Egocentrismo e ignorancia de la Élite periodística

Por Sr X

De todos es sabido que existe un trecho largo entre la teoría y la práctica. Sin ir más lejos, el histórico líder revolucionario Ernesto Guevara, espetó en una de sus eruditas frases la siguiente afirmación: "La Revolución no se lleva en la boca para morir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella".

Así las cosas, no sugiero que nuestros políticos y periodistas más célebres se lancen a las barricadas a salvaguardar sus ideales en las trincheras, pero sí es de recibo reclamarles una cierta coherencia en sus argumentos. Sobretodo si se supone que están abogando por la defensa de la democracia y las libertades individuales.

Todo esto viene a cuento por lo siguiente. Resulta ser que nuestra Rojísima, ese gran opio del pueblo que nos ha hecho a todos saltar de júbilo con tanto gol y trofeo conseguido, para descargar frustración antes que nada, ha estado recientemente de Gira futbolística por África.

Aficionados guineanos posan con ambas banderas durante el encuentro. Foto: La Vanguardia.


Mapa de la ubicación exacta de Guinea Ecuatorial.


Fuerte manada de simplones. Son tan obtusos de mente que no caen en la cuenta de que prácticamente todas las colonias en las que los españoles dejaron su impronta, el legado dejado ha representado la perdición como país para los nuevos gobiernos liberados. Primero les pudrieron el alma, después les obligaron a aprehender una cultura extranjera y para rematar la faena les dieron  las bases de una sociedad tiránica y opresiva.

Corrupción, élites extractivas, baja gobernanza, desequilibrios sociales y ecológicos, falta de libertades ciudadanas, marginación, crisis prolongadas.....

Lo vemos en todas las excolonias del sagrado Imperio. Países latinoamericanos y africanos por igual son vivas muestras de la herencia española que dejó la etapa colonial y que a diferencia de otros procesos de descolonización, como pudo ser el caso Inglés, exportaron una mentalidad de sociedad secuestrada, altamente estratificada y basada no en la meritocracia sino en el empleo de las artes más zafias en cuanto a la obtención de Poder se refiere.

Da lo mismo que hablemos del Bolivarianismo chandalero de "vete a mamarte un Plasma al Súper porque te lo dice el Estado" de Venezuela o a las oligarquías permeables a la intromisión norteamericana como puede ser el caso de Colombia. Obviando las características singulares de los Estados de cada una de estas naciones, todas ellas coinciden en el hecho evidente de que la Etapa colonial de la Metrópoli española dejó en sus territorios la resaca de los círculos viciosos que son obstáculos para desarrollar un país y la mentalidad de enriquecer a unos pocos pero no crear riqueza que acaba por arruinar a los países. Lamentablemente, con casos superlativos como el de la mencionada Guinea Ecuatorial. Síntomas que se dan en la actualidad en la Metrópoli pero que se agravan exponencialmente en los territorios condicionados por su debilidad institucional y geográfica.

Así que estimado periodista progre que te crees muy ingenioso. Antes de hablar las naciones del Tercer Mundo, documéntate a ver si su estrambótica situación es debido a la instancia de tu querida España hace unos cuantos siglos.

-------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto