lunes, 15 de julio de 2013

Libertad, igualdad y fraternidad

El 14 de Julio de 1789 se produce la toma de la Bastilla. Este acto supuso simbólicamente el fin del Antiguo Régimen y el comienzo de la Revolución Francesa. El lema de la revolución francesa sería el de "Libertad, Igualdad y Fraternidad". 



La revolución francesa es un ejemplo de transición, no sin dificultad, de un régimen extractivo a otro más inclusivo. Es el símbolo de la lucha contra la tiranía y su lema se ha hecho popular. 

Podemos dividir la vida humana en tres esferas. La esfera económica, la esfera política y la esfera cultural-espiritual. La esfera economica englobaria la gestión de los recursos. La Política y del derecho concierne a las relaciones entre personas, es decir, la elaboración y el seguimiento de las reglas que permiten la vida en sociedad. Por último la esfera cultural-espiritual concierne a lo que está dentro de cada individuo y debe ser incorporado al organismo social.

Cada una de las tres esferas de la vida social ha de ser regido por un principio. Desgraciadamente la gente suele confundir libertad, igualdad y fraternidad aplicando dichos principios al campo que no corresponde. 

Por ejemplo si aplicamos el principio de igualdad a la esfera económica, diremos que los talentos, habilidades y potencial de desarrollo de una persona deben ser igual al de las demás. Esto es otra aberración lo mismo que el asimilacionismo cultural, pero muchas ideologías se basan en ello. La igualdad económica solo se puede dar a costa de la libertad.

Si aplicamos el principio de igualdad a la esfera cultural-espiritual estaremos diciendo que todos tienen que sentir lo mismo, que todos los individuos deben sentir, y expresarse de la misma forma. Que lo que una persona tiene dentro a de ser igual a lo que otra persona tiene dentro. Es eliminar la individualidad de las personas.

Esto que suena una salvajada es básicamente en lo que se basa el colonialismo asimilacionista frances y español. La política asimilacionista es decirle a un africano que tiene que pensar, sentir y emocionarse como un francés, y que lo que tiene dentro no vale nada, que lo que vale es lo que el francés tiene dentro. La misma politica asimilacionista ha sido usada por España.



En cambio si aplicamos el principio de igualdad al campo de la politica y el derecho, lo que estaremos diciendo es que debe haber igualdad ante la ley. Durante el Antiguo Régimen las leyes para la aristocracia o el clero eran distintas de las del común. Toda tirania se basa en la desigualdad ante la ley y en el mundo actual vemos que la elite se salta las leyes como les da la gana. Sin ir más lejos el ejemplo de la casa real española es claro, así como el intervencionismo que favorece a las grandes empresas mediante legislaciones que las protegen ilegítimamente de la competencia de las PYMES.

El mismo análisis podemos hacer del principio de libertad, si se aplica al campo del derecho por ejemplo, significaría discrecionalidad, es decir que el juez tiene libertad para dictar la sentencia que le diera la gana, con lo que se produciría de nuevo la desigualdad ante la ley que es la base de toda tiranía.

En resumen que si queremos tener una sociedad sana el principio de libertad ha de regir la esfera cultural-espiritual, el principio de igualdad la esfera política-legal,..y la fraternidad la esfera económica.

La libertad en el alma significa que cada individuo debe desarrollar su originalidad en las esfera cultural y espiritual, para lo que es necesario libertad en la educación. La igualdad de los hombres sometidos a los mismos derechos y deberes en la esfera política y del derecho. La fraternidad en la economía.

La fraternidad en la esfera económica significa responsabilidad con clientes, proveedores, trabajadores, acreedores y accionistas, ademas de con el medio ambiente y con las generaciones futuras. La fraternidad se asienta en valores y los valores se deben inculcar mediante una educación orientada a la libertad y el espíritu crítico en lugar del adoctrinamiento, porque es a través de la educación y de la toma de conciencia como se puede 

Pero es también ejercer nuestra responsabilidad como consumidores e inversores. En un sistema excesivamente regulado en donde el estado, es decir la esfera política, dicte las relaciones económicas, es imposible ejercer nuestra responsabilidad como consumidores porque no existe competencia. Al no existir libre competencia no se puede castigar a las empresas irresponsables porque los consumidores están cautivos de la legislación y por tanto no pueden ejercer ni su libertad ( de actuar conforme a sus valores culturales y espirituales) ni por tanto su responsabilidad (con lo que es imposible que surja una economía basada en la fraternidad).


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto