Caso Saida; Cuando un pueblo no exige responsabilidad en sus representantes políticos se convierte en cómplice de estos

No estamos hablando solamente de los graves fallos que ocasionaron la tragedia, sino la actuación posterior del consistorio igualmente condenable. El ayuntamiento ha actuado sin transparencia, ha mentido y ha tratado de esconder sus graves culpas tras una cortina e humo. Son unos comportamientos totalmente inaceptables para cualquier ciudadanía mínimamente consciente de sus derechos.

Primero, el Ayuntamiento y el alcalde mintieron en repetidas ocasiones;
  • Haciéndonos creer que fue un pequeño incidente y que no existía autorización;
    • Una quemadura de tercer grado penetra por todo el espesor de la piel; incluyendo nervios, vasos sanguíneos, linfáticos, etc. Si se destruyen los folículos pilosebáceos y las glándulas sudoríparas y se compromete la capacidad de regeneración. Este tipo de quemadura no duele al contacto, debido a que las terminaciones nerviosas fueron destruidas por la fuente térmica. La piel desaparece.
    • Falta de autorización de los fuegos desmentida por;
      • Protección Civil
      • Diseñador del traje
      • Escaleta distribuida a los medios de comunicación
Segundo hubo graves problemas de coordinación y se incumplió la legislación pirotécnica
  • La información no fluyo ni las consejerías se coordinaron correctamente con los organizadores ni con los responsables de seguridad. Unos tenían la información, otros no, la información llego tarde y mal. Todo esto resulto en una imprudencia temeraria con carácter penal con una persona a la que han destrozado la vida ocasionando un daño irreparable
  • Tampoco se inspecciono el vestido ni se hicieron pruebas reales, ni los artificios fueron manipulados por un experto pirotécnicos, ni se informo a la empresa responsables de los fuegos de la gala
  • La otra candidata estaba a 10 metros cuando los propios fuegos indican que tiene que estar como mínimo a 20
  • Se incumplió el plan de seguridad aprobado por el propio ayuntamiento poniendo en peligro al vida de 7000 personas
La falta de coordinación de un equipo es responsabilidad de su líder, en este caso del alcalde Bermudez

Además;

-          No dejar actuar a la policía, limpiar la escena del suceso a través de la policía local depende del propio alcalde.
-          El tema del seguro, no se contaba con un seguro especifico y las clausulas del seguro general del ayuntamiento son obscuras y se prestan a interpretación. Al final terminaran pagando la ineptitud e incapacidad del equipo de Gobierno los contribuyentes.

Mas allá del propio accidente la actitud que ha tomado el alcalde y el ayuntamiento es totalmente inaceptable, no han asumido sus responsabilidades sino que se han dedicado a tapar, montar una cortina de humo, y encubrirse las responsabilidades unos a otros.

Según consta en los informes realizados por Protección Civil es un acto imprudente en la toma de las medidas de Seguridad de la Gala, es la única causa detonante de este accidente! Con esto quiere decirse por lo tanto que el accidente era evitable. Ante nuestro asombro se intentaba y se persiste en camuflarlo como un pequeño incidente e intentan eludir las responsabilidades y hasta su culpabilidad.

En Alemania o Hungría un ministro dimite por haber copia su tesis doctoral o por no haber pagado sus multas de tráfico. Aquí una persona resulta con quemaduras de segundo y tercer grado en la mitad de su cuerpo por incompetencia temeraria y no pasa nada. Cuando un pueblo no exige responsabilidad en sus representantes políticos se convierte en cómplice de estos.

Lo mas escandaloso del tema es que los actos del alcalde y su equipo lo que evidencian es una determinada concepción de lo público. Lo que evidencian es irresponsabilidad publica, "ocurra lo que ocurra yo no tengo responsabilidad de nada" y no solo eso sino que encima se consideran por encima de ley y se saltan todos los protocolos policiales con la complicidad de los mandos de la policía que ordenan la retirada de la misma saltándose todos los protocolos.

En cualquier país serio el alcalde ya habría dimitido, y el pueblo canario debería pedir la dimisión del Alcalde Bermudez y del inspector general de la policía por pura higiene democrática.





---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto