Que la revista Forbes se burle de Soria no tiene precio



Sin ideas y endeudados, España busca ponerle un impuesto al sol. Ese es el titular del artículo aparecido en la influyente revista americana Forbes. Desde luego la gestión del ministro de turismo energía e industria lo está cubriendo de gloria incluso allende las fronteras españolas. La ocurrencia de ponerle un impuesto al sol le ha ganado al ministro Soria fama internacional. Según la revista americana “Parece que los miembros del Gobierno se quedaron sin ideas, miraron al cielo un día y pensaron “¡Ya lo tengo! ¡Pongamos un impuesto al sol!””.


La forma de “solucionar” los problemas en España parece no ser ponerle freno al saqueo de las arcas públicas y al despilfarro, sino que, según la revista americana, la vía elegida por España es imponer “impuestos y multas increíblemente onerosos”, y los impone precisamente sobre el comportamiento que ha estado incentivando y subvencionando durante más de una década: el uso de paneles solares. Elemental querido Watson.

Forbes también critica las medidas contra el autoconsumo como la “prohibición” de vender la energía sobrante a las eléctricas y, sobre todo, la obligación de conectar todos los paneles solares a la red con amenaza de multas de hasta 30 millones. ¿De dónde sacaron esa cifra?

Aquí de nuevo se mofa del ministro de Industria, José Manuel Soria: “Esta clase de cifra es tan inabarcable para una persona media que es casi como si se la hubieran sacado de la manga en una conversación como ésta: “Ponemos 10 euros?” “Qué va, eso es muy poco.” “¿Qué tal 100 millones de euros?” “No, no, eso es muchísimo.” “¿30 millones de euros? “Sí, eso suena bien”.

Independientemente de cómo se hayan sacado de la manga la cifra de 30 millones de multa, la intención es claramente asustar a los contribuyentes coaccionándolos para que se conecten a la red y de esta forma poder cobrarle impuestos. El impuesto hace económicamente inviable el producir electricidad propia, siendo mucho más barato el comprarle la energía de las eléctricas. Ese es exactamente el fondo de la cuestión.

En el mismo tono irónico prosigue el articulo “Pero espere, porque la cosa se pone peor. El uso de paneles solares no solo ha hecho posible que mucha gente produzca su propia energía por menos de lo que tendría que pagar a las eléctricas, sino que muchos residentes en España generan suficiente electricidad solar como para vender el excedente a la red. Esto, parece ser, es un problema. El gobierno esta parando eso también, como parte de los esfuerzos de reforma (léase: medidas desesperadas) habrá una prohibición a la venta de la energía extra".


Toda la historia parecería ridícula e incomprensible si no fuera porque nosotros si que conocemos a Soria y su panda. Sabemos cómo piensa y no en vano lo hemos sufrido en el gobierno de Canarias durante los 16 años que el PP gobernó con Coalición Canaria, sus socios en el gobierno de pies negros.

Antiguamente los reyes daban tierras a los caballeros que le servían bien en la guerra. Junto con las tierras se le daba permiso para construir un molino y al mismo tiempo una ley obligaba a los deudos del nuevo señor a moler su trigo en el susodicho molino a cambio de una parte de la harina. 

Por supuesto los deudos no se podían ir a  moler el grano a otra parte ni nadie podía poner un molino para hacerle competencia al señor feudal sin permiso del monarca. Como era ley, el incumplirla llevaba penas que podían ser de cárcel, pérdida de hacienda o en casos extremos de necesidad aleccionadora de la horca. Como verán el negocio era perfecto.

Y ustedes dirán... pues menos mal que esos tiempos acabaron y ya las cosas no son así... pues vayan y cuéntenselo a Soria. La creación de molinos - mercados cautivos - a través del intervencionismo gubernamental es la base de todo fascismo y del colonialismo, y de eso en Canarias sabemos un montón.

El chiste y la burla de la que hace gala la publicación de Forbes se torna en farsa y tragicomedia cuando entendemos que la tragedia social de Canarias - de emigración, paro, pobreza y desastre ecológico - es el resultado de esa forma de pensar que podemos denominar “economía fascista del molino”. Un modelo económico que han implementado durante décadas en Canarias, tanto Soria y su panda del PP como Coalición Canaria y el PSOE. Mandando a Soria a España no solo nos lo hemos quitado de encima sino que, además, le hemos dado a probar a los españoles un poco de su propia medicina.
 


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto