viernes, 31 de octubre de 2014

Construyendo la Unidad; La Asebiyah

Anhelamos la empatía que produce la unión, la unión que nos hace formar parte de algo mayor que nosotros mismos nos energiza, el formar parte de algo mayor de nosotros mismos que nos da seguridad y la seguridad que nos hace superar el miedo. pero realmente ¿sabemos en Canarias como se construye la unidad? pues visto lo visto parece que va a ser que no.

A muchos le han contado el dilema del prisionero. La policía detiene a dos ladrones pero no tienen pruebas, por lo que les ofrecen a cada uno el testificar contra el otro y salir libre. Al final los dos testifican contra el otro y los dos van a la cárcel. Este ejemplo trata de hacernos entender el valor de la cooperación, si ninguno de los dos hubiera traicionado al otro los dos estarían libres o cumpliendo una pequeña condena a lo sumo, en cambio al traicionarse los dos cumplen la máxima condena.


Pero es que la solución optima del dilema del prisionero no es esa. La solución óptima desde un punto de vista individual no es cooperar con el otro. La solución óptima es ir de listo y engañar al otro para que haga el primo y coopere contigo mientras tu lo engañas,... una y otra vez.... una y otra vez. ¿Te suena familiar?,... bien, es lo que hacen los políticos en España y en Canarias.... ahora está de moda pedir perdón,... huy y que malo eres si no perdonas.

El perdón está bien desde un punto de vista espiritual, pero no es así como se construye la "unidad". En realidad la unidad se construye con el ojo por ojo y diente por diente. ¿Te suena una barbaridad, algo incivilizado y no muy espiritual? deja que te lo explique; la cooperación se construye mediante las expectativas de comportamiento del otro,.. si mi expectativa es que el otro va a seguir haciendo el primo mi incentivo es engañarle. Si mi expectativa es que el otro va a dejar de hacer el primo mi incentivo es a colaborar con el. La realidad es que la cooperación no depende de la buena voluntad del otro sino de mis acciones para establecer expectativas, es decir reglas y limites claros.

Si lo de ojo por ojo y diente por diente todavía te suena demasiado "salvaje" déjame decírtelo con otra palabra que quizás te suene mejor R-E-C-I-P-R-O-C-I-D-A-D... o mejor dicho "expectativa de reciprocidad". Si se portan bien contigo, pórtate bien con ellos, o dicho de otro modo "es de bien nacido ser agradecido". ¿Más aceptable dicho así?.


Diversos estudios muestran que el comportamiento altruista tiene tres elementos, o, mejor dicho, se ve facilitado por tres elementos,.. el primero es el parentesco, es decir, la conciencia de compartir un pasado o unos lazos de sangre, una historia o una cultura con un pedazo determinado de humanidad, es decir, tu tribu, tu nación, tu gente. Por eso la identidad nacional es tan necesaria, sin olvidar que todos compartimos un mismo planeta.

El segundo pilar del comportamiento altruista y cooperativo es la RECIPROCIDAD. Si yo te ayudo a arar o a recoger las papas y te pido ayuda para echar un techo en mi casa tu me la das porque tienes la expectativa de que al año siguiente o cuando te vaya a hacer falta yo voy a estar ahí para ayudarte. Pero si tu no me ayudas a tirar un techo cuando me hace falta o a recoger las cebollas no esperes que haga el primo y te siga ayudando a recoger las papas. Ahora este ejemplo extrapólalo al resto del ámbito social.

Reciprocidad es reconocer al otro su valor, su esfuerzo, su mérito,.. algo que a los canarios nos cuesta muchísimo (en el fondo por nuestros propios complejos de inferioridad que nos impiden reconocer el mérito de nuestros compatriotas). Reciprocidad es reconocer y respetar el valor del trabajo, el esfuerzo y el tiempo del otro. Reciprocidad es valorar al otro para que el otro nos valore a nosotros.


¿Se puede obtener una sociedad basada en una democracia real, es decir, justa, equitativa, sabia, honesta, compasiva, bondadosa o solidaria cuando nuestros niveles de consciencia y nuestros comportamientos no reflejan dichas cualidades? ¿Es que acaso el sistema corrupto este no es mas que un reflejo de una sociedad moralmente corrupta? ¿no nos refleja como Consciencia? Mírémonos un momento al espejo y preguntémonos si esos juicios que atribuimos a otros, no están dentro de nosotros mismos. Respiremos tranquilamente y mirémonos atentamente al espejo. Si no ves tu sombra oscura, si no ves nada que te avergüenza, vuelve a mirar.

La Solidaridad se basa en la expectativa de Reciprocidad, y la capacidad de perdón también es importante. La reciprocidad también consiste en ser capaz de perdonar al otro y de perdonarnos a nosotros mismos dando una segunda oportunidad ya que todos podemos cometer errores o cambiar, pero sin hacer el primo, cuando a alguien se le acabó el carbón es que se le acabó el carbón y punto.

El tercer pilar del comportamiento altruista y colaborativo, es decir de la solidaridad, es la capacidad de empatía. La empatia humana es la capacidad de sentir las necesidades del otro y compartir las emociones de sufrimiento y alegría, de ansiedad y esperanza. Esa es la empatía emocional, la empatía primaria, pero hay otra forma de empatía igualmente importante, la empatía cognitiva, es decir, ser capaz de entender los puntos de vista del otro, sus necesidades, su parte de verdad, ser capaz de ponerte en su lugar, en sus zapatos, entender sus problemas y sus emociones, sus motivos e intereses. 



Mientras que la primera clase de empatía es fácil, la segunda requiere de mucha más madurez y esta conectada, entre otras cosas, a la capacidad de pensamiento estratégico. Tal y como muestran diversos estudios neurológicos, psicológicos y bioquímicos. La empatía cognitiva requiere del pensamiento estratégico. Necesita ser representar diferentes escenarios futuros para valorar si son deseables o no desde el punto de vista "emocional", pero no solo para nosotros sino también posibles escenarios para los demás a fin de anticipar su comportamiento,



¿ Que capacidad de empatía cognitiva tenemos cuando ni siquiera somos capaces de dialogar, de sentarnos a consensuar posturas comunes, de sentarnos a resolver problemas, a buscar soluciones o puntos de acuerdo en base a objetivos concretos.?

Somos un pueblo con mucha empatia emocional pero poca empatia cognitiva. La empatia únicamente emocional lo que crea son pandas,... pandas para hacer esto, pandas para hacer lo otro, pandas para asaltar las arcas públicas. Pandas unidas por sentimientos de afinidad y un objetivo a salto de mata, eternamente en la improvisación a salto de mata, sin proyecto claro y sin estrategia a largo plazo. 


Soria y sus secuaces son una panda, los empresarios canarios son una panda, los independentistas otra, Coalición Canaria es una panda y por eso carece de ideología y de proyecto real mas allá del poder por el poder. Son pandas. La empatía emocional crea pandas, pero no crea organizaciones. Para crear organizaciones y proyectos reales de futuro al sentir y al hacer hay que integrarle el pensar.

Si analizamos la realidad canaria desde ese punto de vista de empatia cognitiva nos daremos cuenta de que el sistema actual nos castra, individual y colectivamente. Nos castra y limita como individuos ya que no nos permite ser plenamente. Esa es la clave, la capacidad de ser plenamente como individuos y como sociedad, recuperar nuestros equilibrios tanto a nivel individual interno como a nivel ecológico y social. Desarrollarnos en todos los aspectos, en todas nuestras capacidades y planos, tanto física como espiritualmente.

Suele decirse que el agente de cambio tiene la feroz oposición de aquellos que se benefician del estatus quo y el tímido apoyo de aquellos que se beneficiarían del cambio. En Canarias es diferente, uno no solo tiene la feroz oposición de aquellos que se benefician del status quo y la aún más feroz oposición de aquellos que se beneficiarían del cambio.


Pobre de ti como estés en desacuerdo en el lugar de una coma en el manifiesto ideológico porque la reacción del otro es más que previsible.... la escisión. Se levanta se encochina y se va. Templanza cero, autocontrol cero. La capacidad de dialogo es nula, la capacidad de alcanzar compromisos inexistente y el resultado son veintemil siglas cuyos militantes caben en un taxi. Pero no queda ahí la cosa, son veintemil siglas todas iguales, es decir, todas con la misma estructura de partido. Estructuras jerárquicas propias del siglo XIX y dentro de una película de espías en la que viven todos ellos.... y cada cual en su película particular confundiendo la velocidad con el tocino, presa de conceptos obsoletos y emociones contradictorias,.... y mas perdidos que el barco del arroz ... ¡¡chiquito potaje emocional y racional!!

¿Es eso reciprocidad? ¿Es eso empatía? ¿Es eso acaso lo que el filosofo tunecino Ibn Khaldun describió en el siglo XIV como Asebiyah? es decir solidaridad tribal o cohesión social.
La compasión y afecto por las relaciones de sangre los parientes existen en la naturaleza humana como algo que Dios puso en el corazón de los hombres. Se convierte en apoyo y ayuda mutua. Uno siente vergüenza cuando sus familiares son tratados injustamente o atacados, y se desea intervenir entre ellos y cualquier peligro o destrucción que les amenace. (...) El afecto que todo el mundo tiene por sus compañeros y aliados resulta en un sentimiento de vergüenza que se produce cuando uno de los vecinos, parientes o relaciones de sangre de cualquier grado es humillado.
Que lejos este sentimiento con la práctica canaria de dejar vendido con el culo al aire a quien tiene el coraje de salir a primera fila retirando el apoyo, absteniendote y dejándolo morir de inanición. Su fracaso es una satisfacción para tu ego, te da la razón, es iniciativa no iba a ninguna parte. Pero no te das cuenta de que has sido tu con tu actitud la que has provocado el fracaso, la perdida de entusiasmo y todo lo que has conseguido es una profecía autocumplida. Comportamientos contraproducentes que llevan a la autoderrota y que te perpetúan en la situación de miseria existencial en la que te encuentras pero que alimentan tu falso ego. No es el sistema quien te castra, que también, eres tú mismo tanto por acción como por omisión.



Al igual que la cooperación no depende de la buena voluntad del otro sino de tus propias acciones estableciendo expectativas y límites, el éxito de las iniciativas sociales depende de que seamos capaces de proyectar "energía social" en ellas, pero enseguida surgen las envidias y las suspicacias fruto de nuestros complejos e inseguridades.

Que lejos este sentimiento con la práctica canaria de usar la estrategia de acoso y derribo ante cualquiera que salga a trabajar y construir en positivo, Que lejos este sentimiento de aquel cuya envidia lo hace no ya entristecerse con el éxito ajeno, sino alegrarse del fracaso del otro. Que lejos este sentimiento de aquel que vende a su compatriota no ya por cuatro duros sino por dos o por uno. Que lejos ese sentimiento de lo que cuentan las crónicas de los antiguos canarios que se ayudaban mutuamente. 




Mírate un momento al espejo y pregúntate si nunca te has comportado o sentido así. Se sincero contigo mismo. Los juicios que atribuimos a otros están generalmente dentro de nosotros mismos, son nuestra proyección. Respira tranquilamente y mírate atentamente al espejo. Si no ves tu sombra oscura, si no ves nada que te avergüenza, vuelve a mirar.

En Canarias el sentido de reciprocidad no esta solo dañado sino invertido, con lo cual no puede aparecer ni la solidaridad grupal, ni al cohesión social ni un proyecto país. Pero la respuesta no está en el otro sino en cambiar nuestras actitudes y comportamientos. En superar nuestras sombras. La mayor parte de la gente tan solo aspiran a seguir haciendo lo mismo y a un chute emocional de vez en cuando que les permita manejar y descargar su ansiedad.... Lo primero que tiene que decidir un pueblo es si quiere tan solo protestar o si realmente quiere cambiar las cosas. Si tan solo tiene un sueño de liberación o si tiene también la voluntad y la determinación para convertir ese sueño en realidad.

La canaria, como toda sociedad colonial, es una sociedad de "conciencia neblinada" como la denominó Manuel Alemán, es decir una sociedad psicótica, desconectada de la realidad. Incluso los que creen que están despierto y han tomado conciencia, tan solo sueñan que están despiertos. Creen que ellos tienen conciencia y el pueblo no, sin darse cuenta de que viven totalmente desconectados de la realidad presa de ideologías obsoletas que no explican como funciona el mundo a día de hoy. Así no es de extrañar que los extranjeros se pregunten que carajo tienen los canarios en la cabeza.

Como hemos visto la unidad no se logar con buen rollito y discursos. Necesitamos primero el parentesco. La Asibiyah no solo surge en las sociedades tribales a través de la ascendencia común de sangre, también es extensible a los vecinos, compañeros y aliados con los que se comparte vida social, cultura y experiencias. Tenemos que tomar consciencia de que nuestros compatriotas son el trozo de humanidad con el que nos ha tocado compartir vida y experiencias, asumiendo la responsabilidad de cuidar sobre un trocito del planeta, y reforzando nuestro sentido de pertenencia y de comunidad.



Necesitamos también RECIPROCIDAD, es decir ser leales y generosos con nuestros amigos y aliados en lo bueno  y aplicar la ley del talión en lo malo. La reciprocidad como hemos visto no depende de la buena voluntad del otro sino de las expectativas que creemos con nuestro comportamiento. Pero siendo capaces de perdonar y dar segundas oportunidades a quien se lo merece o se lo trabaja. La reciprocidad y la colaboración se empieza a construir con acciones concretas, con colaboraciones en temas concretos, pintando un mural, plantando árboles, etc...

Por último necesitamos empatia, pero no solo empatia emocional a corto plazo de chute emocional, sino empatia cognitiva, es decir una visión compartida de que tipo de sociedad queremos construir y que tipo de sociedad queremos dejar a nuestros hijos. En otras palabras un "PROYECTO PAIS", pero un proyecto abierto y sin dogmatismos. Un PROYECTO PAIS que se construya y se mejore con el tiempo, con la convicción de que nadie es poseedor de la verdad absoluta ni de formulas mágicas. Un PROYECTO PAIS desde el dialogo y la tolerancia. Con una mentalidad abierta, es decir, con la convicción de que todo es mejorable y evoluciona en el tiempo. 


Cuando seamos capaces de alcanzar ese nivel de madurez, las cosas empezaran a cambiar para mejor porque empezaremos a empoderarnos mutuamente los unos a los otros. Esta en nuestras manos y depende solamente de nosotros.

Nessa Achaman.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 30 de octubre de 2014

Sobre Mimosos y Revolucionarios

El escritor canario Victor Ramirez me dijo en una ocasión que en Canarias no hay revolucionarios sino mimosos. El mimoso se encuentra incomodo y quiere acabar con su propia incomodidad, o mejor dicho, quiere que otros - el estado, el pueblo o lo que sea - acaben con su propia incomodidad. Por eso anda buscando que un líder, un salvador, la ONU, Papa Noel o Podemos venga y le regale la libertad.

El revolucionario, en cambio, quiere cambiar las cosas para si y para los demás. Esa es la primera diferencia, el revolucionario actúa, el mimoso por el contrario protesta para que otros le cambien sus circunstancias. El primero asume su propia responsabilidad, el segundo la delega y con ello alimenta al status quo.

En realidad el mimoso tiene la misma concepción del poder que el opresor, monolítico, de arriba hacia abajo. El revolucionario verdadero, en cambio, entiende que la naturaleza del poder es muy diferente. Todo poder se basa en el consentimiento del gobernado. Todo poder es consentido y las élites lo saben. Por eso el verdadero cambio solo puede surgir de abajo hacia arriba.

Dijo Pepe Mujica, el peculiar presidente de Uruguay, en una entrevista a la Sexta, que la enfermedad de la izquierda es el infantilismo, es decir, el confundir lo que es con lo que nos gustaría que fuera. Pero olvida el mimoso, que solo desde la realidad se puede cambiar la realidad, tal y como dijera otro hombre de izquierdas, Paolo Freire en su libro "Pedagogía del Oprimido".

Pero el infantilismo y la mimoseria niegan esa realidad porque no le gusta y porque encuentra consuelo en el mito, en las soluciones "magicas" ... el pueblo se levantará de forma espontánea confundiendo lo que es con lo que nos gustaría que fuera. La mitificación de la realidad es emocionalmente satisfactoria. Nos permite evadirnos. Nos permite culpar a alguien exterior de nuestra propia incomodidad. Nos permite seguir siendo "mimosos" y eso tiene mucho que ver con el funcionamiento de parte de nuestro cerebro. La parte emocional de nuestro cerebro es binaria, actúa de forma me gusta/no me gusta tendiendo a centrarse en lo que le gusta e ignorar lo que no le gusta como hacen los niños pequeños.

Siempre se ha dicho que la libertad tiene un precio, y eso a nuestra parte emocional no le gusta. La anhela pero quiere que se la regalen, o mejor dicho identifica su incomodidad con su falta de libertad y lo que realmente quiere no es la libertad sino dejar de estar "incomodo". 



El problema es que la verdadera libertad ni se otorga ni se regala, tan solo puede conquistarse,... y se conquista dentro de nosotros mismos. La consecución de la libertad reside en escoger el camino incomodo que nos aleja de nuestra zona de confort y estar dispuesto a pagar el precio. Uno de los grandes pensadores sobre cambio social, el estadounidense Gene Sharp, lo dice claramente en su libro "Autoliberación",..... lo primero que tiene que decidir un pueblo es si quiere tan solo protestar o si realmente quiere cambiar las cosas. Si tan solo tiene un sueño de liberación o si tiene también la voluntad y la determinación para convertir ese sueño en realidad.

El pueblo se levantará de forma espontanea para conseguir la libertad. piensa el mimoso, porque no quiere asumir el trabajo de preparar las condiciones para que ese levantamiento, que ni es espontaneo ni asegura la libertad a menos que exista una estrategia y unas capacidades, se produzca. El reverendo Andrew Jackson, organizador de los boicots a los comedores de Nashville en 1960, una de las campañas más importantes dentro del movimiento pro derechos civiles de Martin Luther King en USA,... dijo;
No podemos hacer una manifestación con 25 personas que hacen lo que les da la gana. Deben tener una disciplina en común. Esa es la palabra clave. Para mi la dificultad con las personas y los esfuerzos no violentos radica en que no reconocen la necesidad de una fuerte disciplina y un entrenamiento feroz. Así como la importancia del diseño de estrategias, planificación, reclutamiento y de todo lo que hay que hacer para organizar un movimiento. Todo eso no puede surgir espontáneamente debe hacerse sistemáticamente.

Y eso es lo que no le gusta al mimoso porque requiere esfuerzo y compromiso.... y porque le da miedo. Pero es que la mimosería del canario va un paso más lejos, no solo delega su responsabilidad sino que trata de impedir que otros ejerzan la suya comportándose como los cangrejos dentro de un balde que no hace falta taparlo porque se boicotean unos a otros.



La falta de madurez es total. La incapacidad para el dialogo, la incapacidad para la resolución de conflictos, la incapacidad para la superación de las diferencias hacen que el primer puto en el orden del día del mimoso sea la escisión. Así nos va, pero es simple y llanamente falta de madurez democrática y una concepción monolítica, autocrática y dogmática del poder. Si no se pone la coma donde yo digo me escindo. 

En realidad son sus miedos y barreras emocionales y en el centro de sus miedos está el confundir poder con dominio, por tanto hace un proyección en los demás que es precisamente el reflejo de lo que el lleva dentro. Todo esto es fruto de toda la basura que le han metido en el subconsciente, en su parte emocional, en su parte infantil, pero también en su parte consciente mediante el ego que lo mantiene en la necesidad de "tener razón".

Ya hemos dicho que nuestra parte emocional actúa de forma binaria con una cierta tendencia a centrase en lo que le gusta y a ignorar lo que no le gusta,.... justamente la definición de infantilismo que denunciaba Pepe Mújica,... y es ahí donde se encuentra la mimosería. Pero nuestra parte consciente también está condicionada por toda una serie de ideas falsas, tópicos, prejuicios, medias verdades, mentiras, falacias y teorías obsoletas. Por ejemplo con respecto a que Canarias no se puede desarrollar porque son islas, que dependemos de la caridad del resto del Estado o que somos ultraperifericos en el centro de mundo globalizado y mil y una mentiras. 

Reconocer que se ha estado equivocado, emocional o intelectualmente, no es fácil para la mayoría ya que choca con el propio ego, nuestro falso yo, y claro, en una sociedad con la autoestima por los suelos - como ya comentara Manuel Alemán en su obra Psicología del hombre canario - el falso ego es el ultimo refugio de la autoestima.

Decir que la culpa es de los demás, del colonialismo, de los españoles, etc... (que sin duda también han hecho su parte) es muy facil. Por el contrario decir que parte de la responsabilidad es también nuestra es mucho más complicado y , evidentemente, mucho menos "popular". Es la parte que nuestro ego y nuestra parte emocional no quiere reconocer, y por ello seguimos replicando las mismas actitudes subconscientes y contraproducentes que llevan a la autoderrota. Nos quejamos de que las elites no quieren cambiar las cosas, pero fallamos en darnos cuenta que nosotros en realidad tampoco, de lo contrario actuaríamos de otra manera.




Avanzaremos cuando dejamos de ser mimosos y nos convirtamos en revolucionarios, cuando seamos capaces del dialogo sincero, cuando recuperemos nuestra autoestima conociendo nuestra esencia .... y cuando empecemos a preguntarnos que tipo de sociedad queremos construir y que tipo de sociedad queremos dejar a nuestros hijos,.. o en palabras de Gene Sharp cuando tengamos la voluntad y la determinación para convertir ese sueño en realidad.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 23 de octubre de 2014

La carretera de la Aldea

Hablar de la carretera de la Aldea es hablar de sentimientos encontrados. No nos gusta imaginarnos que a la Aldea de San Nicolas llegue el turismo depredador y la especulación del suelo, pero, a decir verdad, no nos damos cuenta de que el problema no es la carretera sino nuestro perverso modelo de desarrollo.

Si hay dos obras que se justifican en Canarias desde un punto de vista social son las del Túnel de Frontera en la isla de El Hierro y la carretera de la Aldea en Gran Canaria. El primero ya está hecho, el segundo está paralizado.

La Aldea es una isla dentro de una isla, y sufre infinidad de problemas sociales. La droga corre a raudales entre la población, algo que desgraciadamente no es ninguna excepción en Canarias. La atención sanitaria es deficiente y si hay temporal las carreteras están cortadas y allí no aterriza el helicóptero medicalizado. 



No es que me guste que las obras se las lleven las mismas empresas foráneas de siempre mientras aquellos caciques que se meten en la cama con el poder central van de subcontrata. No me gusta que Lopesan haya comprado Veneguera ni que su abogado haya comprado Guayedra. No me gusta nada. No me gustan esos horribles puentes que hacen, ni me gusta el trazado, ni me gusta que horaden la montaña sagrada de Tirma, pero la realidad es que muchos de nuestros copatriotas se juegan literalmente la vida en esa carretera todos los días.

El problema no es la carretera sino nuestro modelo de desarrollo y nuestro modelo político que protege el caciquismo español y a sus medianeros locales. Desgraciadamente la protesta y marcha de los aldeanos en reivindicación de la reanudación de las obras de la carretera fue eclipsada en la prensa por el temporal que afectó a Tenerife principalmente, las manifestaciones contra las prospecciones y descubrimiento de petróleo en aguas marroquies cercanas a Canarias.




La aldea ha sido lugar de explotación, de caciques absentistas y capataces. Lugar de dolor, de trabajo en los tomateros con químicos peligrosos. Un lugar de heridas en el alma junto a tradiciones viejas. No viene de ahora, viene de muy atrás. Cualquiera que lea a Olivia Stone, la viajera de finales del XIX que escribió "Tenerife and its six satellites" puede comprobar la deprimente descripción que hace de la Aldea y de sus gentes sometidas al caciquismo de un titulo nobiliario español. 

A mi me duele la tierra como al que más y soy perfectamente consciente de las tradiciones milenarias que se guardan en esa parte de la isla, pero una nación no es solo la tierra sino también sus gentes. Imagínate la isla de Madeira deshabitada como cuando se descubrió ¿es acaso una nación o la nación la forman sus gentes y su espíritu colectivo en el que se incluye su unidad con la tierra? Canarias no son las playas, riscos y montañas solamente,... Canarias son sus gentes y hasta que no tengamos un sentido fuerte de comunidad no tendremos ningún futuro como pueblo ni tampoco como individuos plenos. Mientras no tengamos lo que el filosofo amazigh Ibn Kaldhun denominaba Assebiya, es decir cohesión social o solidaridad tribal, seguiremos siendo esclavos y ciudadanos de segunda en nuestra propia tierra. Nuestro futuro depende de la capacidad de ser solidarios no con los saharauis o los palestinos, sino con el vecino, con el hermano, con el compañero. Cuando en Canarias emerja esa solidaridad tribal, esa solidaridad étnica, podremos cambiar nuestro destino como pueblo y recuperar nuestra esencia oculta bajo la mascara que nos han puesto y que nosotros mismos hemos alimentado.

Si queremos construir un mundo mejor empecemos por nuestra isla, nuestro pueblo, nuestro barrio, nuestra casa. Los aldeanos merecen la oportunidad de un futuro mejor, y el que consigan tenerlo sin perder su identidad y su esencia como pueblo depende de ellos, es su responsabilidad. 

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

miércoles, 22 de octubre de 2014

La razón es tozuda

No suelo leer la prensa canaria pero hoy en una cafetería he visto la portada del Canarias7 y no se si descojonarme o llorar. Según el diario "Rivero pide al Estado que controle Marruecos". Yo me pregunto ¿que pretende Rivero? ... ¿Que España vuelva a instaurar un protectorado en el RIF? ¿Que España interfiera en la soberanía de un Estado soberano? ¿Ve acaso Paulino normal, en su mentalidad de colonizado, que España "tutele" a otro país? ¿Que carajo va a tutelar España cuando ni tan siquiera es capaz de tutelarse a si misma?

O Paulino es un simplón o el periodista se ha columpiado con otro de esos "titulares" escatológicos a los que nos tiene acostumbrado la amarillenta prensa canaria.



En cualquier caso me vino a la memoria una frase que solía decir mucho Antonio Cubillo,... "la razón es tozuda" a lo que yo añadiría que puedes ignorar la realidad, al menos durante algún tiempo, pero la realidad no te va a ignorar a ti. Pues algo parecido habría que decirle a Paulino Rivero.

Paulino, mijo,... tarde o temprano te vas a topar con la realidad. ¿En que queda ahora tu discurso medioambientalista? ¿Que vas a hacer, una guerra a Marruecos o pedirle a España como un simplón que controle a Marruecos cuando lo que quiere España es explotar (robar) ese petroleo? ¿Pero como eres tan simplón, mijo... o es que piensas que todos los canarios somos idiotas?


Un problema estratégico solo se puede solucionar a nivel estratégico y nunca a nivel táctico u operativo y mucho menos en la improvisación y el regate corto que te caracteriza.  Pero esto, a alguien tan cortito, cortito, cortito como tu, es muy difícil explicárselo. 

Todo tu discurso se basa en demagogia medioambiental y pseudoecologista. Digo pseudoecologísta porque no fuiste muy ecológico cuando descatalogaste las especies en contra de la opinión de los biologos para poder seguir embadurnando Canarias con cemento y centros comerciales. Tampoco fuiste muy ecologista con Tindaya y el resto de pufos ladrilleros.



Sigues empeñado en lo mismo por una sola razón, porque te has dedicado a frenar el cambio. Y no es que yo esté a favor del petroleo, no lo estoy simplemente porque esta sociedad no está preparada para gestionarlo. Pero tu has hecho una política, junto con el PSOE todo hay que decirlo, de que nada se mueva, de que nada se altere y el resultado es paro, pobreza y emigración. Ahora aquellos a los que tanto te esforzaste en proteger te han dado una patada en el culo. No me das pena ninguna.

Fuiste presidente por mor de una ley electoral de apaga la luz y vámonos. Un fraude a todo el pueblo canario al que contribuiste a bloquear y secuestrar sus derechos políticos negándote a reformarla. Quién a hierro mata a hierro muere. No me das pena ninguna.

No tuviste la grandeza de buscar algo más que simplemente tratar de conservar tu poder a toda costa y de forma demagógica. No estuviste a la altura. En realidad has hecho la misma política que el PP a nivel estatal, proteger a la élite, a la oligarquia, cargarte el futuro decenas de miles de jóvenes y los proyectos de vida de decenas de miles de familias. Espero que estés muy orgulloso de tu "legado" y que la historia te juzgue en consecuencia, a ti y a tu comparsa carnavalera de Jorge Rodriguez, Fernandito Rios y el niño Ortiz, junto con Tomas Quintana trabajando gratis de palanganero del palanganero en la sombra y a Gerardo Morales/Jose Joaquin Hernandez Brito/Octavio Llinas y demás gentuza a cargo de los pesebres y la estafa social en lo que has convertido la emprendeduría y el I+D en plan "happy" ... por dar tan solo un par de nombres. No me das pena ninguna.

Nunca un presidente lo tuvo tan fácil y nunca un presidente ha fracasado tan estrepitosamente como tu,... En cuanto a pedir a España que exija a Marruecos el "máximo control de seguridad" si decide extraer petroleo,... estoy impresionado chico, ... ya veo que eres todo un estadista.







---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 16 de octubre de 2014

Todo problema tiene solución al igual que todo veneno su antídoto

¿Podemos tener una democracia real, es decir, justa, equitativa, sabia, honesta, compasiva, bondadosa, basada en el respeto, en la libertad, en la responsabilidad, en la igualdad y en la fraternidad cuando nuestra moral y nuestros niveles de consciencia no reflejan dichas cualidades? ¿Acaso un gobierno corrupto no es el reflejo de una sociedad moralmente corrupta? ¿Acaso este sistema corrupto no nos refleja como Consciencia Colectiva corrupta?

La verdadera esencia el poder no es el dominio sino el consentimiento. Todo poder es consentido y las élites lo saben. Solo se puede gobernar con la colaboración del gobernado. Esto queda reflejado en el mensaje de Gandhi, un mensaje sencillo y claro; "los británicos gobiernan la India en su propio interés, ¿por que deberíamos ayudarles a hacerlo?". Da igual cuantas armas se tengan, cuantos tanques y aviones se tengan o cuantos policías se tengan, el gobernante solo puede ejercer su poder con la colaboración y el consentimiento del gobernado.


El consentimiento puede ser activo o pasivo, es decir, por acción u omisión. Somos responsables de lo que hacemos, pero también de lo que no hacemos y de lo que callamos. Cuando votamos a un determinado partido político estamos dando un consentimiento activo, tácito y voluntario. Cuando no votamos, cuando nos abstenemos o nos desvinculamos totalmente del proceso político y social aislándonos estamos dando un consentimiento pasivo o implícito. Lo mismo ocurre cuando obedecemos leyes injustas, toleramos la corrupción o nos nos rebelamos frente a los abusos, estamos dando nuestro consentimiento.

Puedes alegar que no existe ningún partido que te represente ni con el que estés totalmente de acuerdo, pero el encontrar un partido con el que estés de acuerdo hasta con la ultima coma es tarea imposible. En cualquier caso si no existe un partido que sientas que te representa mínimamente, pues funda uno o, si no te alcanza, funda una asociación y actúa localmente en tu municipio. Si no lo haces das tu consentimiento al sistema, un consentimiento pasivo e involuntario por omisión y mediante la inacción, pero consentimiento al fin y al cabo.

Muchos se refugian en el futbol o las telenovelas y emplean frases como "yo no puedo hacer nada para cambiar las cosas", "esto no hay quien lo cambie" y similares son tan solo autojustificaciones para evitar asumir nuestra responsabilidad porque se ven impotentes. Se han resignado, creen que no hay nada que hacer y han caido en la autoindulgencia. Se sienten impotentes para cambiar las cosas porque creen que el cambio tiene que venir desde arriba, desde los poderosos y que alguien tiene que venir a salvarlos a ellos,... una potencia extranjera, la ONU, un nuevo presidente o Papa Noel. Han olvidado que si cada uno de nosotros mantenemos limpio nuestra parte del camino, como antiguamente se hacia, el camino se mantendrá limpio. No han entendido que mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.

Por otra parte también se sienten impotentes porque no entienden como funciona la sociedad, la economía, las finanzas y el poder (o tienen un modelo excesivamente simplista y obsoleto de ello y por tanto manipulable). En realidad todo se reduce a un problema de educación.


Un gobierno corrupto no es más que el reflejo de una sociedad moralmente corrupta. Cuando huyo de mi responsabilidad como ciudadano, como parte de una comunidad de personas, como miembro de un colectivo en realidad estoy dando mi consentimiento pasivo. No debemos evadir nuestra responsabilidad mediante la resignación. Existe una gran diferencia entre aceptación y resignación. Pongo un ejemplo. Imagina que vas circulando por una carretera de tierra, llueve y, de repente, tu coche se queda atascado en el barro. Ante esta situación puedes:

Resignarte
“¡Que   mala suerte tengo! ¿Por qué me tiene 
que suceder esto a mí? ¡No tengo cobertura en el móvil! 
¡Yo sól@ no puedo sacar el coche de aquí! 
¡No puedo   hacer nada!”

Aceptar lo que ha sucedido                                           
“De acuerdo, la situación es la siguiente: 
mi coche está hundido en el fango, está   
lloviendo, yo sol@ no podré sacarlo 
de dentro y no tengo cobertura en el móvil."

Aceptar que se ha atascado el coche significa que acepto la realidad de la situación porque la he comprendido. Por eso es importante entender las cosas, quitarnos el velo de la manipulación ya que si acepto algo que no he comprendido, no lo he aceptado, me he resignado.

Aceptar significa que fluyo con la situación, dejo a un lado mis creencias y actúo con sabiduría (una de las cuatro virtudes cardinales) con lo que la vida me está dando en este mismo momento. La realidad externa es neutra, no es buena ni mala. Es la interpretación mental que yo hago de un hecho lo que lo convierte en bueno o malo. Cuando acepto la situación se abre ante mí la posibilidad de hacer algo al respecto:

Resignarte
 “¡Que   mala suerte tengo! ¡No puedo hacer nada!”

Aceptar lo que ha sucedido 

 “Ok.   Acepto la situación. Y ahora… ¿qué hago?”


Cuando acepto la situación puedo responsabilizarme de la realidad que estoy viviendo y adoptar una actitud constructiva o bien resignarme lamentándome y adoptando el papel de víctima quejándome de que el coche está en el barro y sintiendo resentimiento. Cuando me resigno, pienso que la vida me sucede, cuando acepto lo que me ocurre, fluyo con la vida y aprendo de cada situación que se me plantea descubriendo nuevas formas de resolver el conflicto.

Resignarte
“¡Que   mala suerte tengo! ¡No puedo hacer nada!”
Aceptar lo que ha sucedido 
 “Voy a esperar a que pare de llover y luego saldré a buscar a alguien que me ayude.” 


La diferencia entre aceptación y resignación es el entender la realidadMuchas veces huimos de nuestra responsabilidad porque no nos creemos capaces de hacer frente a un entorno que no conocemos y nuestro ego y barreras emocionales nos impiden buscar ayuda o dejarnos guiar por otros; "que me va a contar ese a mi", "que me va a enseñar ese a mi", etc ... a nadie le gusta reconocer que necesita ayuda o que alguien sabe más que nosotros porque choca con nuestra autoestima, con nuestro ego. En el fondo es nuestro ego lo que nos mantiene estancados y nos genera el sufrimiento.

También huimos de la responsabilidad porque queremos huir del sentimiento de culpa. Pero hay una gran diferencia entre culpa y responsabilidad. Decir “Soy responsable de la vida que he creado.” "Yo soy responsable de lo que ocurre en mi calle, en mi familia, en mi comunidad" significa asumir la responsabilidad de la propia vida. Sentimos que tenemos el poder de crear nuestra vida con nuestros pensamientos, sentimientos, actitudes y acciones. Quizás no puedas cambiar toda tu vida pero si que puedes cambiar cosas de tu vida cambiando tus conductas, es decir cambiando tus pensamientos, sentimientos, actitudes y acciones. Cuando tu cambias, de repente por arte de magia todo cambia a tu alrededor.


En cambio si decimos “Soy culpable de la vida que he creado.” nos situamos en una posición de debilidad, te sientes mal contigo mismo, malo, incapaz… Todos ellos apelativos merecedores de castigo. Castigo que muchas veces nos autoimponemos volviendo a caer en los mismos errores y, de este modo, entras en un círculo vicioso culpa-castigo.

Nos han metido un virus en nuestro ordenador, un virus en forma de falsas creencias limitantes (por ejemplo que somos ultraperifericos ¡¡en mitad de un mundo globalizado !! o que NO PODEMOS desarrollarnos porque somos islas) junto con toda clase de complejos y manipulación emocional subconsciente. También nos han metido ideologías obsoletas e incompletas que ya no sirven para explicar la realidad y  que generan toda clase de comportamientos contraproducentes que llevan a la autoderrota. 

Vivimos en una sociedad que nos impone creencias limitantes, instituciones políticas, económicas y sociales heredadas e ineficientes que se resisten a desaparecer y todo un fardo psíquico y cultural negativo con el que nos vemos obligados a vivir y del que no somos, en absoluto, culpables, al menos de forma activa. Pero tenemos que recuperar nuestro derecho a soñar nuestro futuro. Es nuestra responsabilidad decidir en que tipo de sociedad queremos vivir y que tipo de sociedad queremos dejar a nuestros hijos. 
---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 9 de octubre de 2014

La Trampa de la consulta. ¿Piche o ladrillo?

Por Francisco Javier González


Cuenta un relato –manifiestamente apócrifo - que el inquisidor Torquemada, en un arranque inaudito de generosidad, permitió a un “marrano” toledano elegir si quería que la hoguera en que se le iba a ejecutar fuera encendida desde la izquierda o desde la derecha. Desde luego que al piadoso dominico confesor de la reina Isabel –la Católica, por supuesto- a pesar de sus antecedentes sefarditas, ya que, según su coetáneo Hernando de Pulgar también de origen sefardí, “sus aguelos fueron de linage de los Judios convertidos á nuestra Santa Fé Católica” no se le pasó por la mente el dar al pobre condenado la opción de elegir entre la de no servir de pasto de las llamas o la de ser quemado vivo para mayor honra y conservación de la santa fe. En esa tesitura ¿qué más daba ser quemado por la diestra o por la siniestra? Parecido dilema al del desgraciado converso toledano –que pudo ser uno de los más de 2.000 llevados a la fogalera en el primer decenio del reinado de la católica reina española- es el que se le presentaba a los condenados a muerte en el estado gringo de Utah que podían elegir entre el fusilamiento o la inyección letal. Para el sistema la opción era indiferente. El resultado no variaba. El condenado, de una u otra forma, la palmaba y la autoridad obtenía su venganza legal. El último fusilado lo fue 2010 y lo eligió “porque creía que era más humano”. Su elección no inmutó a la justicia gringa que sigue adelante con su planteamiento penal.

Ahora nuestro Presidente pseudoautónomo y sus adláteres medianeros de la finquita colonial que es Canarias reproducen el dilema torquemadiano, pero aplicado al territorio que España controla y ellos administran delegadamente y que, cara a nuestro futuro –físico y político- puede ser comparable a quemarnos por la izquierda o por la derecha. Se nos pretende a los canarios colocarnos ante la disyuntiva de contestar con un SI o un NO a la tramposa pregunta de    "¿Cree usted que Canarias debe cambiar su modelo medioambiental y turístico por las prospecciones de gas o petróleo?". Si contesto SI estoy apoyando las prospecciones de hidrocarburos que, en las circunstancias actuales, es entregar en manos de la metrópoli y sus secuaces empresariales de REPSOL algo que, de explotarse algún día, debe ser con el consenso y para el beneficio de esta expoliada tierra y su ciudadanía, esto es, con mi afirmación refuerzo el dominio colonial y la explotación de los posibles recursos canarios. Si contesto NO lo que refuerzo es el actual modelo de desarrollo medioambiental y turístico, que no deja de ser otro  modelo de destrucción del territorio y saqueo de los beneficios que el turismo podría significar para una Canarias dueña de sus recursos, aunque, en este segundo caso, con algunas migajas más del pastel para las elites político-económicas canarias. ¿Cómo queremos reforzar más la dominación colonial y la intermediación de los políticos jilufos? ¿Con el actual modelo bananero favorable a los touroperadores europeos y cuatro caciques asimilados o con el que, como ejemplo, es el petrolero impuesto en Guinea Ecuatorial, que solo enriquece a los operadores foráneos y los corruptos bolsillos de los Obiang&Cía? ¿Fusilamiento o inyección letal?



Me parece evidente, por la experiencia que da la historia, que tanto el desarrollo de la industria turística como la de hidrocarburos puede significar una de las bases para el desarrollo armónico y global de un país –aunque nunca la única como ha pasado con toda la sucesión de los monocultivos coloniales que hemos sufrido en Canarias- pero también puede ser el factor más decisivo en su destrucción  moral, material y política. Todo depende de cómo, por quién, para qué  y para quién se desarrolle. Como ejemplo nos vale que Canarias recibió el pasado 2013 un total de unos 12.100.000 turistas –de ellos solo 1.250.00 españoles y 10.850.000 de otros foráneos- mientras que Cuba, en el mismo año, recibió 2.853.000 (cifras en ambos redondeadas para mejor comparación). En Cuba, según un análisis de la tesis de graduación de Jorgelina Diez en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata (2008) “El modelo de desarrollo turístico aplicado en relación con la economía nacional ha posibilitado que en el presente califiquemos al turismo como la “locomotora de la economía cubana”. La actividad turística ser ha convertido en la  principal fuente de ingresos de divisas para el país. A su vez, el derrame de la demanda de bienes y servicios ha propiciado –en el resto de los sectores- la creación de cientos de miles de empleos, ha obligado a introducir nuevas tecnologías y a  modernizar las instalaciones al poner a su disposición un recurso que crece más del 15% por año”. Hay que tener en cuenta que para ese año de 2008 el estado cubano poseía, a través de las varias “Cadenas Turísticas” -competitivas entre sí- un 80% de la propiedad de las instalaciones turísticas, cifra que ha ido disminuyendo con nuevos establecimientos en régimen de copropiedad público-privada y algunos de propiedad privada extranjera –como los Meliá p.ej- pero con un concierto con el estado sobre los beneficios generados. ¿Sucede lo mismo con la propiedad de los establecimientos turísticos en esa colonia insular africana y con el reparto de beneficios? ¿Puede Canarias decir, como si lo puede hacer Cuba y lo atestigua la ONU, que es el único país del mundo que cumple los dos criterios que para  la WWF (w.w.f. world wide foundation for nature) entraña el que se posee un desarrollo sostenible, que son un índice de desarrollo humano alto (IDH; 0,8) y una huella ecológica sostenible (huella; 1,8) lo que la coloca en el “top-ten” del desarrollo ecológico que encabeza Suiza, quince lugares por encima de España y más de cincuenta sobre gringolandia?

Lo lógico sería abstenerse de este proceso, bichado en origen, pero esa opción, sin otra alternativa, significaría a su vez dar la espalda a los movimientos ciudadanos que son en realidad los que han impulsado la lucha contra las prospecciones de hidrocarburos pero que, desgraciadamente, no han sabido o no han querido –que de todo hay- imponer una pregunta clara y directa al gobierno delegado canario como ¿Apoya usted las prospecciones de hidrocarburos en aguas canarias? Aclarando, de paso, que si esas aguas no se consideran “aguas canarias”, según el Derecho Marítimo Internacional, mucho menos pueden considerarse como “aguas españolas”. También,  si se quiere dar una alternativa en la pregunta, ¿porqué no la de "¿Cree usted que Canarias debe cambiar cualquier posible modelo basado en las prospecciones de gas o petróleo por otro de energías limpias y renovables?"?. Ahí sabría a ciencia cierta todo nuestro pueblo lo que apoya y lo que rechaza y, en el muy probable caso del rechazo a las prospecciones –y, ¡ojo que son prospecciones y no simples sondeos!- y el aún más seguro rechazo del gobierno colonial a lo que el pueblo canario decida, nos planteamos ¿estarían las autoridades medianeras canarias dispuestas a ejercer de AUTÓNOMAS por una puñetera vez y plantarse en la ONU a denunciar el atropello español sobre un TERRITORIO NO AUTÓNOMO como es Canarias?

Creo que, con su habitual torpeza y prepotencia el gobierno colonial español nos resolverá la disyuntiva. Prohibirá la consulta pauliniana alegando que, aún no siendo un “referéndum” sino una simple consulta, vulnera “su” constitución. Así no nos dejará otra salida que continuar la lucha por todos los medios, demostrando una vez más que solo la ruptura de la dependencia colonial, la INDEPENDENCIA, es capaz de resolver este problema  y, desde el clamor de la calle, empezar seriamente a reclamar nuestro legítimo derecho

Gomera a 7 de Octubre de 2014

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

lunes, 6 de octubre de 2014

Caricatura del alma española

 Los griegos tienen una palabra para definir el espíritu colectivo, el carácter moral de una sociedad, su "Ethos". El Ethos es, por tanto, el conjunto de rasgos y modos de comportamiento que conforman el carácter o identidad de una comunidad. 


El ethos era "el hábito, el carácter o modo de ser derivado de la costumbre" para Aristóteles. Es decir, la conducta fija que va formando el hombre a lo largo de su existencia. El éthos es, pues, un hábito o costumbre adquiridos, que constituye para la tradición griega una segunda naturaleza. Se trata de una creación genuina y necesaria del hombre, pues éste, desde el momento en que se organiza en sociedad, siente la necesidad imperiosa de crear reglas para regular su comportamiento y permitir modelar así su carácter.

Si nos identificamos con una comunidad, con un colectivo, es que nos identificamos con su "Ethos". Por tanto debemos preguntarnos qué significa ser español, cuál es su Ethos, cual es su esencia. Cuáles son los rasgos morales de esa sociedad, de esa cultura. Cuáles son los modos de comportamiento que conforman el carácter o identidad de esa comunidad.

Sin duda alguna uno de los caracteres predominantes y más notorios del español es la corrupción. La historia de la América colonial es una historia de corrupción. La historia de la Cuba española es una historia de corrupción desbocada tal y como describe Alfonso W Quiros, en su estudio "Corrupción, burocracia colonial y veteranos separatistas en Cuba 1868-1910". El héroe nacional filipino, José Rizal, en sus novelas "El Filibusterismo"  y "No me toques" describió la inmensa corrupción ejercida por el gobierno colonial español en Filipinas. Fue fusilado en 1896 en Bagumbayan. La novela "La Forja de un Rebelde" de José Barea describe la inmensa corrupción de la administración y el ejército español en el protectorado de Marruecos. Fue prohibida en España y Barea exiliado hasta su muerte en el Reino Unido.



Pero la corrupción no se limitó solo a las colonias. El período en que el duque de Lerma ejerció el gobierno de España en nombre de Felipe III fue uno de los más notoriamente corruptos. La reina regente María Cristina de Borbón se hizo célebre por su participación en negocios turbios que favorecieron el rechazo entre el pueblo y los políticos. Participó en operaciones de especulación con la sal, con los ferrocarriles e, incluso, con la ilegal trata de esclavos. Se llegó a afirmar que no había proyecto industrial en el que la Reina madre no tuviera intereses. Su fortuna se estimaba en 300 millones de reales. De casta le viene al galgo.


La corrupción durante las restauraciones borbónicas (incluida la última de la "transición"), durante todo el siglo XIX y principios del siglo XX es de sobra conocida, lo mismo que la corrupción durante el franquismo, origen del poder económico de la muy monárquica familia Oramas y de otros apellidos ilustres de Canarias. Con la llegada de una supuesta democracia que tiene sus fundamentos en el fraude de la transición son los mismos los que siguen gobernando y la corrupción sigue campando por sus anchas desde los Gobiernos de Felipe González hasta los de Rajoy. No importan los colores, ... Kio, Rumasa, Filesa, Sarasola, Roldán, Malaya, Gurtel, Bankia, Bárcenas, los EREs de Andalucia, Caso Faycan, Caso Eólico, Caso Salmón, Las Teresitas y un largísimo étcetera. En España no hay leyes ni reglamentos sino tan solo amigos y favores.

Pero la corrupción no se limita solamente al aspecto económico, la corrupción política también es parte del Ethos español, de la marca España. La democracia en España no es más que un nombre de raíces griegas y de contenido extranjero. El sistema Canovista, los pucherazos electorales de los caciques rurales en el siglo XIX, la ley electoral canaria, la ley de partidos en Euskadi o la oposición a los referendums en Catalunya o Canarias demuestran que hoy como ayer la democracia en España es ilegal. La solución española ante la amenaza de la democracia siempre ha sido un golpe de Estado, un alzamiento militar. La lista es amplia; Espartero, O´Donell, Primo de Rivera, Franco y demás autoproclamados "salvadores de la patria" porque el autoritarismo es también parte del Ethos español.


Pero el autoritarismo no se limita a las elites, a la casta sino también al pueblo que lo acepta tal y como lo demuestra el "vivan las caenas" que entonó el español tras la vuelta de Fernando VII y la derogación de la Constitución liberal de Cadiz de 1812. Como dijera Fernando Fernán Gomez en España no solo funcionan mal los que mandan, sino también los que obedecen.

Pero el autoritarismo no se limita tan solo a los campos políticos, con monarcas absolutistas y dictadores militares, y al económico que mediante pelotazos y privilegios ilegítimos se ha enriquecido, sino que también se extiende al ámbito cultural y espiritual. La Inquisición es la persecución del librepensamiento y el uso del terror. Las guerras de Flandes fueron para quemar herejes que se atrevían a declarar que entre ellos y la divinidad no necesitaban ningún cura, obispo o Papa que hiciera de intermediario porque la divinidad reside en todos y en cada uno de nosotros. Los levantamientos carlistas del siglo XIX fueron para defender "el trono y el altar" y el nacionalcatolicismo del franquismo para el "renacer espiritual de la nación". La intolerancia, la intransigencia y el dogmatismo es, sin ningún género de dudas, parte del alma española.


El racismo también es otro de los caracteres del Ethos español, un racismo evidente en la América colonial en el que la condición social dependía de la melanina en la piel. No en vano el Estado español tiene su origen en la expulsión de los judíos y moriscos, cuyos descendientes, junto con los canarios, tenían prohibido el acceso a la Universidad hasta el siglo XIX. 

Un racismo que persiste en nuestros días con el trato a los inmigrantes "sudacas" y el miedo al moro que está usando el aparato del Estado y los nacionalistas españoles en Catalunya, amenazándolos con una supuesta invasión magrebí en pateras. un racismo y un miedo al moro que conocemos bien en Canarias a quienes nos llevan amenazando con la invasión marroquí desde tiempos de la marcha verde. Es un truco barato pero efectivo porque igual que en el fondo somos (o nos han hecho) unos autócratas aunque no lo queramos reconocer, también somos (o nos han hecho) unos racistas. Si no lo fuéramos el miedo al moro simplemente no se podría "activar" en nuestro subconsciente.


La cultura del pelotazo y el enriquecimiento fácil, de la opresión y el abuso es también otra característica del Ethos español, desde la explotación forzada del trabajo de los indígenas americanos en forma de genocidio, hasta la corrupción urbanística pasando por la explotación de las colonias mediante el sistema de flotas o el REF canario que genera mercados cautivos como los que solía tener España en la Cuba colonial.

Gandhi decía que la altura moral de un pueblo podía verse en su forma de tratar a los animales. En España la fiesta nacional es el asesinato y tortura de un toro en una plaza pública. La tortura de burros, cabras y otros maltratos animales son también parte de las "fiestas populares" en la piel de toro. Si explotan a los hombres que no harán con los animales.


El intervencionismo social, al igual que la antigua Inquisición, es el control de las masas, de su forma de pensar y de organizarse. Es la intromisión en sus vidas privadas, en su esfera cultural e incluso espiritual. Es dictar cuales deben ser sus valores y cual su forma de pensar. Es la antítesis a la libertad que debe regir en la esfera cultural y espiritual de cada uno. Es el desprecio a la individualidad y la necesidad enfermiza de control.

Pero esa necesidad es lógica, cuanto más injusto es un régimen social más necesario es el intervencionismo social y el mantenimiento del orden. Si un sistema fuese justo no se necesitaría casi de policía, pero cuando el sistema es injusto hay que evitar que la gente lo cuestione o vea la posibilidad de cambiarlo. Esa ha sido otra de las características de la marca España desde la instauración de la Inquisición. 

Es la falta de respeto a la individualidad, la falta de respeto al prójimo al que no se considera ciudadano sino súbdito. Algo que sin duda se manifiesta en la mentalidad de asalto a las arcas públicas.


Ya lo decía el español Ramón y Cajal en el siglo XIX y principios del XX; "cuan desolador es para el corazón (...) reconocer que todavía buena parte de nuestros militares, empleados y hasta próceres políticos siguen entregados al saqueo del estado. Y es que para muchos españoles el Estado es pura entelequia, vacuo ente de razon. Estafarle equivale a no estafar a nadie. ¡Singular paradoja creer que no se roba a nadie cuando se roba a todos!"

Pero esa mentalidad de asalto en las arcas públicas por parte de las élites tiene su paralelo en la desidia de los españoles de a pie con los bienes comunes. Es el consentimiento de estos últimos lo que permite el comportamiento de los primeros. Porque no nos engañemos, la verdadera naturaleza del poder es el consentimiento. Un gobierno corrupto es simplemente el reflejo de una sociedad moralmente corrupta. En España, y en toda Latinoamérica, el poder no se concibe por su verdadera naturaleza de consentimiento sino como dominio.



Para Ramón y Cajal el mal de los españoles era un mal cultural compuesto de males individuales o individualmente corregibles como la pereza, la ignorancia, la afición desmedida a la hipérbole, la falta de ambición teórica, la corrupción, las trampas la manía de imitar, la verborrea, la cortedad de miras, la lentitud y el abogadismo.

En España un abogado es más importante que un economista porque el dinero se hace en los juzgados y en la burocracia y no en los mercados. Un asesor fiscal es más importante que un asesor financiero o un consultor de negocios porque el dinero no se hace con la asunción de riesgos en el mercado sino robando mediante las subvenciones y los beneficios fiscales. En un país donde lo único importante son las relaciones, las únicas relaciones importantes son las relaciones de poder y eso lleva a una "vida de burocracia y tertulia amigable pero enteramente improductiva e intelectualmente detestable, a un país de la rutina y el favoritismo" según palabras del propio Ramón y Cajal. 


A esta descripción yo añadiría el cainismo y la envidia, esa forma siniestra de "aprecio" tan profundamente española que incluso para decir que algo es bueno dicen que algo es envidiable. La envidia de los españoles no es aspirar al coche del otro, sino a que el otro se quede sin coche. También añadiría la soberbia y la prepotencia tan arraigadas en el alma española. Ese es el Ethos español, esa su concepción del hombre y el poder, esa su mentalidad y su cultura, esa la esencia de su ser. Lo que yo no me explico es como todavía hay canarios que quieran pertenecer a ese Ethos, que se sientan españoles. Ya lo dijo Cánovas del Castillo; "español es quién no puede ser otra cosa".

Por supuesto alguno vendrá a contarme sobre la grandeza de España y su "obra" en Canarias y Latinoamérica en la que dio una lengua, una cultura y una religión a 300 millones de seres humanos. Pero la realidad es que dicha obra rayó en genocidio por decirlo de forma amable.


¿Es que acaso los indios y los canarios no tenían lenguas propias? ¿necesitaban realmente que vinieran unos extranjeros a enseñarles una nueva? La perspectiva indígena es muy diferente. Según los antiguos mexicanos la montaña Chicomóztoc, alzada donde la mar se partía en dos mitades, tenía siete cuevas en sus entrañas. En cada una de las cuevas reinaba un dios. Con tierra de las siete cuevas y sangre de los siete dioses, fueron amasados los primeros pueblos nacidos en México. Poquito a poco, los pueblos fueron brotando de las bocas de la montaña. Cada pueblo habla, todavía, la lengua del dios que lo creó. Por eso las lenguas son sagradas y son diversas las músicas del decir.


Por otro lado si darles una cultura es darles la cultura española que hemos definido aquí no es hacerles ningún favor sino todo lo contrario. Simón Bolivar lo dijo "Estamos dominados de los vicios que se contraen bajo la dirección de una nación como la española, que sólo ha sobresalido en fiereza, ambición, venganza y envidia...". Respecto a la religión recordemos las palabras de Galeano "En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y el vestido y había mandado que fuera quemado vivo quien adorara al sol y a la luna y a la tierra y a la lluvia que la moja."


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto