jueves, 19 de febrero de 2015

En defensa de Carmen Dolores

Canarias es una sociedad profundamente enferma y tremendamente inmadura, tanto en lo social, lo económico y lo político como en lo moral. Existen dos ejemplos que son muy ilustrativos de esto; el primero la paliza que le dieron a los niñatos que saltaron al campo en el partido de ascenso de la UD Las Palmas y el segundo la campaña de acoso y derribo orquestada contra Carmen Dolores Gonzalez Francisco, la presunta descubridora de la cueva de las mil momias.


Vergüenza ajena me dio ver a unos niñatos saltar al campo y malograr el ascenso de la UD Las Palmas a primera división la temporada pasada, pero aún más vergüenza me dió ver la paliza a la que fueron sometidos por sus propios vecinos. Me dio vergüenza ajena porque no somos capaces de dársela al explotador que nos explota económicamente o a quien nos oprime social y politicamente pero si a unos infelices que saltaron al campo. 

Hay una cosa que se llama la Ley de Causa y Efecto. En Canarias en general, y en Gran Canaria en particular, no tenemos un problema, tenemos muchos problemas y lo ocurrido no es sino una manifestación de esos problemas. Los que saltaron al campo, queramos o no, son gente que vive en nuestra comunidad y son nuestros vecinos y compatriotas. Son fruto, por una u otra razón, de la sociedad en que vivimos. 

Tenemos que plantearnos hacia donde vamos como grupo social. Lo ocurrido tanto en el campo como posteriormente fuera de el, es, para mi,  un síntoma de los problemas profundos de esta sociedad. Un reflejo de una sociedad sin cultura, sin educación cívica, sin autoestima, sin respeto a lo suyo y a los suyos, sin consciencia de sus raíces y llena de desesperanza, frustración y ansiedad. Una sociedad que lame la bota del que lo oprime, carente de cohesión social y de generosidad para con los suyos. Causa y efecto.


Esa falta de generosidad también la sufre Carmen Dolores Gonzalez Francisco, la presunta descubridora de la cueva de las mil momias. No es que haya descubierto nada, cada sitio, cada lugar siempre ha sido custodiado y guardado en la memoria esperando que llegara el momento en que los antiguos quisieran que saliesen a la luz. 

Yo no se si el descubrimiento de Carmen Dolores y todo lo que dice es cierto o no, algunas de sus afirmaciones son difíciles de creer. Si son ciertas y tiene pruebas ya las mostrará cuando pueda, y si tiene que esperar unos meses más no importa. Entiendo que no es tarea fácil y que existen muchos intereses en juego. Por otro lado, si es mentira, al menos habrá reabierto el debate y acercado a muchos al interés por nuestra historia.

Pero independientemente de que lo que dice sea finalmente verdad o no, hay cosas en las que desde luego tiene razón. La cultura de los antiguos canarios es mucho más rica y avanzada de lo que nos han querido hacer creer. Los yacimientos han sido expoliados muchas veces. La existencia de cuevas que no han sido investigadas se conocen desde hace mucho tiempo por las universidades canarias que han negado, por razones políticas, el valor de la tradición oral en Canarias y no están interesadas en que se sepa la verdad de nuestra verdadera cultura. 

También es cierto que existen yacimientos que han sido escondidos por los propios pastores para evitar su destrucción a manos de la Guardia Civil o de políticos de turno. Gentes han construido encima de yacimientos, o bien para protegerlos o bien para que no le parasen la obra "por cuatro piedras". Algunos saqueadores y políticos se han construido auténticos museos privados en sus casas. Iglesias construidas encima de lugares sagrados hay muchas. Constructoras españolas que han sacado contenedores llenos de objetos y momias y los han mandado a Sevilla en barco, también. Todo eso que dice Carmen es cierto, al igual que la decidía de la mayoría de los canarios por lo suyo, que ni conoce ni valora. Muchos yacimientos están llenos de basura tirada allí por los propios canarios. El atreverse a decir todo esto tiene un valor, y que la gente tome consciencia de ello también, independientemente de que el resto de lo que diga sea verdad o no.

Quizás las maneras de Carmen no sean las mejores, pero entiendo que es un ser humano y que cuando alguien trata de trabajar en positivo y desinteresadamente y lo único que recibe a cambio por aquellos a los que trata de ayudar en lugar de agradecimiento o un mínimo de reconocimiento son insultos, difamaciones, criticas, escupitajos e intentos de exclusión social, es normal que uno termine reaccionando de la manera en la que lo hace Carmen. El tono de Carmen a alguno le parecerá soberbia, prepotencia, altanería o ego, pero la entiendo perfectamente porque yo también he sido victima de campañas de difamación y boicot,... y por los mismos que ahora la atacan a ella, directa e indirectamente. La entiendo porque yo también lo he vivido.


Cuerpo a tierra que vienen los nuestros ... trabajar por Canarias es complicado, tienes que trabajar contra los enemigos de Canarias al mismo tiempo que tienes que protegerte de los propios canarios. Aquel que quiera trabajar en positivo sufre de una estrategia automática de acoso y derribo por parte de sus propios compatriotas empecinados en que nada cambie. Como dice el coach canario Juan Ferrer,...las personas tienen un limite de tolerancia. Los cambios muy bruscos ya sean por la medida o por el poco tiempo para asimilarlo pueden ocasionar una máxima resistencia o sencillamente la anulación del problema, es decir ¡tú!. 

Quizás, esos que se definen defensores de la canariedad, vanguardia del pueblo, defensores de la fé y adalides de la pureza de la doctrina propugnando la independencia de Canarias algún día lleguen a comprender que el principal escollo que impide avanzar en ese proceso son ellos mismos. Sus actitudes contraproducentes llevan a la autoderrota. La energía negativa y la frustración que desprenden es tan fuerte que terminan contaminando a todo lo que se les acerque.



Pero como me dijo un mago un día, el pueblo canario es el más desagradecido del mundo, pero el canario no es así, lo han hecho así. El mago tenia razón. La sociedad canaria está profundamente enferma. La cultura española la ha infectado de lujuria materialista, autoritarismo, dogmatismo e intransigencia. Si el canario quiere liberar su tierra ha de liberar primero su mente y su corazón porque, hoy por hoy, el principal problema de Canarias somos los propios canarios. Causa y efecto; nos han hecho así, una sociedad profundamente enferma que produce comportamientos contraproducentes que llevan a la autoderrota y al estancamiento.

Si lo que dice Carmen es cierto o falso, el tiempo lo dirá.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto