El Pacto del Fracaso

Las crisis ocurren cuando lo viejo no termina de morir y lo joven no termina de nacer. Se suele decir que la tercera generación hace desaparecer la empresa, queriendo señalar que esta es la culpable, o la única culpable. Pero como muestran diversos estudios, en la mayoría de los casos los problemas en el proceso de sucesión vienen provocados por la segunda generación que trata de aferrarse al poder e impide la renovación.

Llegado el punto de la decadencia del fundador, se produce una lucha por el poder. Coinciden en el tiempo la obsolescencia del producto y la decadencia del directivo o dirigente. Si este se aferra al poder puede ocurrir dos casos. La generación entrante se buscará otros horizontes, otras empresas en los que pueda desplegar su capacidad y ser reconocido, mientras que la empresa familiar cae en la decadencia y la obsolescencia.

Alternativamente se producirá una lucha constante y agotadora por el poder entre ambas generaciones, o la generación joven se amoldará y crecerá en ella la frustración. Cuando acceda al poder ya no tendrá la fuerza necesaria y no alcanzará el éxito.

Lo mismo está ocurriendo en Canarias a nivel económico, político y social. La emigración y el desencuentro generacional son más que evidentes. ¿El resultado? un 70% de paro juvenil y un 47% de los canarios viviendo por debajo del umbral de la pobreza,... y todo porque una élite económica y política obsoleta y corrupta se resiste a cambiar para no perder sus privilegios. La figura de Paulino Rivero es un ejemplo de ello. Su falta de visión y liderazgo, su incapacidad y su incompetencia estratégica lo han llevado al más absoluto de los fracasos.

Ahora se anuncia la creación de una mesa entre el Gobierno Regional y el Partido Popular para alcanzar acuerdos, "antes de marzo", sobre empleo, reforma de la Administración, Régimen Económico y Fiscal (REF) y un nuevo modelo económico para las Islas. Todo ello sin perjuicio de que, a lo largo de los próximos meses, se puedan añadir otros asuntos de interés para el Archipiélago. Más de lo mismo. Podemos llamarla el "Pacto del Fracaso".

La foto no puede ser más reveladora, un Paulino Rivero derrotado, lleno de rabia y resentimiento como muestra su cara y sus ojos, dando su brazo a torcer y siendo consciente de que nos está vendiendo. ¿el precio? el petróleo, aunque todavía no lo digan.
Paulino lleva a dicha mesa una Canarias agotada, desangrada y esquilmada por su incompetencia. Solo puede culparse a sí mismo. Quiso aferrarse al poder y al status quo a toda costa. Apostó por el pasado y perdió el futuro. Ha preferido vender nuestro futuro y nuestro petróleo con tal de conservar sus ilegítimos privilegios y el de sus compinches, toda la panda de mediocres e incompetentes que pueblan nuestro sistema político y empresarial.  

Ya lo decía Maquiavelo en "El Príncipe", castiga el talento y fomenta en los territorios conquistados una clase dominante mediocre, porque su propia mediocridad los hará dependientes.
A la mesa acude Asier Antona, un español afincado en Canarias, como representante del PP y mano derecha de Jose Manuel Soria, el pies negro de las cuentas en suiza. Soria dirige su partido y Canarias desde la metrópoli tal y como antaño hiciera el cacique Fernando León y Castillo. 

El modelo de León y Castillo no se diferencia en nada del modelo de desarrollo turístico de las últimas décadas, y, ya puestos, tampoco del modelo económico estalinista de la URSS. Se denomina crecimiento extractivo. 

El crecimiento extractivo aumenta las diferencias sociales en lugar de disminuirlas y no es sostenible. El crecimiento económico sostenible requiere de innovación y esta no puede ser disociada de la destrucción creativa, que sustituye lo viejo por lo nuevo en el ámbito económico y desestabiliza las relaciones de poder establecidas en la política. Las élites extractivas temen la destrucción creativa, la van a resistir, y cualquier crecimiento que ocurra bajo un régimen extractivo será en última instancia, de corta duración y terminará abruptamente.  

Además, la capacidad de beneficiarse de la extracción de rentas a expensas del resto de la sociedad, implica que el poder político será extremadamente codiciado. Grupos e individuos lucharán por obtenerlo y, como consecuencia, habrá poderosas fuerzas que empujen hacia la inestabilidad política. Las instituciones económicas y políticas extractivas crean un círculo vicioso, tienden a persistir y se resisten al cambio.

Antona, colono español y fiel escudero del "amado líder" Jose Manuel Soria al que un pleito matrimonial acaba de destapar unas cuentas en Suiza.

Esta es la razón por la que la época de León y Castillo, al que Soria tanto admira, fue la de mayor crecimiento y la de mayor emigración al mismo tiempo, dándose incluso motines de subsistencia en el interior. Ahora Soria, como fiel representante de esa "generación de la transición" pretende repetir la jugada extractiva robándonos el petróleo. 

La foto de familia del Pacto del Fracaso me recuerda a la capitulación de los menceyes. Su derrota es tan completa y humillante como la de Atbitocarpe, el mencey de Adeje, luego bautizado Diego de Adeje. No supo estar a la altura de las circunstancias más preocupado en tratar de preservar sus privilegios, y el de los nobles, que en el bien común. Hoy 600 años más tarde la historia se repite por parte de una "generación de la transición" y un presidente que pasarán a la historia como los más nefastos que ha sufrido Canarias. Nos han vendido por segunda vez en su afán de mantener sus privilegios.

La capitulación del mencey, junto al español Antona. Las caras lo dicen todo.


Diez años terminada la conquista de Tenerife, un teniente y familiar de Alonso Fernandez de Lugo violó a la hija de Atbitocarpe frente de su auchón, en un lugar en donde a día de hoy sigue existiendo una cruz. La niña tenia 15 años. Por tal motivo y para evitar la vergüenza pidió trasladarse a Masca. Ese es el pago reservado a los traidores y cobardes.

Paulino se tendrá que levantar todos los días y mirarse al espejo porque tanto él, como la generación que se ha aferrado al poder a toda costa, no han sabido estar a la altura de las circunstancias. Al igual que Atbitocarpe, habrán de morir conscientes de su fracaso y no mereciendo otra cosa que el desprecio de unos y otros, .... y el juicio severo de la historia.

¿Perdón y olvido? ..... ni soy Dios ni tengo alzheimer.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto