un centro para la gestión de riesgos financieros con mercados activos en divisas, mercado monetario, derivados y contratación de valores de renta fija y renta variable.

Singapur se ha convertido en una base de exportación de bienes producidos, sede regional de multinacionales extranjeras, un centro financiero, y un "hub" de comercio, transporte y telecomunicaciones. Sin embargo, Singapur ya no puede competir en la economía regional y mundial solo en precio y eficiencia, debe avanzar hacia la fase de innovación y creatividad para seguir siendo competitivo y lo está consiguiendo. Como lo está consiguiendo lo analizaremos en el próximo artículo de esta serie.

La comparación del desarrollo de Singapur con Canarias es penosa, son como la noche y el día. En el mejor de los casos no hemos acertado ni una y en el peor se ha hecho a posta para capturar rentas. El problema está en el modelo, en la forma de pensar. Singapur se reinventa a si misma constantemente, nosotros queremos seguir anclados a marcos conceptuales obsoletos e industrias de hace dos siglos.   En Canarias están obsoletas hasta las ideas. En la mayoría de las cosas se copia la forma pero no se entiende el fondo, no se entiende lo que realmente hace funcionar o fracasar a un modelo. El coste del inmovilismo y de la incapacidad de resolver las cuestiones políticas que frenan el desarrollo de Canarias se paga en términos de pobreza, paro, emigración y perdida de oportunidades.

La diferencia conceptual está en que el gobierno de Singapur ha basado su legitimidad en la capacidad para potenciar el progreso económico del país y de sus ciudadanos. De esta forma alinea sus intereses con los del conjunto de la población en un "proyecto país". También entiende el liderazgo como servicio y no como negocio y el poder como responsabilidad y no como privilegio de acuerdo a los ideales confucianos. En Canarias es al revés,

En Canarias se asume el poder como un negocio y un privilegio, el gobierno obtiene su legitimidad en una ley electoral fraudulenta, en una Constitución fraudulenta que no se respeta y en el dominio de España sobre Canarias. No existe ningún "proyecto país" y  el "enfrentamiento" con Madrid es, muchas veces, simulado.

Una de las señas de identidad de Estados eficaces es que poseen las élites económicas y políticas que desean participar en la construcción de la nación mediante la inversión en las personas, la infraestructura y los medios de producción. Estas élites son a veces corruptas pero se limitan a la erosión de su porcentaje, conscientes de que para ser sostenible, incluso la corrupción requiere de una economía floreciente.

Por el contrario, la construcción de Estados eficaces se vuelve extraordinariamente difícil cuando las élites están dominadas por políticos y líderes empresariales que quieren dar pelotazos y enriquecerse rápidamente, o por aquellos que no quieren arriesgarse a invertir en el país y que en su lugar sacan su riqueza al extranjero. Esta es la llamada "cuestión nacional burguesa" que aqueja a gran parte de América Latina y África. 

Los Estados deben equilibrar dos fuerzas contrapuestas, por un lado mantener a raya a los oligarcas y las élites que quieren capturar al Estado y por otro debe permanecer profundamente integrados en la sociedad con el fin de entender las necesidades y las posibilidades de la economía. Esto requiere de una administración pública especializada, basada en la meritocracia como en Singapur, y también que sea capaz de poder experimentar y aprender de sus errores ya que ser trata de construir las instituciones - Económicas, sociales o políticas - y la cultura que se necesita para el desarrollo.

Existe una relación directa entre una ciudadanía activa y un Estado eficiente. Sin lo uno no hay lo otro. La corrupción tiene un mayor impacto relativo en los que menos tienen y además, la incapacidad de resistirse a las demandas de sobornos genera un profundo sentido de desempoderamiento y exclusión que socava los esfuerzos para construir una ciudadanía activa. La política de tolerancia cero a la corrupción de Lee Kuan Yew, junto con la cultura meritocrática y la cohesión social inclusiva empoderó al ciudadano y le traspaso un sentido de dignidad, de responsabilidad y de inclusión que lo hizo partícipe de su sociedad y del éxito de esta.

En Canarias no solo no hay legitimidad porque seamos capaces de lograr un desarrollo económico sino que tampoco se percibe, a ojos de la ciudadania, un estado que mantenga la ley y que defienda los derechos mediante una justicia imparcial. Lo que se percibe es un regimen corrupto y una economía de amiguetes. Nuestros supuestos lideres son meros capataces de aparatos de poder y captura de rentas a quienes solo le interesa conservar el mando, y cuyos pilares son el mantenimiento de una gigantesca red clientelar y el favor de los oligarcas. La cultura del pelotazo está instaurada en todos sitios y la economía no funciona 

En Canarias hoy se están discutiendo cosas que se hicieron en Singapur hace 30 o 40 años. Llevamos un retraso de medio siglo. Se sigue educando no para la economía del futuro y ni siquiera para la economía del presente sino con marcos conceptuales de la economía del pasado. Ya no estamos en la globalización sino en la post globalización. El problema de Canarias es la forma de pensar, la forma de entender el poder y la falta de un proyecto país de construcción ncional. La falta de una idea clara de lo que queremos llegar a ser como sociedad. 

Por supuesto parte de la responsabilidad la tiene España al crear un marco contraproducente y bloquear nuestro desarrollo como vimos en el artículo anterior, pero acharcarle toda la culpa a España es evadir nuestra responsabilidad, tanto de nuestros lideres como de la ciudadania. El progreso y el empoderamiento empiezan con la asunción de la propia responsabilidad de cada uno. Sin eso no hay empoderamiento posible ni ciudadania activa. No todo podemos achacárselo a España, no hay excusas para lo que ha hecho el Cabildo de Tenerife con su holding empresarial o para lo que ha hecho el Gobierno de Canarias con la I+D y la emprendeduría. Canarias es el resultado de una forma de pensar y es esa forma de pensar lo que hay que cambiar si queremos cambiar nuestra sociedad.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

miércoles, 8 de abril de 2015

Canarias y Singapur (II)

Singapur es, en muchos aspectos, un ejemplo clásico de un estado pequeño y abierto de economía de libre mercado. Los bajos impuestos, el estado de derecho, el buen funcionamiento imparcial de la justicia, el respeto de los derechos de propiedad intelectual, la intolerancia a la corrupción y una mentalidad política para facilitar los negocios y las finanzas, en lugar de obstaculizarlos han sido claves para el éxito de Singapur y le han permitido desarrollar algunas industrias a nivel mundial.


Singapur abrazó sin pensárselo la globalización, incluso antes de que esta concepto existiera mientras que Canarias huyó de ella. Lee Kuan Yew tuvo muy claro que la ventaja competitiva de Singapur no podía ser ni su pequeño mercado interior ni su inexistente disposición de materias primas, sino el convertirse en una zona libre y segura en un mercado global: "Somos el país con menos recursos de nuestra región y por tanto sólo nos queda ser honestos, eficientes y capaces". Con ello consiguió ser la Suiza de Asia.

Al igual que Nehru, en un comienzo me sentí influido por las ideas del socialismo fabiano en Inglaterra. Pero pronto me di cuenta de que antes de redistribuir el pastel tienes que cocinarlo. Por eso me distancié de la mentalidad Estado de Bienestar: porque minaba el espíritu de una persona para prosperar y salir adelante. También abandoné el modelo de industrialización basado en la sustitución de importaciones. Cuando la mayoría de países del Tercer Mundo denunciaba la explotación de las multinacionales occidentales, en Singapur las invitamos a entrar. De ese modo conseguimos crecimiento, tecnologías y know-how que dispararon nuestra productividad más de lo que podría haberlo hecho cualquier política económica alternativa. - Lee Kuan Yew

Canarias ha seguido el recorrido inverso. Canarias le dio la espalda a la globalización (a pesar de no contar ni con materias primas ni con un gran mercado interior), o mejor dicho se salió  de ella y en lugar de perseguir un modelo de Industrialización Basada en el Fomento de las Exportaciones como Singapur, abrazó un modelo de desarrollo inspirado en el modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones que había fracasado en toda Latinoamérica desde hacia ya varias décadas. El fracaso de dicho modelo en Canarias ha sido de tal magnitud que ni ha industrializado, ni ha sustituido importaciones y ni tan siquiera ha sido capaz de evitar el desmantelamiento de nuestro sector productivo.

¿Error, ignorancia, negligencia o simplemente diseño y premeditación? Si nos fijamos que desde 1900 y hasta la fecha, con cada reforma arancelaria, y ya van siete, les hemos terminado comprando a España un 17% más, está más que claro quién se ha beneficiado históricamente de ir erosionando paulativamente hasta nuestras franquicias históricas hasta desmontarlas completamente, convirtiendo a Canarias en un mercado cautivo. Por supuesto también existe una clase social local y foránea, económica y política, que se han alineado con ese proceso y beneficiado del mismo a costa del resto de la sociedad. 


El elevado peso específico de productos de España en la composición del déficit comercial canario no se puede explicar por una mayor competitividad de los productos españoles de ninguna forma. Si fuera así, España ocuparía las primeras posiciones en el ranking de exportadores mundiales. Tan solo se explica por la pertenencia de Canarias al Estado español, por el modelo de relaciones económicas y políticas consolidadas entre el resto de España y Canarias, por el control de los canales de distribución y por todo tipo de mecanismos disuasorios y barreras de entrada, formales o no, a otras fuentes de aprovisionamiento. 

Canarias es un mercado excepcionalmente importante para España. España exporta a Canarias más de lo que exporta a USA y China juntas. Si fuese un Estado, Canarias sería el sexto cliente mundial de España. Por el contrario, Canarias exporta muy poco al resto de España. (la tasa de cobertura de la exportaciones es de apenas 10% frente al 23% de media, es decir por cada euro que exportamos a España importamos por valor de 10)   Canarias ha ido reduciendo paulatinamente el peso específico de sus exportaciones a España diversificando sus clientes principalmente hacia el resto de países de la UE y África. Por contra, las importaciones del resto de España han ido ganando una preminencia cada vez mayor en paralelo a la toma de control de empresas canarias por empresas del resto del Estado en sectores estratégicos de la economía canaria, siendo las dos cajas canarias el penúltimo episodio de este proceso.

Mientras que Singapur ha ido construyendo su capacidad productiva a base de ir rotando cada vez hacia actividades de mayor valor añadido (empezó con los textiles, luego pasó a la electrónica y actualmente a las finanzas y la biotecnología), diversificando su economía e integrándose en las cadenas de producción globales, Canarias ha seguido el camino inverso y ha ido desmantelando paulatinamente su capacidad productiva y refugiándose en actividades de bajo valor añadido u aspectos marginales de las cadenas de valor.

Canarias era una economía de abierta e integrada en el comercio mundial durante la época de los Puertos Francos, pero se fue cerrando progresivamente, especialmente a partir del REF del 72, culminando con la plena integración a la UE como Región Ultraperiferica (RUP) en 1991 (en lugar de optar por el modelo de Asociacion PTU - Pais y Territorio de Ultramar, como los territorios británicos). Mientras que el modelo PTU era compatible con nuestras libertades, fueros y franquicias aduaneras, comerciales, administrativas, fiscales y financieras al tiempo que nos hubiera permitido  diseñar políticas de calado, agrarias e industriales, económicas, fiscales y financieras propias, desde y para Canarias, el modelo RUP nos imposibilita todo esto.

Curiosamente los documentos que el Ministerio envió a Canarias para discutir la plena integración tenían extirpados convenientemente la parte cuarta del Tratado de Roma que es donde aparece la figura de País y Territorio de Ultramar como alternativa al Régimen Ultraperiferico. Por aquellas fechas, se editó un libro de la Universidad de Deusto en el que también se omitió intencionadamente la parte cuarta del Tratado de Roma. Se sustrajo el debate a la sociedad - hasta el punto que a día de hoy la mayor parte de la población desconoce esa posibilidad- y, adicionalmente, los líderes que se opusieron a la plena integración, especialmente en Gran Canaria, fueron comprados.

Singapur se fue construyendo sobre las capacidades adquiridas en cada una de las fases de su desarrollo, primero establecieron fábricas de industria textil, madera, juguetes y otros productos de bajo valor añadido, luego capacitaron a los trabajadores, establecieron lineas de montaje de productos electrónicos, y con el tiempo tuvieron oportunidad de tener una economía más diversificada yendo hacia servicios de transporte marítimo y aéreo. En los años 70 y 80 introdujeron mayor valor añadido y empezaron con la petroquímica y luego los servicios. En la década del 2000 surgió la biomedicina y, luego, los servicios financieros, que hoy representan el 12% del PIB. 

Las potencialidades de Singapur nacieron a partir de las carencias. De este modo, la falta de agua condujo al desarrollo de sistemas de tratamiento de aguas y desalinización de agua de mar. Hoy en día multinacionales de Singapur exportan esas tecnologías a Chile, Perú y otras partes del mundo. Canarias también fue pionera en el tratamiento y desalinización de aguas, pero todo ese know-how prácticamente se ha perdido y a día de hoy son las empresas españolas las que exportan esa tecnología a Africa y Sudamérica. 


Regresemos al tema del transporte aéreo y marítimo.  Singapur ha conseguido convertirse en un centro estratégico para el negocio marítimo internacional y más de 5.000 compañías de transporte y proveedores de servicios marítimos. Recordemos que el transporte marítimo, al igual que el aéreo, es un negocio internacional e intensivo en capital por tanto no se trata solo de infraestructuras portuarias. Singapur se ha convertido en centro del negocio marítimo mundial combinando su ubicación estratégica, sus sofisticadas instalaciones portuarias y sus astilleros junto con las capacidades y desarrollo de negocios con las ventajas de ser centro de negocios internacional y centro financiero.

Mientras que Canarias si que se ha convertido en un hub internacional en el tráfico de contenedores debido a su posición estratégica en medio de tres rutas principales (las que van de Europa a Sudafrica, Sudamerica y el Golfo de Guinea) y a pesar de tener buenas infraestructuras portuarias, le falta todo lo demás para convertirse en un verdadero centro del negocio marítimo internacional como Singapur.


De hecho el negocio portuario ha ido bajando de forma constante en el Puerto de la Luz desde el año 2012, alejándose de ese sueño de ser la gran plataforma de trasbordo de contenedores del Atlántico. El puerto llego a mover un millón y medio de contenedores (TEUS) y ahora no llega ni al millón, poco más de 900.000 TEUS en el 2014. Teniendo en cuenta que aproximadamente medio millón de TEUS son para consumo interno, podemos decir que el Puerto de la Luz ha perdido el 50% de su negocio de tráfico internacional.

Paralelamente a esta caída, otros muelles como Algeciras han visto incrementado su tráfico y tanto Tánger Med en Marruecos como Sines en Portugal crecen a un ritmos del 20 y el 30%. Tánger Med cerró el año con más de tres millones de TEUS y Sines ha duplicando en dos años el movimiento de contenedores en dicho puerto alcanzando en el 2014 los 1,3 millones de contenedores, . 

Las grandes navieras abandonan los puertos canarios. Ya no estamos en la lista de los cien puertos que conectan el mundo. Estamos retrocediendo y caminando la senda que lleva de la internacionalización al aislamiento y en lugar de conseguir sinergias para nuestro desarrollo las estamos perdiendo. Eso si, seguimos construyendo Puertos como el de Granadilla o el de Arinaga con dinero público sin que haya un tráfico que lo justifique.

Recordemos que Singapur combina el ser centro financiero y el ser una economía exportadora y ninguna de estas dos circunstancias se dan en Canarias. El Régimen Económico y Fiscal ha ido "cerrando" la tradicional economía abierta canaria bajo el régimen de puertos francos y estableciendo un modelo no orientado a la exportación sino al mercado interior. Además las actividades financieras no solo están prohibidas bajo el Régimen Económico y Fiscal que el Estado español ha concedido a Canarias sino que están sujetas al permiso administrativo de dicho estado. Ambos elementos frenan el desarrollo del negocio marítimo en Canarias impidiendo las sinergias.

En las islas existe una limitación física. Las mercancías tienen que llegar o por aire o por mar. Hemos visto que Canarias compra el 70% de sus importaciones a España y que esto no se justifica por una mayor competitividad de los productos españoles sino por el control de los canales de distribución y todo tipo de mecanismos disuasorios y barreras de entrada administrativas e informales. Los fletes de España a Canarias son muy elevados. Es más barato mandar un container de España a Perú que hacerlo de España a Canarias, aún cuando la distancia es casi diez veces mayor. 

Una vez más esto no se justifica por los costes ni por la "competitividad" de las navieras españolas sino por la extracción de rentas a través de la "reserva" del mercado canario para las producciones españolas. Toda esta situación nos recuerda al modelo colonial de la Cuba española en el siglo XIX
"De hecho, España y Cuba invirtieron las pautas clásicas que informaban los intercambios comerciales entre una metrópoli y su colonia: España exportaba fundamentalmente productos alimentarios e importaba de la colonia, entre otros artículos, azúcar elaborada (...) El nuevo sistema fiscal acabó con una etapa de libre comercio que fue sustituida por un conjunto de aranceles que privilegiaban e intentaban salvaguardar la relación bilateral entre España y Cuba, sin intromisión de terceros países, y que en realidad convertía a la colonia en proveedora de recursos fiscales para la Hacienda Pública metropolitana" - Bahamonde y Cayuela; Hacer las Américas. Las elites coloniales españolas en el siglo XIX
Ambas, Cuba y Canarias actuaron de mercado cautivo para las producciones españolas y además como factor clave para reducir el déficit comercial crónico de España mediante los ingresos  de la exportación azucarera en Cuba y, en el caso de Canarias, los ingresos turísticos que suponen un tercio de los ingresos turísticos del estado. 
[Cuba se había convertido en una pieza clave del motor de la economía española], "por una lado como proveedor de recursos a las exhaustas arcas del Erario Público, sujeto a un déficit crónico; por otro, como elemento equilibrador de la balanza comercial metropolitana. Además la metrópoli practica con Cuba la política de mercado reservado para la colocación de stocks no realizables en el mercado interno español" Barcia; Burguesía esclavista y abolición
Este cierre administrativo no solo es similar a la "reserva" del mercado colonial de Cuba sino que recuerda al sistema de Flotas de la Casa de Contratación de Indias en el que a la reserva administrativa del mercado se le unía el control del transporte.

Antigua Casa Lonja de la Casa de Contratación de Indias en Sevilla que actualmente es cede del Archivo de Indias

Es curioso que Canarias sea el único archipiélago del mundo que no tiene delimitadas sus aguas territoriales y su Zona Económica Exclusiva, manteniendo a Canarias en el limbo jurídico de forma premeditada para que siga pasando el tiempo y negándonos un estatus que nos permita reclamar nuestras aguas archipielágicas.

En cuanto al trafico aéreo las diferencias son igual de abismales. Singapore Airlines es una de las lineas aéreas internacionales más prestigiosas dando empleo a más de 17.000 personas y generando unos beneficios de unos 500 millones de dolares. El negocio aeroespacial en Singapore consta de más de 100 empresas, desde diseño y fabricación a mantenimiento, pasando por Reparación y Revisión.

A pesar de la posición geográfica de Canarias y a pesar de recibir más de 14 millones de turistas al año carecemos de compañía aérea internacional propia (salvando los nuevos vuelos de Binter a Marruecos y Portugal) pero es que además Canarias lleva décadas luchando por abrir sus cielos a nuevas compañías que le permitan ampliar sus conexiones y, por tanto, aumentar su número de pasajeros y mercancías pero España no nos lo permite.

España ha sometido a autorización administrativa previa la denominada quinta libertad aérea con lo que apenas se aplica y la burocracia desincentiva a las compañías extranjeras interesadas. Por poner un ejemplo ilustrativo, se puede pensar en una compañía inglesa que quiera exportar productos a varios países africanos, pero que ninguno de estos tuviera demanda suficiente para llenar las bodegas de un carguero de forma sistemática y continuada en el tiempo para establecer, no un charter ocasional, sino una línea regular. Actualmente esa compañía tendría que hacer escala en Madrid y, en los centros logísticos que allí existen, “consolidar” sus mercancías en las bodegas de otros aviones que vuelen a diferentes destinos, es decir hacer una agrupación de cargas de diferentes expedidores con destino a distintos consignatarios, pero esto no lo podría hacer en Canarias ya que no está permitido.

La quinta libertad denominada “libertad de transporte externo consecutivo” otorga el derecho a una aeronave del Estado “A”, por ejemplo Alemania, a embarcar pasajeros, correo y carga en el Estado “B”, sea por ejemplo en Canarias, para transportarlos hasta el Estado “C”, pongamos por caso Argentina, siempre que la segunda parte del vuelo sea una continuación de la primera. La quinta libertad aérea es una herramienta fundamental para permitir vuelos de escala o la creación de “hubs” internacionales, lo cual ayudaría a la internacionalización de las empresas canarias y, con ello, a su competitividad y sostenibilidad a largo plazo, además de la instalación de empresas extranjeras en la islas que diversificaran la economía y crearan oportunidades, conocimiento y empleos.



Singapur es un "hub" que tiene todas las libertades menos la novena e incluyendo la octava libertad que sería el tráfico de cabotaje aéreo. Por tanto exigir la Quinta Libertad Aérea no es algo desorbitado pero demuestra el nivel de restricción a las que nos somete el Gobierno de España, máxime si se tiene en cuenta que el acuerdo de Cielos Abiertos de la UE permite las nueve libertades en el espacio aéreo comunitario algo que España niega a Canarias.

El bloqueo del Gobierno de España a la quinta libertad en Canarias provoca que la mayoría del tráfico entre América y África pase por los nudos existentes en Europa u Oriente Medio, como París, Londres, Frankfurt, Dubai o Qatar, alargando y encareciendo los viajes de forma substancial e impidiendo que pasen por Canarias lo cual los haría más directos, cortos y económicos. Si Canarias gozara de la Quinta Libertad Aérea, que permitiera tomar o dejar nueva carga de otras compañías con destino a esos varios países (como se hace actualmente en el trafico marítimo de contenedores) o que las compañías aéreas pudieran montar sus propios centros de distribución propio, con el consiguiente incremento de actividad económica y de empleo nuestros aeropuertos podrían empezar a convertirse en ese añorado “hub” de carga y pasajeros y no tendríamos que pasar por Madrid cada vez que quisiéramos salir de las islas o importar/exportar por vía aérea. 

Quizás la verdadera razón del bloqueo del Gobierno de España a la Quinta Libertad Aérea en Canarias sea la reserva del mercado local de consumo para las empresas españolas que vimos anteriormente. Esta reserva exige el control del transporte y la limitación de las franquicias y libertades aduaneras como se hacia antiguamente con el sistema de comercio de Flotas de la Casa de Contratación de Indias.

Aquí se pone de manifiesto otra de las diferencias de fondo entre Singapur y Canarias, Singapur es un estado independiente que puede diseñar y elegir las políticas más adecuadas para su desarrollo. Canarias, por el contrario, no tiene de momento esa posibilidad y tiene que estar continuamente cantando "si nos dejan" el bolero de José Alfredo Jimenez, ... y ya está bien.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

lunes, 6 de abril de 2015

Canarias y Singapur (I)

En el anterior articulo desvelávamos cual fue el secreto del éxito de Singapur. En los siguientes artículos vamos a hacer una comparación entre el "modelo" de Singapur y el "modelo" de Canarias. 

Recordemos que Singapur es una isla del tamaño de Lanzarote con cerca de cinco millones de habitantes que carece de recursos naturales y minerales; no tiene agricultura ni agua, ni espacio suficiente. A pesar de todo ello tiene una economía cinco veces superior a la de Canarias y su renta por habitante es más del doble que la nuestra


Aunque en Singapur existen diferencias sociales, todos los segmentos de la sociedad poseen un alto estándar de vida. En Canarias, por el contrario, los datos sociales de paro juvenil, de pobreza, de exclusión social y de desigualdades son claramente tercermundistas y reflejan la realidad de una sociedad fracasada. Singapur pasó del tercer mundo al primer mundo mientras que Canarias está haciendo el recorrido inverso. ¿Que explica esa diferencia?

Uno de las características que se suele resaltar sobre el modelo de Singapur es su apuesta decidida por la educación y el capital humano. En un mundo competitivo la calidad es prioritaria no sólo para ganar prestigio, sino porque de ella depende tanto el futuro del país y el de las empresas. Singapur cuenta con varias universidades, todas estatales, que tienen excelencia internacional, son las mejores de Asia y dos de ellas están entre las mejores del mundo. Países como China, Malasia, Birmania o los Emiratos del Golfo Pérsico mandan a sus jóvenes a formarse en las universidades de Singapur.

Por el contrario, las universidades canarias no solo no están en el ranking de las 500 mejores universidades del mundo sino que tampoco se las espera entre las 2.500 mejores universidades del sistema solar como dijera el fallecido catedrático de la ULPGC Guillermo Garcia Reina. De hecho están entre las universidades menos productivas del Estado español.

La sociedad de Singapur está compuesta en dos tercios por personas de origen chino, con el resto constituido por malayos e hindues tamiles en su mayoría. Todos son, al menos, bilingües.  El sistema de educación pública asegura a todos la enseñanza del inglés, como lengua oficial, y de la lengua madre, sea chino, malayo, tamil o la que corresponda. En Canarias, por el contrario, a pesar de tener una importante industria turística, la mayor parte de la población es deficiente en ingles y muy lejos de ser bilingües. Imagino que a los responsables de educación en Canarias se les ha "pasado" este detalle - aunque han tenido 50 años para darse cuenta - o por el contrario tienen miedo de que la población lea prensa internacional y cambie su percepción sobre el mundo y la realidad, una de dos.
Hemos trabajado los últimos 40 años para establecer el inglés como nuestro principal idioma. Lo hicimos para abrazar las fuerzas del descubrimiento, la invención y la creatividad. El inglés es una plataforma abierta, es la lingua franca de los líderes de la ciencia, tecnología, invención, negocios, educación y diplomacia - Lee Kuan Yew
La escuela pública en Singapur es buena y gratuita. En Canarias el informe PISA nos saca las vergüenzas de un sistema educativo con graves problemas y peores resultados. Singapur desarrolla el talento de su capital humano,. Canarias aconseja a sus jóvenes formados que emigren porque las élites (españolas y canarias) bloquean el cambio de modelo necesario. Singapur atrae talento y capital humano foráneo. Canarias exporta más ingenieros que plátanos.  En Singapur te reciben, en Canarias te invitan a coger las maletas.
Singapur tiene una mayoría china, pero, sea cual sea tu raza, si te unes a nosotros como ciudadanos, disfrutarás de iguales derechos y oportunidades. En Singapur somos una sociedad cosmopolita y abierta que da la bienvenida al talento para que podamos continuar creciendo y prosperando.
La educación y la atracción de talento han sido claves para el éxito de varias sociedades. USA sigue siendo para muchos el país de las oportunidades. Estados Unidos siempre se ha caracterizado por atraer talento extranjero a sus universidades y empresas, cuyo caso más paradigmático fue el de Albert Einstein. En China las claves del crecimiento residen en ser competitivos a través de la educación de su juventud, seleccionar a los mejores en ciencia, tecnología, economía y gestión de empresas y, por supuesto, el aprendizaje del idioma inglés. Mientras que Asia optó por un modelo de desarrollo orientado hacia los mercados globales y para ello apostó fuertemente por la educación, los paises Latinoamericanos no lo hicieron. Esto explica el desigual impacto de la globalización en esos dos continentes. 

Los territorios inteligentes son aquellos territorios innovadores, capaces de atraer talento, capaces de construir sus propias ventajas competitivas en relación con su entorno, en el marco de un mundo complejo, global e interrelacionado. Asimismo, los territorios inteligentes persiguen un equilibrio entre los aspectos de competitividad económica, cohesión social y sostenibilidad.

Reserva natural Labrador en Singapur

Singapur es el ejemplo clásico de "territorio inteligente", es decir, un territorio que combina sostenibilidad, calidad de vida, competitividad económica y economía creativa, lo que resulta en capacidad de atracción de talento y de inversión ¿como llamamos a Canarias que no tiene nada de eso? ¿territorio tolete quizás? ¿Archipiélago Machango?

En Canarias no solo no se atrae talento sino que el que existe se desperdicia, se espanta, se margina o directamente se le invita a mandarse a mudar. Mientras que en Singapur se premia el talento en Canarias se castiga. En Canarias quien destaca tiene tan solo dos salidas,... por mar o por aire.

En Singapur los líderes se rodean de los mejores, en Canarias, por el contrario, los lideres se rodean de mediocridades para que de esa forma, en comparación, no se descubra su propia mediocridad. Esto evidencia una concepción del liderazgo y del poder completamente antagónica en Singapur y en Canarias.

Singapur ha creado una cultura meritocrática mientras que Canarias ha creado una cultura de la mediocridad. Ya decía Albert Memi, Fanon y otros autores que han estudiado el colonialismo que las sociedades coloniales están definidas por la mediocridad. Cuando en una sociedad lo importante no es el mérito sino las relaciones, las únicas relaciones importantes son las relaciones de poder.

Singapur está situado en una región del mundo en donde la corrupción es endémica, sin embargo, el índice de Transparency International reconoce a Singapur el quinto puesto en lo que se refiere a integridad y ausencia de corrupción en la gestión del gobierno. Singapur ha creado una cultura de tolerancia cero con la corrupción. La corrupción prácticamente no existe en Singapur mientras que en Canarias por el contrario la corrupción no solo es parte integrante del gobierno sino también de la vida diaria. Esto vuelve a evidenciar las diferencias entre entender el poder y el liderazgo como servicio y no como privilegio.


Complementando esta cultura de tolerancia cero con la corrupción Singapur fue más allá del argumento populista de bajar los sueldos de los políticos y los subió enormemente además de ligarlos a incentivos de rendimiento. Este marco desincentiva la corrupción y asegura que las decisiones se hacen por el bien de la sociedad en su conjunto y no por intereses particulares (que es lo que ocurre cuando los políticos están infraremunerados ya que cuanto menos gane un político más fácil será que caiga en la corrupción que es por definición robarle al interés general).

No hay mejor manera de dirigir un país que poniendo a los mejores al frente de la tarea más difícil. No podemos infraremunerar a nuestros ministros. Singapur no pasó del tercer al primer mundo buscando ministros que sacrificasen el futuro de sus hijos por ejercer el servicio público. No podemos permitir que Singapur se reduzca a ser un país mediocre por ignorar la retribución competitiva de su gobierno.”
- Lee Kuan Yew

Mientras que el énfasis en la educación y la meritocracia ha creado en Singapur una cultura elitista abierta, en Canarias la mediocridad ha degenerado en una cultura de la vulgaridad. El humor canario inteligente, socarrón y muy "británico" de los Cuentos de Pepe Monagas han sido sustituidos como referente de "canariedad" por la vulgaridad de "Clave de Ja". Es cierto que esta cultura de la vulgaridad de Belén Esteban y Sálvame se está dando en toda España, pero la "innovashión" canaria ha sido llevarla a aspectos identitarios.

En resumen, mientras que en Singapur se trata de empoderar al individuo para que desarrolle sus máximas cualidades y capacidades, en Canarias se trata de castrarlos para que no alteren los repartos de poder existentes. Canarias es una sociedad que gira en torno a las relaciones de poder.

Podemos criticar la existencia de una cultura elitista pero no hay que confundir élite con casta. El problema no es la existencia de una élite, necesaria en toda sociedad, el problema es la existencia de una elite extractiva, es decir una "casta" que sacrifique las oportunidades de los demás en beneficio propio y que se autoperpetue. Esto no ocurre dentro de una meritocracia ya que lo que crea es una élite inclusiva a través de la movilidad social. El ideal de Lee es Confucio, un sistema meritocrático y competitivo.
"Los valores confucianos del individuo bueno y cultivado, el fervor por la familia, la confianza de los amigos y la lealtad al Estado. Estos valores han superado la prueba de miles de años de historia china, japonesa, coreana y vietnamita. No deben ser abandonados a la ligera".
Para Lee todos los ciudadanos eran iguales ante la ley, pero, al igual que las sociedades de los antiguos canarios, la igualdad social habría de venir del carácter, conducta y esfuerzo del individuo. Esta visión encaja con lo que nos han dejado las crónicas y la tradición oral sobre las antiguas sociedades canarias, pero la cultura española destruyó esa concepción de nobleza ligada al comportamiento individual, sustituyéndola por un concepto de nobleza desligada del mérito y basada en el racismo, el nepotismo y la heráldica de privilegio aristocrático. 
Otra diferencia importante entre Singapur y Canarias la encontramos en la cohesión social. En sus comienzos - y como en la mayoría de los nuevos países creados tras la Segunda Guerra Mundial, Singapur estaba infestado por conflictos étnicos (los disturbios raciales de 1964 y 1969, María Hertogh, etc..), diferencias lingüísticas (malayos, tamiles, Inglés, mandarín) así como de un alto nivel de analfabetismo. Sin embargo, Lee fue capaz de moldear un Estado a partir de estos elementos tan dispares y fomentar la prosperidad de sus ciudadanos. Singapur es un estado multicultural con tres etnias principales y cuatro religiones. A pesar de esta desfavorable situación consiguieron fomentar una identidad nacional basada en la multiculturalidad, el éxito económico y la modernidad lo que les permitió desarrollar una fuerte cohesión social en torno a un proyecto país



Canarias, por el contrario, no solo carece de cualquier proyecto país, porque principalmente se busca el poder por el poder y no en torno a un proyecto, sino que además favorece la descohesión social a través del fomento de los insularismos y las obsoletas luchas de clase que dividen al precariado (el proletariado no existe en Canarias) y a las clases medias (casi desaparecidas), dejando a ambas a merced de una burguesía local cuyo mundo acaba en la punta del muelle de la isla respectiva y de los intereses españoles y foráneos.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto