miércoles, 22 de enero de 2014

Hace falta algo más

Por Sr X

Aún no cuento tan siquiera con un cuarto de siglo, pero mi memoria es suficiente para recordar algo relevante de lo acontecido en estos inicios de centuria. No en vano, en estos tiempos en los que se requiere lucha y rebeldía contra el inmovilismo, resulta provechoso examinar si ha habido algún que otro precedente que otorgue esperanzas a los que pedimos a gritos un cambio de rumbo.

En este sentido, destaca sobremanera La Oposición al Puerto de Granadilla que vivió Tenerife hace unos años teniendo como momento culmen, el año 2005.  La mencionada fue "sucesora" del otro movimiento ecosocial que tuvo como verdugo a Las Torres de Vilaflor. Ambos hechos son paradigma de organización por parte de una mayoría, la cual teniendo el hartazgo como combustible, logró vencer a los ostentadores del poder.
El No al Puerto resultó ser un éxito para el Movimiento Ecosocial de Tenerife

Dicho lo cual, la citada efeméride viene por lo siguiente. La sociedad canaria en general y tinerfeña en particular, ha demostrado en ciertos momentos de nuestra historia, una contundente voluntad para defender lo suyo. No estamos hablando solo del Ecologismo Radical o Noísmo como diría algún que otro erudito desarrollista, sino también por todo lo que ha sido consecución de los legítimos derechos y libertades. ¿Quién no conoce a algún"abuelo" que corrió frente a los grises por el grito de "el hijo del obrero a la universidad"? ¿Quién en el entorno nacionalista no sabe de algún ex activista del extinto MPAIAC en aquellos convulsos años de la Transición Española?

Ya sea por x o por y, por nuestros genes corre sangre luchadora, nada que ver con el tópico gauripa de aplatanados y nada que ver tampoco con las desafortunadas declaraciones de algún caudillo del actual independetismo afirmando que "el pueblo es el culpable porque no tiene consciencia".

El problema no es la consciencia del pueblo sino los caminos que se han utilizado para lograr un cambio. Muy a nuestro pesar, en ninguna de las ocasiones mencionadas ni en el total de las que se hallan en la memoria colectiva, las luchas realizadas por el pueblo canario en la etapa moderna han servido para lo verdaderamente relevante, que no es otra cosa que la consecución de nuestro Derecho a la Autodeterminación y Soberanía Nacional.

El tema de Granadilla desembocó en la conformación de un movimiento político que hace una función muy loable como denunciante ante los tres partidos poderosos, pero que no ofrece la solución correcta para esta tierra. E incluso en muchos casos usa el nacionalismo canario para utilizarlo y supeditarlo a ideologías obsoletas. Con respecto a lo segundo, el actual Gobierno de PP está a punto de echar por tierra todos los logros sociales que conquistaron con sudor y esfuerzo nuestros abuelos y padres. Y sobre en qué quedó lo del verdadero nacionalismo....mejor ni hablar.

Ahora Tenerife vuelve a "envenenarse". ¿El motivo? La visita del Ministro Wert a La Laguna del próximo día 25. Un verdadero "personaje" donde los haya.
Con respecto al evento...¿Qué se le ocurre a nuestros camaradas?, pues ni cortos ni perezosos, mover las redes sociales para organizar un piquete con el fin de recibir "calurosamente" al ministro español, quien sabe si con tomates en oferta de por medio. Y la pregunta es la siguiente: ¿De verdad que poner a parir al bueno de Wert consuela a alguien? ¿Es algo intolerable que un político del PP haga políticas del PP y vaya a inaugurar una Catedral que ha sido en parte reparada con fondos de su Ministerio?, pues sí, parece que es para tanto. Y parece también, que nuestra responsabilidad para construir una sociedad mejor y quitar de en medio a estos fascinerosos se limita a pegar cuatro gritos un sábado cualquiera. Si es así "vamos bien" y si es así seguiremos teniendo los mismos resultados. Osea que cambie poco o nada. Lo que pasa que hay más de uno más perdido que el barco del arroz y mucho que se creen su propio cuento.

Catedral de La Laguna. Esta semana acogerá otra movilización basada en la descarga de frustración.

¿No ven el Deja Vu?. Siempre caemos en los mismos errores y por eso no cambia nada aunque nos hierva la sangre.
Cuando entenderemos que cuando tengamos un poquito de ganas de conformar una alternativa política seria para borrar del mapa a la chusma que actualmente nos gobierna, habremos acabado con TODOS nuestros problemas. Incluyendo a todos. Los ministros castellanos y  los vividores que estas semanas irán de cháchara por Fitur.  

------------------------------------------ Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto