miércoles, 27 de noviembre de 2013

Perpetuando las migajas del R.E.F. (I)

Por Sr X

Se suele decir que la ausencia de noticias es sinónimo de que todo marcha bien. Que Dios nos coja confesados por estos lares si el refranero es sabio, ya que últimamente no damos abasto sobre todo en lo que actualidad política se refiere.
Así las cosas, esta semana nos enterábamos gracias a los medios impresos que nuestro sagrado Régimen Económico y Fiscal se prorrogará hasta el año 2015, dedicándose el venidero 2014 en fijar las características de su sucesor, el cual entrará en escena ese mismo año.
Sinergia de intereses coloniales locales, metropolitanos y europeos en Bruselas. Foto: La Provincia.

Obviando la buena sintonía entre medianeros locales y sus amos de Madrid y Europeos, los cuales al parecer no tuvieron objeción alguna para extender la vigencia del actual Régimen para que el nuevo coincida con el estreno del nuevo año fiscal, la citada noticia debe caer como un jarro de agua fría.
Sobre todo para aquellos empresarios con alma de hombres libres (que me consta que existen) que aprecian una vez más cómo la sempiterna oligarquía isleña pretende blindar sus privilegios personales, hipotecando el futuro de una tierra que hace varios años va proa hacia el marisco y ya de paso cercenando la posibilidad,  cada día más evidente, de que en otro marco en sintonía con un mundo globalizado, en Canarias se podría ganar muchísimo más.

No estamos por recordar que el REF es el pacto colonial en su rama económica, para que nos entendamos, migajas para nuestros medianeros a cambio del inmenso potencial que proporcionaría la libertad. Fue concebido en un momento en que las Islas tenían que entrar con calzador en el nuevo escenario europeo pero sin que España perdiera el control colonial de estas ínsulas en esta nueva situación.
Así, el texto resultante acabó por ser un embuste de proporciones dantescas, diseñado al dedillo para aparentar ser una estrategia de modernidad y libertad para los agentes económicos locales en relación con Europa, pero teniendo como trasfondo la perpetuación de la explotación y venta de la colonia. Un Ferrari en la chapa y pintura con motor de un 600. De esta manera, España volvió a salir ganando del trámite y los políticos canarios perdieron. Éstos, para no airear sus incompetencias, actitudes cobardes y voluntad corrupta frente a la Metrópoli, diseñaron un plan de marketin' para vender las bondades del REF. Y el último tomo de la pantomima lo hemos visto esta semana, teniendo como horizonte 2015.
¿Quién gana con el REF? La oligarquía que se ha beneficiado durante años de los fondos de cohesión y los incentivos fiscales, los políticos para vender el cuento y las empresas españolas que no tributan ni un céntimo, muchas de ellas como es el caso de las líneas aéreas, aprovechándose de la situación hasta límites insospechados.
Por su parte, la mayoría de canarios han salido perdiendo. No solo las generaciones actuales sino las antecesoras desde que Canarias perdió los Puertos Francos.

Sin ir más lejos, uno de las consecuencias de esta amputación del progreso que ha supuesto el REF en las últimas décadas ha sido el retroceso en el nivel de renta media del Archipiélago, en clara divergencia a la media del Estado.
Blanco y en botella, leche.  En estos tiempos donde el desafecto a la Madre Patria no para de aumentar, hay que darse prisa en que todo siga como está o bien, si no queda más remedio, cambiar alguna pieza para que el engranaje dé el mismo resultado que hasta la fecha. Es la dura vida del medianero.
Y es que aunque nuestros representantes se esfuercen cada día más porque no se llegue al trasfondo de la verdad, se coge antes a un mentiroso que a un cojo. No al actual REF, sí a la libertad y el progreso.

-----------Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

sábado, 23 de noviembre de 2013

La carta de Paulino a Rajoy


La carta de Paulino a Rajoy quizás sea la prueba definitiva para los ingenuos. La estrategia y el objetivo de Coalición Canaria, incluido Paulino Rivero, no es el avance de la conciencia nacional de este pueblo, ni la solución de sus problemas, sino tan solo única y exclusivamente la protección de su posición de medianeros. Lo hemos dicho muchas veces.

Paulino se chiva a Rajoy del aumento del número de independentistas en Canarias y, además, le pide que haga algo para frenar esa tendencia recordándole el "pacto institucional" existente entre España y la oligarquia isleña. Es decir, un eufemismo que en realidad se refiere al pacto colonial. 

Foto: ABC

Paulino se muestra muy preocupado por “la desafección hacia España” y llega a escribir literalmente: “Desde Madrid se está abonando el terreno para que broten con fuerza sentimientos y posiciones separatistas como no ha ocurrido con fuerza desde los años sesenta”. Además se ofrece a echar una mano para frenar ese crecimiento del independentismo: “sabes que cuentas, como siempre, con mi disposición para tratar estos asuntos y buscar soluciones desde la lealtad institucional a la que obligan nuestros respectivos cargos”.

Podríamos ahondar en despedazar a Paulino o podríamos decir el consabido "te lo dije". Pero no vamos a hacer ni lo uno ni lo otro. Este blog se caracteriza por llegar al fondo de las cuestiones en lugar de quedarse en lo superficial y evidente, mostrando lo que no se ve,.... lo que corre oculto detrás de las cortinas del teatro. 

¿Que interés tiene el diario ABC en hacer pública la carta de Paulino? Una carta que sin duda lo desprestigia aún más. Bueno, en realidad tiene dos razones para hacerlo. La primera razón es la movilización de las bases del PP contra la ruptura de España. Es decir, es una forma de fidelizar el voto al PP a través de la táctica del miedo para que la gente no se centre en la gestión económica y social. Meten miedo con la ruptura de España por los diferentes nacionalismos al tiempo que roban las libertades civiles y el bolsillo de los ciudadanos. 

La táctica no es nueva, ya la describió Fredick Hayek en su libro "Camino de Servidumbre" que puedes ver aquí de forma gráfica y resumida y también se plasma en el discurso de la película "V de Vendetta".



Pero el ABC tiene una segunda razón para publicarlo. Lo que se está jugando ahora mismo politicamente en Canarias es la sustitución del medianero con el tema de los hidrocarburos de transfondo. No nos engañemos Coalición Canaria, los Paulinos, los Adanes Martín o los Lorenzo Olartes no son más que el subproducto de un régimen institucional perfectamente pensado y diseñado. 

Cosas de tener un régimen en el que para ser presidente basta con perder las elecciones porque aunque vamos a votar cada cuatro años pero el presidente del gobierno ya está elegido por la cúpula de los medianeros y el visto bueno del Estado español.

No es error ni ignorancia, es diseño, o como podrías clasificar aun régimen que tiene barreras electorales del ¡¡30%!! y donde el 15% de la población elige al 50% del parlamento. el único régimen electoral comparable es el que les diseño Turquía a los kurdos para impedir que accedieran al Parlamento turco. 

La ley electoral canaria puede ser un disparate, pero su resultado no lo es. Lo que necesita España ahora es cambiar al medianero. Que todo cambie pero para que todo siga igual y para ello necesita el repuesto a Coalición Canaria. Ese repuesto se llama Román Rodriguez, mismo perro pero con distinto collar. 

Ante esta situación ¿que podemos hacer los canarios? pues la respuesta es muy sencilla, tomar consciencia de que el futuro depende de nosotros como trate de explicar hace tres años en Canarias con Futuro. 

Una primera tentación es pensar que tenemos que apoyar a Paulino como el menor de los males. Si actuamos de esta forma lo único que estamos haciendo es perpetuar el circulo vicioso que sostiene el régimen de la CoCa en Canarias. Es decir los estaremos apoyando para que nos sigan traicionando y vendiendo como hasta ahora. Es la vieja fabula política de votar para que no salga "el lagarto equivocado" y la CoCa lleva usandola demasiado tiempo tanto con el pueblo canario como con Madrid, diciendo una cosa en las islas y la contraria en la metropoli como la carta de Paulino pone de manifiesto. La CoCa lleva muchos años vendiendo y traicionando al independentismo canario, capitalizando la situación exclusivamente en su propio beneficio. 

Si permitimos que sigan comportándose así - no castigandolos nunca - lo único que conseguiremos es perpetuar el status quo. Para que las cosas cambien tenemos que mandar un mensaje claro,.. el que la hace la paga.

Esta situación no me sorprende. Es el resultado lógico de la desición de Paulino de no liderar el cambio sino el mantenimiento del status quo. De proteger el pacto colonial y su posición de medianeros. El solito se ha metido en este callejón sin salida. Hace tres años que publiqué Canarias con Futuro y a día de hoy sigue siendo tan actual como el día en el que salió de la imprenta. 

Una segunda tentación es apoyar a Nueva Canarias para que se convierta en el Kalifa en lugar del Kalifa. La tercera tentación es caer en la trampa ideológica de izquierda y derecha,.. ya que simplemente estaremos corriendo hacia un lado u otro, como en la rueda del hamster, para no ir a ningún sitio,.. o mejor dicho, para ir al mismo sitio. Bajo el sistema actual la elección es una ilusión.



Cualquiera de estas tres formas de pensar es sobresimplificar las cosas. Desgraciadamente si realmente queremos salir del circulo vicioso en el que estamos atrapados vamos a tener que empezar a pensar de otra manera. La buena noticia es que si hay solución, la mala es que depende de ti. Depende de tu capacidad para abrir la mente a ideas nuevas y deshacerte de las viejas. Depende de tu capacidad para superar tus propios miedos. Depende de tu capacidad de ver más allá y de tu determinación. Recuerda, los incentivos condicionan los comportamientos pero no los determinan.

La solución no está en panfletos, ni ideologías obsoletas del siglo XIX o principios del XX que cuatro indocumentados repiten como loros. Tampoco está en decisiones fáciles o sencillas. Existe solución pero la pregunta es si estas dispuesto a escucharla. 



Evidentemente España no solo está jugando a cambiar al medianero, sino también a la vieja estrategia de divide y gobierna, y, honestamente, de momento le está funcionado perfectamente. Pero la unidad no es algo que caiga del cielo, es algo que se construye con acciones y trabajo. No hay atajos.

Quizás ese sea el precio que tengamos que pagar para mandarle un mensaje claro a los políticos canarios de quien la hace la paga, y quizás necesitemos todavía un poco más de sufrimiento para tomar consciencia de nuestra realidad. si pensamos en el corto plazo y no en el largo jamás podremos romper el circulo vicioso en el que estamos inmersos por el diseño de la ley electoral española. Los kurdos encontraron su solución a la ley electoral turca y estoy seguro de que nosotros también lo haremos, pero antes tenemos que entender que la única forma de cambiar las cosas es alterando las reglas del juego con nuestros comportamientos, pero eso necesita que antes cambiemos nosotros mismos, ya que nuestras actitudes y comportamientos son un reflejo de lo que llevamos en el interior.

Por supuesto que España es culpable, pero nosotros también. Sin nuestro consentimiento y colaboración pasiva no seria posible mantener este régimen. Si queremos cambiar las cosas tendremos que empezar a actuar y comportarnos de otra manera, porque nosotros somos el problema pero también la solución. 




---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 21 de noviembre de 2013

No hay godos y peninsulares, tan solo colonizadores

Es una falacia distinguir entre peninsulares y godos, porque en una colonia ambos son privilegiados ilegitimos que han aceptado serlo. Si no lo aceptasen se volverian a España. La unica diferencia es que el godo defiende abiertamente su posicion y el peninsular es mas hipócrita y la esconde.

Como dice el escritor nigeriano Chibua Achebe; "imaginemos que alguien viene a quitarme la tierra. No esperaremos que nos diga que lo está haciendo por codicia, o porque es más fuerte que yo, ya que tal confesión le marcaria como un sinvergüenza y un matón , .. así que contratará a un cuenta-cuentos con mucha imaginación". Como dice el escritor nigeriano Nugugt wa Thiong'o; "El imperialismo cultural es parte integral del completo sistema de explotación económica y opresión política de los pueblos colonizados ".

Juan Miguel San Juan, empresario extremeño dueño de Satocan y socio de Repsol en el intento de expolio del petroleo canario
España ha diseñado un fantastico instrumento de desposeción de la tierra en Canarias. Se llama Reserva para Inversiones, más conocido como RIC, a la que cualquier empresa que venga a Canarias puede acogerse y que tiene el perverso efecto de permitir que efectivamente te compren la tierra con los impuestos que nos deberian haber pagado y no pagan. Es decir les financiamos y les damos incentivos fiscales para que nos compren la tierra y les salga barata.

Además de la tierra que nos han ido robando paulatinamente durante las ultimas décadas, también van a por nuestro petróleo tal y como demuestra la reciente visita del presidente de Repsol, Antonio Brufau, a Canarias y la actitud del ministro "Pied Noir" Jose Manuel Sor, cuando los recursos naturales de un país pertenecen a sus habitantes, incluidas las generaciones futuras.

No hay godos y peninsulares sino solo colonos porque el ser un privilegiado ilegitimo y un usurpador en una colonia no depende de la actitud personal del colono español ya que por el mero hecho de serlo ya es un privilegiado ilegitimo. Realmente su única elección es aceptarlo y quedarse o no aceptarlo y marcharse. Por tanto todo colono español, godo o peninsular, que ha decidido quedarse es porque ha aceptado serlo. No lo digo yo, lo dice Albert Memmi en su obra Retrato del Colonizador.
Hoy en día, el partir hacia una colonia no es una opción buscada por sus peligros inciertos, ni es el deseo de alguien tentado por la aventura. Es simplemente un viaje hacia una vida más fácil. Basta con preguntar a los europeos viviendo en las colonias qué razones generales lo indujeron a expatriarse y que le hace persistir en su exilio. Puede mencionar la aventura, los pintorescos paisajes o el cambio de ambiente. ¿Entonces por qué lo suele buscar donde se habla su propio idioma, donde encuentra un numeroso grupo de compatriotas, una administración que le sirve, un ejército para protegerlo? 
La aventura hubiera sido menos predecible, pero ese tipo de cambio, aunque más definitivo y de mejor calidad, habría sido de dudosa ganancia. El cambio implicado en mudarse a una colonia, si se puede llamar un cambio, debe en primer lugar traer una ganancia sustancial. Espontáneamente, mejor que los estudiosos del lenguaje, nuestro viajero acudirá con la mejor definición posible de una colonia: Un lugar donde se gana más y se gasta menos. Uno va a una colonia porque están garantizados los empleos, los altos salarios, las carreras más rápidas y los negocios más rentables. El joven graduado se le ofrece un puesto, al funcionario un rango más alto, el hombre de negocios impuestos sustancialmente más bajos, al industrial materias primas y mano de obra a precios atractivos.
Sin embargo, supongamos que hay una persona ingenua que aterriza por casualidad, como si fuera a Toulouse o Colmar. ¿Tardará mucho en descubrir las ventajas de su nueva situación? El significado económico de una empresa colonial, incluso si se da cuenta después de la llegada, arremete por sí mismo no menos fuerte y rápidamente. Por supuesto, un europeo en las colonias también puede aficionarse a esta nueva tierra y deleitarse del colorido local. Pero si fuera repelido por el clima, incómodo en medio de sus multitudes extrañamente vestidos, añorando su país natal, el problema sería si acepta o no estas molestias y la incomodidad, a cambio de las ventajas de una colonia.
El colono que se queda es porque acepta quedarse y beneficiarse del sistema. Por supuesto pocos colonos van a decirlo así de claro primero porque es políticamente incorrecto y segundo porque permitiría al nativo darse cuenta de cosas, de la usurpación y desposeción que subyace en toda la estructura colonial y eso, claro, va contra sus intereses y privilegios. Pero de forma consciente o subconsciente esa es la mentalidad que subyace.
Después de haber encontrado beneficios, ya sea por elección o por casualidad, el colonizador, sin embargo aún no ha tomado conciencia de su papel histórico. Le falta un paso en la comprensión de su nueva condición, debe también comprender el origen y significado de este beneficio. En realidad, esto no se hace esperar. ¿Por cuánto tiempo podrá dejar de ver la miseria de los colonizados y la relación de esa miseria con su propia comodidad? Se da cuenta de que esta ganancia fácil es tan grande sólo porque es arrancada de los demás. En resumen, descubre dos cosas en una; descubre la existencia del colonizador a medida que descubre su propio privilegio.

Se encuentra en un lado de una balanza, al otro lado el hombre colonizado. Si sus niveles de vida son altos, es porque los de los colonizados son bajos, si puede beneficiarse de sirvientes y mano de obra abundante y poco exigente, es porque los colonizados se pueden explotar a voluntad y no están protegidos por las leyes de la colonia; Si puede obtener fácilmente posiciones administrativas, es porque están reservadas para él y los colonizados son excluidos de ellas, cuanto más libertad respira, más se ahogan los colonizados. Aunque no puede dejar de descubrir esto, no hay peligro de que los discursos oficiales puedan hacerle cambiar de opinión, pues esos discursos están elaborados por él o por su primo o por su amigo. Las leyes que establecen sus exorbitantes derechos y las obligaciones de los colonizados están concebidas por él. En cuanto a las órdenes que apenas escoden la discriminación, o la adjudicación de los concursos y en la contratación, conoce necesariamente los secretos de su aplicación, ya que él está a cargo de ellos. Si prefiere estar ciego y sordo a la operación de toda la maquinaria, le bastaría con obtener los beneficios, ya que es el beneficiario de toda la empresa.

Le es imposible no estar al tanto de la ilegitimidad constante de su status. Es, además, en cierto modo, una doble ilegitimidad. Un extranjero, habiendo venido a una tierra por los accidentes de la historia, ha tenido éxito no sólo en la creación de un lugar para sí mismo, sino también en robarle el del habitante, concediéndose a sí mismo asombrosos privilegios, en detrimento de los que legítimamente tienen derecho a ellos. Y esto no en virtud de las leyes locales, lo que en cierto modo legitimaria la desigualdad por la tradición, sino por alterar las normas establecidas y sustituirlas por las suyas. De este modo aparece doblemente injusto. Es un ser privilegiado y uno ilegítimamente privilegiado, es decir, un usurpador. Peor todavía, esto es así, no sólo a los ojos de los colonizados, sino también en los suyos propios. Si de vez en cuando objeta que los privilegiados existen también entre los burgueses colonizados, cuya riqueza es igual o superior a la suya, lo hace sin convicción. No quiero ser el único culpable puede ser tranquilizador, pero no puede absolver. Admite fácilmente que los privilegios de los nativos privilegiados son menos escandaloso que los suyos. Él sabe también que el más favorecido de los colonizados nunca será nada sino colonizados, en otras palabras, que ciertos derechos siempre estarán negados para ellos y que ciertas ventajas están reservadas estrictamente para él. En resumen, sabe, en sus propios ojos así como en los de su víctima, que es un usurpador. Debe ajustarse a ambas cosas, a ser considerado como tal y a esa situación.

Asier Antona, vasco y delfin del PP canario



Si realmente le preocupara la gente de esta tierra tratarían de acabar con el origen de la opresion, es decir acabar con la españolidad de canarias. A lo que aspiran realmente es a beneficiarse del sistema y seguir siendo la elite colonial. Un paternalista es aquel que quiere estirar más el racismo y la desigualdad, una vez admitidos. Es, si se quiere, un racismo benéfico que no es ni menos hábil ni menos rentable. El más generoso paternalista se revuelve tan pronto como el colonizado exige sus derechos sindicales, por ejemplo. Si aumenta su salario, si su esposa se ocupa de los colonizados, se trata de regalos y nunca de deberes. Si él reconociese deberes, tendría que admitir que el colonizado tiene derechos. Sin embargo se desprende de todo lo anterior que no tiene obligaciones y los colonizados no tienen derechos. Esa es la razon de que algunos incluso militen en la CoCa.

Antes de ver cómo estos tres descubrimientos; Lucro, privilegio y usurpación, estos tres desarrolladores de la conciencia del colonizador darán forma a su apariencia por los mecanismos que van a transformar al candidato colonial en un colonizador o en un colonialista, debemos responder a una frecuente objeción. A menudo se dice que una colonia no contiene solo colonizadores. ¿Se puede hablar de privilegios con respecto a los trabajadores del ferrocarril, los funcionarios menores o incluso los pequeños agricultores que probablemente vayan a vivir tan bien como sus homólogos en casa? 
Para ponernos de acuerdo sobre la terminología conveniente, distingamos entre un colono, un colonizador y un colonialista. Un colono es un europeo viviendo en una colonia pero sin privilegios, cuyas condiciones de vida no son más altos que los de una persona colonizada de la situación económica y social equivalente. Por temperamento o convicción ética, un colono es un europeo benevolente que no tiene la actitud de los colonizadores hacia el colonizado. ¡Muy bien! Digamos de inmediato, a pesar de la naturaleza aparentemente drástica de la declaración: Un colono así definido no existe, porque todos los europeos en las colonias son privilegiados.
Naturalmente, no todos los europeos en las colonias son potentados o poseen miles de hectáreas o manejan el gobierno. Muchos de ellos son víctimas de los amos de la colonización, explotados por estos amos, a fin de proteger intereses que no suelen coincidir con los suyos. Además, las relaciones sociales casi nunca se equilibran. En contra de todo lo que nos gusta pensar, el pequeño colono es en realidad, en la mayoría de los casos, un defensor de los colonialistas y un defensor obstinado de los privilegios coloniales. ¿Por qué?...
¿Solidaridad del compatriota con el compatriota? ¿Una reacción defensiva, una expresión de ansiedad de una minoría que vive en medio de una mayoría hostil? En parte. Sin embargo, durante el cenit del proceso colonial, protegido por la policía, el ejército y la fuerza aérea siempre dispuesta a intervenir, los europeos en las colonias no estaban lo suficientemente asustados como para explicar tal unanimidad. Es cierto que no todos pensaban igual. Es cierto que el pequeño colonizador tendría una lucha para llevar a cabo, una liberación que lograr, si no fuera tan seriamente engañado por su propia ingenuidad y cegado por la historia. Pero no creo que la credulidad puede descansar en una completa ilusión o puede gobernar por completo la conducta humana. Si el pequeño colono defiende el sistema colonial con tanto vigor, es porque se beneficia del susodicho hasta cierto punto. Su ingenuidad radica en el hecho de que, para proteger sus muy limitados intereses, protege otros infinitamente más importantes, de la cual es, por cierto, la víctima. Pero, a pesar de embaucado y víctima, también recibe su parte.
Sin embargo, el privilegio es algo relativo. En diferentes grados cada colonizador es un privilegiado, al menos comparativamente, en última instancia en detrimento de los colonizados. Si los privilegios de los amos de la colonización son sorprendentes, los privilegios menores del pequeño colonizador, incluso el más pequeño, son muy numerosos. Cada acto de su vida diaria lo coloca en una relación con los colonizados, y con cada acto se demuestra su ventaja fundamental. Si tiene problemas con la ley, la policía e incluso la justicia será más indulgente con él. Si necesita ayuda del gobierno, no le va a ser difícil, la burocracia se cortará, una ventana será reservado para él donde hay una línea más corta con lo que tendrá que esperar menos. ¿Necesita un trabajo? ¿Tiene que hacer un examen para ello?... Empleos y posiciones estarán reservados de antemano para él, los exámenes se hacen en su idioma, lo que dificultades descalificatorias para el colonizado. ¿Puede ser tan ciego o tan cegado que no puede ver que, dadas iguales circunstancias materiales, clase económica o capacidades, siempre recibe el tratamiento preferente? ¿Cómo podía dejar de mirar de vez en cuando para ver a todos los colonizados, a veces, ex compañeros o colegas, a los que ha superado tanto?
Por último, si necesita solicitar o tiene la necesidad de algo, sólo necesita mostrar su cara para ser prejuzgado favorablemente por los que cuentan en la colonia. Goza de la preferencia y el respeto de los propios colonizados, que le conceda más que a los mejores de su propio pueblo, que, por ejemplo, tiene más fe en su palabra que en la de su propia población. Desde el momento de su nacimiento, posee un título independiente de sus méritos personales o de su clase social. Es parte del grupo de colonizadores cuyos valores son soberanos. La colonia sigue la cadencia de sus fiestas tradicionales, incluso los días festivos religiosos y no los de sus habitantes. El día de descanso semanal es el de su país de origen, es la bandera de su nación la que vuela sobre los monumentos, su lengua materna la que permite la comunicación social. Incluso su vestido, su acento y sus modales son finalmente imitados por los colonizados. El colonizador participa de un mundo elevado del que recoge automáticamente los privilegios.
También es su posición concreta económica y psicológica dentro de la sociedad colonial en relación con los colonizados por un lado, y con los colonizadores por otra parte, la característica que cuenta para los otros grupos humanos que no son ni colonizadores ni colonizados. Entre ellos se encuentran los nacionales otros poderes (italianos, malteses de Túnez), candidatos a la asimilación (la mayoría de los judíos), los recientemente asimilados (corsos en Túnez, los españoles en Argelia). A éstos se pueden añadir los representantes de las autoridades reclutados entre los propios colonizados. 


La supuesta generosidad, la benevolencia del "peninsular" es falsa ya que lo único que persigue es estirar el sistema un poco más. La diferencia entre Godo y Peninsular es falsa, es el resultado de un cuenta-cuentos con mucha imaginación. Si realmente quisieran cambiar el sistema apoyarían la independencia de Canarias.

El colonial no existe porque no depende de los europeos en las colonias el permanecer siendo un colonial incluso si no pretendía serlo. Tanto si lo desea expresamente como si no, es recibido como un privilegiado por las instituciones, las costumbres y las personas. Desde el momento en que aterriza o se nace, se encuentra en una situación de hecho que es común a todos los europeos que viven en una colonia, una posición que le convierte en un colonizador. Pero en realidad no es en este nivel donde reside el problema ético fundamental del colonizador, el problema del enredo de su libertad y por tanto de su responsabilidad. Podía, por supuesto, no haber buscado una experiencia colonial, pero tan pronto como se inicia la aventura, no puede rechazar sus condiciones. Si nació en las colonias de padres que son colonizadores, o si, en el momento de su decisión, en realidad no era consciente del verdadero significado de la colonización, puede verse sujeto a esas condiciones, independientemente de cualquier elección previa.

Las cuestiones fundamentales son dirigidas a los colonizadores a otro nivel. Una vez que ha descubierto la importación de la colonización y es consciente de su propia posición (la del colonizado y su necesaria relación)… ¿Va a aceptarla? ¿Va a aceptar ser un hombre privilegiado y desdeñar la desgracia de los colonizados? ¿Va a ser un usurpador y reafirmar la opresión y la injusticia sobre los verdaderos habitantes de la colonia? ¿Va a aceptar ser un colonizador bajo el creciente hábito del privilegio y la ilegitimidad, bajo la mirada constante del usurpado? ¿Va a adaptarse a esta posición y su inevitable autocensura?...

La relacion colonial no depende del individuo ni de la actitud personal, simplemente existe. Por ello no existen colonos buenos ni colonos malos, tan solo colonizadores. Esos colonizadores pueden ser militantes (godos) o discretos (peninsulares) pero ambos son igualmente colonizadores, es decir gentes que han decidido aceptar la relacion colonial (en caso contrario se hubieran vuelto a España), gentes que en mayor o menor medida han decidido aprovechar los privilegios ilegitimos que les brinda la colonia. Unos luego son mas honestos consigo mismos y otros por el contrario lo esconden, lo camuflan y lo racionalizan, pero la esencia de ambos es la misma; aceptar ser un usurpador a costa de los demas. 

Aparato del Estado

Alguno dirán que no solo es el colono español quien se beneficia del sistema injusto, sino también canarios. Tienen razón, pero eso no anula los privilegios automaticos de los colonos por el mero hecho de serlo. Por otra parte esos nativos colaboracionistas o candidatos a la asimilación y que tambien han decidido aprovecharse de la situación no son ninguna excepción. Los oxbridges hindues durante la dominación britanica o los pied noirs-harkis en Argelia son ejemplo de esto. Es decir la existencia de una élite local alineada con los intereses de la metropolí es una de las caracteristicas de los sistemas coloniales.



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

martes, 19 de noviembre de 2013

Egocentrismo e ignorancia de la Élite periodística

Por Sr X

De todos es sabido que existe un trecho largo entre la teoría y la práctica. Sin ir más lejos, el histórico líder revolucionario Ernesto Guevara, espetó en una de sus eruditas frases la siguiente afirmación: "La Revolución no se lleva en la boca para morir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella".

Así las cosas, no sugiero que nuestros políticos y periodistas más célebres se lancen a las barricadas a salvaguardar sus ideales en las trincheras, pero sí es de recibo reclamarles una cierta coherencia en sus argumentos. Sobretodo si se supone que están abogando por la defensa de la democracia y las libertades individuales.

Todo esto viene a cuento por lo siguiente. Resulta ser que nuestra Rojísima, ese gran opio del pueblo que nos ha hecho a todos saltar de júbilo con tanto gol y trofeo conseguido, para descargar frustración antes que nada, ha estado recientemente de Gira futbolística por África.

Aficionados guineanos posan con ambas banderas durante el encuentro. Foto: La Vanguardia.


Mapa de la ubicación exacta de Guinea Ecuatorial.


Fuerte manada de simplones. Son tan obtusos de mente que no caen en la cuenta de que prácticamente todas las colonias en las que los españoles dejaron su impronta, el legado dejado ha representado la perdición como país para los nuevos gobiernos liberados. Primero les pudrieron el alma, después les obligaron a aprehender una cultura extranjera y para rematar la faena les dieron  las bases de una sociedad tiránica y opresiva.

Corrupción, élites extractivas, baja gobernanza, desequilibrios sociales y ecológicos, falta de libertades ciudadanas, marginación, crisis prolongadas.....

Lo vemos en todas las excolonias del sagrado Imperio. Países latinoamericanos y africanos por igual son vivas muestras de la herencia española que dejó la etapa colonial y que a diferencia de otros procesos de descolonización, como pudo ser el caso Inglés, exportaron una mentalidad de sociedad secuestrada, altamente estratificada y basada no en la meritocracia sino en el empleo de las artes más zafias en cuanto a la obtención de Poder se refiere.

Da lo mismo que hablemos del Bolivarianismo chandalero de "vete a mamarte un Plasma al Súper porque te lo dice el Estado" de Venezuela o a las oligarquías permeables a la intromisión norteamericana como puede ser el caso de Colombia. Obviando las características singulares de los Estados de cada una de estas naciones, todas ellas coinciden en el hecho evidente de que la Etapa colonial de la Metrópoli española dejó en sus territorios la resaca de los círculos viciosos que son obstáculos para desarrollar un país y la mentalidad de enriquecer a unos pocos pero no crear riqueza que acaba por arruinar a los países. Lamentablemente, con casos superlativos como el de la mencionada Guinea Ecuatorial. Síntomas que se dan en la actualidad en la Metrópoli pero que se agravan exponencialmente en los territorios condicionados por su debilidad institucional y geográfica.

Así que estimado periodista progre que te crees muy ingenioso. Antes de hablar las naciones del Tercer Mundo, documéntate a ver si su estrambótica situación es debido a la instancia de tu querida España hace unos cuantos siglos.

-------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

lunes, 18 de noviembre de 2013

Lo que realmente significa ser europeo

Para muchos ser europeo significa progreso, cultura, catedrales góticas, ciencia, el Partenón, Descartes, la tradición helenística y el triunfo de la razón y la democracia. La luz frente a la oscuridad y la ignorancia del resto del mundo, la democracia versus la tiranía de déspotas y dictadores. Pero esto, lejos de ser una realidad, es una mitificación de lo que ser europeo representa. 



Si queremos ser justos, el ser europeo es algo más. Europa no es tan solo la cara brillante de la moneda y la historia de Europa no es precisamente algo de lo que orgullecerse. Como dice Paul Sartre en el prefacio de Los Condenados de la Tierra; Los europeos se apoderaron del oro, los metales y el petróleo de los "continentes nuevos" para traerlos a las viejas metrópolis. No sin excelentes resultados: palacios, catedrales, capitales industriales; y cuando amenazaba la crisis, ahí estaban los mercados coloniales para amortiguarla o desviarla .... (como actualmente).

Prosigue Sartre : Europa, cargada de riquezas, otorgó de jure la humanidad a todos sus habitantes, pero un hombre, entre nosotros, quiere decir un cómplice puesto que todos nos hemos beneficiado con la explotación colonial. (…) el europeo no ha podido hacerse hombre sino fabricando esclavos y monstruos.

Los europeos han de descubrir su verdadera naturaleza: la de una pandilla mafiosa. Los elevados valores europeos pierden su brillo si los contemplamos de cerca. No encontraremos uno solo que no esté manchado de sangre, cinismo e hipocresía.

No solo se apoderaron de las materias primas, también de los brazos y cuerpos de los nativos usados como esclavos. La esclavitud ahora tiene forma de “inmigración ilegal”, sin papeles trabajando en los invernaderos y fábricas a los que los “nuevos amos” no tienen necesidad de alimentar ni dar cobijo mientras la policía hace la vista gorda.

Lo que ha hecho Europa a lo largo de su historia en el tercer mundo, en Africa, en Latinoamerica y en Oriente Medio no tiene perdón de Dios. Las razias esclavistas que empezaron españoles y portugueses en el norte de Africa en el siglo XIII y que luego se extendió como un cáncer por todo el continente dejarón unas heridas profundas que todavía hoy no han sanado. Al igual que las salvajadas que hicieron los españoles en la conquista y colonización de Latinoamerica.

Pero de lo que estamos hablando en este artículo no es de pasado sino de presente. El reciente naufragio de Lampedusa, con más de 350 muertos, no es sino el último episodio de la hipocresía europea. La hipocresía de los sindicatos que organizaron convocatorias para protestar por los muertos mientras sistemáticamente ignoran a los vivos que pelearon por su libertad en Tunez o en Libia contra los regímenes de Ben Ali y de Gadafi con los que los europeos no se cansaron de firmar acuerdos económicos y políticos, incluyendo acuerdos de deportación.




La hipocresía de quienes piden el Nobel de la Paz para Lampedusa cuando ha sido una fábrica de muerte durante los últimos 20 años y cuando el “centro de bienvenida” de Lampedusa muestra condiciones infrahumanas. En el 2010 perecieron allí, en dos naufragios simultáneos, cerca de cuatrocientas personas. En el 2009 perecieron doscientas y en el 2011 se estima que hubieron 1.500 víctimas. Desde mediados de los años 90 se estima que han perecido en el Mediterraneo al menos 20.000 inmigrantes.

La hipocresía de declarar un día de luto nacional mientras que el ministro del interior Angelino Alfano dice que la ley Bossi-Fini - una ley arbitraria que viola los derechos humanos - no debe ser cuestionada. Una ley que deja sin derechos y sin protección al inmigrante obligándolo a aceptar míseras condiciones de trabajo. Una ley para los que escapan del Frontex, la agencia europea de fronteras que sella Europa con sus barcos, helicópteros, aviones, radares y cámaras térmicas desde el 2005.

La hipocresía también de la Comisión Europea que ha pedido que se acelere la implantación del Eurosur, que según ellos ayudará a rescatar inmigrantes cuando en realidad es la militarización de las fronteras de la Unión Europea en la que participan grandes empresas europeas de defensa y que pronto desplegará sus drones desde el estrecho de Gibraltar hasta las islas griegas para “proteger” a Europa de los inmigrantes ilegales.


De la hipocresía y el cinismo europeo no escapa el público en general. La opinión pública en muchos países es mayoritariamente hostil a incrementar el número de inmigrantes. Especialmente ahora con la crisis y los altos niveles de desempleo. Por ello acepta la criminalización de los inmigrantes y la militarización de las fronteras. Europa está enferma estructural y espiritualmente.

El vulgar espectáculo de moralidad europea es repugnante. La decisión del Gobierno Italiano de otorgar la ciudadanía europea a los inmigrantes ilegales muertos es una medida grotesca. Lo han concedido como si fuese un honor. ¿Acaso ser ciudadano europeo es un honor? ¿Significa eso que un ciudadano europeo es mejor que un libio, un eritreo o un sirio simplemente por serlo? Es muy cómodo pertenecer a un grupo superior porque evita la necesidad de que uno tenga que superiorizarse individualmente. ¿No es esto mentalidad colonial? ¿No es esto racismo?

Efectivamente, es un acto de propaganda racista que presupone que los somalíes, eritreos y sirios que murieron en Lampedusa querían ser italianos, y precisamente en un momento en que más y más italianos – y españoles - desearían no serlo o emigran de sus países. En realidad los inmigrantes no quieren ser ni españoles, ni italianos ni griegos. Mantienen sus lazos afectivos y su cultura con orgullo, como muestra las transferencias de dinero que hacen a sus familias.

Esta actitud paternalista europea no ha cambiado nada desde los tiempos coloniales. Albert Memmi en su Retrato del Colonizador nos dice…..
hay un último acto de distorsión. La servidumbre de los colonizados parecía escandalosa al colonizador y le obligó a explicarla bajo el dolor de poner fin al escándalo y amenazar su propia existencia. Gracias a una doble reconstrucción de los colonizados y él mismo, es capaz tanto de justificar como de tranquilizarse. Custodio de los valores de la civilización y de la historia, cumple una misión, tiene el inmenso mérito de llevar la luz a la oscuridad ignominiosa del colonizado. El hecho de que este papel le trae privilegios y respeto es solo justicia, la colonización es legítima en todos los sentidos y con todas sus consecuencias.

Además, puesto que la servidumbre es parte de la naturaleza de los colonizados y la dominación parte de la suya, no habrá desenlace. Para las delicias de la virtud recompensada añade la necesidad de las leyes naturales. La colonización es eterna, y puede mirar hacia su futuro sin preocupaciones de ningún tipo.

Después de esto, todo será posible y tomará un nuevo significado. El colonialista podía darse el lujo de relajarse, vivir con benevolencia y hasta magnificente. El colonizado solo podría estarle agradecido con él por suavizar lo que le viene encima. Es aquí que la asombrosa actitud mental llamada "paternalismo" entra en juego. Un paternalista es aquel que quiere estirar más el racismo y la desigualdad, una vez admitidos. Es, si se quiere, un racismo benéfico que no es ni menos hábil ni menos rentable. El más generoso paternalista se revuelve tan pronto como el colonizado exige sus derechos sindicales, por ejemplo. Si aumenta su salario, si su esposa se ocupa de los colonizados, se trata de regalos y nunca de deberes. Si él reconociese deberes, tendría que admitir que el colonizado tiene derechos. Sin embargo se desprende de todo lo anterior que no tiene obligaciones y los colonizados no tienen derechos.

Después de haber fundado este nuevo orden moral en el que es por definición el maestro e inocente, el colonialista por fin se ha dado a sí mismo la absolución. Sin embargo es esencial que este orden no sea cuestionado por otros, y especialmente no por el colonizado.

Esta ha sido precisamente la reacción de los políticos europeos para los que tragedias como de Lampedusa ocurren "porque no podemos detectar la presencia de esas barcazas y no podemos dar asistencia a tiempo". En realidad la generosidad y el falso humanismo es tan solo el intento de estirar un poco más la explotación y la desigualdad.

El Ejecutivo italiano, por su parte reclama la solidaridad de sus socios para soportar la presión migratoria. Cualquier cosa para aliviar los síntomas sin curar el origen de la enfermedad. El humanismo paternalista europeo es falso porque se limita a mitigar los efectos pero bajo ningún concepto se plantea erradicar las causas de las desigualdades y las injusticias.

La verdad incómoda es que la causa de la inmigración ilegal, de las desigualdades y de las injusticias reside en las propias políticas económicas que aplican los europeos. Hay dos grandes causas del hambre en el mundo, la corrupción y la Política Agraria Común europea (PAC).
 


¿Cuáles son los efectos de la Política Agraria Común? despilfarro anual de 57,000 millones de euros y elevados precios en alimentos básicos en Europa, así como agricultores pobres y miseria en el Tercer Mundo. Los países menos desarrollados son incapaces de exportar a Europa sus productos y los ciudadanos comunitarios pagan más por una gama intervenida de productos. Si, has oido bien, fuera de España y fuera de Europa la cesta de la compra es más barata.

La FAO estima que la agricultura provee de subsistencia al 70% de la población mundial más pobre. Muchos países en vías de desarrollo dependen mucho de la agricultura. Los subsidios y barreras arancelarias de la PAC  impiden a los países en vías de desarrollo exportar productos agrícolas a la UE en igualdad de condiciones. Lo que hace Europa es otorgar acuerdos preferentes a unos pocos paises a cambio de que se porten bien.

La política intervencionista de fijación de precios y subsidios a la producción no se termina ahí sino que además los subsidios a la exportación hacen que los productores europeos inunden los mercados de los países en vías de desarrollo con productos "dumping" vendidos por debajo de precio de coste como forma de colocar los amplios excedentes que ineficientemente produce Europa obligando a los productores locales del tercer mundo a cerrar.

Empobrecidos y con el sector primario de sus países de origen destrozados por las políticas europeas, estas personas se embarcan para trabajar en la agricultura europea como inmigrantes ilegales en Almería y Murcia y otras regiones de España, en Francia y en Italia.

¿Alguien discute modificar la PAC para reducir la inmigración ilegal en la Unión Europea? No, lo que discuten es poner más aviones, radares y drones. No es de extrañar, la PAC representaba el 50% del presupuesto de la UE aunque llegó a representar el 80%. En otras palabras, una gran parte de la burocracia europea se paga con la PAC, o lo que es lo mismo, gran parte del aparato burocrático de la UE se financia con la miseria y explotación del tercer mundo y con el trabajo de los inmigrantes ilegales que vienen a trabajar en la fraudulenta agricultura europea.


Si miramos a los beneficiarios de las ayudas nos encontraremos que nobles, millonarios y políticos son beneficiarios de esta nefasta medida intervencionista y proteccionista. Entre ellos se encuentran la Duquesa de Alba y sus hijos, la casa real británica con la Reina de Inglaterra, Isabel II y el Príncipe Carlos, destacados aristócratas subvencionados como el Duque de Westminster o el Príncipe Joaquín de Dinamarca así como políticos europeos y sus familiares como los ministros de Agricultura de Holanda o Eslovaquia. No es de extrañar que desde 2009 se anulara la norma que obligaba a publicar los nombres de beneficiarios de ayudas agrícolas. La Unión Europea prefiere mantener dicha lista lejos de la opinión pública.

En un informe de Mckinsey Global Institute[1] se estima que el intervencionismo de los gobiernos mundiales en energía, agua, agricultura, ganadería y pesca alcanza el trillón de dólares americano. La forma en la que esos subsidios son distribuidos crea enormes distorsiones y juega un papel crucial en moldear la distribución de la producción global, las relaciones de intercambio, las estructuras de comercio internacional, distribución de los ingresos y el uso de los recursos naturales.

Todo este intervencionismo crea enormes ineficiencias y distorsiones globales, tanto políticas como económicas, sociales y ecológicas. Tiene perversas consecuencias distributivas y un impacto negativo en el medio ambiente al reducir los precios exacerbando la ausencia de precios sobre las externalidades negativas causadas al medio ambiente y a la población. Dicho de otra forma, contaminar les sale gratis.

En el área pesquera han contribuido a incrementar las capacidades agravando el problema de la sobreexplotación de los caladeros poniendo en peligro la forma de vida de 40 millones de personas en el tercer mundo que, según la FAO, están involucrados directamente en la actividad pesquera. El 80% de las pesquerías mundiales están sobreexplotadas más allá de sus límites biológicos. Una situación que conlleva enormes riesgos sociales, medioambientales y económicos causando disrupciones severas en las economías costeras y la pérdida de medios de vida que obligan a la emigración interna o externa. A pesar de ello, el tamaño de la flota global continúa creciendo mientras las capturas por barco y por unidad de capacidad continua cayendo.

En el área energética, han permitido un uso colosal de los combustibles fósiles engendrando patrones insostenibles de consumo y producción energética.

En el área agrícola, la política agraria común ha distorsionado el uso del suelo, no solo en Europa sino en el resto del mundo (en Canarias tenemos un ejemplo), distorsionado la competitividad y frenado las oportunidades comerciales y el desarrollo de muchos países. Esto ha impedido la formación de una clase media en esos países y contribuido al sostenimiento de regímenes autoritarios y dictaduras de izquierda y derecha.

Dictadores a los que los “elevados valores morales” de Occidente no les ha impedido apoyar y proteger. Desde Gadafi en Libia a Ben Ali en Tunez. De Mubarak en Egipto a la intervención militar francesa para frenar la independencia de Azawad en Mali y hacerse con sus recursos de uranio en una estrategia contra el movimiento laico MNLA.

Como dice Sartre; [las] diferencias han nacido de la historia colonial, es decir, de la opresión. Aquí la Metrópoli se ha contentado con pagar a algunos señores feudales; allá, con el lema de “dividir para vencer", ha fabricado de una sola pieza una burguesía de colonizados; en otra parte ha dado un doble golpe: la colonia es a la vez de explotación y de población. Así Europa ha fomentado las divisiones, las oposiciones, ha forjado clases y racismos, ha intentado por todos los medios provocar y aumentar la estratificación de las sociedades colonizadas. (…) Ustedes, tan liberales, tan humanos, que llevan al preciosismo el amor por la cultura, parecen olvidar que tienen colonias y que allí se asesina en su nombre.

La corrupción en el tercer mundo no es tan solo un problema de gobernanza local y pobre diseño institucional, que también, sino la influencia de empresas occidentales que expolian los recursos y alimentan la corrupción como demuestran los casos de la compra de YPF por parte de Repsol y muchísimas inversiones de multinacionales españolas en Latinoamerica.



De la alabada democracia europea poco queda. Bruselas es un sitio donde los que mandan son los grandes lobbys en un nuevo capitalismo de compinches. Un lugar donde nunca ha habido libertad económica sino intervencionismo para mantener a las viejas elites en su sitio y que puedan perpetuarse. Un continente viejo, gordo, lívido, chauvinista y narcisista que le gusta hablar sobre sí mismo. Grandes palabras como: libertad, igualdad, fraternidad, amor o humanismo que no le impiden expoliar las riquezas del tercer mundo y explotar y semiesclavizar a sus habitantes.

Un humanismo falso y racista que esconde un desapasionado deseo de trabajo barato y servil. Un escaso respeto por las fronteras de los demás, intervención económica en naciones saqueadas, acuerdos con dictadores y violaciones físicas de la soberanía nacional. Un buen número de los muertos en el naufragio de Lampedusa eran de Somalia, en cuyas aguas los barcos europeos depositan ilegalmente basura contaminada y residuos nucleares. Unas aguas en donde los pesqueros europeos roban ilegalmente atunes para que los europeos puedan ponerlos en sus ensaladas.

El concepto de europeo, tal y como la mayoría lo entiende, es una mitificación. Un Eurodisney en lugar de una Unión Europea, es decir, un pais que solo existe en tu imaginación. Lo que realmente significa ser europeo es ser un hipócrita. Parafraseando a Tarajano, la bandera que me ofreces Europa, te puedes quedar con ella porque conociendo lo que verdaderamente significa no me nace quererla.


Para algunos ser “europeo” significa ser superior, pero para un canario es algo más, es ser ridículo además de hipócrita. Es estar orgulloso de ser infraeuropeo o como se denomina eufemísticamente “europeo ultraperiferico”. Es renunciar a la dignidad de lo que se es realmente para convertirse en la caricatura de lo que no se es. Así que tú mismo.






[1] McKinsey Global Institute, Resource revolution: Meeting the world’s energy, materials, food, and water needs, Nov 2011


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto

jueves, 14 de noviembre de 2013

Lo que realmente significa ser un colono


Un colono es un privilegiado ilegitimo que ha aceptado serlo, en otras palabras un usurpador que está en un territorio por las ventajas que le confiere pertenecer a un “grupo superior” porque así se ahorra el esfuerzo de superiorizarse individualmente. Es un privilegiado ilegitimo que tan solo tiene dos opciones, no aceptar serlo y marcharse o aceptarlo y quedarse.

No confundir colono con emigrante porque son dos cosas distintas. Un colono está en un territorio donde existen relaciones coloniales y por tanto privilegios ilegítimos de toda índole. Es un privilegiado ilegitimo porque no hay que ser muy inteligente como para entender que sus privilegios nacen a costa de las oportunidades del resto de la población nativa.

Colonos españoles en la avenida de la playa de las Canteras en la capital grancanaria. No estoy seguro si van de carnavales, del rocio o de Halloween, aunque me inclino por esto último ya que las figuras esas dan miedo
El colono que se queda es porque acepta ser un privilegiado ilegitimo y trata de aprovecharse de ello aunque en el fondo trate de disfrazar su posición. El colono “progresista” tratará de involucrarse en cuestiones internacionales para limpiar su culpa y sus contradicciones internas. Tratará de resolver el mundo e incluso mostrará una cierta simpatía a la causa del pueblo colonizado. Pero su postura termina ahí. Subconscientemente siente terror a la liberación del pueblo oprimido del que desconfía y en el que sabe que el y sus ideas no tienen cabida porque sus ideas van en contra del nacionalismo que dicho pueblo necesita en la etapa de su liberación.

En el fondo todo colono que acepta es un racista aunque sea a nivel subconsciente, ¿Cómo va a identificarse con un pueblo sumiso y mezquino al que le han podrido el alma? ¿Cómo va a identificarse con un pueblo que en lo más profundo de su ser desprecia aunque trate de convencerse de lo contrario? 


Otros son más honestos, el problema de la colonia son los molestos nativos, si estos desapareciesen todo sería ideal. El colono que acepta ser un privilegiado ilegitimo y defenderá sus privilegios por las armas si fuese necesario es lo que en Canarias llamamos godo o gauripa. El godo que actua como tal en el fondo es el más honesto consigo mismo, los demás solo tratan hipócritamente de engañarse a si mismos y a los demás. 

El colono recién llegado, nada más poner pie en tierra colonial ve que su autoestima se dispara por el mero hecho de su acento o de no haber nacido allí. Además se necesita muy poco tiempo para que la solidaridad de los colonizadores entre en juego. "¿Podemos dejar a un conciudadano en apuros?"  Tímidos y modestos en su país de origen, de pronto se ven provistos de una superioridad y un prestigio que les sorprende incluso a ellos título maravilloso. Ven su oscuridad y su mediocridad iluminada. Con el apoyo del corsé que le da su condición levantan sus cabezas, y pronto asumen tal nivel de autoconfianza excesiva que los hace marear. ¿Por qué no habrían de felicitarse por haber llegado a la colonia? A partir de entonces lo van a defender agresivamente y van a terminar creyendo que es correcto.



La condición material de una persona privilegiada-usurpadora es idéntica para el que la hereda al nacer y para el que la disfruta desde el mismo momento en que aterriza. La toma de conciencia de lo que es y de lo que se convertirá se produce necesariamente, en mayor o menor medida, si esa condición es aceptada.

Naturalmente, no todos los europeos en las colonias son potentados o poseen miles de hectáreas o manejan el gobierno. Muchos de ellos son víctimas de los amos de la colonización, explotados por estos amos, a fin de proteger intereses que no suelen coincidir con los suyos. Además, las relaciones sociales casi nunca se equilibran. En contra de todo lo que nos gusta pensar, el pequeño colono es en realidad, en la mayoría de los casos, un defensor de los colonialistas y un defensor obstinado de los privilegios coloniales. ¿Por qué?...

¿Solidaridad del compatriota con el compatriota? ¿Una reacción defensiva, una expresión de ansiedad de una minoría que vive en medio de una mayoría hostil? En parte. Sin embargo, durante el cenit del proceso colonial, protegido por la policía, el ejército y la fuerza aérea siempre dispuesta a intervenir, los europeos en las colonias no estaban lo suficientemente asustados como para explicar tal unanimidad. Es cierto que no todos pensaban igual. Es cierto que el pequeño colonizador tendría una lucha para llevar a cabo, una liberación que lograr, si no fuera tan seriamente engañado por su propia ingenuidad y cegado por la historia. Pero no creo que la credulidad puede descansar en una completa ilusión o puede gobernar por completo la conducta humana. Si el pequeño colono defiende el sistema colonial con tanto vigor, es porque se beneficia del susodicho hasta cierto punto. Su ingenuidad radica en el hecho de que, para proteger sus muy limitados intereses, protege otros infinitamente más importantes, de la cual es, por cierto, la víctima. Pero, a pesar de embaucado y víctima, también recibe su parte.

En diferentes grados cada colonizador es un privilegiado, al menos comparativamente, en última instancia en detrimento de los colonizados. Si los privilegios de los amos de la colonización son sorprendentes, los privilegios menores del pequeño colonizador, incluso el más pequeño, son muy numerosos. Cada acto de su vida diaria lo coloca en una relación con los colonizados, y con cada acto se demuestra su ventaja fundamental. Si tiene problemas con la ley, la policía e incluso la justicia será más indulgente con él. Si necesita ayuda del gobierno, no le va a ser difícil, la burocracia se cortará, una ventana será reservado para él donde hay una línea más corta con lo que tendrá que esperar menos. ¿Necesita un trabajo? ¿Tiene que hacer un examen para ello?... Empleos y posiciones estarán reservados de antemano para él, los exámenes se hacen en su idioma, lo que dificultades descalificatorias para el colonizado. ¿Puede ser tan ciego o tan cegado que no puede ver que, dadas iguales circunstancias materiales, clase económica o capacidades, siempre recibe el tratamiento preferente? ¿Cómo podía dejar de mirar de vez en cuando para ver a todos los colonizados, a veces, ex compañeros o colegas, a los que ha superado tanto? Por último, si necesita solicitar o tiene la necesidad de algo, sólo necesita mostrar su cara para ser prejuzgado favorablemente por los que cuentan en la colonia. Goza de la preferencia y el respeto de los propios colonizados, que le conceda más que a los mejores de su propio pueblo, que, por ejemplo, tiene más fe en su palabra que en la de su propia población. Desde el momento de su nacimiento, posee un título independiente de sus méritos personales o de su clase social. Es parte del grupo de colonizadores cuyos valores son soberanos. La colonia sigue la cadencia de sus fiestas tradicionales, incluso los días festivos religiosos y no los de sus habitantes. El día de descanso semanal es el de su país de origen, es la bandera de su nación la que vuela sobre los monumentos, su lengua materna la que permite la comunicación social. Incluso su vestido, su acento y sus modales son finalmente imitados por los colonizados. El colonizador participa de un mundo elevado del que recoge automáticamente los privilegios. - Retrato del Colonizador


Por supuesto tratará de autojustificar su posición vanagloriandose de ser un hombre de acción frente a la apatía y "aplatanamiento" del colonizado, frente a su increible pereza.

Todos los colonizadores, de Liberia a Laos, pasando por el Magreb, parecen estar de acuerdo [en la pereza del colonizado]. No es muy difícil darse cuenta de hasta qué punto es cómoda esa caracterización. Ocupa un lugar prominente en la dialéctica ennoblecimiento del colonizador-degradación del colonizado. Además, resulta económicamente rentable.
Nada podría legitimar tanto el privilegio del colonizador como su trabajo; nada podría legitimar mejor el desvalimiento del colonizado que su ociosidad. El retrato mítico del colonizado incluirá, pues, una increíble pereza. El del colonizador, el gusto meritorio de la acción. Al mismo tiempo, el colonizador insinúa que emplear al colonizado es poco rentable, lo que le autoriza a pagar salarios inverosímiles. - Retrato del Colonizado

Pero en las sociedades oprimidas se suele confundir las cosas, No es apatía es impotencia. El colonizado se siente impotente para cambiar su situación. De ahí su aparente apatía y desafecto. De ahí su no colaboración. Simplemente trata de adaptarse.
¿es realmente perezoso el colonizado?A decir verdad, la cuestión está mal planteada. Además de que habría que fijar una norma de referencia, distinta de un pueblo a otro, ¿cómo se puede acusar de pereza a un pueblo entero? Se puede aludir a individuos, incluso numerosos dentro de un grupo; preguntarse si su rendimiento no esmediocre; si la desnutrición, los salarios bajos, el porvenir negro y la significación irrisoria de su función social no quitan todointerés al trabajo del colonizado. Lo que resulta sospechoso es que la acusación no solo señala al obrero agrícola o al poblador de la ciudad-miseria, sino también al profesor, al ingeniero, al médico, que rinde las mismas horas de trabajo que sus colegas colonizadores; en suma, a todos los miembros del grupo colonial. Lo sospechoso es la unanimidad de la acusación y la globalidad de su objeto, de manera que ningún colonizado se libra, ni podría librarse en ningún caso. Es decir, la desconexión entre la acusación y todas las condiciones sociológicas e históricas.
No se trata de una nota objetiva, diferenciada y sometida a posibles transformaciones, sino de una institución: con su acusación, el colonizador instituye al colonizado como un ser perezoso. Decide que la pereza es constitutiva en la esencia del colonizado. Planteado así, es evidente que el colonizado, asuma la función que asuma o despliegue no importa qué celo profesional, no dejará nunca de ser un perezoso. Volvemos siempre al racismo, que es la sustantivación de un rasgo, real o imaginario, del acusado en provecho del acusador. - Retrato del Colonizado

Es posible repetir este análisis a propósito de cualquiera de los demás rasgos que se atribuyen al colonizado. El problema es que muchas veces el colonizado termina creyéndoselo y esa creencia la interioriza y la instala en su subconsciente. Esto ocurre por no entender correctamente la psicología y las motivaciones del colonizador.


Dentro de este juego psicológico algunos colonizadores muestran un lado más humano y generoso. Pero es falso. Es hipocresía.

Custodio de los valores de la civilización y de la historia, [el colonizador] cumple una misión, tiene el inmenso mérito de llevar la luz a la oscuridad ignominiosa del colonizado. El hecho de que este papel le trae privilegios y respeto es solo justicia, la colonización es legítima en todos los sentidos y con todas sus consecuencias.
Además, puesto que la servidumbre es parte de la naturaleza de los colonizados y la dominación parte de la suya, no habrá desenlace. Para las delicias de la virtud recompensada añade la necesidad de las leyes naturales. La colonización es eterna, y puede mirar hacia su futuro sin preocupaciones de ningún tipo.

Después de esto, todo será posible y tomará un nuevo significado. El colonialista podía darse el lujo de relajarse, vivir con benevolencia y hasta magnificente. El colonizado solo podría estarle agradecido con él por suavizar lo que le viene encima. Es aquí que la asombrosa actitud mental llamada "paternalismo" entra en juego. Un paternalista es aquel que quiere estirar más el racismo y la desigualdad, una vez admitidos. Es, si se quiere, un racismo benéfico que no es ni menos hábil ni menos rentable. El más generoso paternalista se revuelve tan pronto como el colonizado exige sus derechos sindicales, por ejemplo. Si aumenta su salario, si su esposa se ocupa de los colonizados, se trata de regalos y nunca de deberes. Si él reconociese deberes, tendría que admitir que el colonizado tiene derechos. Sin embargo se desprende de todo lo anterior que no tiene obligaciones y los colonizados no tienen derechos.

Después de haber fundado este nuevo orden moral en el que es por definición el maestro e inocente, el colonialista por fin se ha dado a sí mismo la absolución. Sin embargo es esencial que este orden no sea cuestionado por otros, y especialmente no por el colonizado. -
Retrato del Colonizador

La actitud paternalista de muchos colonos no es más que un intento de prolongar un poco más sus privilegios. La generosidad del colono paternalista es falsa porque se limita a mitigar los efectos pero bajo ningún concepto se plantea erradicar las causas de las desigualdades y las injusticias. Estas causas son lo que le otorgan sus privilegios y le permite ser “generoso” autojustificandose y engañándose a si mismo al mismo tiempo.


Repito, un colono solo tiene dos opciones, rechazar ser un privilegiado ilegitimo y marcharse de la colonia o aceptarlo y quedarse. Por tanto, para mí, los colonos que se quedan no merecen ningún respeto ni tienen ninguna legitimidad como individuos.

Cuéntenme si quieren todas las milongas humanistas que quieran, vuelvan a decir que Canarias no es una colonia si quieren autoengañarse, pero antes léanse a Albert Memmi y su obra Retrato del Colonizador y Retrato del Colonizado y verán que en Canarias se dan todos los cuadros psicológicos y sociológicos descritos en el libro. Blanco y en botella leche.

---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto