Sacyr, la constructora del aparato del Estado

Sacyr ejemplifica a las grandes empresas españolas. En pocas manos, con padres e hijos en consejos de administración, presencia en bolsa pero un control que sigue en manos de élites extractivas que tanto se alían - generalmente para asaltar las arcas públicas - como luchan entre si por el poder. En otras palabras, "crony capitalism" latino.

Hace no mucho el Confidencial  definía al anterior presidente de la compañía Luis del Rivero, de esta forma " Lo de este perspicaz ingeniero de caminos ha sido siempre la obra pública y, en los últimos años, la capacidad para hacer negocios a la sombra del Gobierno de Rodríguez Zapatero, materia en la que se ha revelado como un auténtico maestro. Al servicio del Poder, sin ningún tipo de freno o atadura." Toda una descripción.

El Confidencial se escandalizaba de "la avalancha de obra pública" que el gobierno de Rodriguez Zapatero adjudicó a Sacyr para "salvarla" de la quiebra en lo que un reputado columnista definió como "Sacyr, modelo de empresa pública", al tiempo que decía - en un artículo titulado "Sacyr y la ratonera del Canal de Panamá" - lo que todo el mundo sabia, que el emperador estaba desnudo y que toda la operación seria un enorme "pufo". Corría el año 2009.


Sacyr fue a Panamá hacer el negocio a la española, es decir un precio bajo - mil millones de dólares de diferencia entre los dos primeros clasificados es una cuantía difícil de justificar - para sacarse a competidores, y luego ya vendrán los “modificados”, los “complementarios”, las “liquidaciones” y demás familia, que la encarecerán la obra en un 40% al menos. Además metió a unos socios locales Panameños en el consorcio, primo carnal del presidente del canal Alemán Zubieta. Lo dicho, todo muy "Marca España".

No en vano los sobrecostos han sido una de las herramientas más apreciadas por los especuladores y políticos corruptos españoles durante los años previos a la crisis. La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia terminó costando cuatro veces más de lo presupuestado; la Ciudad de la Cultura de Galicia quintuplicó su presupuesto; cientos de millones de euros han sido enterrados en los aeropuertos “fantasma” sin aviones y sin pasajeros de Castellón, Murcia, Huesca o Salamanca... Del coste del Auditorio Adan Martín en Tenerife o de los campus de Guajara y Tafira mejor ni hablamos..... (negociete de la familia Manrique y de la Iglesia con los terrenos de Tafira, ....Dios mediante).

La corrupción es una maquinaria engrasada que logró descapitalizar a un país que se creyó lo que no era y que se atragantó de tanta megainfraestructura innecesaria mientras ponía en peligro su sistema de servicios públicos y asistencia social en nombre de la vanidad y del negocio fácil y sucio.


Pero llegamos al 2014 y finalmente llegó lo que tenia que llegar,.... porque la operación del Canal de Panamá era la crónica de un fracaso anunciado, o como también la definió un columnista, una espantada anunciada ... y con el gobierno del PP nada ha cambiado, es decir, Sacyr tiene un nuevo presidente,.. Manuel Manrique,... ¿les suena el apellido?,.... y, el Gobierno español - además de comportarse como tristes representantes comerciales de una empresa (Sacyr-Vallehermoso) cuyos directivos no han hecho más que enriquecerse a costa de la salud financiera de la compañía - ha decidido cambiar y ampliar las condiciones del aval público concedido a Sacyr para el proyecto de ampliación del Canal de Panamá.  Ahora dicho aval también va a servir como garantía para que Sacyr pueda levantar más deuda. Los accionistas de Sacyr agradecen a todos los españoles su contribución al rescate de la constructora. En caso de impago responderá España, es decir el contribuyente español. 

Luis del Rivero y Manuel Manrique, anterior y actual presidente de Sacyr
Si en su momento ya no se tendría que haber otorgado un aval para cubrir unos obras que no era muy difícil entrever que no se podrían acabar con el coste presupuestado, ahora tampoco se tendría que ampliar el aval para garantizar más deuda en una empresa que se encuentra en unas condiciones financieras harto complicadas.

En total no son los 200 millones de euros del aval inicial, sino de 420 millones de Euros. Socialismo de ricos o capitalismo de compinches, .. privatización de las ganancias y socialización de las perdidas,... gobernados por mafiosos, saqueo de las arcas públicas y negocios con el amparo del poder,... corporativismo fascista,... desigualdad ante la ley. Podríamos discutir si salvar a un banco de la quiebra es necesario o no, ¿pero una constructora? ¿por qué?. 


Las empresas españolas desembarcaron en Latinoamerica como los nuevos conquistadores llevando allí lo peor de la cultura española y retornaron con lo peor de la cultura latinoamericana. 

Pero adivinen quienes son los dos principales accionistas de la constructora del aparato del estado,... el bueno del presidente y dueño de la "constructora canaria" Satocan,.. el colono extremeño Juan Miguel San Juan y su amigo Demetrio Carceller, el catalán residente en Londres dueño de DISA y de muchas otras empresas "canarias" y cuya fortuna y fraudes baten records. Está acusado de defraudar 500 millones de Euros a Hacienda ... (¿te vas enterando bobilín?)
Paulino Demetrio Carceller, catalán presidente de DISA y presunto defraudador

Paulino con Juan Miguel San Juan, el extremeño dueño de Satocan

.... y adivinen en que empresa Sacyr tiene una participación significativa, siendo uno de sus mayores accionistas ... bingo..... de REPSOL la multinacional que, junto con su compinche Jose Manuel Soria, está empeñada en robar nuestro petroleo. Entre pillos anda el juego.





Sobre el monumental fraude de Sacyr a la CNMV falseando sus cuentas ni siquiera hablamos, pero los detalles los tienes aquí. Lélite extractiva y cleptócrata - política y económica - de este país se sigue riendo de ustedes.



Los artículos mencionados al principio decían en el año 2009, bajo el Gobierno de Zapatero,  que lo importante era "subrayar que de nuevo estamos ante un aleccionador episodio de esa confusión entre lo público y lo privado en que navega la mal llamada democracia española. Sacyr funciona cada día más como una empresa pública, cuyo largo brazo llega a Libia, Italia, Panamá o donde se tercie. Zapatero tiene motivos para estar satisfecho: en momentos tan duros como las actuales, puede presumir de exportar caridad (1.500 millones comprometidos en L’Aquila) y tecnología de construcción por el ancho mundo. Aunque lo que realmente exportamos es corrupción a palo seco.




Repito, los accionistas de Sacyr, incluyendo a Demetrio Carceller (DISA), Manuel Manrique y Juan Miguel San Juan (SATOCAN), le agradecen a los españoles su contribución al rescate de la constructora .....  :-)




---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto