sábado, 15 de junio de 2013

Qué bien les salió la estrategia


Hilario Rodriguez en el Pleno del pasado viernes. Foto: ELDIA.ES


El periodismo puede tener ciertamente dos caras. En ocasiones, es un arma de gran utilidad para destapar la verdad. En otras, sin embargo,  funciona como una asquerosa máquina de difamación.

Lo ocurrido en la jornada del pasado  viernes en el Ayuntamiento de Santa Cruz no debería sorprender a nadie. Cómo podrían permitir esos preservadores de la actual situación que ahoga a las Islas, poner una calle o plaza en Añazo al único político que jamás se cambió de chaqueta y que luchó con coherencia por cambiar este esperpento. No son bobos mi niño.

Empero, la cosa no debe quedar así. Los 13 votos en contra emitidos en la moción propuesta por Hilario Rodríguez  (CC)  para homenajear al póstumo líder del MPAIAC responden a una imagen distorsionada y a como hemos comentado al principio, una muy efectiva campaña de desprestigio para dejar a la altura del betún a una figura que por méritos y trayectoria vital, debería estar encumbrada como uno de los grandes personajes históricos que han dado estos peñascos. Un gran Estado con un buen arsenal de plumas manipuladoras. Y qué bien salió la estrategia.

No hay que saber inglés para caer en la cuenta de que si Don Antonio Cubillo no hubiera estado expuesto a la apisonadora del Estado, una amplia mayoría social en estas Islas  se hubiera dado cuenta de que lo defendió era lícito, justificado y lo más conveniente. No en vano, así lo demuestra la situación crítica de este rincón del Atlántico. Reiterado esto, el viernes esos 13 votos en contra hubieran sido calderilla ante un amplio movimiento ciudadano decidido a defender a sus defensores.  Un “quid pro quo” que no nunca vimos por culpa de las mentiras.

Fue una guerra sin tregua y con mucha saña. Primero fue debido a aquel desgraciado hecho que marcó un antes y un después en Los Rodeos y más recientemente, la muerte del susodicho que algunos aprovecharon para volver a destapar el cajón de porquería. Así las cosas, no estamos por volver a repetir quién era el terrorista, quienes han sido  las víctimas sin reconocimiento y quien ha mentido sin ningún tipo de escrúpulo.

Lo importante ahora es dejar de reparar el pasado y empezar a fabricar el futuro. Para ello, hace falta como dijo el propio Hilario Rodríguez  “que se marchen un par de personajes” y sobre todo, que tú te des cuenta de lo que te han estado diciendo durante todos estos años ha sido una gran mentira.



Por Luis Bacallado



---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto