miércoles, 14 de agosto de 2013

Gibraltar; ¿legitimidad o hipocresia?


Aparentemente los británicos tiraron bloques de hormigón en el agua y el Gobierno español ha puesto el grito en el cielo. Pero la cuestión de fondo de quién es la titularidad de esas aguas. Si son del Reino Unido, pueden hacer en sus aguas lo que quiera, incluyendo el tirar bloques de hormigón para hacer arrecifes artificiales para la reproducción pesquera si así les place. Pero España no reconoce la soberanía británica de esas aguas.


Esta postura hispana sería respetable e incluso defendible si no fuera por un pequeño detalle. España dice una cosa en Gibraltar y la contraria en Canarias. Lo que le favorece en el estrecho le perjudica en Canarias y viceversa.

La postura española solo puede ser calificada de hipócrita. España interpreta una cosa del derecho del mar en Gibraltar y la opuesta en Canarias según sus mezquinos intereses. Los piratas aquí no son los gibraltareños sino los españoles y el botín tras el que van es el petróleo canario.

Lo mismo podemos decir a los que proclaman "Gibraltar español". Si fueran minimamente coherentes consigo mismos tendrían que decir, Gibraltar español, Ceuta, Melilla - y las demás plazas de soberanía africanas - marroquíes .... y Canarias independiente. Pero la coherencia española ni está ni se la espera.

De hecho incluso el proclamar Gibraltar español es una proposición equivocada. Gibraltar no es ninguna colonia como falsamente dicen algunos, sino un territorio cedido por un tratado en virtud de una guerra provocada por España. Por tanto Gibraltar no es un territorio conquistado a sangre y fuego en guerras coloniales como si lo fueron Ceuta y Melilla, Canarias y el resto de las plazas de soberanía en Africa.



Pero vayamos un paso más allá. Existe una definición internacional y jurídica de colonia recogida en la resolución 742 (VIII), que determina los factores que deben ser tenidos en cuenta para decidir si un territorio es o no es un pueblo que ha alcanzado la plenitud de gobierno propio, así como otras disposiciones al respecto como la resolución 1514 (XV) o la 1541 (XV).

Teniendo en cuenta lo recogido en dichas disposiciones, Gibraltar - que cuenta con una constitución propia y ha celebrado dos referendos en donde ha elegido seguir unida a Gran Bretaña - ya no puede ser considerada una colonia. Es más, tal y como ha manifestado el gobierno británico, entre Gibraltar y el Reino Unido no hay una relación colonial y por tanto no es colonia.

Por el contrario Canarias sí que cumple las definiciones de la resolución 742 (VIII) para ser considerada colonia - y por tanto territorio a descolonizar - aunque su inclusión en la lista de territorios por descolonizar no se ha producido todavía. Para impedirlo España incluso cometió terrorismo de Estado en la forma de intento de asesinato contra Antonio Cubillo.



Leyendo la legislación de la ONU destaca la importancia que tienen, para esta, los procedimientos democráticos para que se produzca una integración legítima de un Territorio No Autónomo (TNA) en un estado metropolitano (Principios VII y IX). En Canarias nunca se han cumplido estos principios ya que no ha habido una consulta democrática en las condiciones que requiere una consulta relativa al estatus de un TNA tal como se plantea en los documentos expuestos. 

Una consulta para la que la ONU sólo reconoce los CENSOS AUTÓCTONOS y no los censos constitucionales del país ocupante. Es por ello que las elecciones en Canarias, fruto de una ley electoral absolutamente fraudulenta, y en la que votan un millón colonos españoles establecidos en Canarias, no son validas a tal fin. En un censo autóctono solo pueden votar los canarios, es decir, los nacidos en Canarias o los hijos de padres canarios.

yacimientos en las aguas canarias

Por el contrario en Gibraltar si se han tomado esas consultas y en un referéndum celebrado en 1971 los resultados fueron aplastantes. 12.000 ciudadanos quisieron permanecer en el Reino Unido y tan solo 44 votaron por integrarse en España. En el 2002 se volvió a celebrar otro referéndum y los resultados fueron igualmente demoledores; 17.900 a favor de ser británicos contra 187 individuos a favor de ser españoles. Gibraltar es británica porque los gibraltareños quieren ser británicos. Punto pelota.

La postura del gobierno británico es clara; "El Gobierno del Reino Unido nunca llegará a un acuerdo sobre la soberanía sin el acuerdo del Gobierno de Gibraltar y de su gente. De hecho, nosotros ni siquiera entraremos en un proceso sin ese acuerdo. La palabra "nunca" manda un compromiso sustancial y claro y se ha utilizado a propósito."

Quizás esta postura británica de respeto a la voluntad de los gibraltareños choque en España ya que, no en vano, la compra-venta de pueblos ha sido una práctica habitual de España con sus posesiones de ultramar.
  • La Florida.- vendida a EE.UU. en 1819 por 5 millones de USD tras sofocar militarmente la proclamación de la independencia de 1817 que había sido auspiciada por Simón Bolívar.
  • Cuba y Puerto Rico.- entregadas a EE.UU. y no a las fuerzas nativas que aspiraban a la independencia. En Ciares (Puerto Rico) el ejército español, después de rendirse a EE.UU., sofocó la proclamación independentista portorriqueña.
  • Filipinas y Guam.- Vendidas a EE.UU. en 1898 al finalizar la guerra, en 20 millones de USD, incluyendo en el precio a Puerto Rico.
  • Islas Marianas, Carolinas y Palaos.- Vendidas a Alemania por 25 millones de Pesetas en 1899.
  • Sahara Occidental.- Entregado a Marruecos y Mauritania en 1976, a cambio de continuar España con la explotación compartida de las minas de fosfatos de Bucraa y el banco pesquero, condiciones posteriormente incumplidas por Marruecos, que había ocupado todo el territorio ante la retirada mauritana.
Entre Gibraltar y el Reino Unido no hay una relación colonial, mientras que entre Canarias y España si la hay. Una relación colonial implementada a través del Régimen Económico y Fiscal, el Estatuto de Autonomía, el modelo de integración en la UE (ultraperiferia = colonia) y la fraudulenta Ley Electoral Canaria.

La hipocresía de España con respecto a la cuestión de Gibraltar - cuando tienen 8 plazas africanas ocupadas, incluida Canarias - es repugnante. El defender con respecto al derecho del mar una cosa en el Gibraltar y la contraria en Canarias para aprovecharse económicamente del petróleo, es repugnante. La relación colonial de España con Canarias es repugnante. En resumen, los auténticos piratas que se pasan por el arco del triunfo el derecho internacional y los derechos de sus ciudadanos, es ese estado despótico, corrupto, extractivo y clientelar llamado Reino de España.

La coherencia de la postura española ni está ni se la espera. Repito, los españoles no pierden la consciencia porque nunca la han tenido.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto