lunes, 21 de septiembre de 2015

Todos tenemos un pasado

En estos tiempos buscamos un líder dichado de virtudes, a poder ser con coleta como Jesucristo. En un mundo deshonesto y en una sociedad corrupta la apariencia de virtud y honestidad es un activo valioso, pero en el fondo lo único que estamos proyectando son nuestros miedos y esperamos que alguien nos salve porque nos creemos incapaces de salvarnos por nosotros mismos.

Pero la realidad es que nadie es un santo. San Agustín de Hiponna fue uno de los mayores santos y filósofos de la Iglesia y también uno de los mayores pecadores, tal y como él mismo admite en su obra Confesiones ... célebre es su frase "Dios dame la castidad, pero todavía no".



Malcom X es otro ejemplo. Malcom fue un criminal reformado que había abusado de las drogas y que cumplió condena por proxenetismo y robo. Sin embargo eso no quita que fuese uno de los mayores líderes del movimiento por los derechos civiles en USA durante los años 60.



Pero si Malcom X no te parece un ejemplo apropiado, te propongo a alguien que tiene una aureola de santidad. El acuñó el término "se el cambio que quieres ver en el mundo", si quieres amor se amor, si quieres justicia se justo, si quieres paz se paz. Por supuesto hablamos de Gandhi.

¿Sabias que Gandhi se casó con una niña de 13 años? Gandhi fue arrestado muchas veces por sus ideas revolucionarias y su oposición a la corrupción. Como resultado muchas veces su mujer lo acompañó a prisión. Su mujer enfermó y, aunque existía una medicina, Gandhi no dejo que la tomara. No tuvo en cuenta su opinión y como resultado ella falleció. Dos semanas después, el también enfermó de lo mismo, pero se tomó la medicina que había prohibido tomar a su mujer.

¿Esto invalida las enseñanzas de Gandhi? ¿el valor de lo que dijo o lo que hizo contra el Imperio Británico? En mi opinión no.



Buscamos un líder dichado en virtudes porque queremos que nos arreglen la situación en lugar de asumir nosotros la responsabilidad de hacerlo. El que no aparezca es la excusa para no hacer nada. En el fondo es nuestra incapacidad para fiarnos de nadie, lo cual no es más que un síntoma de nuestra inseguridad.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto