jueves, 20 de noviembre de 2014

Del discurso eco-simplón al discurso progre-simplón

En lugar del discurso ecologista amparado en Greenpeace (con todos mis respetos a esa organización) ¿No era más lógico y con mayor fuerza jurídica y negociadora un argumento soberanista que pudiera ser defendido y amparado por la legislación de la ONU, con todo el riesgo que eso supone para España?

Pero es que leyendo la prensa isleña veo que Paulino Rivero ha exclamado que "Ha empezado el asalto de una empresa privada al territorio canario”. Al discurso ecosimplón ahora le suma el discurso "progre-simplón".... ¡¡¡Hombre tenemos!!!



Muchos exclaman escandalizándose y echándose las manos a la cabeza ¡Como puede ser que el ejército español se use para proteger los intereses de una multinacional!. El PSOE también se suma al circo mediático pidiendo explicaciones de como se usa la Armada para proteger los intereses de una multinacional.....  El imperialismo internacional, los intereses del capital internacional, multinacional, multinacional, multinacional gritan los internacionalistas con su miembro erecto de la emoción.

Por fín la realidad nos da la razón..... de esta seguro que el pueblo toma consciencia de que el capital internacional, el capitalismo y las multinacionales privadas están asaltando su territorio...... lloran de emoción los internacionalistas de puño en alto todavía presa del subidón.

Pero acaso no te has fijado que el barco es de la Armada, osea, del Estado español, ... gilipollas. Si la gente supiese un mínimo de historia sabría que los españoles tienen una larga tradición de usar el poder del ejército para proteger sus intereses de Estado a través de compañías privilegiadas en sus colonias. ¿O que te creías?, ¿Que los beneficios coloniales los iban a socializar? Un ejemplo de todo esto lo tenemos en la infame Compañía Guipuzcoana de Caracas que monopolizó el comercio en Venezuela. Ni decir tiene que el Rey de España era accionista en dicha compañía habiendo recibido "acciones liberadas" en la misma.

La Compañía Guipuzcoana era un Estado dentro del Estado, controlaba las aduanas de la misma forma que la mafia de la Guardia Civil controla actualmente las aduanas de Canarias. La compañía tenia su propia policía. Te podía encarcelar y meter preso. Los jueces y el ejército, dependientes y pagados por la Corona Española, estaban allí para proteger los intereses de la Compañía Guipuzcoana. Ni que decir tiene que la Capitanía General de Venezuela estaba al servicio de dichos intereses ...... (¿Lo vas entendiendo bobilín?, privatizar las ganancias y socializar el gasto)

Sede de la Real Compañia Guipùzcoana de Caracas en el puerto de la Guaira

Los abusos de la Compañía Guipuzcoana fueron muchos y dieron lugar al primer levantamiento en Venezuela, protagonizado por el canario Juan Francisco de León en 1749. Evidentemente antes de la Revolución Industrial no podemos hablar de capitalismo y mucho menos de capitalismo internacional, pero esas compañías privilegiadas fueron las primeras multinacionales. Al igual que las multinacionales hoy, las sociedades privilegiadas de antaño se enfrentaban al comercio no privilegiado y, especialmente, al Libre Comercio para prohibirlo usando el poder del estado en un sistema que se parece mucho al de hoy; un sistema de privilegios corporativos garantizados por el Estado que trata de evitar a toda costa la competencia que surge del libremercado amañando las reglas del juego a su favor destruyendo la igualdad ante la ley.

Esa forma de pensar, de eliminar la librecompetencia a toda costa y dar privilegios a unos pocos con la garantía del Estado es lo que está detrás de todo el sistema de Comercio de Flotas, es decir de la Casa de Contratación de Indias. Los sucesivos reglamentos fueron poniendo impedimentos burocráticos y requisitos que hacían que, de forma artificial, todo el comercio quedase en manos de unos pocos armadores que eran los que tenían el capital necesario para hacer barcos cada vez mas grandes.

La Compañía Guipuzcoana no fue ni mucho menos el único caso de privilegio ilegítimo con la protección del Estado. A principios del siglo XX en el protectorado de Marruecos se descubrieron unas minas de hierro y se creo la "Compañía Española de Minas del RIF, S.A" en la que figuraba como accionista tanto el Conde de Romanones como el rey Alfonso XIII. No solo se mando el ejercito para "protegerlas" sino que hicieron toda una guerra para enriquecerse. Una sociedad llamada Motores España. S.A era la encargada de suministrar camiones al ejercito español en Marruecos, el 40% de la sociedad pertenecía al Conde de Romanones y al rey Alfonso XIII.



La formula de sociedad privilegiada se ha usado muchas veces en España; La Real Compañía de Comercio de Barcelona a Indias, La Real Compañía de Filipinas o la Real Compañía de Comercio de La Habana. Esta última monopolizó el comercio de tabaco, azúcar, corambres y otros frutos de la isla de Cuba con la Península, a cambio de transportar géneros manufacturados a la isla, beneficios fiscales y patentes de corso. Debía asimismo abastecer con sus navíos el presidio de San Agustín de la Florida y armar navíos pequeños para la defensa costera y la vigilancia del comercio ilícito. Se regía por una Junta general de accionistas que elige un presidente, cinco directores, un contador, un tesorero y un factor con residencia en Cádiz. Contaba con la protección del Estado y del ejército. No en vano la Capitanía General de Cuba controlaba el tráfico ilegal de esclavos, del que se enriquecían, no solo los generales sino también la Corona Española en la figura de la reina regente Maria Cristina.

Como dijera Arturo Barea en su novela La forja de un Rebelde, "Los generales y los millonarios siempre se ponen de acuerdo. Los generales, porque no quieren perder sus ingresos, y los millonarios, porque quieren aumentar los suyos."

Casa de Contratación de Indias en Sevilla, todo el comercio colonial se basaba en eliminar la librecompetencia y generar mercados cautivos a través de la legislación y el poder del Estado para favorecer los intereses de un pequeño grupo de cortesanos
Así que cuando la diputada Patricia Hernandez del PSOE pregunta, muy altiva ella, en el Congreso de los Diputados "¿Que hace la Armada defendiendo los intereses de una multinacional?" la respuesta es bien sencilla, .... pues querida, lo que ha hecho toda la vida, empezando con la Casa de Contratación de Indias, siguiendo con la Compañía Guipuzcoana, y con la de La Habana, y con la de Filipinas, y con el comercio de Cacao en Guinea Ecuatorial, y continuando con Minas del RIF y terminado, de momento, con Repsol.

Mientras se sigue aferrado al discurso eco-simplón y progre-simplón internacionalista nos están robando el petroleo con la formula colonial de toda la vida que ni siquiera el más misero de los países africanos aceptaría. Lo que siempre ha perseguido la oligarquía en España desde los tiempos de la Casa de Contratación de Indias es la eliminación del libremercado, de las libertades comerciales, para crear mercados cautivos.

Así que soplapollas internacionalista y eco-simplón anticapitalista, no es "una multinacional",... ES LA FORMULA CLÁSICA DEL COLONIALISMO DE TODA LA VIDA . La soberanía sobre un territorio o unas aguas no las puede reclamar una multinacional, tan solo un Estado soberano. A ver si te enteras de una vez que estás más perdido que el barco del arroz y te las meten todas dobladas, por en medio de las piernas y haciendo el pino-puente a una sola mano.

Mientras se sigue aferrado al discurso eco-simplón y progre-simplón, Paulino y compañía, en plan progrehippy y ecohappy, se están descojonando de ti aprovechando el despiste para aprobar el proyecto de Tindaya y dentro de poco en lugar de renovables te van a meter el gas,... tiempo al tiempo.

Tindaya,.... aprovechando el despiste te la han metido por toda la escuadra

Ya lo dijo Pepe Mújica, ex presidente de Uruguay, la enfermedad de la izquierda es el infantilismo, el confudir lo que es con lo que nos gustaría que fuera. Se que reconocer que uno ha estado haciendo el imbécil no es fácil, reconocer que se ha estado equivocado tampoco y pedir perdón o hacer algo al respecto requiere de una madurez y un coraje que no todo el mundo tiene. Preferimos falsificar la realidad antes que cambiar la falsa autoimagen que hemos creado de nosotros mismos y eso se llama orgullo.... y  lo que más me revienta es que es tu orgullo - tu negativa a aceptar la realidad y tu envidia enfermiza de "si yo no puedo el tampoco" -  lo que impide la organización y la defensa seria  y determinada de este pueblo y este territorio.

Sigan confundiendo a la gente con el capitalismo internacional y el ecosimplismo cuando en realidad es el colonialismo más rancio, despreciable y putañero, es decir, el colonialismo español. Repsol es simplemente la versión siglo XXI de la Compañía Guipuzcoana del siglo XVII.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto