Rumbo a Españizuela


Todo en orden Mariano, gracias por tus servicios. Ya sabes cual es el modelo hacia el que queremos dirigirnos, no es Españistan como dicen algunos sino Españizuela. Durante los años 90 y la primera década del 2000 nos dedicamos a volver a colonizar Latinoamérica y redescubrimos el paraíso extractivo. Más del 25% de los beneficios del IBEX 35 provienen de Latinoamérica y en el caso de algunas empresas como Telefonica, Santander,  Repsol o Endesa ese porcentaje se eleva al 50% o más.

En Latinomaerica redescubrimos lo rentable que es la explotación de la mano de obra y los recursos de un país extranjero. Además es económicamente mucho más rentable que las anteriores formas de colonización. No tenemos que mantener un costoso ejército, ni preocuparnos de civilizar o evangelizar a los nativos para mantener las apariencias, tan solo es necesario corromper a algunos políticos.


Como sabes, nuestros chiringuitos económicos extractivos no pueden sostenerse en el aire, necesitamos del poder político para que nos sostenga nuestros privilegios a través del intervencionismo y la burocrácia. Es necesario concentrar el poder lo más que se pueda. El siguiente paso, como en Latinoamérica, es acabar con la independencia del Poder Judicial. No solamente la politización del Tribunal Supremo y el Constitucional. Tenemos que ir más allá.

Como bien sabes con el PSOE intentamos crear la figura del Fiscal Instructor como en Venezuela o en Mexico, para que de esta forma sea el fiscal y no el juez quien instruya el caso. La fiscalía en España es un organo jerárquico y de estructura casi militar en el que un fiscal debe prestar obediencia absoluta a las instrucciones que recibe de su nivel jerárquico superior. El Fiscal General del Estado ostenta la jefatura superior de la fiscalía y es nombrado y cesado por el Rey, a propuesta del Gobierno. Un anillo para gobernarlos a todos,.... creo que me entiendes.



La idea de atribuir la instrucción al Ministerio Fiscal la acariciábamos ya en la anterior legislatura pero ahora queremos pisar el acelerador. La idea no viene sola, sino acompañada de otras iniciativas que buscan reducir el Poder Judicial a su mínima expresión. Debemos desactivarlo en beneficio de instancias de vinculación gubernamental. Ahí está la idea de suprimir la acción popular, es decir, que un ciudadano asuma la iniciativa de acusar; únase la partitocracia del órgano de gobierno de la Justicia, la creación de diecisiete Consejos Judiciales que clonen a ese órgano tan criticado por politizado; añádase que la Justicia dependa por entero de los medios materiales y humanos que le dan el Gobierno central y los autonómicos, añádase una policía gubernamentalizada y sale ese cuadro: poder político fuerte y una justicia todavía más débil.

Lo que queremos es que sólo se persigan los delitos que nos interesen a nosotros a través del Gobierno o que queden impunes los que no le convenga perseguir. La suma de fiscal más policía, dependientes de la misma cabeza, inquiete al adversario político y económico.

Pero no solo hemos copiado la figura del fiscal "instructor" de países como Mexico o Argentina para que el monopolio de la acusación la tenga el ministerio fiscal dependiente del poder ejecutivo, sino que también hemos copiado el aforamiento de los políticos. No es solo al Rey  la Constitución lo mantiene como "inviolable" y exento de "responsabilidad" - es decir que está por encima de la Ley y ni siquiera se le puede convocar a juicio como testigo - sino que además más de 10.000 políticos españoles están "aforados", es decir gozan de un conjunto de privilegios procesales-penales a la hora de ser juzgados por sus delitos. Este aforamiento implica la alteración de las reglas de la competencia judicial penal en beneficio de determinadas personas, en este caso, de la casta política española.


Los delitos de los aforados, por tanto, no los investiga un juez cualquiera, sino los dos tribunales de alto rango cuyos nombramientos están más politizados: el Supremo para cargos nacionales y los TSJ para los autonómicos. Es redondeo, los partidos eligen a los miembros del CGPJ, que, a su vez, nombra a los jueces del Supremo, quienes luego se encargan de juzgar a los cargos políticos.

El aforamiento es un mecanismo inteligente que incentiva la corrupción y la extracción de rentas porque facilita la impunidad de los políticos que delinquen. Algunos de los grandes beneficiados de todo esto han sido el ex presidente del Gobierno Felipe Gonzalez que no fue imputado por el terrorismo de Estado del caso GAL, Martin Villa impune ante el atentado contra Cubillo, José Blanco que tampoco fue juzgado por el caso Campeón o el ex alcalde de Santa Cruz de Tenerife Miguel Zerolo aforado en el caso de "Las Teresitas".

El resto de países europeos todavía no ha descubierto las ventajas para la oligarquia económica y política extractiva de copiar el sistema latinoamericano. Francia solo afora a su presidente y sus ministros, mientras que en Alemania o Gran Bretaña este privilegio ni siquiera existe, al igual que en USA.

Nosotros no concebimos el Derecho como limite al poder ni como un sistema de pesos y contrapesos como los anglosajones, nosotros concebimos el Derecho como un mecanismo para concentrar poder e intervenir en la economía a nuestro favor para eliminar a la competencia, un anillo para gobernarlos a todos. Concebimos el Derecho como el pretexto o la coartada para controlar todos los resortes del Estado y dominar todos los recovecos de la sociedad, incluyendo los aspectos culturales y espirituales porque, tal y como dijera en su día Menendez Pidal "la inquisición es hija genuina del espíritu del pueblo español".

Pero esto no podriamos haberlo hecho sin la colaboración del pueblo español. Al igual que sus primos latinomericanos hacen "el primo" y nunca mejor dicho. Están más perdidos que el barco del arroz. mientras sigan pensando que esto va de izquierdas y derechas en lugar de descentralizacion y pluralismo contra la concentración de poder no habrá peligro. Los muy tontos culpan de sus males a los mercados y a la globalización sin darse cuenta de que como hacemos nuestro dinero y mantenemos nuestro poder es controlando el aparato del Estado para poder intervenir en la economía asaltando las arcas públicas y alterando las reglas del juego a nuestro favor eliminando al mercado y la competencia en la medida de lo posible, eso si, todo dentro de una "legalidad" fraudulenta que hemos construido a nuestra medida. Da igual que sean los socialistas o los populares, lo importante es que el poder este concentrado y no exista pluralismo. Si es necesario manipulamos la ley electoral aún más como en Canarias.


Somos un élite antigua, muy antigua, nuestros orígenes se remontan a la Casa de Contratación de Sevilla y su sistema de privilegios. Sabemos cuan dañinos para nuestros intereses es la libertad económica y sabemos cuan importante es controlar y concentrar el negocio financiero. Lo último que queremos es que los emprendedores obtengan financiación para crear empresas que puedan hacernos la competencia. Por tanto que hayas prostituido las políticas de innovación convirtiéndolas en pesebres e impidiendo que realmente se desarrolle nos ha sido muy útil. Ya sabes que la mejor forma de anular algo es encabezándolo y dirigiéndolo.

Los rescates bancarios han sido brillantes, nos han permitido terminar de concentrar el mercado financiero en España con cargo al contribuyente y salvar a las grandes constructoras. Nosotros nos llevamos las ganancias y le traspasamos las perdidas a los contribuyentes.

Tu antecesor en el cargo, Zapatero, lo hizo muy bien calmando a los sindicatos haciéndolos cómplices. Se algo generoso, déjales que cojan las migajas y serán fieles. El reconocimiento institucional y la exclusividad del concepto de “más representativos” libera a UGT y a CCOO a tener que someterse a ninguna revisión de esa “representatividad”, gracias a la cual no necesitan el respaldo de los trabajadores ni tampoco de las urnas para alcanzar cualquier tipo de acuerdo con el gobierno, aunque éste sea en detrimento de los derechos de los trabajadores.

Es la cultura del pacto. Su posición como instituciones del estado les permite a UGT y CCOO acceder a los fondos públicos en virtud de múltiples vías y procedencias, que en muchos casos son utilizados para fines distintos a los que fueron concedidos por las administraciones. Por otra parte, tampoco nos interesa imponer un control muy estricto del dinero que se les entrega a las organizaciones sindicales. Déjalos que sean felices robando el dinero de los cursos de formación como en Andalucia u otros fraudes que cometen.


Además otra vía de financiación que obtienen es la negociación con las empresas, ya sea por medio de la recaudación de un porcentaje de las cantidades destinadas a pagar los despidos por medio de ERE, o bien como procedimiento habitual en las negociaciones de cualquier tipo y pagadas bajo la mesa. Esta multiplicidad de fuentes financieras permite a los sindicatos “más representativos” mantener una importante independencia económica respecto a las cuotas de sus afiliados, que están prácticamente estancadas mientras que su burocracia y su presencia en órganos institucionales y mesas de negociación crece de forma continua.

El resultado es un sistema de representación sindical que no sólo no necesita de la colaboración de los trabajadores para existir y legitimarse, sino que además funciona de forma totalmente separada de la voluntad de estos.

Ya sabes cual es el juego Mariano, concentración de poder político y económico. Si se genera algún crecimiento nos ha de favorecer única y exclusivamente a nosotros y debemos impedir, a toda costa, la articulación de alternativas políticas y la acción colectiva del populacho. Hemos conseguido demonizar la protesta civil. La idea de introducir policías de paisanos para que con sus actos violentos reventasen las manifestaciones pacificas es importante. Lo mismo que la descalificación a través de determinados medios de comunicación de las revoluciones civiles. Tan importante es controlar el mensaje como el contramensaje. 

Felicito tu iniciativa de hacer una ley de transparencia. La ley es una farsa, lo sabemos, pero sirve para cubrir las apariencias. Igualmente felicito que en el borrador del Nuevo Codigo Penal se prevea la imposición de multas a los periodistas que se atrevan a hablar de corrupción. Creo que los jueces con las inhabilitaciones a Garzón y a Silva han entendido el mensaje, ahora falta que los periodistas lo entiendan también.

Ya sabes que en una autentica democracia, con libertad económica y con un pueblo concienciado sería imposible mantener nuestra posición y nuestros privilegios ilegítimos. Es una pena que no podamos restaurar la Inquisición como antaño para controlar por el terror a la población y sus mentes y emociones interfiriendo en su esfera espiritual interna. El uso fraudulento que hacemos de la religión es suficiente para clasificarnos como prostitutas, chaperos y proxenetas espirituales, pero la población sigue sin enterarse. 

El catolicismo es la religión de la fé, del amor, de la adoración, del impulso y el entusiasmo que pronto se transforma en la religión de la intolerancia, de la opresión, de la persecución y el exterminio de herejes y paganos. Es lo que ocurre siempre con las  religiones basadas en la emoción y el sentimiento. Ademas la Iglesia Católica, a diferencia de la protestante, es una estructura jerárquica que además predica la obediencia, la sumisión y la resignación... una vez más recuerda siempre que eso es lo importante, concentración de poder porque toda estructura jerárquica puede ser capturada igual que toda cédula cerrada puede ser infiltrada.

Ahora no debemos olvidar ser sutiles a través de los medios, de la desinformación, de la (des)educación y sobre todo apabullar a la población para mantenerla en un constante estado de stress, ansiedad y confusión para que sigan sin entender el sistema.



Nuestra experiencia en Latinoamerica, en países como Argentina sobre todo y en Venezuela nos ha servido de mucho. Haz hecho un buen trabajo y hemos sobrevivido a los intentos reformadores ciudadanos de estos últimos años anulándolos y dejando que mueran de inanición. La población sigue esperando que alguien venga a salvarla o a cambiar las cosas sin darse cuenta de que quienes tienen que cambiar para poder cambiar el sistema son ellos. Ingenuos. Muchos de los elementos más peligrosos ya han emigrado. Hemos conseguido sobrevivir lo mismo que durante el siglo XIX y lo mismo que durante la transición española. El coste ha sido la emigración de los jóvenes y el expolio de sus sueños a unos niveles que serían inaceptables para la ciudadanía de cualquier país desarrollado pero, para nosotros, es un precio más que aceptable por mantenernos en el poder, especialmente porque no lo pagamos nosotros. 


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto